logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Conductor de autobús echa a una pobre mujer con un niño lloroso al frío extremo - Historia del día

Vanessa Guzmán
03 nov 2021
08:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un arrogante conductor de autobús echó a una mujer y a su bebé que lloraba al frío porque no tenía dinero para pagar el pasaje. Pero más tarde, recibió ayuda de una fuente inesperada.

Publicidad

Miranda había estado felizmente casada durante 15 años, y durante ese tiempo, ni una sola vez su esposo José había indicado que no estaba contento con ella o que deseaba el divorcio. Sin embargo, sucedió. Un día, él empacó sus pertenencias y la dejó sola con sus dos hijos.

El tercer bebé de Miranda estaba en camino en ese momento. La mujer luchaba por llegar a fin de mes. Cuando nació Kathy, aceptó un trabajo en un salón de belleza donde podía llevarse a la niña y cuidarla mientras hacía sus oficios.

Autobús en una calle nevada. | Foto: Shutterstock

Autobús en una calle nevada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Afortunadamente, sus hijos mayores, Raquel y Pedro, fueron bastante cooperativos y ayudaron a su madre en todo lo que pudieron desde muy temprana edad. Veían su esfuerzo y lucha por sostener su hogar.

Miranda también hizo todo lo posible por equilibrar el trabajo y el cuidado de los niños, pero no fue fácil. Kathy tenía solo unos meses y no podía soportar la idea de dejarla sola. Como resultado, la llevaba a todas partes, incluso al trabajo.

Desafortunadamente, una mañana, Miranda no pudo levantarse de la cama a tiempo porque luchó para poner a dormir a Kathy la noche anterior. Cuando la mujer miró su reloj, ya eran las 10:00 a.m.

Publicidad

El autobús estaba programado para salir a las 10:15 a.m., y si Miranda lo perdía, no podría tomar otro hasta las 10:40 a.m.

Pagar un taxi no era una solución viable, ya que ella vivía con un presupuesto ajustado, por lo que la mujer salió de la casa tan pronto como pudo.

Hacía mucho frío y Miranda sostenía a su bebé cerca de ella, cubierta con su abrigo para protegerla de las bajas temperaturas. Afortunadamente, había llegado a la parada del autobús justo antes de que estuviera listo para partir.

Subió al transporte y estaba a punto de tomar asiento cuando el conductor la detuvo abruptamente. "Disculpe, señora. ¡Se olvidó de pagar su pasaje!".

Publicidad

Lee también: Conductor de autobús echó a una mujer rica al frío porque no tenía $3, pero una pobre anciana interfirió - Historia del día

"Oh, lo siento, solo dame un minuto", se disculpó Miranda y comenzó a buscar su bolso, pero cuando metió la mano en su bolso, descubrió que le faltaba la billetera. Contenía tanto el pase de autobús como el dinero. Debió haberlo dejado apurada.

Billetera. | Foto: Shutterstock

Billetera. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Miranda revisó sus bolsillos para ver si guardaba algún cambio en ellos, pero desafortunadamente, también estaban vacíos.

Mientras tanto, el conductor del autobús se estaba impacientando. "¿Podrías darte prisa? Las carreteras están resbaladizas y no puedo conducir rápido porque está nevando", declaró enfáticamente.

Miranda levantó la vista de su bolso. "Lo siento, pero dejé mi bolso en casa. Tiene tanto mi dinero en efectivo como el pase del autobús".

El conductor la fulminó con la mirada. "Lo siento, entonces no puedo permitir que tomes este autobús. ¡Debe bajarse!"

Publicidad

"¡No por favor!" Suplicó Miranda. "Tengo una bebé conmigo y hace mucho frío. Prometo que una vez que llegue al trabajo, haré que alguien te pague".

El conductor estalló en carcajadas. "Buen intento, señora, pero muchas personas se han inventado historias como esa y se han salido con la suya sin pagar el pasaje. ¡No soy tonto!".

Miranda le suplicó de nuevo, pero Kathy empezó a llorar y los pasajeros se inquietaron. "¿Puedes bajar ahora? ¡Tu hija está llorando como si el mundo se estuviera acabando! ¡Es demasiado irritante!", gritó un hombre en el asiento delantero.

"Creo que vino a propósito con un bebé para que la llevara gratis. ¡Eso es tan barato!", dijo otra persona a bordo.

Publicidad

Los ojos de Miranda se llenaron de lágrimas en este punto. "No, no lo hice. Yo...".

"Por favor salga, señora. ¡Está haciendo perder el tiempo a todos!", interrumpió el conductor del autobús.

Bebé bien abrigada. | Foto: Pexels

Bebé bien abrigada. | Foto: Pexels

Publicidad

Abatida, Miranda recogió su bolso del asiento y salió del autobús, preparándose para el frío. Sin embargo, sus problemas estaban lejos de terminar.

Cuando Miranda finalmente llegó al salón, su jefa Linda la atacó. "¡Ahh! Aquí estás", se burló de ella. "Entonces, ¿cuál es tu razón para llegar tarde hoy? ¡¿No escuchaste la alarma?! ¡¿No pudiste coger un autobús?! ¿Eh?".

"Bueno, sí tomé el autobús", dijo Miranda en voz baja, "pero olvidé mi billetera y no pude pagar el pasaje. Así que me echaron y tuve que volver a casa a buscarla".

"Ahh ... ya veo", dijo Linda en voz baja. "Sabes, Miranda, creo que tienes demasiadas cosas en la cabeza. Verás, tenías prisa hoy y olvidaste tu bolso; quién sabe, al día siguiente, ¡podrías olvidar que incluso que tienes que presentarte al trabajo a tiempo!".

Publicidad

"Lo siento, Linda", dijo Miranda, avergonzada. "¡No volverá a suceder!".

"No hay necesidad de lamentarlo, Miranda, porque no dejaré que vuelva a suceder. Toma esto", dijo Linda, entregándole a la madre soltera la indemnización por despido.

Miranda no podía creer lo que estaba pasando. Le suplicó a Linda, manifestó que era una madre que sostenía sola a sus tres hijos.

Sus súplicas cayeron en oídos sordos. Abatida, recogió sus pertenencias y salió del salón. Pero en ese momento, escuchó una voz detrás de ella. "¡Disculpe, señora! ¿Podríamos hablar?".

Mujer con caja llena de herramientas de oficina. | Foto: Pexels

Mujer con caja llena de herramientas de oficina. | Foto: Pexels

Publicidad

La abatida madre se dio la vuelta y vio a una mujer de mediana edad parada allí. En una mano, sostenía la bufanda de Miranda y en la otra, un pequeño libro.

"¡Dejaste tu bufanda en el autobús! Vi lo que pasó y estaba a punto de pagarte el ticket, pero los pasajeros empezaron a gritar y tú te bajaste, así que te seguí hasta aquí. Siento no haber podido ser de más ayuda", se disculpó.

"¡Oh, no! Está bien", dijo Miranda. "Te agradezco que me devuelvas la bufanda".

"Bueno, hace mucho frío aquí y me temo que su bebé se resfriará", dijo la mujer. "¿Te importa si vamos a un café cercano?".

Publicidad

"Por supuesto", respondió Miranda mientras los dos caminaban hacia un lugar en la siguiente calle.

Al llegar, la mujer se presentó como periodista. Le mostró su identificación a Miranda. Su nombre era Johanna. Miranda también se presentó.

"Escuché tu conversación con tu jefe y lo siento", reveló Johanna.

"La razón por la que también quería hablar contigo es que estamos trabajando en desarrollar historias sobre madres solteras y las dificultades que enfrentan a diario. ¡Creemos que son todoterreno, que pueden hacer cualquier cosa! ¡Sus habilidades son ilimitadas! ¿Podría entrevistarte?”.

Publicidad
Máquina de escribir. | Foto: Pexels

Máquina de escribir. | Foto: Pexels

"Bueno, no creo que sea la persona adecuada", admitió Miranda, decepcionada. "Perdí mi trabajo y no tengo ni idea de qué hacer. ¡Siento que mis hijos tienen que sufrir por mi culpa!".

Publicidad

"¡Por favor no digas eso!" Dijo Johanna. "En realidad, mi hermana también es dueña de un salón. Si quieres, puedo pedirle que te busque un lugar".

"¿De verdad?". Los ojos de Miranda brillaron. "¿Estás segura de que puedes hacer eso?".

"Afortunadamente, sí. ¡Su salón abrió recientemente y todavía están buscando empleados!", respondió la periodista.

"¡Dios mío! ¡Muchas gracias!", respondió con alegría Miranda.

"¡Bueno, no tienes que agradecerme! Yo también soy madre soltera, y puedo entender tu difícil situación. Entonces, ¿comenzamos con las preguntas?".

Publicidad

Miranda estuvo de acuerdo. Una semana después, Johanna publicó un poderoso artículo sobre la difícil situación de las madres solteras. Destacó la historia de la mamá de Kathy y ese fatídico día en que la echaron del autobús y la despidieron de su trabajo.

La historia fue muy positiva para Miranda. Desde su publicación recibió mucho apoyo. Varias personas se presentaron para ayudar a la pobre madre recaudando fondos para ella. Más tarde, el conductor del autobús también llegó a su casa y le pidió disculpas.

Lee también: Conductor de autobús echa a hombre dormido al frío, llega a casa y vuelve a verlo - Historia del día

Publicidad

Miranda consiguió un trabajo en el salón de las hermanas de Johanna y estuvo allí durante cuatro años. Ahora abrió su propio salón en Nueva York.

Salón de belleza vacío. | Foto: Pexels

Salón de belleza vacío. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No todos los héroes usan capa: Gracias a los esfuerzos de Johanna, Miranda pudo conseguir un trabajo y mantener a sus hijos.

Aprende a ser amable y servicial: Así como Johanna ayudó a Miranda, el conductor de autobús pudo ser más solidario con ella cuando olvidó su billetera.

Comparte esta historia con tus amigos, puede inspirarlos y ayudar a otros a ser mejores.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Indigente halla billetera en las escaleras del metro y se convierte en millonario 1 año después - Historia del día

28 de marzo de 2022

Niña siempre se encuentra con su hermano cuando él llega de la escuela: un día él no se baja del bus - Historia del día

16 de mayo de 2022

Dos adolescentes se burlan de anciana en el autobús hasta que la voz de un indigente los interrumpe - Historia del día

27 de febrero de 2022

Hombre se burla de mujer por chocar su auto: al otro día, la ve con su esposa en una ambulancia - Historia del día

30 de abril de 2022

Mujer recibe disparo para salvar a hijo de desconocido: el padre va al funeral y ve a 9 niños llorando - Historia del día

08 de abril de 2022

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022

Mujer ve foto de una mujer sin hogar que es idéntica a ella y decide contactarla - Historia del día

30 de enero de 2022

Chofer de bus echa a niña que no puede pagar el boleto: la vuelve a ver cuando llega a casa - Historia del día

30 de marzo de 2022

Anciana viuda viaja a otra ciudad y ve a trillizos que se parecen a su difunto hijo - Historia del día

13 de abril de 2022

Padre soltero encuentra un alfiler en la cuna de su hija recién nacida: no estaba allí horas antes - Historia del día

22 de mayo de 2022

Hijo de millonario le ofrece a chica que trabaja limpiando ser su esposa por 1 hora - Historia del día

08 de abril de 2022

Hombre le hace RCP a mujer sin hogar: días después se despierta siendo millonario - Historia del día

03 de abril de 2022

Todos arremeten contra joven mujer por casarse con indigente hasta que se convierte en millonaria - Historia del día

11 de marzo de 2022

Mujer se entera de la muerte de su abuela después de 1 año y exige su parte de la herencia - Historia del día

21 de abril de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited