Sobre AM
Noticias

25 de septiembre de 2021

Nadie sabía que la maestra había estado viviendo en su auto durante meses, luego una reunión repentina cambió su vida - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Alicia Marcano tuvo que vivir en su auto después de romper con su novio. Como maestra, tenía acceso a las instalaciones de su escuela, pero un día un colega la atrapó y las cosas no salieron como se esperaba.

“¡No puedo creer esto, Sergio!”, gritó Alicia a su novio cuando lo pilló en la cama con otra mujer. “¿EN NUESTRA PROPIA CASA?”.

“Alicia, cálmate. Es solo... es…”, tartamudeó el hombre. “¡¿Qué es?! ¡No hay ninguna justificación para esto! ¡Lárgate!”, gritó la mujer enojada.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

“¿Sabes qué? He estado cansado de ti durante meses y no puedes echarme. ¡Mi nombre está en el contrato de arrendamiento! ¡Tú vete!”, respondió el infiel. La mujer horrorizada recordó que eso era cierto.

Ella se había mudado con él cuando tenían un año saliendo juntos. Nunca la habían agregado al contrato de arrendamiento porque estaban esperando para firmar uno nuevo. ¡DIOS MÍO! No tengo adónde ir, pensó. Pero no iba a dejar que Sergio viera su angustia.

“¡Bien! ¡Le largo!”, exclamó y miró a la mujer maliciosa en su cama. “Buena suerte con él porque si puede engañar a su novia de muchos años, también te lo hará a ti”.

Cargando...

Publicidad

Alicia tomó un bolso y comenzó a empacar sus cosas. Una hora después estaba en su auto. “¡Volveré por el resto!”, le gritó enojada al hombre. No podía meter todo en su auto en un solo viaje.

Cargando...

Publicidad

Llamó a una de sus amigas, Daniela, para ver si podía quedarse con ella. “Lo siento, Alicia. No tengo espacio en este momento. La hermana de mi novio tiene una mala racha y tuve que invitarla a quedarse con nosotros”, dijo.

“Pero puedo dejar que guardes algunas de sus cosas en nuestro garaje”, agregó. Eso fue mejor que nada. Terminó de empacar sus cosas que quedaron donde vivía con Sergio y terminó con él.

“Gracias, Daniela. Sacaré todo apenas consiga un lugar donde vivir”, le dijo a su amiga.

“Ojalá pudiera hacer más”, le contestó la chica, sintiéndose mal por no tener espacio para alojarla.

Cargando...

Publicidad

Desafortunadamente, Alicia no tenía suficientes ahorros para un depósito o alquiler debido a su bajo salario de maestra. Pero si viviera en su vehículo durante unos meses, podría ahorrar, pensó para sí misma.

Cargando...

Publicidad

Entonces aparcó su automóvil en el estacionamiento de la escuela y comenzó a vivir allí. Podía usar las instalaciones del gimnasio cuando todos se hubieran ido, y todo estaría bien pronto.

Desafortunadamente, ella todavía vivía allí después de unos meses debido a algunos contratiempos financieros. Su automóvil necesitaba una batería nueva y su madre le había pedido dinero prestado para comprar un medicamento costoso.

A pesar de todo, se había acostumbrado a su nueva forma de vida, aunque nadie sabía por lo que estaba pasando. Sus estudiantes eran demasiado jóvenes para darse cuenta y sus colegas se iban a las 5 p.m. Normalmente, se duchaba temprano cuando no había nadie cerca.

Cargando...

Publicidad

Pero una mañana fue diferente. Caminaba hacia las duchas del gimnasio con una toalla y sus artículos de tocador cuando el entrenador Franco Mijares apareció en el pasillo. “¿Señorita Marcano? ¿Qué está haciendo aquí tan temprano?”, preguntó.

“Oh, entrenador Mijares. Había algo mal con mi ducha esta mañana y vine aquí temprano. Lo siento mucho”, mintió Alicia, esperando que él creyera su historia. “¿Usted, que tal?”.

Cargando...

Publicidad

“Estaba revisando algunas obras de teatro anoche y me quedé dormido en el sofá. Estoy muy avergonzado”, dijo y se rio.

“No hay problema. Bueno... lo veré más tarde”, dijo la mujer y entró al baño. Se sintió aliviada de que no preguntara nada más. Pero ella no sabía que el entrenador sospechaba.

Siempre estuvo enamorado de la señorita Marcano y no creía la mentira sobre la ducha de su casa. Entonces, comenzó a prestar atención y vio a Alicia subirse al asiento trasero de su auto más tarde ese día. Está durmiendo en su coche, pensó.

Cargando...

Publicidad

“¿Señorita Marcano?”, la llamó después de clases al día siguiente. “Oh, entrenador. Puedes llamarme Alicia. Somos colegas”, dijo después de darse la vuelta.

“En ese caso, puedes llamarme Franco. Una pregunta, ¿te gustaría ir a cenar conmigo esta noche?”, le preguntó el hombre.

Cargando...

Publicidad

La mujer quedó gratamente sorprendida por su solicitud. “Bueno, eso suena encantador”, estuvo de acuerdo. Se encontraron en un restaurante cercano y se sentaron de inmediato. Al principio, entablaron una pequeña charla, pero Franco quería ser honesto.

Escucha, Alicia. Tengo que ser honesto. Te vi entrando en tu auto anoche. ¿Estás viviendo allí?”, preguntó.

“Oh no. Sabía que no habías creído mi mentira sobre la ducha. Sí, rompí con mi novio hace varios meses. He estado ahorrando para un nuevo lugar, pero estos meses han sido un poco duros para mi billetera”, relató la maestra.

“No hay nada de qué avergonzarse. Los precios en esta ciudad se están volviendo demasiado altos incluso para el espacio más pequeño. Es una locura”, dijo el entrenador.

Cargando...

Publicidad

“¡Es así! También es imposible conseguir un nuevo lugar con depósitos tan altos. Pero ahora estoy cerca de mi objetivo”, agregó Alicia. Continuaron hablando de todo y descubrieron cuánto tenían en común.

Cargando...

Publicidad

“Puedo prestarte algo de dinero para que puedas mudarte de inmediato. No puedes vivir allí. No es seguro”, dijo Franco al final de la noche. “Oh está bien. Estoy cerca de la meta”, insistió la mujer. Ella se negó a aceptar su oferta.

“Puedes devolverme el dinero cuando quieras y sin intereses. Además, sin condiciones. Por favor. Me sentiré mucho mejor”, la instó Franco. Alicia finalmente aceptó y él la ayudó a mudarse a un nuevo lugar. Durante un tiempo compartieron como muy buenos amigos.

La maestra se las arregló para devolverle el dinero unos meses después. Finalmente, él la invitó a salir nuevamente y ella aceptó. Unos años después se casaron y Franco le mostraba todos los días lo amable y cariñoso que era.

Cargando...

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

1. Ten siempre un plan de respaldo. Alicia tuvo que vivir en su auto porque nunca imaginó que tendría que salir de forma abrupta del lugar que habitaba. Siempre es bueno tener un plan B.

2. Se amable con otros. Franco ayudó a Alicia sin esperar nada a cambio, aunque estaba enamorado de ella. Finalmente, se ganó su corazón con su comportamiento honesto y cariñoso.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector, pero escrito por un redactor profesional. Todos los nombres se han cambiado para proteger las identidades y garantizar la privacidad.

Cargando...
Cargando...

Publicidad