logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Esperaba a mi novio en plena nevada cuando un hombre extraño se me acercó y dijo algo que cambió mi vida - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Había estado en una relación de una década con mi novio, un hombre rico y egocéntrico que me trataba como a una sirvienta personal. Sin embargo, todo eso cambió cuando conocí a un extraño.

Publicidad

Mi nombre es Sofía. Soy una mujer joven de veintitantos años, hermosa, inteligente y, sobre todo, adaptable. Fue ese último rasgo el que empleé cuando me enamoré de Maximiliano. Hablando de él, va a llegar tarde... de nuevo.

Había estado esperando casi una hora afuera en el frío. ¿Por qué siempre llega tarde?

Un ramo tirado en el suelo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Estaba empezando a molestarme, pero incluso eso podía ser un error costoso, así que seguí frotándome las manos heladas para mantener la sangre fluyendo y generar algo de calor.

Mis piernas eran otra historia. Sentí que estaban comenzando a congelarse y aún no había señal de Maximiliano. Mi teléfono se había quedado sin batería, así que no podía llamarlo.

Lee más: Mujer prohibió a la abuela de su novio asistir a su boda para emborracharse - Historia del día

No es que él hubiera llamado cuando el dispositivo estaba en funcionamiento. ¡Uf! Un poco de nieve cayó de la punta del techo bajo el que estaba. Me sacó de mis pensamientos,

Publicidad

Así que eché un vistazo a mi alrededor y rápidamente noté que ya no estaba sola. Había otra pareja a unos metros de mí.

Reconocí al chico. Se había detenido en una floristería para comprar el ramo que ahora sostenía para una chica que debió haber llegado después que él.

Una mujer abrigada temblando de frío en una acera nevada. | Foto: Getty Images

Publicidad

Quería darles privacidad, pero tenía frío y estaba cansada, así que vi el espectáculo que se desarrollaba ante mí.

El hombre romántico le entregó a su novia el ramo de flores, pero ella no lo aceptó. Hablaron durante algún tiempo antes de que ella se fuera. Para mí, estaba claro lo que había sucedido y sentí pena por él.

Ahora, sintiéndome culpable de haber sido testigo de una interacción tan privada, decidí dejar el lugar y regresar a casa. Me cansé de esperar.

Cuando me giré para irme el tipo me vio y de repente, se me acercó... Estaba tan sorprendida que me quedé quieta. El hombre sonrió y me ofreció el ramo, haciendo hincapié en que él mismo había recogido las flores. “¡Mira que hermosas!”, exclamó.

Publicidad

Acepté vacilante el regalo, conmovida por el gesto inesperado del extraño. “Deberías irte a casa, hace frío”, continuó el hombre.

Hombre regalando un ramo de rosas a una mujer. | Foto: Getty Images

Publicidad

Me di cuenta de que el hombre debió haberme visto antes, tal como yo lo había visto a él. “¿Cuánto tiempo llevas esperando aquí?”, preguntó.

“Probablemente cuarenta minutos”, respondí. El hombre de repente pareció enojado. ¿Debería huir? Me preguntaba.

Antes de que pudiera decidirme, el individuo se lanzó a una conferencia en toda regla. Estaba consternado por el tiempo que había estado esperando.

“Estás vestida de forma muy ligera para este clima. ¡Necesitas valorarte!”, prácticamente gritó. No lo habría escuchado por sobre el viento si no lo hubiera hecho. Pero, aun así, causó una impresión duradera. “... te resfriarás”.

Publicidad

Me sumí en mis pensamientos por un momento. Sus palabras habían desencadenado una serie de reflexiones en mí. Sin embargo, su siguiente declaración me sacó de mi ensueño.

Hombre con expresión desconcertada en su rostro. | Foto: Getty Images

Publicidad

“El hombre que estás esperando definitivamente no merece la pena de que te quedes durante horas en el frío por él...”

Regresé a la casa y me senté en el pasillo durante casi 30 minutos hasta que pude calentar mis manos y pies congelados. Me quité la chaqueta y me puse un par de cálidos suéteres y calcetines de lana.

Luego entré a la cocina para preparar un poco de café. Después de un tiempo, llamé a Maximiliano y le pregunté por qué no había llegado.

“¿Era hoy? No, no hicimos ningún plan para hoy. No nena, hicimos planes para mañana”, dijo. “¿Mañana?”, eso era una novedad para mí.

Publicidad

“Bueno, por supuesto”, bromeó con esa voz que tanto amaba. “Sí, para mañana. Supongo que entendiste mal”.

Hombre con su mano sobre su rostro y mujer con expresión seria en medio de la calle. | Foto: Getty Images

Publicidad

Colgué, me derrumbé en una silla y lloré... Llevaba con mi novio unos cinco años. Era hermoso y podría haber tenido a cualquier chica que quisiera, pero me había elegido a mí.

A cambio, traté de complacerlo de todas las formas posibles para demostrar que yo valía la pena. Maximiliano quería que su mujer se viera elegante y siempre bien vestida, así que me mantenía al día con las tendencias a pesar de que era agotador.

Solo nos veíamos los fines de semana. Bueno, a veces también los martes. A veces me hacía lavar su ropa. ¿Su excusa? “¡Nadie lo hará mejor que tú!”.

Le preparaba el almuerzo para el trabajo algunos días. Y tenía que cocinar exactamente lo que a él le gustaba, aunque el costo corría por mi cuenta.

Publicidad

Cuando nos reuníamos, la mayoría de las veces él llegaba tarde, aunque a veces llegaba a tiempo. Pasaron los años y la idea de matrimonio no había cruzado por su mente.

Mujer afligida con el rostro sobre sus rodillas sentada en un sofá. | Foto: Getty Images

Publicidad

“Entonces, ¿qué obtendré de él?”, pensé mientras me secaba las lágrimas. La televisión estaba encendida. Podía escuchar al meteorólogo. Mañana haría más frío.

De repente, recordé mi encuentro anterior y miré el ramo de flores que había recibido de un extraño desconsolado. Coloqué las flores en un jarrón y comencé a pensar en Maximiliano de nuevo.

Lee también: Historia del día: mujer rechaza la propuesta de matrimonio de su novio

Me olvidé por completo de lavar su ropa, y todavía tengo que ir a cocinar… También tenía que preparar los almuerzos de una semana para él. Sería bueno ir a la tienda, la nevera está vacía...

Publicidad

Eso significaba que tenía que enfrentar el clima helado, pero no quería hacerlo. Me envolví con más fuerza en una manta.

Recordé las palabras del extraño: “Valórate... Necesitas valorarte”. Eché un vistazo a las flores y tomé una decisión. Ya estaba cansada.

Mujer angustiada llorando con sus manos sobre su rostro. | Foto: Getty Images

Publicidad

Me lavé la cara, me puse un cómodo pijama, lavé la ropa de Maximiliano y luego me senté en un sofá para ver mi serie favorita. Me quedé despierta la mayor parte de la noche, viendo la fascinante serie, y cerré los ojos en las primeras horas de la mañana.

Desperté con el sonido del timbre de la puerta. Ya era mediodía. Fui a abrir y mi novio entró como si fuera el dueño del lugar. Estaba furioso.

“¿Por qué estás en casa?”, preguntó. “Acordamos encontrarnos a una hora específica, pero cuando llegué allí, ¡no estabas! Pensé que no me habías esperado porque llegaba tarde, pero mira, ¡ni siquiera estás vestida todavía!”.

Publicidad

“¿Y qué es eso?”, señaló las flores. “Este es un ramo de flores. Muy hermoso, ¿verdad?”, dije. Él se burló. Nunca me había dado nada, ni siquiera flores. “No estás saliendo conmigo por dinero o regalos”, decía siempre.

“Entonces, ¿por qué no viniste?”, preguntó. “Me acabo de levantar”, respondí. “Ayer decidí ver una serie hasta altas horas de la madrugada”.

Hombre enojado gritando. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¿Serie? ¿Arriesgaste nuestra reunión por una serie?”, preguntó. “¿Y dónde están mis almuerzos, mi ropa? Tengo que ir a trabajar mañana y no has preparado nada”. “Podemos cocinar los almuerzos juntos”, dije. “Y plancharé la ropa ahora, ya está lavada”.

Seguro estaba furioso conmigo por decirle que se uniera a mí en la cocina. Probablemente alegaría que era el sostén de la familia. Sabía que diría algo así. Pero yo ya tenía lista una respuesta.

“Tú tienes ingresos. ¿Pero dónde está ese dinero? ¡Nunca me das ni un centavo!”, le dije. Pero él no me dejaría ganar tan fácilmente. “Vamos a casarnos, luego te daré el dinero”, dijo Maximiliano con irritación.

Publicidad

Le pregunté cuándo sería eso, pero eso solo lo molestó aún más. “Sucederá cuando yo decida. ¿Es solo dinero lo que necesitas? ¡¿Estás conmigo solo por eso?!”.

En ese momento, salí, regresé con su ropa y le dije que le pidiera a su madre que se la lavara si no podía hacerse cargo él mismo. “Pero mamá no puede hacer eso...”, contestó.

Una pareja discutiendo mientras está sentada en un sofá. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡Maximiliano!”, grité. “¡Adiós! Busca a tu asistente personal en otro lugar…”.

Habían pasado diez años. Caminaba con mi esposo y mi hija por el parque cuando vi a mi exnovio. Caminaba delante de una mujer que luchaba por alcanzarlo. Entonces se fijó en mí.

Intercambiamos gestos de cortesía, aunque con rigidez, e hicimos las presentaciones. Presentó a la mujer como su amiga. Era una hermosa dama llamada Anastasia.

Realmente la miré y vi las señales reveladoras que solía soportar hace mucho tiempo. Anastasia se veía muy, muy triste. ¡Así era como me veía en el pasado! Sonreí y dije: “Bueno, tenemos que irnos ahora. Íbamos todos al cine”.

Publicidad

“Adiós”, dijo Maximiliano y siguió adelante sin mirar atrás. Vi a los dos irse.

Estoy feliz de haber conocido a aquel extraño en aquel helado día. Sus palabras realmente habían cambiado mi vida para mejor.

Mujer con su rostro hacia el cielo mostrando una expresión de paz. | Foto: Getty Images

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Mantener una relación tóxica no ayuda a nadie, especialmente a la víctima. Sofía sufrió durante años como esclava porque nunca consideró dejar a Maximiliano y sus costumbres egoístas.

El amor es una calle de doble sentido. Sofía dio más de lo que debería para compensar la falta de afecto de su novio. Él siempre aceptaba sin deseos de retribuir, y eventualmente eso la puso entre la espada y la pared.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mi esposo me hizo elegir entre él y mi madre paralizada - Historia del día

Publicidad

Esta es una obra de ficción inspirada en la historia de un suscriptor y escrita por un redactor profesional. Los nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o hechos reales que hayan ocurrido es pura coincidencia. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad