Hombre rico saca a sus hijos del testamento y deja herencia a trillizos en orfanato - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un hombre rico cambia su testamento, deshereda a sus hijos y deja todo a un misterioso grupo de trillizos, luego su esposa descubre quiénes son.

Publicidad

Gerónimo Castro cambió su testamento, y se suponía que nadie debía enterarse, al menos hasta que muriera. Pero sucedió que el hijo de su abogado estaba saliendo con su hija y el secreto se supo.

“¿Qué quieres decir con que no estamos en el testamento?”, preguntó Carolina Castro, francamente alterada. “¿A quién le dejará todo?”.

Trillizos recostados en un muelle. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Entonces, el hijo del abogado le dijo todo a la joven, y ella se lo contó a su hermano Rafael. Ambos decidieron averiguar quiénes eran esos herederos y fueron al orfanato mencionado en el testamento.

Los nuevos herederos eran Wilson, Wilmer y Wilfredo Mijares y, para su asombro, los tres huérfanos tenían solo cuatro años. Una mirada a los tres niños, que eran idénticos, hizo explotar el misterio.

“¡Son los hijos de papá!”, dijo Carolina, pensativa, a su hermano, “¡Él engañó a Marcia!”. Los dos estaban en la limusina camino a la oficina, y Rafael tomaba una bebida del bar.

Publicidad

“Sí... ¡Imagina la reacción de Marcia!”, dijo el hombre. “¡Las monjas dijeron que los niños tenían cuatro años y que su madre había muerto el año pasado! La aventura podría haber durado tras su nacimiento...”.

La sonrisa de Carolina se tornó extremadamente desagradable. “Creo que papá hará cualquier cosa para evitar que su querida Marcia se entere de que dejó embarazada a otra mujer y lo deje. ¿No es así?”.

Marcia era la mujer con la que el padre de Carolina y Rafael se había casado tres años después de que su propia madre muriera de cáncer. Al principio, la hija del hombre y su hermano no la habían recibido de buena gana.

Publicidad

Las páginas de un testamento. | Foto: Unsplash

La mujer era adorable y cariñosa, pero también era casi 20 años más joven que su padre y no había ocultado su deseo de convertirse en madre. Pero pasaron los años y no habían tenido bebés que redujeran la parte de la herencia de Carolina y Rafael.

Publicidad

Marcia había llevado a su padre a especialistas en fertilidad en las principales ciudades del mundo, pero aun así no había quedado embarazada. Finalmente, un médico valiente le dijo a la mujer que nunca tendría un bebé.

Eso había sido hace cinco años, y Marcia se había hundido en una profunda depresión teñida de dolor. Había tardado mucho en recuperarse y aceptar su infertilidad, y su padre, que amaba a su joven esposa, era capaz de cualquier cosa para ocultarle que él había tenido hijos de una amante.

Rafael y Carolina esperaron hasta después de la cena para atrapar a su padre en su estudio. “¡Papito!”, exclamó la joven dulcemente. “¡Te extrañé!”.

Publicidad

Gerónimo Castro miró a su hija y arqueó una ceja. “Mi querida Caro, ¡estuvimos juntos en reuniones casi toda la tarde!”.

La joven se rio y se sentó en el brazo de su silla. “¡Ah, me refería al tiempo real entre padre e hija! ¡Y Rafael también te extrañó!”, el joven, que estaba esperando su señal, entró sigilosamente sonriendo con picardía.

Una mujer de espaldas recostada en una poltrona. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Entonces!”, exclamó el padre. “¿Qué quieren ustedes dos? ¿Autos nuevos? ¿Más tiempo personal con el jet de la compañía? ¿Qué pasa?”.

“Bueno”, sonrió Carolina. “Solo estábamos preocupados por tu salud papá porque mi novio mencionó que habías ido a ver a su padre e hiciste un nuevo testamento...”.

El hombre se levantó abruptamente, empujando a su hija. “¡Así que de eso se trata!”, gritó enojado. “¡Y supongo que ha estado fisgoneando y te dijo que ya no son mis herederos!”.

Publicidad

Rafael dio un paso adelante. “¿Cómo pudiste, papá? Carolina y yo hemos sido esclavos para ti estos últimos 12 años...”.

Gerónimo Castro se rio burlonamente. “¿ESCLAVOS?”, preguntó. “Los dos ocupan puestos de vicepresidentes y tienen salarios altos por los que trabajan muy poco. Esos puestos y esos salarios están protegidos en mi testamento. ¿Qué más quieren?”.

“Pero...”, Carolina replicó. “¿Qué hay de tus nietos?”.

“¿Nietos?”, preguntó Gerónimo. “Ninguno de los dos está casado y no ha dado ninguna indicación de que tenga interés en tener hijos. Cuando lo hagan, hablaremos de ello”.

Publicidad

Un elegante hombre mayor hablando a través de un teléfono celular. | Foto: Unsplash

Carolina se sonrojó de rabia. “Pero si pasa algo...”.

El padre de la joven ya se había cansado de esa charla. “Entonces mantienes a tus hijos con tu salario y te esfuerzas por hacer tu propia fortuna como lo hice yo”.

Publicidad

“Sabemos que esos mocosos son tus hijos”, gritó Rafael. “¡Y si no nos das nuestra parte de la herencia, se lo diremos a Marcia!”.

En ese momento interrumpió la voz de una mujer tranquila. “Creo que ya lo hiciste, Rafael”. Los tres se dieron la vuelta para ver a Marcia parada en la entrada del estudio, con una taza de café en la mano.

“Vine a traerte tu café, Gerónimo”, dijo con una sonrisa forzada. “No quise escuchar a escondidas, pero ahora que estoy aquí, por favor ilumíname”.

El hombre se giró hacia sus hijos: “Fuera, los dos”, luego se giró hacia su esposa. “Marcia, amor, por favor siéntate. Puedo explicarte...”.

Publicidad

La mujer lo miró con ojos enormes y llenos de lágrimas. “Creo que me quedaré de pie, pero por favor explícame”.

Gerónimo se retorció incómodo. “Bueno... ¿Recuerdas cuando regresamos de ese viaje a Ginebra? Tuve que ir a esa conferencia en Lake Tahoe y estabas enferma...”.

Una mujer con rostro enojado. | Foto: Unsplash

Publicidad

La mujer levantó la barbilla e interrumpió. “¿Te refieres a cuando caí en una depresión porque no podíamos tener un bebé?”.

El hombre tuvo la gracia de sonrojarse. “Bueno, sí... La cosa es... yo... bebí demasiado y allí estaba esta mujer, una bailarina, y una cosa llevó a la otra...”.

Marcia asintió pensativamente. “Ya veo. Mientras yo estaba de duelo porque no podía darte un bebé, estabas ocupado teniendo una aventura con otra mujer y ELLA no tuvo problemas para quedar embarazada. ¿Es un niño o una niña?”.

Gerónimo se retorció. “En realidad... tres niños... trillizos idénticos. ¡Pero Marcia, ni siquiera lo sabía! Me enteré hace tres meses, la mujer murió y su abogado me envió una carta...”.

Publicidad

La esposa del hombre asintió pensativamente. “Ya veo”, dijo con calma. “Gerónimo, creo que será mejor que duermas en uno de los dormitorios de invitados esta noche”.

“Marcia”, gritó Gerónimo. “¡Por favor, fue solo una vez! Nunca te había sido infiel antes y tampoco lo hice después...”, pero su esposa ya le había dado la espalda y se había ido.

Durante la semana siguiente, el hombre vivió con aprensión, pero Marcia mantuvo la distancia y el silencio. En cuanto a Carolina y a Rafael, estaban callados como ratones, esperando que su padre pasara por alto su parte en la ruptura con su amada esposa.

Una hermosa mujer mirando fijamente hacia el frente. | Foto: Unsplash

Publicidad

Una tarde, Gerónimo llegó temprano a casa y escuchó el sonido de las voces y las risas de unos niños provenientes del jardín. Se apresuró a investigar y vio a Marcia en el césped con tres guapos niños pequeños jugando a la pelota.

“¡Marcia!”, dijo sorprendido. “Qué...”.

La mujer lo miró y sonrió. “Gerónimo: Odio que me hayas engañado, pero te amo, así que amo a tus hijos, a todos tus hijos. Y si lo permites, estos chicos también pueden ser mis hijos”.

El hombre cayó de rodillas frente a su esposa y sollozó. “Perdóname, Marcia”, susurró. “¡Sé que te he lastimado! ¡No merezco una mujer tan maravillosa como tú!”.

Publicidad

Ella contestó molesta. “¡Eso lo sé! Pero te perdono”.

Gerónimo y Marcia criaron a los tres niños juntos, y aunque finalmente perdonó a Carolina y a Rafael, se negó a cambiar su testamento para incluirlos como beneficiarios.

Un hombre jugando con unos niños en un campo con árboles y flores. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La codicia puede hacerte perder más de lo que esperas ganar. La codicia de Carolina y Rafael los llevó a enfrentarse a su padre y a revelar su secreto, pero no obtuvieron nada a cambio.

Un corazón amoroso puede perdonar a los verdaderamente arrepentidos. Marcia no solo aceptó a los hijos de Gerónimo, sino que también lo perdonó por su engaño.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad