logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Cajera echa a un anciano del banco pero un policía regresa con él ese mismo día - Historia del día

Georgimar Coronil
19 oct 2021
14:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Gabriel Rodríguez fue al banco a sacar dinero, pero la cajera le dijo que su documento de identidad había caducado. Se produjo una discusión y el banco llamó a la policía para que le ayudara.

Publicidad

El Sr. Rodríguez vivía en Miami desde que se graduó en la universidad. No se casó ni tuvo hijos, pero nunca se sintió solo. Podía hacer todo por sí mismo, excepto manejar la tecnología.

Gabriel odiaba hacer recados, pero iba al banco una vez al año. Ese día, necesitaba sacar una cantidad importante de dinero para tenerlo en casa en caso de emergencia, y su tarjeta de débito también había expirado.

Billete y tarjeta de débito. | Foto: Pexels

Publicidad

Su banco habitual se había fusionado con otro más grande, y algunos de los empleados que Gabriel conocía desde hacía años habían desaparecido.

"Hola, me llamo Gabriel Rodríguez. Necesito retirar 2.000 dólares de mi cuenta, y también necesito renovar mi tarjeta de débito", explicó a la joven cajera con una etiqueta con su nombre que decía, Sra. Sara Sánchez.

"Hola, bienvenido. No hay problema. Solo necesito ver su identificación", respondió Sánchez. Gabriel le entregó su carnet de conducir.

Lee también: Cada semana, joven lleva a una nueva anciana a un restaurante, todos lo juzgan, pero en vano - Historia del día

Publicidad

"Lo siento, señor. Este permiso de conducir ha caducado. ¿Tiene algún otro tipo de identificación? ¿Tal vez un pasaporte?", dijo la trabajadora.

"No, señora. Nunca he tenido un pasaporte en mi vida. Siempre he utilizado el carnet de conducir. ¿Cuál es el problema?", preguntó el Sr. Rodríguez.

"De nuevo, lo siento. Pero necesitamos un documento de identidad válido, y este caducó hace años", continuó la señora Sánchez.

Hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

"Bueno, pero todavía tiene mi nombre, y es el mismo de mi tarjeta de débito. No veo cuál es el problema", insistió Gabriel.

"Señor, es la política del banco. Tiene que renovar su licencia o mostrarme otra forma de identificación para completar su solicitud", explicó Sánchez.

"Eso no tiene ningún sentido. Aunque no esté vigente, sigue demostrando que soy yo. También tiene mi foto. Llevo años en este banco y es una gran molestia venir aquí personalmente. Solo ayúdeme", continuó el Sr. Rodríguez.

"Lo siento, señor. Pero tal vez recuerde que nuestro banco ha pasado recientemente por una gran fusión. Eso significa que se aplican nuevas políticas, y esto es solo la forma en que funciona aquí", explicó la dama, tratando de ser paciente.

Publicidad

"Eso no tiene ningún sentido. Necesito que me den mi dinero, pero no tengo tiempo para políticas estúpidas. Es mi dinero", exclamó el anciano, empezando a alterarse.

"Señor, cálmese. Legalmente no puedo hacer nada en este momento. Solo soy una empleada", intentó razonar Sánchez.

Oficial de policía. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡PONME CON EL GERENTE AHORA, ENTONCES! NO A UNA NIÑA QUE NO SABE HACER SU TRABAJO!", argumentó Rodríguez.

En ese momento, la Sra. Sánchez se estaba poniendo nerviosa y el guardia de seguridad del banco se acercó a ellos para calmar la situación. Sin embargo, el Sr. Gabriel se mantuvo firme. El jefe de Sara se acercó y le explicó lo mismo al hombre mayor, pero este seguía sin calmarse.

Por lo tanto, llamaron a la policía y se presentaron dos agentes. "Señor, voy a tener que escoltarle fuera", dijo la teniente Emma Chacón, mientras su compañero, el sargento Carlos Blanco, hablaba con el gerente.

Lee también: Niño mimado insulta a una anciana en la fila del centro comercial, y el karma lo castiga de inmediato - Historia del día

Publicidad

"Esto es ridículo. Tienen mi dinero como retenido. Deberían arrestarlos", exigió el Sr. Rodríguez.

"Nadie va a ser arrestado hoy. Tiene que abandonar el establecimiento y volver cuando tenga toda la documentación requerida", continuó la oficial Chacón. El hombre mayor finalmente cedió y salió con los oficiales.

"¿Puede decirme dónde puedo renovar mi licencia de conducir?", preguntó derrotado. La teniente le explicó y el anciano empezó a alejarse. Pero la oficial se dio cuenta de la lentitud con la que caminaba Gabriel.

Personas esperando. | Foto: Pexels

Publicidad

"Señor, ¿no tiene vehículo?", le preguntó antes de que llegara demasiado lejos.

"No, jovencita. Por eso me ha caducado el carnet. Mi visión no es la mejor, y además tengo problemas de rodilla. No es seguro conducir así", le contestó sin darse la vuelta.

Esta ciudad es pequeña, pero caminar para hacer recados lleva un tiempo considerable, pensó Emma. Decidió llevarle.

Había una cola enorme en la oficina para sacar la licencia de conducir, pero el Sr. Rodríguez no debería tener que esperar tanto tiempo en la cola con sus problemas de salud.

Una vez más, la teniente Chacón utilizó su influencia para llevarle al frente. Por suerte, para los conductores ancianos no hay mayores requerimientos y la amable señora del mostrador agilizó la renovación. Menos de media hora después, el Sr. Rodríguez estaba listo para volver al banco.

Publicidad

Los agentes le llevaron directamente hasta allí. "Muchas gracias. Teniente Chacón. Fui grosero entonces. No soy la persona más social, y hacer recados a mi edad se ha convertido en una molestia. No creí que fuera a tener problemas por tener la licencia caducada", se disculpó Gabriel.

Patrulla de policía. | Foto: Pixabay

Publicidad

"No se preocupe, señor. A nadie le gusta hacer recados", respondió Emma.

"Ojalá supiera usar la computadora para poder hacer la mayoría de las cosas desde casa, pero eso es otro tema para mí", añadió Rodríguez.

Se rieron un poco y Emma entró con él en el banco para comprobar que todo iba bien. El hombre también se disculpó con la Sra. Sánchez y con el director del banco por su arrebato. Lo entendieron y esperaron que siguiera siendo un cliente fiel.

Lee también: Niño paga los comestibles de una anciana hambrienta y luego le dice que pida un deseo - Historia del día

Publicidad

Después, los agentes le llevaron a su casa. "Puede que no hayamos salvado a nuestra ciudad de un delincuente, pero la misión de hoy nos ha sentado bastante bien", dijo Emma a Carlos.

"Sí, porque aun así hemos ayudado a alguien. Ese es nuestro trabajo, a pesar de lo que las noticias y las películas hacen creer a todo el mundo", dijo el sargento Blanco.

Oficiales de la policía. | Foto: Pixabay

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Respetar las políticas de los establecimientos: Algunas normas y directrices de las empresas pueden parecer absurdas, pero los empleados deben cumplirlas.

La policía ayuda y protege a la gente: La teniente Emma fue más allá de su deber, pero se sintió muy bien porque ayudar y proteger es su trabajo.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad