logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Ex de Elvis Presley, Ann-Margret, intentó quedar embarazada por 13 años y utilizó todo tipo de métodos

Diego Rivera Diaz
05 dic 2021
15:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Ann-Margret, expareja del icónico rey del rock, Elvis Presley, tuvo muchas dificultades a la hora de quedar embarazada. Intentó concebir por más de 13 años, usando todo tipo de métodos.

Publicidad

Ann-Margret es una mujer increíblemente talentosa. La leyenda de Hollywood sabe bailar, cantar y actuar. En sus décadas en la industria se ha ganado todo tipo de galardones por su labor.

La superestrella encarna valores que vale la pena imitar. Sus legiones de fans la consideran una mujer perfecta, y la verdad es que la artista ha logrado combinar su exitosa carrera con su particular forma de ser.

Ann-Margret en 2015 en Hollywood, California. | Foto: Getty Images

Publicidad

La actriz ha evitado los escándalos y ha estado en una estable relación amorosa con Roger Smith por más de cinco décadas. Es toda una proeza en el mundo de Hollywood.

Muchos fans conocen la historia de Smith y Ann-Margret, pero ignoran los detalles más crudos, pues la pareja siempre fue muy discreta. Pero Ann-Margret se ha sincerado en cándidas entrevistas y publicaciones.

Algunos detalles que han salido a la luz en estas revelaciones incluyen el hecho de que la cantante tuvo un romance con el famoso Elvis Presley. Ann-Margret también reveló que pasó más de una década intentando concebir un hijo.

En su libro "My Story", la actriz confesó que salió con el rey del rock por más de un año. En un principio, parecían ser la pareja perfecta.

Publicidad

Lee más: Priscilla, la exesposa de Elvis Presley dice que se quitó la vida deliberadamente y "sabía lo que hacía"

Pasaban largo tiempo disfrutando su mutua compañía, y se cree que habrían estado juntos el día de la muerte de John F. Kennedy. Su amorío comenzó luego de que sus caminos se cruzaran en el plató.

Ambos aparecieron en 'Viva Las Vegas'. Presley interpretó a Lucky, mientras que Ann-Margret interpretó a Rusty. Ella ya lo había conocido antes, en 1963, pero en esa ocasión él no le causó muy buena impresión.

Durante su tiempo como co-estrellas en la cinta, Presley y Margret se dieron cuenta de que tenían mucho en común. Ambos amaban el cuero negro, las motocicletas Harley, los valores familiares y a Dios.

Publicidad

Sin embargo, su relación no duró mucho. Rápidamente comenzaron a distanciarse, y eventualmente pusieron fin al noviazgo, aunque siguieron teniendo una bonita amistad.

Ann-Margret y Elvis Presley en 1964 en Hollywood, California. | Foto: Getty Images

Publicidad

Incluso luego de que Ann-Margret contrajera matrimonio en 1967, a Presley le costó mucho dejarla ir. Supuestamente, solía ir a buscarla en su camerino, cerraba la puerta, tomaba sus manos en las suyas y declaraba su amor por ella.

Para la fecha, la estrella de 'Bye, Bye, Birdie' dijo sentirse conmovida, pero al mismo tiempo, quería dedicarse en pleno a su matrimonio. Esa decisión sería la receta del éxito de su relación con el actor Roger Smith.

Ann-Margret conoció a Roger en 1961, cuando tuvo su primer papel protagónico en 'Bye, Bye, Birdie'. Luego de grabar la película, siguieron siendo amigos.

Sus caminos volvieron a cruzarse en 1966, luego de que el actor se presentara en un club nocturno de San Francisco. Ann estaba en la audiencia, y comenzaron a salir.

Publicidad

Según Smith, Ann-Margret sabía mantener el control a su alrededor. Él quedó impresionado por lo reservada que era, y el hecho de que a veces simplemente lo ignoraba.

Tras un año de noviazgo, Ann y Roger llegaron juntos al altar. Años después de su boda en Las Vegas, la cantante reveló que ella sabía que serían marido y mujer desde la tercera cita.

Escaparon a Las Vegas para poder tener una ceremonia íntima y privada, lejos de los ojos de la prensa. Intercambiaron votos en un antro lleno de humo de cigarrillos.

Ann-Margret y Roger Smith en Las Vegas en 1967 | Foto: Getty Images

Publicidad

El público asumió que se trataba de una boda apresurada por un embarazo. Sin embargo, la cantante aclaró que su idea de una boda de ensueño era diferente a la de la mayoría, y que estuvo muy conmovida durante su ceremonia.

Ann-Margret nunca tuvo hijos con Roger Smith ni con ningún otro hombre. En 1985, admitió que pasó 13 largos años intentando tener hijos, pero nunca tuvo éxito.

La ex de Presley intentó de todo, desde bombas de fertilidad hasta inyectarse un dispositivo experimental en el vientre. Tras más de una docena de años de fracasos, la actriz decidió rendirse y ponerse en manos de Dios.

"El punto es que, si debo tener un hijo, lo tendré. Lo que mi poder superior sienta que es correcto para mí, lo aceptaré. Sé que eso puede sonar simplista, pero creo en la plegaria de la serenidad", dijo.

Publicidad

A pesar de su incapacidad de concebir, Ann tuvo la oportunidad de criar a los tres hijos de Smith. La cantante goza de una gran relación con ellos.

A pesar de que son los hijos del primer matrimonio de Smith, y que él murió en 2017, siguen siendo muy unidos. Ann incluso cumple el rol de abuela de los nietos de Roger.

Roger Smith y Ann-Margret en 1970 en Hollywood. | Foto: Getty Images

Publicidad

Smith estuvo junto a su lado durante décadas, apoyándola en su carrera y en todos sus deseos. Fue el marido perfecto, y cumplió muchos papeles en su vida, como agente, gerente, productor y ángel guardián, entre otros.

Cada vez que veía a su esposa cansada, la tomaba en brazos y la cargaba él mismo hasta su camerino, para que pudiera reposar un rato. Nunca se quejó al respecto, ni dijo una palabra negativa.

Otra bendición en la vida de Ann-Margret es que su esposo nunca fue un hombre celoso. Pudo seguir siendo amiga de Presley luego de casarse, y supo respetar los límites.

Lee más: Mansion Global: Priscilla Presley vende la mansión que compró para estar cerca de su ex Elvis Presley

Publicidad

Roger nunca cuestionó su amistad, y jamás intentó interponerse entre su esposa y Elvis. De hecho, la relación de su esposa con el ícono musical nunca pareció perturbarlo.

La pareja sobrellevó varias tormentas a través de los años, pero siempre lograron mantenerse unidos. Ann-Margret sufrió una peligrosa caída al principio de su carrera, y Smith tuvo problemas de salud en 1980.

La actriz afirma que la llave del éxito de su matrimonio era que siempre se sintió protegida por Smith, y que ambos estuvieron siempre dispuestos a trabajar para que su relación funcionase.

Publicidad