Historias Inspiradoras

19 de octubre de 2021

Millonario pierde su billetera en un vecindario pobre - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Un hombre de negocios millonario, el Sr. Gómez, dejó caer su billetera en un barrio pobre una noche. Se sorprendió mucho cuando su teléfono sonó poco después.

El Sr. Gómez, un joven empresario con un patrimonio millonario, se paseó un día por un barrio pobre con su guardaespaldas, Andrés. Quería ver personalmente el solar que iba a comprar para un nuevo edificio.

Para llamar menos la atención, el Sr. Gómez lo visitó de noche y llevaba ropa informal. Luego se dirigió a un restaurante para comer con su guardaespaldas. "Pide lo que quieras, Andrés. Has hecho una gran labor y has trabajado hasta tarde", le dijo.

Niños caminando en vecinadario pobre. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cuando llegó el momento de pagar, el millonario se dio cuenta de que le faltaba la cartera. "Debe haberse caído durante nuestra visita", le dijo a su guardaespaldas. "Podemos regresar por ella, señor, aunque dudo que alguien la devuelva", respondió Andrés.

Sin embargo, el Sr. Gómez pensaba lo contrario y sabía que todavía había gente buena en el mundo. Pagó la comida a través de la banca en línea y le dijo a su guardaespaldas:

"¿Quién sabe? Quizá algún alma bondadosa lo haga. Tengo una tarjeta de presentación dentro, así que quien la encuentre puede llamarme directamente".

Publicidad

"De acuerdo, señor. Pero yo en su lugar no me haría ilusiones", respondió Andrés. Esa noche, el millonario y su guardaespaldas esperaron una llamada telefónica, pero lamentablemente nadie llamó para devolver la cartera.

Hombre sosteniendo un telefono. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Andrés estaba seguro de que, en cuanto alguien viera la cantidad de dinero que había dentro, no se atrevería a regresarla. Sin embargo, justo antes de irse a la cama, sonó el teléfono del Sr. Gómez: era alguien que quería devolverle la billetera.

La noche siguiente, el adinerado hombre y Andrés volvieron al barrio pobre para encontrarse con el joven que había llamado el día anterior.

El guardaespaldas comprobó inmediatamente el contenido para ver si faltaba algo, pero todos los billetes seguían dentro. Tras devolver la cartera, el joven dijo:

"Disculpe, señor. ¿Está bien si le pido algo de dinero?".

Publicidad

"¡Lo sabía!", dijo Andrés. "Sabía que quería algo a cambio". El Sr. Gómez le preguntó al joven cuánto necesitaba, a lo que el chico respondió: "Solo dos monedas de 25 centavos, señor", respondió el chico.

Hombre sacando billetes de su cartera. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Verá, he buscado un teléfono toda la tarde para llamarle, pero no tenía suficiente dinero para la cabina. Así que le pedí prestadas dos monedas al hombre que vendía pan y le prometí que se las regresaría", añadió.

Andrés se sintió conmovido por la amabilidad e inocencia del chico, que lo abrazó inmediatamente. Mientras tanto, el Sr. Gómez se alegraba de que todavía hubiera gente buena y honesta en el mundo.

Al día siguiente, el millonario decidió que no haría un edificio en el barrio pobre. En su lugar, construyó una pequeña escuela a la que pueden asistir gratuitamente niños como el que le devolvió la cartera.

Publicidad

También construyó una fundación que enseña a los sin techo y a los desempleados, habilidades básicas con las que pueden ganar dinero. Andrés fue el primero que donó a la fundación del Sr. Gómez, ya que estaba conmovido por lo ocurrido.

Hombre posa para la cámara. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que todavía hay bondad en este mundo.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que inspire a la gente a compartir sus propias historias o a ayudar a otra persona.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad