logo
Youtube.com/CBSSundayMorning
Fuente: Youtube.com/CBSSundayMorning

Jerry Lewis dejó un patrimonio de 50 millones de dólares mientras su hija no reconocida estaba sin hogar y dormía en un banco de metal

Guadalupe Campos
29 sept 2021
21:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Gracias a que Gary Lewis, hijo de Jerry Lewis, accedió a un examen de ADN, Suzan pudo probar que era hija del actor. Ella vivió en la calle pese a que su padre dejó millones en herencia.

Publicidad

Suzan Lewis lleva años en los titulares, por su incesante lucha para que su padre, Jerry Lewis, la reconociera como su hija. El actor falleció sin haberlo hecho.

Jerry Lewis y Suzan, que pasó su vida buscando que él la reconozca como hija. | Foto: YouTube/Inside Edition

Publicidad

La madre de Suzan, la modelo Lynn Dixon, habría conocido a Jerry Lewis en los años 40 a través de un amigo en común, el comediante Milton Berle.

Según se cuenta, Dixon y Jerry trabaron relación enseguida y tuvieron un amorío que duró unos tres años. Suzan nació en 1952, pero Jerry nunca la reconoció oficialmente como su hija.

Lee también: Dick York, de "Hechizada", limpió apartamentos y dependió de la beneficencia antes de morir por enfermedad incurable hace 3 décadas

No queda claro por qué el actor tomó esa decisión, pero puede que haya sido el temor de que haber tenido una hija extramatrimonial afectara su imagen y su carrera. Su segunda esposa, SanDee Pitnick, puede haber tenido algo que ver con que el actor dejara de tener todo contacto con Suzan.

Publicidad

PADRE BIOLÓGICO, PADRE DE CRIANZA

Según Suzan, ella siempre supo que Jerry era su padre, y se veían cuando era posible. Pero su figura paterna fue otra.

Jerry Lewis en 1957. | Foto: Wikimedia Commons Images

Publicidad

Dixon, después del nacimiento de Suzan y de su relación con Lewis, se casó con Hy Uchitel, quien fue su marido durante 17 años. Él fue como un padre para Suzan, y la crió desde los dos años. Ella lo describe como un hombre divertido y amable que le enseñó el valor del respeto, del trabajo y de la educación.

Una de las cosas que aprendió de su difunto padrastro fue a nunca consumir alcohol ni sustancias. Él enseñaba con el ejemplo y nunca bebía, pese a que regenteaba varios establecimientos en los que se servían bebidas, incluyendo el club nocturno de Nueva York El Morocco.

Lee también: El hijo de Dean Martin, Ricci Martin, fue hallado muerto en su casa: nunca se reveló la causa de su muerte

Publicidad

Uchitel también era dueño de A Place for a Steak, un restaurante en Miami. Muchas celebridades y políticos, entre ellos Joe DiMaggio, Marilyn Monroe, Frank Sinatra y John F. Kennedy eran clientes regulares del establecimiento.

En 2010 se difundieron rumores de que Uchitel tenía vínculos con el crimen organizado. Suzan los calificó de absurdos, y subrayó que el hecho de que algunas personas con vínculos mafiosos reales hayan cenado en sus restaurantes no lo hacía a él un criminal.

LA PRUEBA DECISIVA

Volviendo al caso de Jerry y Suzan, ella intentó numerosas veces lograr que él la reconociera como hija. En 2009, obtuvo la ayuda inesperada de su hermano biológico Gary Lewis, músico e hijo del actor con Patti Palmer.

Publicidad

Suzan Lewis y su amigo David en las calles de Filadelfia en 2017 | Foto: YouTube/Inside Edition

Gary accedió a realizarse una prueba de ADN, que demostró con un 88,7 % de certidumbre que Suzan y él son hijos del mismo padre. Rick Saphire, mánager de Suzan y Gary, una vez declaró:

Publicidad

"La combinación de la evidencia científica, física, estadística y testimonial no deja dudas: Gary y Suzan son medio hermano y media hermana, y Jerry es su padre biológico".

Pese a la evidencia, Jerry nunca quiso reconocer a Suzan. La vida de la mujer se complicó mucho cuando un choque frontal que la puso al borde de la muerte la dejó con discapacidad. Desde entonces, todo ha sido muy difícil para ella.

Lee también: La rivalidad entre Marilyn Monroe y Joan Crawford y su supuesto romance frívolo de una noche

No queda claro si Suzan sigue sin hogar, pero por entonces pasaba la mayor parte de su tiempo en un patio de comidas para mantenerse al abrigo de las inclemencias del verano y del invierno.

Pasaba las noches durmiendo en un banco metálico con un amigo, David, se higienizaba en baños públicos y hoteles y lavaba sus ropas en lavaderos. Pese a todo, siempre trató de mantener el optimismo: decía que ser pesimista no tenía sentido, porque solo la haría sentir miserable.

Publicidad