Sobre AM
Medios

25 de septiembre de 2021

Mujer castiga a su hija adoptiva y la separa de su hermano, pero él lo usa en su contra - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Mi hermana y yo fuimos adoptados en una familia aparentemente amorosa. Pero la realidad era que nuestra madre adoptiva nos trataba horrible, hasta que decidí actuar.

“Lo siento, Josué. Nuestras reglas en este orfanato establecen que los hermanos deben ir a la misma casa. Tienes que entender que es mejor así. Todo es por tu bien”, me dijo una vez más Judy, nuestra trabajadora social.

Mi hermana Denise y yo llevábamos mucho tiempo en el orfanato. Habíamos perdido a nuestros padres en un accidente automovilístico años antes y no había nadie que nos acogiera. Así que fuimos a un orfanato y llevábamos allí más tiempo que casi cualquier otro niño.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Nos dijeron que los hermanos deberían ser adoptados juntos porque así sería más fácil adaptarse. Naturalmente, pensamos que era una política fantástica, pero los padres adoptivos se mostraban reacios a llevar a dos adolescentes juntos.

Cargando...

Publicidad

“Entiendo, señorita Judy. Pero simplemente no parece la mejor idea. Ya tengo 16 años. Pronto seré un adulto. Pero Denise tiene 14 años. Quiero que tenga un hogar mejor”, le dije a nuestra trabajadora social.

“Lo siento, Josué. Pero no pierdas la fe. Estoy segura de que hay una familia que se arriesgará con los dos”, aseguró la mujer alegremente. No compartí su optimismo. La esperanza era casi más dolorosa que cualquier otra cosa que nos hubiera pasado.

“Está bien, hermano. Cumpliremos la mayoría de edad, saldremos del sistema y nos irá mejor por nuestra cuenta”, dijo Denise cuando le conté cómo fue mi conversación con la señorita Judy.

Cargando...

Publicidad

Pasaron unos meses y en una ocasión la mujer corrió hacia nosotros emocionada. “¡Josué! Empaca tus cosas y cuéntaselo a tu hermana. ¡Se van a casa con una pareja maravillosa!”, dijo emocionada.

Cargando...

Publicidad

Denise y yo empacamos nuestras cosas y fuimos a la recepción del orfanato. Nos esperaba una pareja de mediana edad. La mujer nos sonrió cálidamente.

“Señor y señora García, ellos son Josué y su hermana pequeña, Denise. Ambos son chicos inteligentes y extremadamente bien educados. Ustedes van a formar una hermosa familia”, nos presentó la señorita Judy.

“Estoy segura de que lo haremos”, respondió la mujer. “¡Hola! Soy Carla García. No sé si se sentirán cómodos llamándome ‘mamá’ en este momento, pero espero poder convertirme en una figura materna para ambos”.

“Hola, Sra. García”, dijimos Denise y yo al mismo tiempo. “¡Oh! También espero que no tengamos que ser tan formales en el futuro”, dijo la mujer y se rio con la Srta. Judy.

Cargando...

Publicidad

El Sr. García no pronunció ni una palabra y pareció aburrido todo el tiempo. Solo habló con su esposa. “Vamos, Carla. Tengo que trabajar”, dijo finalmente el hombre.

“¡Por supuesto! Vamos, niños. Pongamos esas maletas en el automóvil y vámonos”, añadió la mujer mientras nos conducía a su vehículo afuera. Entramos y el Sr. García empezó a conducir.

Cargando...

Publicidad

“Espero que no les importe, pero tenemos una recepción para ustedes en nuestra casa. El resto de la familia estaba muy emocionado de conocerlos y no podían esperar”, dijo la mujer mientras pasábamos por un montón de casas. “Pero si no se sienten cómodos, ¡está bien!”.

“No, está bien”, respondió Denise. Me di cuenta de que estaba emocionada de tener una fiesta y conocer gente. La perspectiva de tener una gran familia también era tentadora después de varios años solos en el orfanato.

“Es genial”, le dije y le sonreí a la Sra. García. Llegamos a su casa y un grupo de personas salió a recibirnos. Todos en el lugar nos abrazaban y nos daban comida. Pero era difícil recordar el nombre de alguno.

Cargando...

Publicidad

Unas horas después, noté algo. La dueña de la casa recibía muchos elogios por acogernos y eso le encantaba. “Carla, eres una santa. Estos niños están muy bendecidos de que finalmente hayas decidido adoptar”, le dijo una invitada.

“Por supuesto que están bendecidos, y les daremos el mejor hogar que hayan tenido”, respondió la Sra. García a su amiga. No quería analizar mucho sus palabras, pero algo estaba mal en toda la experiencia.

Cargando...

Publicidad

O tal vez, estaba demasiado paranoico. La fiesta terminó después de unas horas y no supimos qué hacer hasta que la Sra. García apareció en la sala de estar. “Bueno, ¿qué están haciendo ahí parados? Es hora de limpiar y ordenar este lugar”, nos dijo.

Pensé que quería decir que deberíamos ayudar, y eso estaba bien. Pero ella se sentó en el sofá y miró la televisión todo el tiempo. Más tarde hizo que Denise volviera a lavar los platos porque, en su opinión, “todavía estaban sucios”.

La calidez de su voz había desaparecido por completo y rápidamente comprendimos por qué nos habían adoptado. La Sra. García comenzó a tratarnos como sirvientes en su casa, especialmente a Denise. Pero para el mundo exterior, ella se comportaba como una amorosa madre adoptiva.

Cargando...

Publicidad

Era una pesadilla, pero al menos compartíamos habitación. El dueño de la casa nos ignoraba la mayor parte del tiempo y no decía una palabra cuando su esposa nos criticaba sin motivo.

“No le digas nada a la señorita Judy, Josué. Al menos tenemos un hogar aquí. No quiero volver al orfanato”, me dijo Denise cuando le pregunté si deberíamos decir algo y salir de aquí. “Ok, no lo haré. Pero apenas tenga 18 años, nos vamos”, respondí.

Cargando...

Publicidad

Pronto, la Sra. García pasó de tratarnos como sirvientes a ser abusiva. Nos gritaba por cosas menores y parecía odiar a Denise con pasión. Yo quería hacer algo, pero no estaba seguro de qué.

“Oh, mira, cariño. Estamos en el periódico”, le dijo la mujer a su esposo una tarde mientras limpiábamos la casa. “Es una maravilla que adoptáramos a estos adolescentes y les diéramos un hogar agradable. Este reportero hizo un gran trabajo”.

“¿Qué reportero?”, preguntó el hombre distraído.

“Un periodista con el que hablé el fin de semana pasado en el Baile de Hallman contra el cáncer infantil. Estaba muy interesado en nuestra historia, y aquí está. Esto se verá increíble en mis redes sociales. Lo estoy publicando en todas partes”, le explicó a su marido.

Cargando...

Publicidad

¡¡¡Crash!!!

Denise había dejado caer accidentalmente dos copas de vino al suelo. “¡MIRA LO QUE HAS HECHO, IDIOTA!”, gritó la Sra. García a Denise. “Lo siento mucho. Se cayeron”, dijo la joven y comenzó a llorar.

Cargando...

Publicidad

“¿SE CAYERON? ¿TIENES ALGUNA IDEA DE LO CARAS QUE SON ESTAS COPAS? ¡SE ACABÓ! ¡VEN CONMIGO!”, gritó de nuevo la mujer mientras agarraba a la chica por el brazo y la arrastraba a una habitación que nunca usaban.

"Señora García, no lo hizo a propósito. ¡Conseguiré un trabajo y pagaré esas copas!”, supliqué. "¡CÁLLATE!" me gritó y cerró la puerta.

“¡Señor García, por favor haga algo!”, le rogué a nuestro padre adoptivo que interviniera. Levantó la vista de su teléfono, se puso de pie y agarró sus llaves. “No intervendré”, dijo y salió de la casa.

No podía escuchar lo que estaba pasando dentro de esa habitación, excepto por los gritos de la Sra. García. Salió unos minutos después y cerró la puerta.

Cargando...

Publicidad

“Ya no dormirán en la misma habitación. No toques esta puerta, o los enviaré a ambos de regreso al lugar de donde vinieron", amenazó.

Cargando...

Publicidad

Eso me pareció una gran idea, pero luego escuché los gritos de Denise dentro de la habitación. No bastaría con volver al orfanato. Esta mujer necesitaba pagar por sus acciones. Por suerte, tuve una idea... Ella no nos mantendría separados por mucho tiempo.

Al día siguiente, la mujer dejó salir a Denise y comenzó a gritarle en la cocina. Mi hermana limpiaba y limpiaba, pero no era suficiente. Un amigo de la escuela me prestó su teléfono y grabé todo en secreto.

Él me ayudó a contactar al mismo reportero que se había entusiasmado con los García y su “fantástica” crianza. Entonces, le envié la grabación al periodista.

Cargando...

Publicidad

Poco después, el hombre se retractó de su artículo y publicó el video en su sitio web. No tardó en difundirse a través de las redes sociales. También llamé a la señorita Judy y le conté todo.

“¡NO PUEDES QUITARME A ESTOS NIÑOS! SOY BUENA PERSONA. ¡ESE VIDEO ESTÁ FUERA DE CONTEXTO!”, gritó la señora García a Judy cuando nos recogió.

“Señora. Si no los deja ir, llamaré a la policía. ¿Es eso lo que quiere? Porque su reputación en esta ciudad ya está acabada”, dijo la señorita Judy con firmeza. Nunca la había visto tan enojada.

Cargando...

Publicidad

Al final, volvimos al orfanato y esperamos hasta que cumplí 18. La trabajadora social me ayudó a preparar el papeleo y me mudé de regreso a la casa de nuestros padres. También obtuve la custodia de Denise.

Cargando...

Publicidad

Los García se mudaron a otra ciudad, pero nunca volverían a adoptar ni a abusar de otros niños.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

1. Las apariencias engañan. Los García hacían obras de caridad y parecían ser buenas personas. Por eso nadie se dio cuenta de lo horribles que eran con los niños.

2. Enfréntate al abuso. Nunca dejes que la gente abuse de ti o de las personas que amas. Enfréntate a los abusadores y no dejes que se salgan con la suya.

Si eres víctima de maltrato y necesitas ayuda, o conoces a alguien que sufre violencia de género y requiere asistencia, llama a la línea de atención especializada que corresponda a tu país. Consulta aquí el número que debes marcar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector, pero escrito por un redactor profesional. Todos los nombres se han cambiado para proteger las identidades y garantizar la privacidad. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.