logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chofer ve a hombre con un niño llorando y recuerda al niño desaparecido de las noticias - Historia del día

Mayra Pérez
29 sept 2021
20:10
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una conductora de autobús se convirtió en una heroína inesperada después de que vio a un niño aterrorizado en su autobús acompañado por un joven. Tenía que seguir su instinto, pero ¿adónde la llevaría?

Publicidad

Era un día lluvioso, pero eso no impidió que Emiliana Suárez, de 50 años, saliera de su casa para conducir su autobús. Se despertó de buen humor, agradecida por su vida.

Ni siquiera las malas noticias que escuchó en la televisión mientras preparaba el desayuno, sobre un niño desaparecido, la hicieron sentir menos eufórica. Ese día se despidió de sus hijos, salió de su casa y se subió al autobús.

Una unidad de transporte detenido en la parada. | Foto: Shutterstock

Una unidad de transporte detenido en la parada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Había estado conduciendo esa unidad durante más de un año y generalmente transportaba pasajeros dentro de una ruta regular en su pequeña ciudad, lo que significaba que estaba familiarizada con las caras que se subían.

Ese fatídico día, Emiliana estaba en su ruta habitual. Todo iba bien y, como estaba de muy buen humor, saludó alegremente a cada pasajero mientras subían al autobús.

"Que tengas un buen día", le dijo a uno mientras desembarcaba. "Cuídese y cuide al bebé", instó a otra mujer que acababa de dar a luz.

Su buen humor se evaporó rápidamente cuando se detuvo a recoger a un grupo de pasajeros en una parada. Había un hombre mayor con la nariz marcada por viruela, una mujer que parecía una aspirante a actriz y una pareja de hombre y niño.

Publicidad

A primera vista, podía recordar al hombre mayor y a la actriz, pero el chico y el joven que lo acompañaba eran caras nuevas para ella.

Lee también: Logra escapar de su expareja que la secuestró para matarla: tenía una orden de alejamiento

No eran clientes habituales, eso estaba claro, y el hombre parecía demasiado joven para tener un hijo tan mayor. También notó que el niño parecía estar llorando, no como cuando ha tenido una rabieta, sino lágrimas reales nacidas del miedo.

"Ese chico está asustado", pensó mientras miraba hacia donde estaban sentados.

Niño abordando un autobus. | Foto: Shutterstock

Niño abordando un autobus. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El niño seguía llorando. Sin embargo, nadie le prestó atención; todos estaban ocupados con sus teléfonos y en sus asuntos. Emiliana se preguntó si ella también debería hacerlo; después de todo, podrían ser solo dos hermanos haciendo un viaje que a uno no le gustó.

No. Algo estaba pasando. Su instinto le dijo que algo estaba mal, y algo la había estado molestando desde que vio al chico, como un recuerdo reprimido enterrado profundamente en su subconsciente.

Mientras seguía llevando pasajeros a lo largo de su ruta, Emiliana vigilaba al extraño joven y al niño. El hombre intentó consolar al chico una vez. Definitivamente algo estaba pasando.

Publicidad

Echó una última mirada al niño, pero cuando volvió a mirar a la carretera, él miró hacia arriba y ella notó un collar delgado con un crucifijo como colgante. Entonces se dio cuenta de dónde había visto al niño.

Era el chico español cuyo secuestro había sido anunciado esa misma mañana en la televisión mientras ella se alistaba. Recordó que era de una familia católica, lo que explicaba por qué andaba con un crucifijo como colgante.

El niño de 5 años había sido secuestrado cuando se dirigía a misa. Todo parecía estar claro, pero Emiliana quería estar segura. Si se trataba de un secuestro, tendría que hacer algo sin asustar al secuestrador.

Publicidad

Recordó a los niños que dejó en casa. "¿Cómo me sentiría si alguien los agarrara y se escapara antes de mi regreso?", pensó: "Terrible, así me sentiría". El pensamiento le dio la fuerza mental para hacer un plan sin revelar lo que había descubierto. Debía asegurarse de que el chico era el de las noticias.

Emiliana encendió la radio y encontró un canal que transmitía himnos católicos. Cuando aumentó el volumen, notó que el chico se puso rígido y se agarró de la cadena del cuello. Fue prueba suficiente para ella.

Personas dentro de una unidad de transporte público. | Foto: Pexels

Personas dentro de una unidad de transporte público. | Foto: Pexels

Publicidad

Luego, comenzó a trabajar para alejarlo del secuestrador. Pronto llegaría a la última parada de autobús de su circuito, que estaba en las afueras de la ciudad, lo que significaba que el secuestrador planeaba irse con el niño.

"¡Vamos Emiliana, ​​piensa!", murmuró. El niño y el hombre estaban sentados demasiado cerca de ella, así que podrían oírla llamar a la policía. Tenía que pensar en otra cosa. Luego se le ocurrió un plan.

Si no podía hacer la llamada en el vehículo, lo haría afuera. A solo una intersección de la última parada de autobús, Emiliana apagó hábilmente el motor del autobús.

Antes de que nadie se preguntara qué estaba pasando, anunció que había una falla en el motor y que tendría que revisarlo. Rápidamente se bajó del autobús y dio la vuelta a la parte trasera para "inspeccionar el motor". Afuera, no perdió el tiempo antes de llamar a emergencia.

Publicidad

"¿Cuál es tu emergencia?", respondió el operador. "Deseo informar el avistamiento de un joven católico que fue secuestrado hace un día".

Ella dio los detalles de despacho de su autobús y ruta, después de lo cual le advirtieron que siguiera actuando con naturalidad hasta que llegara a la parada del autobús donde la estaría esperando la policía.

Emiliana regresó al bus con una sonrisa y anunció que había podido arreglar lo que estaba mal. Lo puso en marcha y lentamente se dirigió a su última parada, esperando que todo saliera bien.

Una madre sonría a su pequeño hijo. | Foto: Pexels

Una madre sonría a su pequeño hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

La policía estaba esperando. Agentes vestidos de civil se encontraron con el autobús en la siguiente parada y el niño se salvó. El secuestrador nunca lo vio venir.

El niño, cuyo nombre era Cristian, se reunió con sus padres, quienes personalmente agradecieron a Emiliana por su valentía. "Oh, no es nada", dijo ella. "Simplemente hice lo que haría cualquier mamá".

¿Qué aprendimos de esta historia?

Suceden cosas malas, especialmente cuando la gente buena no hace nada. Emiliana podría haber evitado involucrarse con la situación del niño, pero decidió tomar medidas y, al final, eso fue lo que lo salvó.

Publicidad

Observa tu entorno. Las personas en el autobús podrían haber facilitado el trabajo de Emiliana si también hubieran notado al niño petrificado, pero todos estaban concentrados en sus teléfonos, inconscientes de lo que estaba sucediendo. Es importante conectarnos con lo que sucede a nuestro alrededor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Madre salva a su hijo de 5 años de un secuestro: "Nos aventamos al carro desesperadamente"

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Joven llorosa le lanza un billete a un mendigo: él lo desdobla y ve que dice: "Ayúdame" - Historia del día

09 de marzo de 2022

Cada día, anciana llorosa espera en la parada del autobús y se marcha cuando el bus llega - Historia del día

09 de mayo de 2022

Chofer de bus escolar nota que chicos se burlan de niño pobre: un día el niño no se baja en la última parada - Historia del día

24 de abril de 2022

Hombre que echó a su hija con su bebé la busca por 5 días: ve su cochecito bajo un puente - Historia del día

11 de mayo de 2022