Hijo ve que mamá sale de casa cada noche y regresa antes de que él despierte - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un adolescente se dio cuenta de que su madre hacía viajes nocturnos después de que él se dormía por la noche, luego descubrió que ella salía para ver a alguien a menudo.

Publicidad

Kevin se despertó sobresaltado: el chico de 16 años se había quedado dormido mientras jugaba a Red Dead Redemption, un juego sobre déspotas vaqueras y forajidos que intentan sobrevivir.

Un rápido vistazo al reloj de pared mostró que eran casi las 12 a.m. y suspiró. Se había vuelto a quedar dormido frente a pantalla, algo que su madre odiaba. Pero ella rara vez lo descubría haciéndolo.

Mujer caminando sola por una calle durante la noche. | Foto: Shutterstock

Publicidad

De hecho, solo lo había pillado dos veces, pero la experiencia no había sido placentera, y no quería volver a soportarlo. Por eso se puso de pie apresuradamente y apagó su monitor y consola.

Se metió en la cama y comenzó a esperar para quedarse dormido cuando escuchó pasos provenientes de la habitación de su madre.

“Probablemente vendrá para asegurarse de que esté en la cama”, pensó. “Uf, eso estuvo cerca”.

Su madre, Jessica, solía asomarse a altas horas de la noche para cerciorarse de que no se quedara despierto chateando con amigos o jugando.

Publicidad

Esta vez no fue diferente. Ella abrió la puerta, se asomó brevemente y decidió que él realmente estaba durmiendo. Por lo general, solía estarlo, pero en esta noche en particular Kevin estaba completamente despierto y de buen humor.

Casi nunca se salía con la suya al engañar a su mamá. Por eso desistió y comenzó a acostarse temprano. Sin embargo, su madre no siempre había sido tan estricta.

Las cosas cambiaron cuando su padre falleció al intentar salvar a unas personas dentro de un edificio en llamas. Eso había sido hacía aproximadamente un año, pero Kevin y su mamá aún no se habían curado del dolor.

Mujer abriendo una puerta a hurtadillas. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de la muerte del hombre, Jessica tuvo que empezar a trabajar en más empleos para poder mantener a su hijo. Por su parte, el joven la resentía por mantenerse tan alejada cuando la necesitaba.

Él había amado a su padre intensamente y había compartido un vínculo profundo con él. Por eso, después de que el hombre murió, el joven se aisló de todos, incluida su mamá.

Se volvió grosero y a menudo la lastimaba con sus palabras cortantes sin disculparse. Hacía esto sin importarle que ella trabajara como esclava para ponerle comida en la boca o que tuviera problemas de salud acumulados por trabajar demasiado.

Debido a esto, ella también se había vuelto más distante con él, solo le importaba que él no se metiera en problemas y siguiera sus instrucciones. Por supuesto, él incumplía sus reglas con regularidad.

Publicidad

Pero cuando ella comenzó a repartir castigos reales como apoderarse de su sistema de juego durante semanas, comenzó a evitar hacer que se enojara.

Esa noche, Kevin estaba feliz de no haber sido atrapado nuevamente frente a la pantalla. Pero la emoción dio paso a la curiosidad cuando se dio cuenta de que su madre no había regresado a su habitación.

En cambio, estaba yendo hacia la sala de estar, pues el crujido de las escaleras la había delatado. Poco después de que dejó de escuchar el crujido de sus pasos, oyó la puerta principal abrirse y cerrarse.

“¿A dónde va?”, se preguntó Kevin mientras la veía irse en su bicicleta rosa.

Publicidad

Una persona abriendo una puerta. | Foto: Pexels

Esa noche, el chico se quedó despierto preocupado por su madre. Mientras esperaba, intentó jugar más juegos, pero su mente no dejaba de pensar en cosas extremas.

Publicidad

Temía que se encontrara con ladrones o algo peor, por eso no le gustaba la idea de que su mamá deambulara por la noche. Cuando los juegos no lo ayudaban a dejar de pensar en ella, dedicaba tiempo a racionalizar por qué estaba saliendo a esas horas.

“¿Habrá ido la farmacia? ¿Estará enferma?”, se preguntó. “O encontró a un hombre”. Kevin no sabía de dónde le había llegado ese pensamiento, pero se atascó de inmediato y se llenó de ira.

“¡¿Cómo puede hacer eso?!”, gritó. “Ha pasado muy poco tiempo desde que murió papá”.

Publicidad

El chico, resentido, no había podido dormir. Se habían hecho las 5 de la mañana cuando escuchó a su madre regresar. Inseguro de cómo actuar, no dijo nada.

Pero a la noche siguiente, bebió café para no dormir. Tenía que saber si las salidas de medianoche de su madre eran algo recurrente.

Lo mismo sucedió la noche siguiente, lo que le hizo pensar que, fuera lo que fuera, había estado sucediendo durante mucho más tiempo.

“Así que es por eso que siempre me hace dormir temprano”, pensó el joven.

Joven con rostro enojado. | Foto: Pexels

Publicidad

Al día siguiente, Jessica fue al supermercado y dejó su celular en casa. Kevin lo encontró y accidentalmente vio una notificación de mensaje en la pantalla.

Era de un Claudio García que quería que ella volviera a encontrarse con él a las 2 a.m. en el mismo lugar. “Así que tenía razón”, se dijo a sí mismo, con lágrimas en los ojos.

A partir de ese día, Kevin comenzó a resentirse con ella aún más. Sus duras palabras se intensificaron mucho más, y sus rabietas se habían incrementado hasta el punto de romper cosas.

Un día, su mamá regresó del trabajo riendo feliz mientras leía un mensaje de texto en su teléfono, y Kevin se enfureció. Le dijo muchas cosas hirientes y la humilló hasta que ella le levantó una mano con enojo.

Publicidad

En respuesta, él la empujó y se escapó de la casa para quedarse con un amigo. Más tarde esa noche, recibió una llamada del médico.

“Hola Kevin, usted figura como contacto de emergencia de la señorita Jessica Ollarves. Le llamo para informarte que la llevaron inconsciente al hospital local y está recibiendo atención médica”.

Cuando llegó allí, el joven vio a un extraño esperando afuera de la sala de su madre y se acercó al hombre. “Hola, debes ser Kevin, el hijo de Jessica, soy Claudio García”, dijo el individuo, extendiendo su mano para estrechar la del chico.

Kevin miró fijamente la mano por un momento antes de ignorarla. “Eres por quien ella ha salido de la casa de noche todos los días, ¿no es así?”, preguntó el adolescente.

Publicidad

“¿Qué? Creo que estás equivocado”, dijo el hombre.

Hombre con anteojos vestido de traje. | Foto: Pexels

“Explícame entonces”, Kevin respondió con una mirada determinada. Resulta que el hombre era el director de un almacén y su madre trabajaba allí.

Publicidad

“Ella es amiga mía desde hace mucho tiempo y cuando perdió a Tomás decidí que ayudaría en todo lo que pudiera. Por eso, cuando me dijo que necesitaba un trabajo secundario para ahorrar algo para tu universidad, le dije que viniera a trabajar conmigo”, dijo Claudio.

Kevin no sabía eso, y poco a poco empezó a darse cuenta de que había juzgado erróneamente a su madre. Mientras tanto, Claudio tomó su silencio como una señal para seguir hablando.

“Supongo que ha estado trabajando demasiado porque esa noche se derrumbó de repente y se golpeó la cabeza contra una mesa”.

Kevin permaneció en silencio mientras escuchaba y sus ojos comenzaban a llenarse de lágrimas. Agradeció al hombre por su benevolencia después de que hablaron un poco más y luego fue al lado de su madre.

Publicidad

Ella se veía cansada, y su mano se sintió muy ligera cuando él la tomó entre las suyas. Entonces el joven prometió portarse mejor.

A partir de ese día, Kevin ocupó el lugar de su madre en el almacén. Todas sus ganancias fueron destinadas a las medicinas para Jessica. También pidió prestado a sus amigos y vendió su consola de videojuegos para completar los gastos médicos.

Le tomó un par de semanas, pero finalmente, su madre se recuperó y, desde entonces, Kevin se hizo cargo de mantener a flote a la familia.

Una mujer bebiendo agua sentada en una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca juzgues un libro por su portada. Kevin estaba resentido con su mamá porque pensaba que ella se había olvidado demasiado rápido de su difunto padre, pero ese no fue el caso. Él comenzó a portarse mal con ella antes de darse cuenta de la verdad.

No seas egoísta. Kevin perdió a su padre y su madre perdió a su esposo, pero él solo podía ver su propio dolor. Debido a esto comenzó a arremeter contra su mamá porque siempre estaba trabajando. Era egoísta de su parte querer que estuviera siempre en casa cuando la familia necesitaba sobrevivir, pero afortunadamente entró en razón antes de que fuera demasiado tarde.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.