Millonario en coma oye a sus 5 hijos peleándose por su herencia - Historia del día

Vanessa Guzmán
15 ene 2022
12:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Jaime tuvo un accidente automovilístico, cayó en coma y escuchó a sus hijos pelear por su herencia en lugar de llorar por su condición de salud. Se recuperó por un corto tiempo y decidió cambiar su testamento, sorprendiendo a sus hijos. Pero aprendieron una gran lección.

Publicidad

La gente dice que los pacientes pueden escuchar todo cuando están en coma, pero Jaime siempre pensó que eso era un drama para los programas de televisión.

Sin embargo, se dio cuenta de que estaba equivocado. No podía moverse y no podía abrir los ojos. Pero su oído era perfecto. Podía discernir el ruido de la máquina de latidos del corazón al lado de su cama.

Áreas internas de un hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Podía escuchar los sonidos de las bandejas rodando y el personal médico gritando a la gente por todas partes. Pero lo más importante, es que Jaime podía escuchar a sus hijos hablar.

Tenía 65 años y había concebido cinco hijos con tres mujeres diferentes. Se había casado cinco veces y tenía la misma cantidad de divorcios. Aunque su vida romántica era caótica, amaba a esas mujeres y amaba la vida.

Su familia era adinerada. Es de ese tipo de riqueza que nunca se acaba, por lo que creció disfrutando de todo lo que le ofrecía la vida. Grandes autos, viajes increíbles y mucho lujo. Todo lo que un hombre puede desear.

Algunas personas lo llamaron irresponsable, no se arrepintió, incluso ahora, mientras yacía en una cama de hospital, sin poder levantarse.

Publicidad

Acababa de comprar un auto deportivo nuevo y salió a dar un paseo. Pero un suceso inesperado lo mandó al hospital. Jaime no sabía lo que había sucedido, pero se sentía feliz de tener cerca a sus hijos.

Todos eran adultos, y él estuvo ausente a menudo durante su infancia, pero estaban allí, lo que significaba que, a pesar de sus defectos, todavía lo amaban.

Sin embargo, su alegría momentánea terminó cuando sus voces cobraron más sentido. Su hija mayor de su primer matrimonio, Christina, le estaba gritando a alguien. “La casa de la playa en Miami es mía. No vas a entender eso”, expresó con voz burlona.

Publicidad

¿Con quién estaba hablando? Jaime se preguntó en silencio desde su lugar en la cama.

Mujer mirando por una ventana. | Foto: Pexels

“Christina, odias la playa. ¿Por qué quieres esa casa? Vives en Nueva York”, le preguntó Benjamín, su único hijo de su segundo matrimonio.

Publicidad

“La quiero para que no la consigas”, respondió Christina.

“Por favor, basta”, intervino Alexandra, la segunda hija de Jaime de su primer matrimonio.

Jaime no podía verla, pero se escuchaba bastante frustrada con sus hermanos.

“Oh, lo que sea. Sabemos que papá me dará más porque soy el favorito”, agregó Martín. Era el hijo menor de Jaime y el más malcriado de todos.

"¡Cállate!", gritaron los hermanos al unísono.

¿Dónde estaba Darla? Ella es mi niña dulce. Estará preocupada por mí, se preguntó Jaime, esperando que su hija de su tercer matrimonio hablara. ¿Estaba ella en la habitación?

Publicidad

"¿Cuándo podemos irnos?". Jaime finalmente escuchó la voz de Darla. “Odio los hospitales, y esto es una pérdida de tiempo”.

“¿No quieres estar aquí por papá? Eres su dulce niña”, se burló Christina de su media hermana.

Hombre mayor con cara de preocupación. | Foto: Pexels

Publicidad

"Solo quiero irme. Todos sabíamos que algo así sucedería pronto, y quiero que termine. No me importa su dinero. Nunca tuvo tiempo para nosotros. Él nunca nos crio. No sé por qué estamos perdiendo el tiempo aquí”, manifestó.

“Apuesto a que le dará todo a alguna mujer nueva por ahí. De todos modos, me voy”, continuó Darla, y Jaime escuchó sus pasos desaparecer.

Su corazón se rompió. Pero se vio obligado a mirar hacia atrás en su vida y darse cuenta de que Darla tenía razón. Jaime se perdió mucho de su infancia. Estaba viviendo la vida, pero pensó que sabían cuánto los amaba.

¿Cómo podían ser tan insensibles ahora?

Publicidad

Finalmente, todos se fueron. Pero Jaime los escuchó ir y venir el resto de la semana hasta que finalmente se despertó una mañana. Nadie estuvo allí. Se esforzó por mantenerse erguido, pero su cuerpo estaba demasiado débil para moverse.

Afortunadamente, entró una enfermera y llamó al médico después de darse cuenta de que el paciente había despertado.

El médico lo revisó y todo parecía estar bien, pero le dijeron que tardaría un tiempo en recuperarse de sus heridas. Jaime se sintió un poco aliviado, pero no quería ir a casa en absoluto. Cuando la enfermera le preguntó si quería llamar a sus hijos, negó con la cabeza.

Publicidad

“¿Puedes llamar a mi abogado?”, preguntó con voz débil. La enfermera asintió y el Sr. González apareció unas horas más tarde.

Personas en un funeral. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre había tomado una decisión importante después de escuchar a sus hijos discutir sobre su herencia o enojarse por tener que verlo en su estado inconsciente. Iba a darles una lección. No había sido el mejor padre, pero los amaba y ellos necesitaban saberlo.

Después de discutir todo con su abogado, el Sr. González se fue. Unas horas más tarde, Jaime volvió a caer en coma y esta vez no se despertó. Murió unos días después.

A pesar de sus peleas y de estar enojados con su padre, Christina, Alexandra, Benjamín, Darla y Martín se presentaron llorando en el funeral. Lamentaron el fallecimiento de su padre y Christina incluso se disculpó por su actitud en el hospital.

Publicidad

Le dijo a Benjamín que no le importaba la casa de la playa. Darla sollozó y esperó que él supiera cuánto lo amaba.

Más tarde ese día, el Sr. González los reunió y reveló el testamento de Jaime. Pero primero, el abogado les dijo que se había cambiado hace apenas unos días cuando su padre se despertó. Los cinco estaban conmocionados, ya que no sabían que nadie lo había visto despierto excepto el personal médico.

En su testamento, Jaime donó todo su dinero al hospital que intentó salvarle la vida y a varias otras organizaciones benéficas. Lo único que sus hijos recibieron de él fue su colección de diarios, que debían compartir entre ellos.

Publicidad

Ninguno de ellos podía creerlo. Estaban bien económicamente porque todos habían recibido herencias de sus abuelos. Eran bastante ricos. Pero este fue un movimiento impactante de su padre.

Libro con empastado blanco. | Foto: Pexels

Publicidad

“Me dijo que esto era una lección para ustedes”, explicó González. "Esperaba que leyeran sus diarios y entendieran más sus pensamientos".

Martín, siendo un completo malcriado, se fue. No quería escuchar lo que su padre escribió. El resto de ellos se quedaron. Christina comenzó a leer un diario que databa de cuando ella y Alexandra eran niñas. Jaime había apreciado todos esos momentos con ellos.

Darla tomó otro cuaderno y leyó un pasaje donde Jaime hablaba sobre su graduación de la escuela secundaria. Ella había sido la mejor estudiante y su padre era la voz más fuerte de la multitud.

Benjamín leyó de otro diario en el que su padre dejo registro sobre la primera vez que caminó y lo sorprendidos que estaban él y su esposa en ese momento.

Publicidad

Todos estaban llorando a pesar de haber leído unas pocas líneas. Pero finalmente entendieron que, aunque Jaime se había perdido muchos momentos de sus vidas, había estado allí para los más importantes y los recordaba con cariño.

También leyeron pasajes donde hablaba de sus aventuras. Su pasión por la vida. Y todos lo entendieron un poco mejor. Eventualmente, Martín también leyó algunas historias.

Los hermanos entendieron por qué su padre solo les había dado sus diarios. Contenía sus sentimientos reales, que no sabían que existían. El dinero no valía nada. También aprendieron un poco sobre disfrutar la vida al máximo y se apreciaban más.

Publicidad

Joven leyendo mientras tiene su laptop sobre las piernas. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El dinero no significa nada al final: Los hijos de Jaime aprendieron por las malas que el dinero no significa mucho. Todo lo que importa, al final, es la gente que amaste y te amó.

Publicidad

Los padres también tienen defectos: Los adultos no son perfectos. Ellos también cometen errores. Si alguna vez estás enojado con tus padres, trata de ver su punto de vista y no ser tan duro con ellos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad