Entretenimiento

28 de septiembre de 2021

Mujer fue a sacar la basura y cuando regresó, sus hijas no estaban - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Regresé de sacar la basura y descubrí que la cerradura de la puerta estaba rota y mis hijas se habían ido. Fue el momento más horrible de mi vida.

La pesadilla de todo padre es descubrir que sus hijos han desaparecido, que simplemente se han desvanecido en el aire. Sé lo terrible que es eso porque yo lo viví.

Todo comenzó una típica noche de viernes. Mi esposo debía regresar a casa en cualquier momento y yo acababa de terminar de darles la cena a mis dos hijas. Me preguntaron si podían ver la televisión y acepté.

Dos niñas viendo televisión. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ordené la cocina y lavé los platos con el sonido distante de los dibujos animados que estaban viendo. El bote de basura estaba desbordado, así que decidí vaciarlo.

Metí la cabeza en el salón donde Laura, de 7 años, y Fabiola, ​​de 5, estaban sentadas en pijama viendo 'Phineas y Ferb'. “¡Vuelvo en unos minutos!”, les dije.

Me tomó exactamente siete minutos hacerlo. Caminé hasta la acera con mi bolsa de basura, encontré el bote volcado y lo enderecé. Luego metí la bolsa, la cubrí con la tapa y encontré algunas piedras grandes para colocar encima.

Publicidad

Sabía que los mapaches estaban de vuelta volcando los botes de basura y abriendo las bolsas en busca de comida. Caminé de regreso a mi puerta trasera y tuve el susto de mi vida. ¡La cerradura estaba rota!

Inmediatamente corrí a ver cómo estaban las chicas. La escena está grabada en mi memoria porque la he repasado decenas de veces. Las chicas no estaban. 

La televisión todavía estaba encendida, y los pequeños personajes extraños con sus cabezas de formas extrañas estaban parloteando, pero mis bebés se habían ido.

Corrí de habitación en habitación gritando sus nombres; me iba quedando sin aliento a medida que avanzaba. Una enorme burbuja de miedo estaba empujando el aire fuera de mis pulmones. 

Publicidad

Potes de basura. | Foto: Shutterstock

Fui a buscar mi teléfono y marqué el número de mi esposo. "Francisco", lloré. "¡Las chicas no están! Alguien rompió la puerta trasera...". Pero la reacción de mi esposo no fue la que esperaba: "Lo sé", dijo con calma.

Publicidad

"¿Lo sabes?", pregunté sin entender. "¿Cómo lo sabes?"

"Están conmigo", dijo con calma.

"¡Dios mío, Francisco!", dije, mientras una sensación de alivio me inundaba. "¡Tus estúpidas bromas pesadas! ¡Me diste un gran susto! ¡Pensé que las chicas habían sido secuestradas!".

"No es una broma, Elena", dijo Francisco. "Te dejo".

"¿Dejándome?". No podía creer lo que oía, era demasiado irreal.

"Me divorciaré de ti y me quedaré con las niñas", dijo.

Publicidad

"¿Por qué?", pregunté. "¿Por qué, Francisco? ¿Por qué estás…? ¡No entiendo!".

"Me voy a casar con otra persona", dijo con frialdad. "Y podemos darles a las niñas una vida mejor. Quieres que sean felices, ¿no es así?".

"¡Quiero a mis hijas!", grité. "¡Trae a mis bebés de vuelta!". Francisco ya había colgado. Llamé a la policía, pero dijeron que tenía que demandar por la custodia antes de que pudieran actuar, ya que Francisco tenía los mismos derechos sobre nuestros hijos.

Puerta con la cerradura rota. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Al día siguiente me encontré con un abogado. Era un chico joven, tal vez tres años más joven que yo, pero era inteligente y listo. "Vamos a demandar por la custodia y la manutención de los hijos", dijo Miguel Rojas. "Va a ser feo, pero podemos ganar".

Y fue muy feo. Francisco tenía acceso a los considerables recursos económicos de su prometida y estaba decidido a quedarse con Laura y Fabiola. Miguel tuvo dificultades incluso para conseguirme los derechos de visita antes de que se decidiera la custodia.

Francisco le dijo a la jueza que se sintió impulsado a llevarse a las niñas cuando llegó a casa una noche después del trabajo y las encontró solas, ¡la puerta trasera estaba abierta mientras yo estaba bebiendo!

Publicidad

Me senté en la sala del tribunal, con la boca abierta. No podía creer que el Francisco que se sentó allí y mintió fuera el mismo hombre que alguna vez había sido tan cariñoso, tan gentil y adorable. ¡Todo fue una pesadilla!

La jueza decidió que vería a Laura y Fabiola en los aposentos sin la presencia de Francisco, ni de nuestros abogados ni de mí. Observé con temor mientras el oficial de la corte los llevaba a verla.

Una hora más tarde estaban de regreso, al igual que la jueza. Se sentó y puso en orden el tribunal. Ella le lanzó a Francisco una mirada fría. "Señor Martín", dijo, hablé largamente con sus hijas. O las dos están mintiendo o lo hace usted.

Publicidad

Vi que Francisco la miraba boquiabierto y luego volvía la cabeza para mirar a Laura y Fabiola. Fabiola estaba felizmente balanceando sus pies, pero Laura miraba hacia abajo, evitando los ojos de su padre. "No las mire, Sr. Martín, míreme a mí".

"Tus hijas me dijeron que te habías metido en casa; les dijiste que le estabas gastando una broma a su mamá mientras ella sacaba la basura", dijo fríamente la jueza. "No había bebida, ¿verdad?".

Juzgado. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Además, tus hijas me dicen que extrañan a su madre y quieren estar con ella, no contigo ni con su 'nueva madre'. Estoy tomando en consideración sus deseos y otorgo la custodia física y primaria a la Sra. Martín con efecto inmediato".

"Mañana nos reuniremos para discutir las visitas y la manutención de los hijos", dijo y despidió a la corte. ¡No lo podía creer! Corrí hacia mis chicas y las rodeé con mis brazos.

Gané, no podía creer que gané. Sentí una mano en mi hombro, me volví y le sonreí a Miguel. "Gracias," susurré. "¡Me salvaste la vida!"

Él sonrió. "¿Qué tal si las llevo a las tres mujeres a comer pizza para celebrar?", preguntó. Al día siguiente se completó mi victoria. La jueza le otorgó a Francisco visitas durante fines de semana alternos y algunos días festivos.

Publicidad

También estableció una generosa cantidad de manutención infantil. Francisco no se lo tomó nada bien. Actuó como si Laura y Fabiola lo hubieran traicionado al decirle al juez la verdad. 

A pesar de que su cheque de manutención llegó tan regular como un reloj, nunca más visitó a las niñas. Sé que estaban heridas, pero pasaron más de veinte años antes de que me diera cuenta de lo dolidas que estaban. Un día llamó Francisco. Era la víspera de la Navidad y las chicas estaban allí con sus maridos e hijos.

Familia celebrando | Foto: Shutterstock

Publicidad

Me casé con Miguel y tuvimos un hijo nuestro que ahora tenía quince años, y vivíamos en una casa juntos. Respondí el teléfono. "¿Elena?", reconocí su voz de inmediato. "Por favor, ¿puedo hablar con Fabiola y Laura?"

Mis manos estaban heladas. Entré al comedor e hice un gesto a las chicas. "Su padre está al teléfono", dije en voz baja. "Quiere hablar con ustedes dos". Vi a mis hijas intercambiar una mirada.

Laura salió al pasillo y cogió el teléfono. Apretó el altavoz y la voz de Francisco se escuchó. "¿Laura? ¿Fabiola? Es papá..."

"Soy Laura. ¿Qué es lo que quieres?", preguntó fríamente.

Publicidad

"Cariño, quiero verte a ti y a Fabiola. Te amo, cariño", dijo.

"¿En serio?", dijo ella, "¡GUAU! ¿Es por eso que te hemos visto tanto en los últimos veinte años?".

"Tienes que entender", se quejó Francisco. "Me dolió que te pusieras del lado de tu madre..."

"¿Quieres decir que estabas enojado porque tus mentiras y tus costosos sobornos no funcionaron?", preguntó Laura. "¿Los juguetes y los videojuegos y la ropa?".

"¡No fue así!", dijo el padre a punto de llorar.

Hombre sentado solo y triste en un sofá | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Sí, lo fue", dijo Fabiola. "Solo tenía cinco años, ¡pero sabía lo que estabas haciendo!".

"Solo quiero ser parte de sus vidas ahora", gritó Francisco. "¡Olviden el pasado y dejen que sus hijos conozcan a su abuelo!".

"Nuestros hijos TIENEN un abuelo", dijo Laura con calma.

"Y no eres tú", dijo Fabiola. "Es el hombre que estuvo ahí para nosotras todos estos años. Por favor, no vuelvas a llamar". Laura colgó el teléfono. No creo que Francisco las vuelva a llamar nunca.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No se puede comprar el amor de un niño, solo se lo puede ganar con devoción y cariño. Francisco trató de sobornar a sus hijas para que mintieran por él, pero fracasó porque amaban a su madre.

Lo que das es lo que obtienes. Francisco pensó que podría regresar a la vida de sus hijas después de veinte años de negligencia, pero estaba equivocado.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector, pero escrito por un redactor profesional. Todos los nombres se han cambiado para proteger las identidades y garantizar la privacidad. Comparte tu historia con nosotros, tal vez cambies la vida de alguien.

Publicidad