Dueño se disfraza de indigente y visita sus restaurantes para determinar su heredero - Historia del día

Vanessa Guzmán
20 oct 2021
09:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

El señor Carlos Santiago había estado contemplando su vida y se dio cuenta de que aún tenía que hacer su testamento. Pero, quién heredaría su patrimonio, que incluía varios restaurantes de lujo. Entonces decidió realizar una prueba y descubrió algo inesperado.

Publicidad

A pesar de lo que piensan la mayoría de las personas en su ciudad, el Sr. Santiago no nació siendo millonario. Su madre lo crio solo mientras trabajaba por un salario mínimo y cuando creció, tomó algunos empleos para ayudar a su mamá.

El Sr. Santiago comenzó a lavar platos en un restaurante y finalmente se convirtió en asistente de cocina. Pero quería hacer más. Entonces comenzó a tomar clases nocturnas de negocios en la universidad local y luego se convirtió en su propio jefe.

Hombre sin hogar. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Su primer restaurante era pequeño y tenía un menú sencillo. Pero fue brillante y popular entre la gente. Luego pidió su primer préstamo bancario para abrir otro y su gran éxito despegó. Sus restaurantes ganaron premios.

Los mejores chefs del país querían trabajar para él. Fue entonces cuando comenzó a crecer. Era el empresario más respetado de la zona.

Con el paso de los años el Sr. Santiago ya no podía administrar sus restaurantes porque apenas podía salir de su casa debido a una enfermedad. Sus médicos le explicaron que podría ser el momento de poner sus asuntos en orden, y así fue como se encontró con un dilema.

Publicidad

A él no le quedaba familia. Nunca encontró el amor de su vida a pesar de haber compartido con muchas mujeres. Tampoco tuvo hijos. “¿A quién debo dejarle mi patrimonio?”, se preguntaba a menudo.

Uno de sus abogados sugirió dejarlo en manos de un aprendiz o de una organización benéfica. Pero quería pensar bien las cosas antes de formalizar su testamento. Se sentó en su amplio porche delantero con un bloc de notas.

“A quienquiera que le dejo esto debe haber luchado como yo para apreciarlo de verdad. ¿Cómo puedo averiguarlo? ¿Debo mirar los currículums de los gerentes y chefs? Eso parece tan impersonal”, reflexionó el Sr. Santiago en voz alta.

Publicidad

Pero la inspiración llegó y él ideó un plan. Se vistió con su ropa más vieja y compró un bastón gastado de segunda mano. Se dejó crecer la barba antes de salir a visitar sus restaurantes.

"Señor, lo siento. No puedes entrar aquí”, dijo el gerente de uno de los establecimientos. Y cuando el Sr. Santiago intentó insistir, llamó a los guardias de seguridad. “Está bien, no vas a conseguir nada”, pensó y se dirigió hacia su otro restaurante.

Plato con comida. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Vete, viejo! Las personas sin hogar no pueden ingresar a este lugar con estrellas Michelin. Puedes buscar las sobras en la basura después de que cerremos”, expresó la anfitriona.

“Vaya, no tengo los mejores empleados del mundo”, se dijo mientras se alejaba. Santiago no había estado a cargo de la contratación en décadas. Tenía una empresa de gestión que se encargaba de todo eso.

A continuación, se presentó en su exitoso bar-restaurante. El más popular entre las destacadas personalidades de su ciudad. Allí tampoco se le permitió entrar.

“Hombre, lárgate de aquí. Este lugar tiene un código de vestimenta. Puedes probar en el comedor de beneficencia más cercano”, le dijeron.

Publicidad

Estaba perdiendo la esperanza. “Supongo que ninguno de mis empleados cree que todo el mundo merece un trato amable”, pensó con tristeza. Pero el Sr. Santiago quería probar un lugar más. Se fue al primer restaurante que abrió en la ciudad.

Era un lugar muy elegante. Servía comida italiana deliciosa y auténtica, que era su favorita. Esta vez, decidió ir a la parte de atrás y probar las cosas desde allí. Llamó a la entrada trasera y salió el jefe de cocina. "¿En qué puedo ayudarlo”, precisó.

“¿Puedo comer aquí? Tengo dinero para pagar”, declaró el empresario.

“Dame un segundo”, respondió el chef y cerró la puerta. El Sr. Santiago estaba seguro de que el chef estaba a punto de traer al gerente y posiblemente a un guardia de seguridad para ahuyentarlo. Afortunadamente, eso no sucedió. El chef abrió la puerta y lo acompañó al interior.

Publicidad

Chef. | Foto: Pexels

"Gracias. ¿Cuál es su nombre?", preguntó.

“Mi nombre es Bernardo Flores. Soy el jefe de cocina aquí ", respondió. Condujo al Sr. Santiago a una mesa cerca de la cocina. Esta era una parte privada del restaurante difícil de conseguir. El hombre mayor le dio las gracias mientras se sentaba.

Publicidad

Lo trataron como a la realeza, y cuando el Sr. Santiago pidió la cuenta, el chef dijo que ya había pagado. "¿Por qué harías algo como eso? Dije que tengo el dinero”, comentó el dueño, fingiendo estar enojado cuando, de hecho, estaba contento.

“Señor, sé que probablemente ahorró ese dinero durante mucho tiempo para comer aquí. La comida es fantástica, pero algunos de los precios son un poco elevados en mi opinión. Debería guardar ese dinero”, comentó Flores.

"Sabes que en muchos otros restaurantes no me dejaron entrar. ¿Por qué tú?", preguntó el Sr. Santiago.

"Ah, eso es terrible. Quiero decir, si tienes el dinero, deberías poder ir a cualquier parte. Te dejo entrar porque sé lo que es estar en tu puesto. Estuve sin hogar durante mucho tiempo hasta que un hombre amable me ofreció un trabajo hace años. Me entrenó para convertirme en chef”, explicó Bernardo.

Publicidad

"Y ahora estás aquí. Escuché que este es uno de los mejores lugares de la ciudad”, agregó el Sr. Santiago, queriendo saber más.

"Sí lo es. También es el trabajo perfecto. Admiro al hombre que lo creó. Planeo abrir mi propio lugar algún día, uno que acogerá a cualquiera, rico o pobre. Pero esto es genial por ahora", dijo el chef.

Chef preparando platos elegantes. | Foto: Pexels

Publicidad

Al Sr. Santiago le sorprendió que Flores no lo reconociera, pero debe ser por su disfraz de vagabundo. “Gracias, jovencito. Me diste mucho en qué pensar”, le dijo al chef. Luego se puso de pie, dejó varios billetes de dólar en la mesa y se alejó.

Mientras tanto, el chef se despidió del anciano y continuó trabajando. “Chef, el hombre dejó $ 1,000 en la mesa”, dijo una de sus camareras, Wendy.

"¿Qué? Eso es imposible", exclamó Flores frunciendo el ceño. Después de que Wendy le entregó el dinero, salió y trató de encontrar al vagabundo, pero no tuvo éxito. Decidió dividir el dinero entre su personal.

Unos meses después, se enteró del fallecimiento del Sr. Carlos Santiago y se sorprendió al ver su foto en la televisión. Una semana después, se sorprendió aún más cuando el abogado del difunto lo contactó.

Publicidad

El anciano le dejó todo, incluida una breve carta escrita a mano, en la que explicaba que él era el vagabundo y por qué lo eligió como su heredero.

La carta terminaba con: "Espero que estés a la altura del desafío de ser el dueño del restaurante más importante de la ciudad. Tu comida es buena, pero ahora viene la parte difícil. ¡Buena suerte!"

Anciano escribiendo carta. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Todos merecen respeto: Si bien la mayoría de los restaurantes mantienen su derecho a denegar el servicio, no es necesario tratar a las personas como si fueran escoria.

Las cosas buenas les llegan a quienes las ganan: El Sr. Santiago trabajó duro para hacerse rico y vio que el Chef Flores tenía el mismo espíritu, a diferencia de algunos de sus otros empleados.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad