Mujer abandona a su bebé enferma en el hospital y se va sin mirar atrás - Historia del día

Vanessa Guzmán
26 nov 2021
19:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Después de que los médicos le dijeron a Amanda que su bebé nunca caminaría, la dejó en el hospital y no miró hacia atrás. Pero su prometido, Javier, no podía creerlo y se separaron. Años más tarde, la madre volvió a encontrarse con él y vio algo que nunca esperaba.

Publicidad

"¡ERES UN MONSTRUO! ¡¿Cómo pudiste hacer esto, Amanda?!”, gritó Javier mientras agitaba las manos en el aire hasta que se detuvo y comenzó a tirarse del cabello con ira.

"Cálmate. Nuestros vecinos te oirán gritar. No es gran cosa. Intentaremos de nuevo y obtendremos una buena esta vez", dijo Amanda en el tono más indiferente que se pueda imaginar.

Bebé recién nacido. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¿Una buena? ¿UNA BUENA? ¡Un bebé no es un accesorio, Amanda! ¡ABANDONASTE A NUESTRA HIJA EN EL HOSPITAL! ¡¿Dónde está ella?!", preguntó Javier. Se puso las manos en la cintura y contempló lo que acababa de hacer su pareja.

Desafortunadamente, Amanda había entrado en trabajo de parto antes de lo esperado, mientras que Javier estaba de viaje de negocios. La llevaron al Hospital donde tuvo una cesárea de emergencia.

Cuando la nueva madre se despertó, pidió ver a la bebé, los médicos revelaron que su hija había sufrido complicaciones durante la emergencia y no podría volver a caminar.

Amanda se puso histérica. Los insultó a todos y comenzó a gritar y tirar todo lo que estaba en la mesita junto a su cama. Tuvieron que sedarla antes de que se rasgara los puntos. Pero cuando se despertó de nuevo, la mujer rechazó cualquier intento de ver a su hija en la UCIN.

Publicidad

Ella le dijo a cada uno de los miembros del personal médico que vio que “dañaron” a su bebé y que no se la iba a llevar a casa. Después de unos días, salió del hospital sin su hija y esperó a que regresara Javier. Sin embargo, nunca imaginó la reacción de él.

“Javier, esos idiotas del hospital se metieron con nuestra hija, y luego querían obligarnos a pagar por sus errores. No iba a permitir eso. Podemos tener un buen bebé. Lo intentaremos de nuevo, y eso es todo", comentó.

Javier se centró en la mujer que pensó que amaba. Abrió la boca para reclamarle, pero no tenía sentido. Amanda no parecía arrepentida en absoluto después de hablar tan cruelmente sobre su hija recién nacida.

Publicidad

"Me voy. Adiós, monstruo desalmado”, manifestó Javier. Agarró algunas cosas de su habitación mientras Amanda intentaba convencerlo de que se quedara y se calmara.

Pero él había terminado con ella. No quería mirarla ni un segundo más, así que empacó algunas pertenencias y salió corriendo por la puerta.

Mujer y médicos en habitación de hospital. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Estás siendo irracional! ¡Será mejor durante mi segundo embarazo! Podemos ir a una partera porque los médicos están tratando de enseñarnos su ciencia”, exclamó Amanda, siguiendo a Javier hasta su automóvil.

Nada lo detuvo. Javier se sentó en el asiento del conductor, encendió el auto, frunció el ceño al ver a su ex-prometida que golpeaba su ventana y se fue.

Pasaron nueve años desde que la mujer dejó a su bebé en el hospital y le contó a Javier lo que había hecho.

Un día, Amanda caminaba de la mano con Liam, su esposo. Habían tenido una cita médica terrible y se enfrentaban a una realidad que la vida puso en sus caminos.

Publicidad

"Está bien. Podemos adoptar o podemos intentar utilizar un sustituto. Todo el mundo lo está haciendo en estos días. De esa manera, no tienes que sufrir durante el embarazo", la consoló Liam y le sonrió.

Suspiró y asintió con la cabeza lentamente porque tenía un gran hombre a su lado. Esperaba experimentar la paternidad a junto a él en el futuro.

Mientras andaban en la calle y miraban a su alrededor, no pudo evitar pensar en su pasado. En ese momento, vio a una niña corriendo persiguiendo una pelota de fútbol con otros niños.

Amanda les sonrió, aunque no sabía por qué se había visto obligada a detenerse y mirar. Luego observó a los adultos que cuidaban a los chicos y contuvo el aliento. De pronto un hombre caminó hacia la chica con una enorme sonrisa de orgullo en su rostro.

Publicidad

Amanda los miró fijamente, incapaz de moverse ni un centímetro, con la boca abierta. "Cariño, ¿qué está pasando?", preguntó Liam, mirando hacia la dirección que veía su esposa. Él suspiró. “Quizás venir a un parque familiar no fue la mejor idea hoy”.

Hombre sentado dentro de un auto. | Foto: Pexels

Publicidad

"No, es...", comentó Amanda, pero no pudo continuar porque Javier la vio mirándolos. Al principio, se quedó congelado como ella. Pero luego apretó la mandíbula y agitó la mano, llamando a su hija.

Amanda nunca supo que Javier había ido a buscar a su bebé al hospital después de dejarla. La bebé aún no había sido entregada a Servicios Infantiles. Después de que él les contó todo lo que había hecho su ex, dejó en claro que quería a su hija sin importar el pronóstico.

El personal y un trabajador social todavía exigían una prueba de paternidad, pero todos estaban contentos de que Javier hubiera venido a buscar a esta niña, a la que llamó Aurora.

Publicidad

Los médicos le dijeron que lo más probable es que Aurora ya no caminara. Podría sentir sus piernas, pero no las podía sostener porque serían muy débiles. A lo largo de los años, Javier trabajó con los médicos para tratar a su hija y mejorarla.

Después de mucho trabajo duro, Aurora comenzó a mover las piernas y mejoró aún más con el tiempo. Al final, fue como si nada estuviera mal.

Niñas jugando en un parque. | Foto: Pexels

Publicidad

"Aurora, es hora de irse a casa", escuchó Amanda que Javier le decía a su hija. La niña agarró su balón de fútbol y corrió hacia él con entusiasmo. El padre la levantó, miró a Amanda con el ceño fruncido y comenzó a alejarse.

"Amanda, ¿quién es ese hombre?", preguntó Liam, entrecerrando los ojos hacia ella. Naturalmente, nunca le había hablado de Javier o del hecho de que había tenido una hija.

Quería tener un nuevo comienzo. Lo que sucedió en ese entonces no era importante para ella porque no se arrepentía.

“No me arrepiento. No me arrepiento. ¡No me arrepiento!” se repitió a sí misma mientras Liam trataba de llamar su atención. Era demasiado orgullosa y egoísta para admitir su gigantesco error. Después de unos segundos más, le dijo a su marido que todo estaba bien y lo instó a seguir caminando.

Publicidad

“¡El pasado quedó en el pasado!”, se intentó convencer Amanda. Pero el pasado había vuelto para perseguirla y el karma había venido a cobrar su deuda. Finalmente, le dijo a Liam la verdad y su matrimonio se derrumbó unos años después.

Mientras tanto, Javier y Aurora estaban increíblemente felices, especialmente cuando el buen padre se casó con una mujer llamada Darlene. Ella fue la única mamá que la niña conoció.

Finalmente, Javier también decidió mudarse a otra ciudad, para que Amanda nunca pudiera encontrarlos.

Publicidad

Pareja con problemas. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Un niño no es un objeto ni un accesorio: Los niños son seres vivos y, como padres, hay que tomarlos como vienen.

Publicidad

No puedes mentirte a ti mismo: Amanda podría haberse convencido a sí misma de que no se arrepintió de sus acciones. Pero lo hizo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad