Mujer mayor ayuda a una joven rica que casi la atropella en la calle - Historia del día

Mayra
27 nov 2021
15:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una mujer rica humilla y casi atropella a una pobre anciana que cruza la calle con demasiada lentitud, pero luego lamenta amargamente su comportamiento.

Publicidad

Carla Vásquez tenía solo 28 años y el mundo estaba a sus pies. Era hermosa, brillante y rica. Era socia de una prestigiosa empresa de inversiones y el futuro parecía prometedor.

Lo único que Carla no tenía era una personalidad agradable o buenos modales. Era dura, exigente y rara vez usaba las palabras “por favor” o “gracias”. En cuanto a disculparse, ese era un concepto que le era totalmente ajeno.

Mujer anciana cruza una calle. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La exitosa mujer se sentía superior al ser humano común, y quería asegurarse de que todos lo supieran. Cuando entraba en una tienda, era arrogante y difícil de complacer.

En los mejores restaurantes, enviaba los platos más deliciosos con falsas quejas sobre la calidad de la comida o la forma en que había sido cocinado. Los camareros experimentados se encogían cuando ella entraba, los chefs se estremecían y eso era algo que ella disfrutaba.

En la empresa en la que trabajaba, era incluso menos popular. Era desagradable con los empleados e inclusive con los otros socios. Carla nunca imaginó que su vida podría ser diferente hasta que el karma apareció.

Publicidad

Un domingo por la tarde, Carla conducía hacia el club de campo donde planeaba ganarle a su mejor amiga en el tenis. Iba en su convertible a gran velocidad porque le gustaba sentir el viento en su pelo.

Con lo que no contaba era que una anciana estuviera cruzando en el paso de peatones. El auto que viajaba en la dirección opuesta se había detenido para dejar pasar a la mujer, pero eso a Carla no le importaba.

Aceleró y pasó a milímetros de la señora que se tambaleó hacia atrás con un grito de miedo. “¡Sal de la calle, vieja bruja!”, gritó Carla, y vio por el retrovisor que la mujer había perdido el equilibrio y se había caído.

Publicidad

“¡Se lo merece!”, pensó Carla. “¿Qué está haciendo una reliquia como esa en la calle?”. La mujer condujo hasta el club de campo, y todo salió como lo había planeado.

Una mujer joven preside una reunión de trabajo. | Foto: Pixabay

Publicidad

Sin embargo, el lunes por la mañana no fue en absoluto lo que ella esperaba. Nada más entrar a la oficina, su asistente le dijo que los otros socios la habían convocado a una reunión de emergencia.

“¡Otra reunión de emergencia!”, gritó Carla, y agarró su computadora portátil. En la sala de conferencias, los otros socios estaban sentados alrededor de la mesa, luciendo malhumorados. “¡Buenos días!”, dijo alegremente Carla. “¿Cuál es la emergencia?”.

El socio principal levantó la cabeza y miró a Carla a los ojos. “Estamos en bancarrota. La cuenta en la que recomendó que invirtiéramos resultó ser un esquema piramidal. ¡Hemos perdido miles de millones, miles de millones!”.

Publicidad

Carla sintió que el aire se le escapaba de los pulmones. “Pero… ¡Eso es imposible! Verifiqué y volví a verificar… Había todos los indicios… estaba absolutamente segura…”

Otro de los socios dijo con amargura: “¡Estuviste absolutamente equivocada y nos hundiste a todos!”

Carla se levantó con las piernas temblorosas y regresó a su oficina. Comenzó a revisar los números y vio que sus socios tenían razón. Todo el dinero que habían invertido en su propio beneficio y en el de sus clientes se había esfumado, se desvaneció en el aire. 

“¡Mi casa!”, susurró Carla. “¡Tendré que vender mi casa!”.

Publicidad

Mujer joven hace un gesto de desesperación frenta a su computadora portátil. | Foto: Pexels

Dos semanas después, Carla estaba sentada sobre su maleta en la acera, preguntándose qué iba a hacer a continuación. Había telefoneado a varios amigos pidiendo ayuda o simplemente una cama para dormir una noche, pero ahora que era pobre, la ignoraban.

Publicidad

Incluso su mejor amiga la había rechazado. “¡Pobre Carla!”, dijo con tristeza. “Lo siento mucho, pero tengo algunos amigos que invirtieron contigo, y no sería muy apropiado, ¿entiendes?…”

Carla lo había entendido. Se sentó en la acera y sintió que las lágrimas ardientes le quemaban los ojos. “No tengo nada ni a nadie”, susurró. “Estoy completamente sola”.

“Cariño”, dijo una voz suave, “nunca estamos solos. No importa lo oscuras que parezcan las cosas, ¡Dios siempre está cuidándonos!”.

Carla levantó la cabeza y vio a una mujer mayor parada frente a ella con una sonrisa comprensiva. “Sé que en este momento se siente como el fin del mundo. ¡Pero créeme, hay esperanza!”

Publicidad

“Yo… te conozco…”, susurró Carla. “Casi te atropellé…”

La mujer sonrió y negó con la cabeza. “Eso es en el pasado, ¿no? ¡Lo que tenemos que pensar ahora es tu futuro!”.

Una maleta amarilla en la mitad de una acera. | Foto: Unsplash

Publicidad

Carla se rio amargamente. “¿Mi futuro? Tengo exactamente 250 dólares en mi cuenta, sin casa, sin auto, sin familia, sin amigos y sin ningún lugar donde recostar mi cabeza”.

“Bueno”, dijo la anciana. “Hay dos cosas en las que puedo ayudarte: ¡soy una amiga, y puedes dormir en mi casa esta noche!”.

“¿Mi amiga?”, preguntó Carla. “Pero te lastimé… te insulté…”

“Oh, querida”, dijo la señora, acariciando tiernamente la mano de Carla. “Toda esa ira vino de tu soledad. Y por supuesto, eres mi amiga, eres mi hermana. He recorrido el mismo camino difícil que tú”.

Publicidad

Esa noche Carla se quedó en la casa de la mujer mayor y las dos hablaron hasta altas horas de la noche. Al día siguiente, la señora le pidió a Carla que se quedara todo el tiempo que quisiera, y ella aceptó agradecida.

A los pocos días, encontró un trabajo como cajera en una tienda de electrodomésticos, y cuando el gerente se enteró de lo buena que era Carla con los números, la ascendió. Poco a poco, Carla comenzó a reconstruir su vida.

Una mujer mayor sonrie con dulzura. | Foto: Unsplash

Publicidad

Seis años después, Carla estaba de vuelta en la cima del mundo, pero ahora era una mujer muy diferente. Conocía el amargo sabor de la derrota y le había enseñado compasión, consideración y empatía.

La señora a la que una vez estuvo a punto de atropellar era ahora la mejor amiga de Carla, su segunda madre, y le estaba eternamente agradecida por su amabilidad.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Lo que damos es lo que recibimos. La actitud arrogante y desagradable de Carla no le ganó la bondad ni la ayuda de la gente una vez que estuvo en bancarrota.

La ayuda y el apoyo pueden provenir de los lugares más inesperados. La persona que Carla menos esperaba que la ayudara le ofreció un hogar y comprensión.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad