logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Papá sigue a hija de 13 años tras verla salir del auto de hombre desconocido después de la escuela - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre comenzó a sospechar de su hija de 13 años tras descubrirla saliendo del coche de un desconocido después de la escuela. Entonces decidió seguirla. Quedó asombrado con lo que descubrió.

Publicidad

Cuando su esposa Amanda falleció, Matías sabía que las cosas no iban a ser fáciles para él. Su hija Sabrina tenía solo 3 años entonces, y él no tenía otra familia en quien confiar para cuidarla.

Los primeros años de ser padre soltero fueron una montaña rusa, y hacer malabares con las tareas del hogar y la oficina fue un desafío.

Pero las cosas se complicaron aún más cuando Sabrina se convirtió en una adolescente. De repente, ella comenzó a experimentar cambios físicos y él sabía lo que eso significaba: los chicos vendrían por ella.

¿Cómo no iban a hacerlo? Su hija tenía los ojos marrones de su difunta esposa y una hermosa sonrisa que parecía diseñada para cautivar. Incluso Matías no era inmune a los ojos de la jovencita y había sido víctima de ellos varias veces.

Publicidad

Cuando cumplió 13 años, llegó a la pubertad y descubrió a los chicos. El padre decidió que sería estricto con su hija para que ella no lo desobedeciera y no hiciera nada malo.

Lee más: Papá soltero aprende una lección sobre la crianza de su hijo que no olvidará - Historia del día

Pero debido a esta decisión, hubo muchos malentendidos entre ellos. Él a veces arremetía contra Sabrina sin esperar una explicación y la jovencita a veces le ocultaba cosas.

Un día, Matías llegó temprano a casa del trabajo porque no se sentía bien. Decidió que, ya que estaba en casa, prepararía un bocadillo para él y su hija.

Publicidad

Esperó a Sabrina hasta las 3 de la tarde, la hora habitual en que ella regresaba de la escuela, pero no había llegado a esa hora.

Hombre revisando su teléfono celular recostado de una ventana. | Foto: Unsplash

Hombre revisando su teléfono celular recostado de una ventana. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Tal vez se retrasó por algo”, razonó el hombre, mirando su reloj. Sin embargo, a las 4 p.m., comenzó a preocuparse y llamó a su maestra, la Sra. Gómez.

“Pido disculpas por molestarla, Sra. Gómez, pero ¿hubo clases extra en la escuela hoy? Soy el padre de Sabrina, Matías Bracho”.

“¡Para nada, Sr. Bracho!”, respondió la mujer. “Las clases terminaron a las 2 p.m. como de costumbre. ¿Está todo bien?”.

“En realidad Sabrina aún no ha llegado a casa, así que me preguntaba si había alguna actividad adicional que la mantuviera en la escuela. Tal vez fue a la casa de una de sus amigas”, dijo el padre.

Publicidad

“Quizás debería llamar primero al conductor del autobús, Sr. Bracho. ¿Sabrina toma el autobús escolar a diario?”.

“Desafortunadamente, no, Sra. Gómez. Por lo general la dejo en la escuela por la mañana y ella llega a casa por la tarde en un autobús o taxi local. Sin embargo, agradezco su ayuda. Llegaré al fondo de esto”, dijo Matías y colgó.

Esa tarde, llamó a todas las amigas de su hija y les preguntó si estaba en su casa. Pero para su consternación, la mayoría de ellas ni siquiera había visto a Sabrina dejar la escuela, a excepción de una que se había ido temprano.

Automóvil deportivo estacionado afuera de una casa antigua. | Foto: Unsplash

Automóvil deportivo estacionado afuera de una casa antigua. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando el hombre escuchó eso, su corazón comenzó a acelerarse. “¡Solo espero que esté bien! ¡¿A dónde fue?!”. El padre estaba al borde de las lágrimas y decidió llamar a la policía e informarles sobre la situación.

Pero luego notó que un automóvil negro se acercaba a su casa y, poco después, Sabrina salió de él. Vio la cara del conductor con rudeza, y parecía que debía tener unos cincuenta y tantos años.

Matías esperaba que su hija tuviera muchos amigos varones, ¡pero un hombre de esa edad se alejaba mucho de lo que podía haber imaginado!

“Sabrina, ¿dónde diablos estabas? ¿Y por qué saliste temprano de la escuela?”, la atacó cuando entró en su casa.

Publicidad

“Ay, papá, ¿qué estás haciendo aquí? ¿No se supone que debes estar en el trabajo?”, la jovencita se detuvo en la puerta.

“¡No cambies de tema! ¿Dónde has estado y quién es el hombre que te acaba de dejar en el auto negro?”, Matías explotó.

“¡Cálmate, papá! No tienes que alterarte así cuando no tienes idea de lo que está pasando, ¿de acuerdo?”.

“Entonces, ¿por qué no me lo dices?”.

“Mira, papá, estoy cansada. Podemos hablar de eso más tarde”, dijo Sabrina y se fue a su habitación, sin molestarse por la expresión severa en el rostro de su padre.

Publicidad
Hombre angustiado sentado con sus manos en su cabeza. | Foto: Pexels

Hombre angustiado sentado con sus manos en su cabeza. | Foto: Pexels

Esta no era la primera vez que hacía algo así. A medida que crecía, había tenido varios encuentros con Matías que no habían terminado en nada.

Publicidad

El hombre inicialmente había ignorado que las cosas ocurrieran así, creyendo que se debía a la fase adolescente de su hija. Pero después del incidente de hoy, no podía sacárselo de la cabeza.

Así que, al día siguiente, cuando fue a dejar a Sabrina en la escuela, decidió quedarse hasta que terminaran sus clases.

Alrededor de las 2:15 p.m., un grupo de estudiantes salió por la puerta principal de la escuela y Matías notó a Sabrina entre ellos.

Lee también: Papá se niega rotundamente a llevar a su hija al altar por una buena razón - Historia del día

Sin embargo, en lugar de irse con sus amigas, se subió al mismo auto negro que él había visto el día anterior.

Publicidad

Sospechando que su hija estaba tramando algo malo, decidió seguirla. De repente, el vehículo se detuvo frente a una cabaña vieja y en ruinas.

Miró por la ventana y notó que había estado tan concentrado en el automóvil que no se había dado cuenta de que había conducido muy lejos y estaba casi en las afueras de la ciudad.

Luego vio a Sabrina y al hombre desconocido de unos 50 años salir del auto y dirigirse a la cabaña.

Una pequeña cabaña de madera. | Foto: Shutterstock

Una pequeña cabaña de madera. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Matías salió corriendo del coche y agarró la mano de su hija. “¡¿Qué demonios, Sabrina?! ¡No esperaba que estuvieras tramando algo como esto! ¿En qué estás pensando?”.

“¡¿Papá?! ¿Me seguiste? ¿Qué te pasa?”.

“¡¿Qué me pasa?! ¿Qué estás haciendo aquí con este hombre?”, espetó mientras agarraba el cuello del individuo. “¿De verdad creías que te saldrías con la tuya? ¡Te juro que te mataré si tocas a mi hija!”.

“Papá, cálmate”, suplicó Sabrina, apartando a su padre de un tirón, pero Matías se negó a ceder. Apretó los puños y estaba a punto de golpear al hombre cuando una frágil mujer apareció desde adentro. “Carla, ¿estás aquí, cariño? No me vas a dejar hoy, ¿verdad?”.

Publicidad

Matías dio un paso atrás cuando vio a la anciana. “¿Quién es ella? ¿Qué está pasando?”, murmuró mientras lentamente quitaba la mano del cuello del hombre.

“Esa es mi madre, Sr. Bracho”, dijo el hombre. “Parece que Sabrina no le dijo nada. Por favor, venga conmigo”.

Cuando entraron, el hombre se presentó como el maestro de música de Sabrina, el Sr. Cabreras. Su madre tenía una enfermedad terminal y los médicos le habían dicho que no tenía mucho tiempo.

En una ocasión, el maestro le había mostrado a su madre las fotos del anuario de su escuela. Al verlo, la anciana notó a Sabrina en ellas.

Publicidad

La jovencita le recordaba a su nieta que había muerto trágicamente en un accidente automovilístico meses antes.

Una anciana caminando en un jardín. | Foto: Pexels

Una anciana caminando en un jardín. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer no se había recuperado del trauma y, a medida que avanzaba su enfermedad, su deseo de ver a su nieta se hacía más fuerte.

Al ver cómo el rostro de su madre se había iluminado cuando vio a Sabrina en la foto, Cabreras pensó en una idea: presentarle a la joven. Y fue entonces cuando le pidió a la chica el favor de visitar a su madre y pasar tiempo con ella después de la escuela.

Matías se sintió avergonzado de sí mismo cuando se enteró de toda la historia. “¿Por qué no me habías dicho nada de esto, Sabrina?”, preguntó, sintiendo vergüenza.

“Bueno, papá. Te dije que hablaría de eso luego, ¡pero no me escuchas!”.

Publicidad

“Lo siento, cariño”, se disculpó Matías con su hija, luego con el maestro, por haber asumido lo peor. Y todos los fines de semana después de eso, llevaba a Sabrina a la casa de la señora mayor.

Allí, él, su hija y el Sr. Cabreras, compartirían con la anciana hasta que se fuera a su hogar celestial.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No saques conclusiones precipitadas. Matías asumió que Sabrina estaba involucrada sentimentalmente con el Sr. Cabreras y le estaba ocultando la verdad sin siquiera esperar a que ella aclarara.

La comunicación es importante. Sabrina debería haberle dicho a su padre lo que estaba haciendo después de la escuela porque él tenía derecho a saberlo.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Profesor comete un error a propósito para hacer reflexionar a sus alumnos - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niña siempre se encuentra con su hermano cuando él llega de la escuela: un día él no se baja del bus - Historia del día

16 de mayo de 2022

Cada día niño llega a casa del colegio llorando hasta que su padre se presenta en el salón de clase - Historia del día

18 de mayo de 2022

Chico ama a su medio hermano más que sus padres: un día los padres notan que los niños desaparecieron - Historia del día

30 de abril de 2022

Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

22 de febrero de 2022