Historias Inspiradoras

15 de octubre de 2021

Esposo de 65 años vuelve a ir al salón de belleza y su esposa lo sigue en secreto para averiguar por qué - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Una mujer descubrió las frecuentes visitas de su esposo a un salón de belleza, por lo que decidió seguirlo en secreto para averiguar el motivo.

María y Bernardo han estado casados ​​durante cuarenta años. Comenzaron su relación en la universidad por pura coincidencia, pero encontraron el amor en el camino.

María era una mujer de apariencia sencilla que disfrutaba de los placeres más simples de la vida. Bernardo era un hombre regordete que no creía necesario cuidarse a sí mismo, pero que también tenía mucho en común con su esposa.

Salón de belleza. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ella nunca se quejó del sobrepeso de su marido. Antes de casarse, él ya era gordo y lo aceptó de esa manera. Estaba consciente de dónde se estaba metiendo y eso ayudó a su matrimonio y lo mantuvo a flote durante años.

Entonces, de repente, antes de su aniversario, María observó que el físico de su esposo comenzó a transformarse. Empezó a verse mejor. Comenzó a perder peso, se hizo un nuevo corte de cabello y sus mejillas lucían bien rosadas.

Eso provocó que María comenzara a tener algunos pensamientos que la atormentaban. Habían pasado cuarenta años casados ​​y muy pocas veces él se había cuidado de esa manera.

De hecho, sabía que su esposo solo se arreglaba el cabello cuando tenían citas, y siempre lo hacía por sugerencia de ella. “¿Y si hubiera otra mujer por ahí que le hiciera querer lucir diferente?”, pensó.

Publicidad

Entonces decidió que lo seguiría para averiguar si realmente había una mujer. Quería atraparlo con las manos en la masa, para que no pudiera negarlo.

María pronto descubrió que su esposo solía ir a un salón de belleza. El mismo que frecuentaba a menudo. Un día, ella lo siguió hasta el lugar, y varios minutos después de que él entrara, ella también entró al salón. Fue recibida por la vista de su esposo con una máscara cosmética en el rostro.

"¿Qué estás haciendo?", preguntó ella, confundida.

Publicidad

"Oh, hola cariño, me he estado preparando para nuestro próximo aniversario con la ayuda del encantador personal de este establecimiento", respondió Bernardo.

Pareja enamorada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

María se sorprendió con su respuesta, pero la afectó positivamente, y decidió sentarse con él mientras terminaba sus tratamientos faciales. Bromearon sobre diferentes cosas y, después de todo, regresaron a casa juntos felices.

Pero cuando llegaron a casa, María se dio cuenta de que faltaba uno de los pendientes que llevaba cuando entró al salón. “Debe haberse caído en ese lugar”, pensó para sí misma. “Lo buscaré mañana”.

Los pendientes fueron un regalo de Bernardo en su último cumpleaños, y el par se había convertido en su favorito, por lo que estaba decidida a recuperar la prenda perdida.

Al día siguiente, regresó al salón para buscar su pendiente y arreglarse el cabello para su cena romántica con su marido. Lo haría a pesar de que ella pensaba que no era necesario.

Publicidad

Cuando María llegó al salón, encontró su pendiente debajo de una silla. Uno de los estilistas le dijo que su cabello lucía genial, por lo que decidió irse a casa.

Llegó a su hogar antes de lo que esperaba su marido. La puerta principal estaba cerrada, pero ella tenía su llave y entró.

Se dirigió al dormitorio principal y cuando levantó la mano para girar la perilla, escuchó un ruido proveniente del interior de la habitación.

Mary abrió la puerta un poco y miró por la rendija y se sorprendió al ver a su esposo en la cama con la dueña del salón, Lucrecia.

Publicidad

Persona abriendo una puerta. | Foto: Pexels

En lugar de hacer una escena, María los dejó tranquilamente y se retiró a la sala de estar. Allí tramó un plan para castigar a su marido.

Publicidad

Para vengarse dulcemente de Bernardo, reemplazó su crema facial con crema depiladora que le daría una reacción en su piel. A la mañana siguiente, Bob salió corriendo del baño luciendo todo rojo y con mucho ardor.

"María no deja de arderme", dijo frustrado.

"¿Qué quieres decir?", preguntó ella, fingiendo preocupación.

"Me ha estado picando desde que usé mi crema facial", dijo.

"Has estado usando esa crema durante semanas, Bernardo, estoy segura de que es otra cosa. ¿Crees que es una infección?", preguntó María.

Publicidad

La mujer obligó a su marido a hacerse un chequeo en la clínica donde solía trabajar, y cuando llegaron los resultados, los cambió por otros falsos y se los llevó junto con los papeles del divorcio.

Bernardo se sorprendió, primero por los resultados: decía que tenía una 'infección'. Los papeles del divorcio lo sorprendieron después: una mirada rápida a la cara de María confirmó que no era una broma.

Médico haciendo anotaciones. | Foto: Getty Images

Publicidad

Trató de explicarle, pero lo único que hizo la mujer enojada fue darle una bofetada. Rápidamente firmó los papeles después de eso.

María empacó sus cosas y salió de su casa ese mismo día. "Prefiero perderte a perder mi orgullo", dijo al dejar a su infiel marido.

También llamó a su amante y le informó sobre su supuesta 'infección'. A ella no le gustó la información e inmediatamente puso fin al romance con Bernardo. Al final del día, el desleal hombre se quedó solo.

Publicidad

¿Qué aprendimos de esta historia?

Sé fiel a tu pareja: Bernardo engañó a su esposa, y tuvo la audacia de jugar con su mente con su mentira. Cuando se dio cuenta de su engaño, lo trató con dureza y luego el karma lo golpeó. Como resultado, perdió a su esposa y a su amante.

La verdad siempre sale a flote: Bernardo debió haber creído que su secreto nunca saldría a la luz. Estaba contento de tener a su esposa y también de estar con otra mujer, y podría haber seguido saliéndose con la suya si el destino no hubiera intervenido. Bob quería ocultar la verdad y lo perdió todo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad