logo
Shutterstock
Shutterstock

Perdí a mi esposa tras 35 años de matrimonio porque pensé que éramos muy viejos para el romance - Historia del día

Georgimar Coronil
10 oct 2021
14:40

Mi mujer y yo éramos muy románticos al principio de nuestra relación, pero con el tiempo nos calmamos. Yo creía que estábamos contentos, pero ella empezó a actuar de forma extraña.

Publicidad

Conocí a Alicia cuando me mudé a Madrid después de la universidad. Ella aún era estudiante y trabajaba como barista en una pequeña cafetería. Nos enamoramos rápidamente, y nuestra relación era el material de las películas románticas.

Ramo de flores. | Foto: Shutterstock

Ramo de flores. | Foto: Shutterstock

Nos encantaba ir a citas especiales en los museos y a pícnics en los parques. También la llevé a conciertos de jazz y viajamos a París en nuestra luna de miel. La mayoría de nuestros amigos odiaban los cursis y tontos que éramos.

Pero pasaron los años y nuestra relación se calmó. Nos centramos en nuestras carreras y luego en la crianza de nuestros hijos, Isaura y Matías. Cuando dejaron nuestra casa para vivir sus propias vidas, Alicia y yo nos convertimos casi en compañeros de piso.

Publicidad

Yo estaba contento con mi vida, y creía que ella también lo estaba hasta que una noche empezó a abrazarme. "Cuéntame tu día, cariño", me dijo mientras me abrazaba en el sofá.

"Alicia, estoy intentando ver el partido. Mi día fue como cualquier otro", respondí con desprecio.

"Carlos, ya no hablamos. Es como si ya no fuéramos pareja", insistió.

"Eso es lo que les pasa a todas las parejas después de unos años. Ya tuvimos suficiente romance en nuestra juventud. Ahora nos toca disfrutar de la vida tal y como es. ¿Puedes dejarme ver el partido?", me quejé.

Plato de comida. | Foto: Pexels

Plato de comida. | Foto: Pexels

"Bien", respondió y se levantó.

Publicidad

Al día siguiente, llegué a casa del trabajo pensando que no podía esperar a jubilarme al año siguiente. De repente, Alicia vino a saludarme. "¡Cariño, ya estás en casa!", se alegró. Me quitó la chaqueta y la colgó.

Entonces me di cuenta de que había puesto la mesa con nuestros platos de lujo y las velas encendidas. "¿Qué pasa? No es nuestro aniversario", pregunté, confundido.

"Sé que no lo es. Necesitábamos una bonita cena romántica. Hace tiempo que no vamos a un restaurante elegante. Pero he preparado tu favorito, y podemos hablar de lo que queramos sin distracciones", explicó Alicia.

"Oh, guau, eso es fantástico. ¿Hiciste carnita de cerdo? Impresionante!", exclamé. Me senté y Alicia nos sirvió la comida. Era fantástica. Su cocina fue una de las muchas razones por las que me casé con ella.

"¿Qué te parece?", preguntó.

Hombre sentado en la mesa. | Foto: Pexels

Hombre sentado en la mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

"Es impresionante, como siempre. Siempre has sido la mejor cocinera. Por eso dejamos de ir a restaurantes", respondí y seguí comiendo. No me di cuenta de que Alicia estaba frunciendo el ceño.

"¿Te has fijado en mi nuevo vestido? Hace tiempo que no me compro nada nuevo", me preguntó.

Levanté la vista brevemente y me di cuenta de que se veía muy bien. "Es bonito. Pero no tenías que arreglarte para mí. Podríamos haber comido en pijama", añadí con la boca llena de comida.

"También me he peinado. Quería que esta noche fuera especial. He pensado que podríamos dar un paseo después de la cena y ver las estrellas. ¿Qué te parece?", dijo Alicia.

"No sé. Estoy cansado del trabajo. Quizá podamos hacerlo más a menudo el año que viene, cuando me jubile. Ha sido un día largo, y esta comida está tan buena que probablemente me desmayaré pronto", murmuré.

"Oh. ¿Estás seguro? Es una noche tan bonita. Vayamos, por favor", suplicó ella.

Mujer parada. | Foto: Pexels

Mujer parada. | Foto: Pexels

Publicidad

"Esta noche no. Te dije que estoy cansado", dije, terminando mi comida. "Voy a ducharme y cambiarme".

Nos fuimos a la cama esa noche, y pensé que todo estaba bien. Pero cuando me desperté a la mañana siguiente, Alicia tenía algo que decir.

"Te voy a dejar, Carlos. Estoy cansada de este matrimonio sin amor", anunció.

"¿Qué? ¿Estás loca? Llevamos 35 años juntos. No puedes irte ahora. Tenemos un matrimonio normal. No es sin amor. Solo está asentado", repliqué.

"¡Eso es lo que significa sin amor! Ni siquiera pudiste dar un paseo nocturno conmigo después de que te preparara tu cena favorita. ¡Apenas te diste cuenta de que me arreglaba y no te importó! No puedo soportar más esto!", lamentó Alicia. "Me voy a mudar con Isaura. Adiós".

"¡Alicia! ¡Alicia, vuelve! Tenemos que hablar de esto". Grité y la seguí hasta la puerta principal. Se metió en el coche, pero llegué a la puerta antes de que pudiera cerrarla. "¡No puedes pedir el divorcio de la nada!".

Anciano mirando al horizonte. | Foto: Pexels

Anciano mirando al horizonte. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Si me hubieras prestado una pizca de atención, sabrías que no es de la nada!", gritó y dio un portazo. Se marchó, dejándome sin palabras en nuestro patio delantero.

Llamé a Isaura media hora después para ver si había llegado. "Está aquí, papá. No puedo creerlo. Tienes que arreglar esto inmediatamente. Quiero decir... Mamá puede vivir conmigo todo el tiempo que quiera, pero no creo que ninguno de los dos quiera el divorcio", me reprendió mi hija.

Colgamos unos minutos después y me senté en el sofá del salón, sin saber qué hacer. Nunca había estado sola en esta casa. Alicia siempre estaba aquí, o nuestros hijos andaban por ahí. Pensé en nuestro matrimonio.

No podía creer que ella hubiera sido infeliz durante algún tiempo. ¿Lo había ocultado? ¿Realmente lo había estropeado? Tomé mi teléfono y busqué en la carpeta de fotos antiguas que Matías había escaneado para que pudiéramos conservarlas para siempre.

Había fotos de nuestra boda, de los niños e incluso algunas de antes de casarnos. Alicia era impresionante, la mujer más hermosa del mundo entero. Recordé lo emocionada que estaba cada vez que planeábamos una cita.

Publicidad

También recordé que Alicia atraía a muchos hombres. Todos me miraban con envidia cuando salíamos. Esto no había disminuido con los años. Los hombres seguían sintiéndose atraídos por ella y les encantaba su sentido del humor. De repente empecé a preocuparme de que empezara a salir con alguien y se casara con otro.

Anciano viendo el teléfono celular. | Foto: Pexels

Anciano viendo el teléfono celular. | Foto: Pexels

No podía recordar la última vez que me sentí celoso, pero ahora lo estaba. ¡Es hora de recuperar a mi chica!, pensé con convicción. ¿Pero por dónde empezar? Decidí no complicarme y llamé a la floristería.

Al día siguiente, estaba en la puerta de Isaura con un ramo de costosos jacintos, las flores favoritas de Alicia. Mi hija me dejó entrar y llamó a su madre. "¿Qué estás haciendo aquí?", preguntó Alicia, sorprendida de verme.

Publicidad

"¿Podemos hablar en el patio trasero?" Le rogué. Así que salimos y nos sentamos en los muebles de exterior de Isaura.

"Bueno... ¿Qué haces aquí? No crees que un ramo de flores pueda arreglar esto, ¿verdad?", se burló Alicia.

"No, no lo creo. Sé que las flores no son suficientes para reparar el daño que he hecho. Pero estuve despierto toda la noche pensando en nuestra relación y en cómo dejé caer la pelota. Lo arruiné. Lo siento. ¿Aceptas mis flores?", le expliqué.

"Sí, lo haré porque es un ramo precioso. Pero esto no cambia nada", respondió ella.

Ramo de flores. | Foto: Pexels

Ramo de flores. | Foto: Pexels

"Sé que no lo hace. Pero esto es solo el principio. Ya lo verás. Haré que te vuelvas a enamorar de mí. ¿Saldrás conmigo esta noche?", pregunté.

Publicidad

Sonrió y dijo que sí. Esa noche, llevé a Alicia a un planetario. Un amigo mío era el guardia nocturno y nos coló en la entrada. También llevé una cesta de pícnic y su vino favorito. Nos sentamos a cenar mirando las estrellas.

Además, recreé nuestras citas pasadas, aunque no éramos tan jóvenes para algunas actividades. Pero al final, Alicia me perdonó y volvió a casa. Renovamos nuestros votos unos meses después, y nunca más volví a despreciar a mi mujer.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No hay que dar por sentado a los seres queridos: Algunas personas creen que casarse es el final de la relación, pero solo es el principio.

Hay que trabajar duro para ganarse el perdón: Carlos trabajó duro y recuperó a Alicia, pero solo después de darse cuenta de sus errores.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Cuidé de mi marido discapacitado durante 9 años, un día llegué temprano a casa y lo vi de pie - Historia del día

25 de octubre de 2023

Mi madre de 75 años se niega a mudarse a mi casa y suplica que la dejen en una residencia - Historia del día

05 de noviembre de 2023

Descubrí que mi cliente habitual, que siempre deja grandes propinas, es mi padre - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Pareja de ricos adoptó a niño que nos negaron por ser pobres, hoy ese mismo chico me llama "mamá" - Historia del día

22 de septiembre de 2023

Aposté con mi esposa que podía vivir su vida durante una semana - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Vi a un pobre enseñando a mi hija a montar en bicicleta, un mes después dejé a mi marido rico por él - Historia del día

14 de septiembre de 2023

Mi adorable futuro hijo apareció en mi habitación al día siguiente de saber que yo era infértil - Historia del día

06 de septiembre de 2023

Crié a cuatro hijos hiperactivos como madre soltera, 18 años después el vago del padre volvió arrastrándose a nosotros - Mi historia

26 de octubre de 2023

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

29 de septiembre de 2023

Gasté todo el dinero ahorrado para mi operación en mi hijo adoptivo y luego me enteré de que tiene una herencia enorme - Historia del día

16 de septiembre de 2023

Me quedé atónita al oír a mi hija llamar "mamá" a la nueva esposa de mi ex marido - Mi historia

04 de noviembre de 2023

Tras años de búsqueda, una mujer encuentra a su padre en la residencia donde trabaja - Historia del día

27 de octubre de 2023

El día de la boda, el hermano del novio confiesa su amor a la novia y le propone matrimonio - Historia del día

30 de octubre de 2023

Chica llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

30 de octubre de 2023