Millonaria se burla de excompañera de clase que trabaja de mesera: meses después intercambian roles - Historia del día

Georgimar Coronil
12 oct 2021
12:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Cristina vio a su antigua compañera de clase, Milena, sirviendo en un restaurante y decidió burlarse de ella. Aunque le dolió, Milena fingió estar bien, y entonces las cosas cambiaron.

Publicidad

Cristina creció en Brasil y regresó allí después de terminar la universidad en Portugal. Consiguió un puesto en una importante empresa de marketing y ascendió hasta la cima. Pero era increíblemente estresante.

Mujer con un papel en las manos. | Foto: Pexels

Publicidad

Hacía años que no salía con nadie para convertirse en la Directora de Investigación de Marketing. Cristina no tenía tiempo para sí misma, ni siquiera después del ascenso. Por eso, una noche estaba agotada y se detuvo a cenar en un pequeño restaurante cercano a su oficina.

"Buenas noches. Me llamo Milena y seré su camarera por hoy. ¿Qué puedo servirle?", dijo la chica cuando llegó a la mesa. Cristina levantó la vista y reconoció a la mujer como una antigua compañera de instituto. Sus ojos se abrieron de par en par.

"¿Milena? ¿Del instituto? Soy Cristina. ¿Te acuerdas de mí?", le dijo a Milena con una sonrisa.

"Sí. Me alegro de verte. Creí que te habías mudado a Portugal para ir a la universidad", dijo Milena con indiferencia.

Publicidad

"Sí, pero volví hace años. Ahora soy una de las principales ejecutivas de una empresa de marketing. ¿No es genial?", presumió Cristina.

"Felicidades. ¿Te doy un poco de tiempo para ojear el menú?", preguntó Milena, ya que no tenía tiempo para charlar con una antigua compañera.

"Claro. ¡Gracias!", contestó Cristina. Observó cómo Milena recogía platos de otra mesa y los llevaba a la cocina. ¡Ja! Tengo tanto éxito, y ella es solo una camarera, pensó Cristina. Saludó a Milena y empezó a pedir la cena.

Publicidad

"Entonces, ¿llevas mucho tiempo trabajando aquí?", preguntó Cristina antes de terminar su pedido.

"Desde que nos graduamos en la escuela. ¿Hay algo más que pueda ofrecerte?", contestó Milena.

Mujeres cenando. | Foto: Pexels

Publicidad

"Oh, Milena. ¿No tienes ninguna ambición? ¿Acaso fuiste a la universidad? ¿Piensas trabajar aquí toda tu vida?", se burló Cristina.

"Tal vez, no lo sé. Es un buen trabajo y la gente es agradable. ¿Será todo esto para ti?". Dijo Milena, volviendo a su trabajo. Por supuesto, ella tenía ambiciones y había estado ahorrando durante años para conseguirlas. Pero Cristina no necesitaba saber eso.

"Oh, sí. Me gustaría tener una guarnición de patatas fritas también. Gracias", respondió Cristina. Unos minutos más tarde, Milena trajo su pedido y Cristina comió felizmente. Estaba muy contenta de haber visto a Milena. Le levantó el ánimo presumir de su éxito.

Publicidad

Pagó y se despidió de Milena con la promesa de volver. Unos días después, Cristina invitó a sus otras amigas del instituto y las llevó al restaurante. Milena volvió a ser su camarera.

Las chicas habían acosado a Milena y a otras estudiantes en el instituto, pero eran ya adultas, así que sonrieron a la cara de Milena y se burlaron cuando se fue de su mesa.

"¡Oh, Dios mío! Me moriría si alguien del colegio me viera de camarera. Es tan vergonzoso estar haciendo eso tantos años después de la escuela. ¿No tiene vergüenza?", se burló una de las chicas, Erica. 

"Lo sé. Al menos, múdate a otra ciudad para que nadie te reconozca. Pero siempre supe que Milena no iba a ninguna parte. Era la niña rara del rincón, leyendo libros", dijo Rina sonriente.

Publicidad

"Ella no es como Cristina. ¡Ella es la más exitosa de nosotras! Pero cariño, ¡la próxima vez tienes que invitarnos a algún sitio bonito!", añadió Erica, y todas se rieron.

Mujer sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

No sabían que Milena lo oía todo. No eran discretas, pero de eso se trataba. Milena sabía que Cristina las quería allí para burlarse de ella.

A diferencia de esas chicas, la familia de Milena siempre había sido pobre. No podía permitirse ir a una universidad durante cuatro años y trabajaba para ayudar a sus padres desde los 15 años.

Tomó clases nocturnas en un centro de educación superior y se graduó en gestión empresarial. Solo siguió trabajando en el restaurante porque estaba ahorrando para su objetivo: su pastelería.

Cristina y las chicas se fueron esa noche. Estaban tan ocupadas que nunca volvieron al restaurante, y Milena se alegró.

Publicidad

Varios meses después, dejó su trabajo. Alquiló un local y abrió su negocio, ‘Milena y sus galletas’. Preparaba postres artesanales con ingredientes orgánicos, incluyendo productos sin gluten, sin lactosa y sin azúcar para satisfacer a la mayoría de sus clientes. Sus productos se vendían todos los días y, un año después, abrió un segundo local.

Milena era buena para los negocios y tenía excelentes habilidades de repostería. Después de varios años, llegó a tener diez locales y quería seguir creciendo. Pero le llevaría algún tiempo.

Publicidad

Mientras tanto, a Milena le gustaba contratar nuevos empleados, y necesitaba un gestor de redes sociales. Para su sorpresa, Cristina entró en la entrevista. "¿Cristina? ¿Eres tú?", dijo asombrada.

"¿Quién...? ¿Milena?",  Cristina se dio cuenta horrorizada.

Pastelería. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, te voy a entrevistar hoy. Veo tu currículum aquí. Lo siento, no recuerdo tu apellido, por eso no sabía que eras tú", explicó Milena.

"Ah, sí. Bueno... quizás, debería irme", dudó Cristina.

"¿No quieres el trabajo?", preguntó Milena.

"Sí, pero yo...".

"Siéntate. Hablemos", insistió Milena. "Bueno, tienes unas credenciales impresionantes. Este trabajo es francamente un gran paso hacia abajo de eso. ¿Qué pasó?".

"Me despidieron de mi anterior empresa y nadie quiso contratarme", reveló Cristina.

Publicidad

"¿Por qué?".

"¿Te acuerdas de Rina? Bueno, se hizo muy amiga de mi jefe y de su mujer. Empezó a tener una aventura con él. Pero cuando la amenacé con desenmascararla, le dio la vuelta a la tortilla. Rina me acusó de ser la que tenía el romance. Mintió a la mujer de mi jefe. Fue algo enorme", explicó Cristina.

Mujer sentada en una mesa soteniendo una tablet y un bolígrafo. | Foto: Pexels

Publicidad

"Eso no parece justo", murmuró Milena.

"¿Verdad? Bueno, me despidieron, pero eso no fue suficiente para la mujer de mi jefe. Su familia tiene muchos contactos. Habló mal de mí con todo el mundo. Nadie quería contratarme por su culpa. Necesito este trabajo ahora. Pero lo peor es que Rina sigue formando parte de ese grupo", dijo Cristina.

"Suena exactamente como algo que haría Rina. No me sorprende", dijo Milena.

"Sí... bueno, probablemente debería irme. No voy a conseguir este trabajo, ¿verdad?", se preguntó Cristina.

Publicidad

"¿Por qué no?", preguntó Milena con curiosidad.

"Fui horrible contigo hace años cuando eras camarera. De hecho, trabajé como tal en ese restaurante durante un tiempo, pero no se me daba bien. Pero de todos modos, también fui increíblemente maliciosa y abusiva contigo... trayendo a esas chicas para burlarse de ti. Ese fue mi punto más bajo", señaló Cristina con vergüenza.

"Ummm...", Milena estuvo de acuerdo.

"¿Puedes perdonarme por eso? ¿Por todo lo que dije e hice entonces? No te culparía si me rechazaras ahora mismo y te rieras. Pero de nuevo, realmente necesito este trabajo. Lo he perdido todo y no he trabajado durante meses", suplicó Cristina, casi llorando.

Publicidad

Mujeres en una reunión de trabajo. | Foto: Pexels

"Cristina, no soy como Rina o cualquiera de esas amigas que trajiste entonces. No me gusta menospreciar a los demás para encumbrarme a mí misma. Me gusta ayudar a la gente. Creo que tienes talento. ¿Estás a la altura de este trabajo? ¿Estás de acuerdo con nuestra oferta salarial?", preguntó Milena, con aire empresarial.

Publicidad

"¡Sí!", gritó Cristina.

"Está bien, nos vemos el lunes".

Cristina empezó a trabajar y a gestionar las redes sociales de ‘Milena y sus galletas’. Se ganó la confianza de Milena y obtuvo más responsabilidades. Finalmente, Milena la nombró jefa de operaciones de marketing y se hicieron muy amigas.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No hay que menospreciar a los demás para brillar: Despreciar a la gente no te hará brillar más. Solo demuestra lo horrible que eres.

Sé la mejor persona: Milena podría haberse vengado y haber rechazado a Cristina. Pero ella era mejor que eso.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad