logo
Shutterstock
Shutterstock

Mi esposo sufrió un accidente automovilístico junto a su amante, y yo tengo que adoptar a su hija - Historia del día

La vida está llena de giros inesperados. Me di cuenta el día que mi esposo tuvo un accidente automovilístico y tuve que adoptar a la hija de su amante.

Publicidad

Solía ser una gimnasta famosa cuando era joven. Pero tuve un desafortunado accidente que le puso punto final a mi carrera y me dejó infértil.

La noticia me destruyó. Pero cuando se lo dije a mi esposo José, él se mostró comprensivo y me dijo que no me preocupara porque podíamos adoptar.

Choque de dos vehículos. | Foto: Shutterstock

Choque de dos vehículos. | Foto: Shutterstock

No puedo decirte lo aliviada que me sentí cuando dijo eso. Sin embargo, con el paso del tiempo, sus palabras perdieron su significado. Cada vez que le preguntaba a José sobre la adopción de un niño, simplemente se encogía de hombros.

“Yo también quiero adoptar, cariño, pero creo que deberíamos estar mejor preparados para esto”, decía.

Publicidad

Siempre había pensado que estaba ansioso por convertirse en padre y no podía tomar una decisión. Después de todo, sabes cómo son estos nuevos padres, siempre les preocupa no poder cuidar adecuadamente a su hijo.

Pero pasaron varios años así, y José posponía la adopción de todas las formas posibles. Lentamente, comencé a pensar que él nunca había querido tener un hijo.

Comencé a pensar que él solo había estado de acuerdo porque yo siempre había querido convertirme en madre. Pero después de un tiempo, me di cuenta de que ese no había sido el caso.

Una mujer con rostro angustiado hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Una mujer con rostro angustiado hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, recibí una llamada informándome que mi esposo y su amante habían muerto en un accidente automovilístico. Sí, José me había engañado. No había sido un marido fiel. Pero mi corazón se hundió cuando escuché la noticia. No podía dejar de llorar.

Sin embargo, justo cuando estaba a punto de colgar la llamada, el hombre me dijo algo que me dejó en shock. “Señora, tiene suerte de que su hija sobreviviera. La llevaron de urgencia al hospital y esperamos que se recupere pronto”.

“¿Qué acaba de decir?”, pregunté ansiosa. “¡¿Una niña?!”. “Sí, señora”, continuó el hombre. “Tenían a su hija con ellos, pero ella sobrevivió”.

Me sentí desorientada por un momento y me agarré con fuerza a los extremos de una mesa. “¿Está seguro de que llamó al número correcto?”, le pregunté al hombre.

Solo quería que me dijera que todo había sido un error, que nada de esto era cierto y que había marcado el número equivocado. Pero lamentablemente su respuesta destrozó todas mis esperanzas.

Mujer llorando con las manos sobre su rostro. | Foto: Pexels

Mujer llorando con las manos sobre su rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

“Sí, señora. Es el número correcto”, respondió. “Obtuvimos este número del teléfono de la víctima. Estaba en la lista de contactos de emergencia, así que la llamamos”.

Estaba destrozada. Mi esposo y yo habíamos estado juntos durante cinco años, y no hubo un solo momento en el que sospechara que no estaba contento conmigo.

“¿Por qué hiciste esto, José? ¿Por qué no me dijiste que querías dejarme? ¡La infidelidad no era algo que esperaba de ti!”, pensé para mí misma y me derrumbé en la cama, llorando.

A la mañana siguiente, me despertó una llamada del hospital de la ciudad. “Hola, señora, hemos recibido la noticia de que es pariente de la niña que fue llevada al hospital después del accidente automovilístico de ayer. La niña, lamentablemente, no está bien”, me dijo una doctora.

“¿A quién le importa?”, repliqué. “De todos modos no soy su pariente, así que no me importa. Por favor, no me vuelvan a llamar”, agregué. Estaba a punto de colgar cuando la doctora me interrumpió.

Doctora sosteniendo un teléfono celular en su mano. | Foto: Pexels

Doctora sosteniendo un teléfono celular en su mano. | Foto: Pexels

Publicidad

“Es solo una niña, señora”, continuó. “Y no tiene a nadie que la cuide. No le estoy obligando a cuidarla, pero por favor, piénselo”.

No pude dormir nada esa noche. Cada vez que cerraba los ojos, mis pensamientos volvían a la niña. Le había dicho firmemente al médico que no me importaba, pero por dentro, seguía preocupándome por ella después de lo que me dijo.

Entonces decidí visitarla al día siguiente. Fui al hospital y completé los trámites. Incluso estuve de acuerdo en pagar el tratamiento de la niña.

Sin embargo, decidí que la enviaría a un orfanato después de que se recuperara. De lo contrario, sería un constante recordatorio de que mi esposo me había estado engañando con su madre y no podría soportarlo.

Pero el destino es el destino, y no importa cuánto lo intentemos, no podemos cambiarlo. Estaba a punto de salir del hospital cuando vi la puerta de la sala de niñas entreabierta. Su pequeño cuerpo estaba vendado y parecía estar bastante sola.

Mujer angustiada con la mano sobre su boca. | Foto: Pexels

Mujer angustiada con la mano sobre su boca. | Foto: Pexels

Publicidad

Decidí sentarme a su lado durante unos minutos y luego irme, pero no me había dado cuenta de lo rápido que había pasado el tiempo. Terminé quedándome varias horas, pero las cosas no terminaron ahí.

Comencé a visitarla a diario. Le cambiaba las sábanas, su ropa e incluso leía sus cuentos por la noche. Esperaba que se recuperara pronto. Afortunadamente, el tratamiento también había sido eficaz.

Pero justo cuando todo parecía encajar, surgió un nuevo problema: había agotado mis ahorros porque el tratamiento era caro. Mis amigos me aconsejaron que dejara de prestarle atención a la niña y buscara un nuevo trabajo. Bueno, no tenía otra opción.

Fui al hospital y les informé que ya no podía pagar el tratamiento de la pequeña. Después de eso, fui a verla y me senté con ella durante horas. La tomé de las manos y lloré por no poder cuidarla.

“Lo siento mucho”, dije mientras sollozaba. “Espero que encuentres a alguien que te cuide”. De repente, la niña abrió los ojos. “Mamá, ¿por qué lloras?”, me preguntó en voz baja. Me quedé atónita. No supe cómo reaccionar.

Una mujer y una niña recostadas en una cama. | Photo: Pexels

Una mujer y una niña recostadas en una cama. | Photo: Pexels

Publicidad

La niña volvió a hablar. “Mamá, ¿estás bien?”. En este punto, no pude contener las lágrimas. Había soñado con esto toda mi vida. Siempre quise un hijo y sentí que ese sueño finalmente se estaba haciendo realidad.

Tomé su mano. “No te preocupes, cariño, estoy aquí”, le aseguré. Ella me dio una sonrisa agradable. “Estoy muy feliz de verte, mamá. Quiero ir a casa”.

Esa mujer en mí que estaba empeñada en enviarla a un orfanato se había transformado en alguien que quería quedarse con ella para siempre. Entonces, sí, decidí adoptarla. Después de que se recuperó, comencé con todo el papeleo y, en unos meses, todo estaba finalizado.

La llamo Clara y estoy muy feliz de tenerla en mi vida. Pero decidí que, cuando cumpla 18, le contaré todo sobre cómo nos conocimos y quiénes eran sus padres biológicos. No quiero ocultarle nada a mi hija.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No se puede etiquetar a los niños cuyos padres fueron malas personas. Odiaba a Clara solo porque era la hija de la amante de mi esposo. No estuvo bien de mi parte hacerlo.

Los niños son inocentes y cualquier persona que es amable con ellos toca su corazón. Cuando Clara se despertó, no se había dado cuenta de que yo no era su madre. Ella solo me vio a su lado, sosteniendo sus manos y llorando, y pensó que yo era su mamá.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Cuidé de mi marido discapacitado durante 9 años, un día llegué temprano a casa y lo vi de pie - Historia del día

25 de octubre de 2023

Señora mayor recibe llamada de una mujer que dice ser la hija que creía muerta al nacer hace 46 años - Historia del día

09 de agosto de 2023

Vivo sola a los 68 años porque mis hijos han olvidado que existo - Historia del día

25 de julio de 2023

4 familias se negaron a adoptarme en 5 años por culpa de mi madre biológica - Historia del día

28 de octubre de 2023

Mi adorable futuro hijo apareció en mi habitación al día siguiente de saber que yo era infértil - Historia del día

06 de septiembre de 2023

Niño huérfano espera a mamá en la parada del bus, luego una mujer se baja del autobús y se lo lleva - Historia del día

07 de noviembre de 2023

Mi único hijo me abandonó en mi momento más débil, decidí dejar mi herencia a un taxista - Historia del día

05 de septiembre de 2023

Tras años de búsqueda, una mujer encuentra a su padre en la residencia donde trabaja - Historia del día

27 de octubre de 2023

Mi madre de 75 años se niega a mudarse a mi casa y suplica que la dejen en una residencia - Historia del día

05 de noviembre de 2023

Exalumno me salvó de la pobreza cuando perdí a mi esposo y a mi hija en un solo día - Historia del día

05 de octubre de 2023

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

29 de septiembre de 2023

Pareja de ricos adoptó a niño que nos negaron por ser pobres, hoy ese mismo chico me llama "mamá" - Historia del día

22 de septiembre de 2023

Mientras sostenía a mi 2do bebé en brazos por primera vez, me enteré de que mi hijo mayor había muerto una hora antes - Historia del día

17 de agosto de 2023

Me quedé atónita al oír a mi hija llamar "mamá" a la nueva esposa de mi ex marido - Mi historia

04 de noviembre de 2023