Entretenimiento

21 de septiembre de 2021

Niño escucha a su madrastra hablando por teléfono, se apresura a irse pero la puerta está cerrada - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Un niño escuchó accidentalmente a su madrastra mientras hablaba por teléfono. Le comunicaba a alguien sobre enviarlo a algún lugar y rápidamente asumió lo peor, por lo que trató de huir.

Mateo era un niño de 11 años cuya madre falleció cuando él tenía tres menos. Su padre, Juan, se quedó soltero por muchos años y la relación con su hijo se hizo más fuerte.

Se divirtieron mucho juntos y el abnegado papá hizo lo posible para que el chico no extrañara a su mamá. Fue entonces cuando decidió abrirle su vida a una mujer que pudiera amar a su hijo.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

MEJORAR SUS VIDAS

Juan quería hacer feliz a su hijo, y sentía que tener una esposa que cuidara de ambos mejoraría sus vidas y completaría la infancia del niño.

Durante dos años buscó pareja y cuando finalmente se decidió por una mujer, la invitó a su casa para que conociera a su hijo. Su nombre era Olivia, una hermosa mujer que conoció en su lugar de trabajo.

Empezaron a salir meses después de encontrarse, pero Juan se lo había ocultado a su hijo para evitar que le partiera el corazón si las cosas no salían bien.

Después de un buen tiempo, Juan la embarazó y le propuso matrimonio. Ella aceptó su propuesta, por lo que decidió que era hora de decírselo a su hijo. Esperó hasta el fin de semana cuando Mateo no tuviera que ir a la escuela.

Cargando...

Publicidad

"Mateo, quiero que te quedes en casa hoy", dijo Juan.

"Pero papá, hoy me gustaría jugar al fútbol", se quejó el niño.

"No te preocupes, aún podrás jugar. Pero tengo una sorpresa para ti”, expresó.

"¡¿Qué es?!", exclamó Mateo emocionado. Amaba los regalos.

"Ya verás", respondió su padre.

Cargando...

Publicidad

NUEVE MESES

Juan se fue a buscar a Olivia. Cuando regresó, Mateo se sorprendió al ver su panza. Estaba embarazada de nueve meses y su bebé llegaría en cualquier momento.

Se hicieron las presentaciones y, como Mateo vio que su padre parecía feliz con Olivia, decidió no hacer ningún berrinche. Sin embargo, en el fondo, no le gustaba que su padre le prestara más atención a su mujer.

Se casaron unos días después y ella se mudó con ellos. Mateo se puso cada vez más celoso de Olivia por todo el tiempo que pasaba con su papá.

Siempre estaban hablando del nuevo bebé, así que el niño pensó que tenían planes para deshacerse de él. Un día escuchó a Olivia hablando con alguien por teléfono.

Cargando...

Publicidad

"Enviaré a Mateo lejos, dejaré que aprenda por su cuenta", escuchó decir a su madrastra.

Estaba atónito. Su joven mente se aceleró cuando comenzó a imaginar lo que la esposa de su papá podría tener guardado para él. Ninguno de los escenarios en su cabeza era bueno, por lo que decidió que prefería huir antes que ceder.

Rápidamente pasó a hurtadillas por delante de Olivia, que estaba de espaldas a él, y se dirigió directamente a la puerta principal. Estaba cerrada y, por mucho que Mateo lo intentó, no pudo abrirla. Se sintió atrapado.

Cargando...

Publicidad

Lo que había escuchado seguía sonando una y otra vez en su cabeza, y lo puso tan nervioso que no se dio cuenta de que Olivia había terminado la llamada. Estaba justo detrás de él para chequear qué estaba haciendo.

Eso lo puso más nervioso y entró en pánico. Su madrastra intentó calmarlo, pero él se encogió de hombros y se alejó de ella.

Cargando...

Publicidad

HACIENDO UN PLAN

Al día siguiente, fue a un río cerca de su casa para pensar en lo que haría para deshacerse de Olivia antes de que ella pudiera deshacerse de él.

Ella se reunió con él en el río más tarde ese día, pero Mateo todavía se sentía enojado, por lo que tuvo una disputa con ella allí mismo. Se intensificó cuando Olivia trató de abrazarlo, con la esperanza de consolarlo. Él la empujó y cayó directamente al río.

De inmediato pensó en el bebé. Olivia no sabía nadar, por lo que comenzó a ahogarse. Mateo consideró dejarla ahogarse brevemente, luego recordó a su padre y se dio cuenta de que estaba haciendo algo terrible.

Cargando...

Publicidad

Mateo saltó al agua y ayudó a Olivia a llegar a la orilla. Estaba agotada. Él permaneció a su lado mientras ella recuperaba las fuerzas y decidió confesar lo que le había estado pensando.

"Te escuché hablar por teléfono sobre deshacerte de mí", dijo con tristeza.

"¿Qué?", dijo Olivia atónita. "Es una tontería pensar en eso, Mateo".

"Pensé que no me querías cerca porque todo lo que haces con mi padre es hablar sobre el nuevo bebé".

"Mateo, el nuevo bebé será tu hermanastro y ustedes dos se divertirán mucho juntos", le dijo Olivia.

Cargando...

Publicidad

"¿Y con quién estabas hablando?", preguntó Mateo temiendo creerle.

"Bueno, se supone que es una sorpresa, pero te lo diré. Tu papá y yo acabamos de comprar una casa más grande a la que nos mudaremos pronto e iba a enviarte a la tienda de mascotas a elegir un perro antes que nosotros. Tu padre dijo que siempre has querido uno".

Mateo no podía creer lo que oía. Iba a conseguir un perro y un hermanastro para jugar. Se disculpó por sus acciones y Olivia prometió ocultarle a su padre lo sucedido. Al día siguiente, ella entró en labor de parto y dio a luz a un bebé.

Cargando...

Publicidad

¿Qué aprendimos de esta historia?

Nunca actúes por celos. Mateo hizo muchas cosas malas a causa de sus celos. Fue necesario un accidente casi fatal para que se diera cuenta de lo terrible que estaba actuando. Los celos son una mala emoción y las decisiones influenciadas por ellos nunca son buenas.

Escucha antes de actuar. Mateo escuchó solo una parte de la llamada telefónica de Olivia e inmediatamente llegó a la conclusión que lo convirtió en un niño amargado que casi se quita la vida. Afortunadamente, no lo hizo, pero podría haberse evitado si hubiera estado más dispuesto a escuchar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad