Viral

16 de octubre de 2021

Padre militar no puede parar de llorar cuando se reúne con sus tres hijos tras 7 meses separados

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Un montón de emociones envolvieron a una amorosa familia mientras todos se abrazaban con fuerza. No querían soltarse jamás y sus ojos estaban llenos de lágrimas.

En 2015, se ató una cinta amarilla alrededor de un árbol, esperando el regreso de un padre militar. Robert Massard forma parte de la Marina de los Estados Unidos. La tradición del listón de tela es específica de Inlet Elementary en el condado de Clay en Florida.

Atan una cinta amarilla alrededor de un árbol con el nombre de la persona, solo para cortarse cuando regresan. Los hijos del oficial habían estado esperando durante meses. Deseaban finalizar la tradición lo antes posible.

Publicidad

Lazo amarillo atado a un árbol | Foto: Youtube/USA TODAY

UNA GRAN SORPRESA

Siete meses después de haber partido de casa, los tres hijos del militar, se llevaron una gran sorpresa. A Ryan, de 10 años, le dijeron que tomara un libro de la biblioteca de la escuela sin saber lo que estaba a punto de suceder.

Publicidad

Se trataba de un plan para sorprenderlo. Todos sus compañeros de escuela estaban sonriendo y esperando a que él viera al hombre que no había visto en mucho tiempo.

De repente, el niño observó a su padre y se lanzó directamente a sus brazos, dándole el abrazo más fuerte mientras lloraba de emoción. El jefe Massard también comenzó a llorar. Todos aplaudieron por el hermoso momento que vivieron.

Poco después, Skylar, de 6 años también fue conducida para el sorpresivo encuentro. Cuando la niña se dio cuenta de quién estaba frente a ella, corrió a los brazos de su papá. Las lágrimas salían de sus ojos cuando su padre le dijo que no se volvería a ir.

Publicidad

Luego, en el momento más lindo, la hija menor, que todavía no va a la escuela por su corta edad, se colgó por la espalda de su padre y mostró una gran sonrisa al abrazarlo.

Publicidad

MUCHAS EMOCIONES

El oficial experimentó muchas emociones al ver a sus hijos después de estar lejos de ellos por más de medio año.

"Sabía que cuando los viera iban a llorar, yo también lloraría. Esta ha sido una experiencia maravillosa y agradezco a todos los que participaron”, expresó.

Ryan cortó la cinta amarilla del árbol, lo que significa el final de su viaje. En ese momento, se dijo que este padre no volvería a marcharse hasta dentro de al menos tres años.

Si quieres conocer más historias inspiradoras y emotivas, suscríbete a AmoMama. En nuestra página encontrarás la más variada información. 

Publicidad