Viral

15 de octubre de 2021

Emotivo momento en que niño se cuela en el garaje del vecino para abrazar a una perra tras la muerte de su mascota

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Un niño del vecindario conmovió a muchos internautas después de que un video de él entrando a escondidas en el garaje del vecino se volvió viral.

Josh Breaux es un niño adorable que vive con sus padres en su pequeño vecindario de Pierre Part en Louisiana. Él creció con una compañera canina a su lado.

La perra de la familia, Bella, vivió con el niño desde que tenía dos años, lo que hizo que él se encariñara con la leal mascota. Sin embargo, perdió a su amiga. Eso lo dejó triste y deseando el consuelo que solo un cachorro le podía ofrecer. Más detalles abajo.

Captura del video de un niño entrando en la cochera de una vecina para darle amor a una perrita. | Foto: Facebook.com/hollie.mallet

Publicidad

CAPTADO EN VIDEO

Encontró ese consuelo en la perrita de su vecina, Duchess. Durante un tiempo, cuidó a la peludita. Jugaba con ella cuando pensaba que nadie lo estaba mirando. También entraba a hurtadillas en el garaje del vecino para robarle un abrazo.

Sin saberlo, sus adorables gestos fueron capturados por la cámara de vigilancia del vecino. Un día, la propietaria Hollie Mallet estaba revisando las imágenes de su cámara cuando se encontró con la dulce demostración de amor.

Publicidad

Eso la conmovió. Ella le mostró a su esposo las imágenes y el dúo se dispuso a encontrar la identidad del nuevo amigo de su mascota. La mujer compartió un extracto de las imágenes en Facebook en 2016.

Buscaba la ayuda de los internautas para descubrir la identidad del chico misterioso. El clip muestra al pequeño Josh paseando en bicicleta cerca del garaje y deteniéndose justo después de ver a la perrita. Luego corrió hacia la mascota y la abrazó.

Duchess parecía entusiasmada mientras su pequeño amigo corría hacia ella. Después de abrazarla, el niño se despidió del canino y se apresuró a regresar a su bicicleta y a seguir su camino.

Publicidad

Captura del video de un niño corriendo hacia la cochera de una vecina para darle amor a una perrita. | Foto: Facebook.com/hollie.mallet

QUERÍA CONOCER AL CHICO

“¿Alguien sabe quién es este dulce niño? De vez en cuando, cuando anda en bicicleta, entra rápido y le da amor a mi perra o juega con ella, pero siempre se va rápido”, dice la leyenda de la publicación del 30 de mayo de 2016.

Publicidad

Mallet entendió que el pequeño se iba rápido por temor de haber entrado sin permiso en el garaje de otra persona. Ella usó la red social para hacerle saber al chico que podía quedarse y jugar con su perrita, pues a la mascota le gustaba su atención.

REACCIONES DE LOS USUARIOS

El clip obtuvo más de dos millones de visitas. Varios internautas manifestaron que estaban maravillados por las acciones del niño. Uno escribió: “Qué tierno. Apuesto a que si supiera que podía quedarse un poco más sería muy feliz”.

Otro comentarista expresó lo agradable que se sentía al ver la inocencia en un mundo lleno de negatividades. El internauta también felicitó a los padres del niño por hacer un gran trabajo al criarlo.

Publicidad

En medio del mar de comentarios, muchos residentes de Pierre Parts identificaron al muchacho como Josh Breaux, hijo de Ginger Clement Breaux, una residente del vecindario. En aquel entonces el niño tenía 9 años.

Publicidad

HABÍA PERDIDO A SU PERRITA

La madre se sorprendió al enterarse de las aventuras furtivas de su retoño. Ella comentó sobre el video, confirmando que efectivamente era su hijo, y estaba consciente del cariño del niño por la perrita.

Sin embargo, se sintió mortificada al descubrir que se estaba infiltrando en las propiedades de otras personas, aunque fuera por una causa justa. Ella contó que habían perdido a su perrita hace un tiempo y aún no estaban preparados para reemplazarla.

Publicidad

Tras las imágenes filtradas, la madre de Josh supo que era hora de dar un paso al frente. Adoptó a un labrador negro llamado Drake, y se lo regaló a su hijo. Esto lo convirtió en el niño más feliz de la cuadra.

A pesar de lo molesta que estaba por sus aventuras secretas, Ginger se alegraba de que su retoño lograra hacer sonreír a millones. No podría haber estado más orgullosa del pequeño Josh.

Publicidad