Gerente de tienda sigue al niño sucio que todos los días se asoma por la ventana y luego huye - Historia del día

Mayra
02 oct 2021
12:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

El gerente de una tienda se entera de que un niño sucio con ropa gastada se asoma por la vitrina de su tienda todos los días, por lo que decide seguirlo para saber por qué.

Publicidad

Marcos Núñez estaba en su oficina cuando entró el guardia de seguridad. Inmediatamente, el gerente de la tienda sintió problemas. "Alexis", dijo, "buenos días, ¿está todo bien?"

"Buenos días, señor Núñez", dijo Alexis. "No hay problemas todavía, pero tengo la sensación de que podría haberlos. Hay un chico que creo que podría estar planeando algo..."

Niño mira el interior de una tienda a través de las vidrieras. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¿Planeando algo?". El señor Núñez frunció el ceño. "¿Un ladrón de tiendas?".

"No lo sé, señor", dijo Alexis incómodo. "Pensé que podría estar al acecho de un atraco. Viene aquí todos los días, aproximadamente a esta hora".

"Bueno", dijo el Sr. Núñez mientras se levantaba, "¡vamos a echar un vistazo!".

El Sr. Núñez siguió a Alexis al frente de la tienda y se paró detrás de unos estantes altos. Efectivamente, había un niño pequeño parado frente a la ventana de la tienda, ahuecando sus manos alrededor de su rostro para poder ver el interior.

El gerente se sorprendió al ver que el niño tenía alrededor de nueve o diez años, no era el adolescente fornido que había estado imaginando que podría estar revisando la tienda como parte de una banda criminal.

Publicidad

"Eso es solo un niño, Alexis", dijo el Sr. Núñez. "¡No creo que sea un criminal!"

"Entonces, ¿por qué nos espía todos los días?", preguntó Alexis. "Algo está pasando..."

"Sí, algo está pasando", dijo el Sr. Núñez, "y voy a averiguar qué es".

Agente de seguridad de una tienda de alimentos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Al día siguiente, a la misma hora, el señor Núñez era el que vigilaba. Vio llegar al chico, pararse junto a la ventana mirando hacia la tienda, y luego darse la vuelta y alejarse. El Sr. Núñez lo siguió.

Más de cerca pudo ver que el niño estaba sucio, que su ropa estaba gastada y que sus zapatos se estaban cayendo a pedazos. ¡No era de extrañar que Alexis sospechara! El chico también era delgado, pero caminaba rápido.

El Sr. Núñez se encontró sudando solo para llevarle el paso. Caminaban por el costado de un sitio de construcción abandonado, que había sido amurallado con láminas de metal. Entonces el niño desapareció repentinamente.

Publicidad

El gerente se acercó al lugar donde había estado el niño y miró a su alrededor. Entonces escuchó voces. Notó que una de las láminas había sido manipulada para funcionar como puerta.

La hizo a un lado y entró. Lo que vio lo sorprendió. La gente se había apoderado del sitio abandonado, y habían fabricado cobertizos con materiales recolectados. Allí vivían familias.

El Sr. Núñez vio al niño correr hacia una tienda de campaña arreglada con lonas andrajosas y acercarse a una mujer sentada en una silla vieja con dos niños a su alrededor. "¡Pedro!”, dijo con voz llorosa, "¿Dónde has estado?".

Niño pequeño caminando por un camino de tierra cargando un bolso. | Foto: Pexels

Publicidad

"Hola, mamá", dijo el niño sonriendo. "¡Estaba mirando vitrinas!".

"¡Vitrineando!", gritó la madre. "Dios, ¿y qué compraste hoy?".

Pedro sonrió. "¡Conseguí unos zapatos nuevos para mí, para Toño y Henry, y un bonito vestido para ti; luego fui a la tienda y compré comida REAL, frutas y verduras y un pastel para tu cumpleaños!".

El Sr. Núñez sintió que una mano gigante le oprimía el pecho. Así que eso era lo que estaba haciendo el niño. No "vigilando el lugar" como había creído Alexis, sino fantaseando con obtener alimentos frescos y las necesidades básicas para su familia que sufre.

Publicidad

El Sr. Núñez recordó algunas de las escenas lamentables que había presenciado en la tienda, con niños gritando y haciendo rabietas por dulces y golosinas. Todo lo que este chico quería era comida "real"...

Caminó de regreso a la tienda pensativo. Justo antes de que la tienda cerrara esa noche, tomó un carrito de compras y se fue en una pequeña expedición por su cuenta.

Llevó el carro sobrecargado a la caja y pagó sus compras. La cajera estaba asombrada. "Pensé que la Sra. Núñez siempre hacía las compras", exclamó.

Publicidad

"Lo hace, Jazmín", dijo el Sr. Núñez, y procedió a contarle toda la historia. Cuando terminó, ella tenía lágrimas en los ojos.

Carrito de compra recorriendo pasillos dentro de un supermercado. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Señor Núñez, a mis hijos les quedan pequeños los zapatos deportivos y la ropa antes de que se gasten; son prácticamente nuevas y tengo un armario lleno de vestidos que ya no me quedan. ¿Puedo traerle algunas cosas para la familia mañana?". El gerente estuvo de acuerdo.

Al día siguiente, Jazmín llegó con bolsas de zapatos casi nuevos y ropa para niños de varias tallas, e incluso algunos vestidos bonitos que le quedarían bien a la delgada madre de Pedro.

El Sr. Núñez puso todas las bolsas de la compra en su automóvil y condujo hasta el sitio de construcción. Aparcó, sacó todas las bolsas que pudo cargar y entró en el campamento.

Publicidad

Caminó hasta la carpa andrajosa en la que vivían el niño y su familia. "Disculpe", le dijo a la madre del jovencito. "Tengo una entrega especial para Pedro".

La mujer miró al señor Núñez con asombro. "Pedro", llamó, "¡hay alguien aquí preguntando por ti!".

Pedro salió seguido de dos niños más pequeños. Se quedó mirando al Sr. Núñez y las bolsas en sus brazos. "El resto de su pedido está en el automóvil", dijo Núñez. "¿Quizás podrías ayudarme?".

Pedro siguió al señor Núñez hasta el coche y se quedó sin aliento al ver toda la comida, los zapatos y las bolsas de bonitos vestidos que Jazmín había enviado a su madre. "¿Es esto un sueño?", preguntó con sospecha. "¿Un truco?".

Publicidad

El Sr. Núñez negó con la cabeza. "No, Pedro, esto es real, así que vayamos a preparar el desayuno para tu familia".

Luego se enteró de la historia de la familia. La madre de Pedro, Rita, se vio obligada a vender su casa cuando su esposo enfermó de cáncer. Él falleció y la familia quedó en la miseria.

Muchos zapatos de tallas y colores diferentes. | Foto: Unsplash

Publicidad

Rita había sido empleada contable y trató de encontrar trabajo. "Mírame", dijo Rita señalando su ropa andrajosa, "¡Nadie me querría entrevistar!".

"Yo lo haré", dijo el Sr. Núñez. "Así que mañana, ¿por qué no te pones uno de estos bonitos vestidos y estás en mi oficina a las 9:00 en punto? Estoy buscando una asistente y creo que podrías ser la persona adecuada".

Rita consiguió el trabajo y pronto, con la ayuda del Sr. Núñez y Jazmín, la familia se mudó a un pequeño apartamento y Pedro y sus hermanos comenzaron la escuela. El niño había ido a mirar vitrinas en busca de una vida mejor, y la encontró.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

No importa lo mal que se pongan las cosas, nunca dejes de soñar y creer. Pedro seguía esperando que la vida mejorara y así fue como llamó la atención del Sr. Núñez.

Hay personas necesitadas a nuestro alrededor y, a veces, todo lo que necesitan es una palabra de aliento o una sonrisa.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad