logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer anciana y enferma tiene que elegir entre 7 gatos y una hija alérgica - Historia del día

Diego Rivera Diaz
25 oct 2021
19:00

Cuando mi madre se rompió la cadera, la llevé a mi casa a recuperarse. Pero no contaba con la pequeña "sorpresa" que trajo consigo.

Publicidad

Creo que muchas madres e hijas tienen relaciones algo tensas cuando son más jóvenes. La mayoría parece acercarse más adelante en la vida. Pero ese no fue mi caso en lo absoluto.

Nunca me llevé bien con mi madre. Ni cuando era niña, ni de adolescente, ni ahora que soy una mujer adulta. De hecho, nuestra relación se hizo más difícil con los años. Y luego se mudó a mi casa.

Equipaje viejo. | Foto: Shutterstock

Equipaje viejo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El teléfono sonó y una vecina de mi madre me informó que acababan de llevarla al hospital. Al parecer, mamá se había resbalado en la vereda de su casa, se había caído y se había dado un golpe terrible.

Inmediatamente tomé el coche y manejé hasta el hospital para estar junto a ella. Cuando llegué, los médicos me dijeron que se había roto la cadera y que tenía que hacerse una cirugía de emergencia.

Me dejaron verla, pero solo unos momentos. Yacía en la cama, pálida y frágil, y me entristeció verla así. "Mamá", dije, "aquí estoy...".

Lee más: Cajera echa a un anciano del banco pero un policía regresa con él ese mismo día - Historia del día

Publicidad

Abrió los ojos y me miró. "¡Ya era hora!", dijo enfadada. "¡Quiero que vayas a la casa y alimentes a mis gatos!".

"Estoy más preocupado por ti en este momento, mamá", respondí.

"Y yo estoy preocupada por mis gatos", dijo, "así que toma mi llave y ve a mi casa. La comida está en el armario sobre el fregadero".

Llaves de casa. | Foto: Pexels

Llaves de casa. | Foto: Pexels

Publicidad

Luego de su cirugía, cuando los médicos me dijeron que estaba descansando, fui a su casa. En el momento en que abrí la puerta, fui asaltado por una ola de gatos que ronroneaban y maullaban.

¡Eran demasiados! La última vez que estuve en esa casa, mi madre tenía solo tres gatos. Conté las colas meneándose frente a mí. ¡SIETE! ¡Ahora tenía siete gatos! Entré a la cocina, encontré la comida y la serví.

Cuando salí de la casa, sentí un molesto cosquilleo en mi garganta, picazón en los ojos. Supe que estaba sufriendo de una crisis alérgica. Saqué mis pastillas y tomé una. Siempre había sido alérgica al pelo de gato.

Dos semanas después, los doctores de mi mamá la dieron de alta, pero dijeron que necesitaba supervisión y apoyo. Naturalmente, ofrecí cuidar de ella en mi casa. Ella rechazó la idea y dije que estaría mejor sola.

Publicidad

Tuve que convencerla. No fue nada fácil. En parte por lo terca y obstinada que es, y en parte porque realmente no era algo que me emocionara mucho.

A fin de cuentas, la única forma de que aceptara fue acceder a que se mudara ella con sus siete gatos. Fue un infierno. Mi madre era tan desagradable como siempre lo había sido. Y ahora tenía un ejército de gatos para desatar mis alergias.

Siete gatos sobre sofá. | Foto: Shutterstock

Siete gatos sobre sofá. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Las pastillas para la alergia me daban mucho sueño, y hacían difícil trabajar y conducir. Sugerí usar un hotel de gatos, y expliqué mi alergia, pero mi madre ni se inmutó.

"¡No seas tan egoísta! ¡Es solo algo temporal, así que puedes aguantarlo!", dijo mi madre. Pero no fue tan temporal como esperábamos. Tres meses después, el doctor dijo que no había forma de que mi madre volviera a vivir sola.

Estaba digiriendo la noticia en el consultorio del doctor cuando oí a mi madre responder. "No hay problema, me quedaré con mi hija. Ya estamos bien instaladas. Ella es una solterona, así que no molesto a nadie", dijo.

Me sentí humillada por lo de "solterona" y enfurecida porque estuviera tomando decisiones por mí. "Te puedes quedar, mamá, pero los gatos tienen que irse. Puedes quedarte con uno, máximo".

Publicidad

"¿¡QUÉ!?", exclamó mi madre. "¿Quieres que me deshaga de mis gatos? ¡NUNCA! Me voy a mudar con tu hermano entonces. ¡Es un hijo cariñoso y obediente!", dijo.

Y eso hizo. Tres días después, la conduje más de 250 kilómetros hasta la casa de mi hermano. Todos los gatos fueron con nosotros en el auto, aullando todo el camino. Mi nariz no paró de gotear. Apenas podía respirar.

Gatito dentro de auto. | Foto: Shutterstock

Gatito dentro de auto. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Dejé a mi mamá, a su equipaje y a sus gatos en manos de mi hermano, me di la vuelta y me fui. ¡Por fin era libre! La decisión de mi madre fue una bendición. Ahora le tocaría a mi hermano y a su mujer lidiar con esos problemas.

Un par de días después sonó el teléfono. Cuando atendí la llamada, oí a mi madre llorando. "¡Sandra, es un MONSTRUO!", dijo.

"¿Mamá? ¿Qué pasó?", le pregunté.

"¡Tu hermano! Se casó con un monstruo. Ella lo obligó a llevar a mis gatos a un refugio. ¡Dijo que estaban destrozando sus cortinas!"

"¡Ay, Dios mío!", dije, fingiendo total seriedad. Por dentro, me estaba muriendo de la risa.

Publicidad
Mujer sonriendo al teléfono. | Foto: Unsplash

Mujer sonriendo al teléfono. | Foto: Unsplash

"Por favor, Sandrita, ¿puedo quedarme contigo?", preguntó. ¡Nunca había escuchado a mi madre pedirme algo por favor! Nunca.

Publicidad

"Mamá", dije, "sabes que tengo alergias, así que puedes olvidarte de los siete gatos".

"Claro mija, pero dijiste que podía tener uno...".

Lee más: Esposo regresa de un viaje de negocios y ve a un bebé en la mesa con dos notas al lado - Historia del día

"Ok mamá, iré por ti y luego podemos buscar a un gatito en el refugio, ¿de acuerdo?".

Así que mi madre volvió a mudarse conmigo, y elegimos un lindo gatito al que llamamos Achú. Era realmente precioso, y no me daba tanta alergia.

No les voy a decir que mi mamá y yo nos llevamos de maravilla, porque sería mentira. Pero estamos aprendiendo a convivir, y tal vez aprendamos cómo querernos.

Publicidad
Mujer joven y madre anciana. | Foto: Shutterstock

Mujer joven y madre anciana. | Foto: Shutterstock

¿Qué podemos aprender de esta historia?

1. No podemos imponer nuestra forma de vida a otras personas.

Publicidad

2. Aprende a ceder un poco, y podrías descubrir que hay mucho que ganar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Niña le agarra la mano a un indigente sucio y lo lleva a su casa - Historia del día

12 de abril de 2022

Esposo abandona a su familia tras 16 años: el hijo culpa a su madre y se niega a vivir con ella - Historia del día

05 de mayo de 2022

Mujer descubre que madre biológica que la abandonó en el frío vive al lado - Historia del día

16 de abril de 2022

Anciana le pide a doctora que le diga a su hijo que está muerta y luego una mujer desconocida se la lleva - Historia del día

14 de marzo de 2022

Madre pobre vive en un tráiler con su hijo y nunca deja entrar a nadie hasta que debe ser hospitalizada - Historia del día

24 de febrero de 2022

Nuera obliga a suegra mayor a mudarse al viejo garaje: semanas después, un hombre se presenta - Historia del día

29 de marzo de 2022

Antes de la Pascua, niña le lleva víveres a anciana solitaria y la mujer reconoce su anillo - Historia del día

02 de mayo de 2022

Tras muerte de su madre, mujer deja a hermana tres billetes de 1 dólar y una nota como herencia - Historia del día

03 de abril de 2022

Hombre rico lleva a mujer pobre con bebé a su casa: ella reconoce a la madre de él de su pasado - Historia del día

26 de marzo de 2022

Anciana visita la tumba de su esposo y ve a dos niños pequeños parados allí - Historia del día

26 de abril de 2022

Mujer cría a la niña que su hijo abandonó hace 10 años: él regresa y ve la casa abandonada y vacía - Historia del día

21 de abril de 2022

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

Hijo echa a su madre de 80 años a un asilo de ancianos: años después no la encuentra allí - Historia del día

13 de mayo de 2022

Hombre visita a su madre viuda después de 3 años: halla un desastre y oye a hombre toser en otro cuarto - Historia del día

10 de abril de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited