Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Viuda de 91 años atrapa a los ladrones que tratan de robar su casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
28 ene 2022
16:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una viuda de 91 años estaba sola en su casa cuando sintió el peligro: dos ladrones intentaban entrar para robarla. Sin embargo, la mujer mayor burló a los delincuentes al idearles una trampa.

Publicidad

Cuando Víctor pidió la mano de Dolores en matrimonio, le prometió que permanecerían juntos hasta el final de sus vidas e incluso partirían juntos hacia su hogar celestial.

Pero, lamentablemente, el destino no fue tan amable con sus planes e inesperadamente un día dejó a Dolores debido a un ataque al corazón. Después de que Víctor falleció, su mujer se quedó sola.

Casa de ladrillos y puerta blanca. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Víctor era un anticuario muy conocido en la ciudad y era dueño de una pequeña tienda de antigüedades que estaba funcionando bastante bien.

También almacenó algunas de sus valiosas piezas en casa, que los vecinos notaron rápidamente y chismearon. Eso llevó a una serie de intentos de robo en la tienda y la casa de la pareja.

Como resultado, cuando Víctor murió, Dolores se sintió insegura en su hogar. Estaba sola, y todos en su barrio lo sabían. Entonces, incluso cuando sus vecinos se ofrecieron a ayudarla, tenía demasiado miedo de aceptar su colaboración.

Una noche, Dolores regresaba a casa de su tienda cuando notó que su vecino Bob, de 31 años, miraba dentro de su casa a través de la puerta principal. Cuando vio que Dolores se acercaba, aceleró sus pasos y se alejó, fingiendo que no la había visto.

Publicidad

Dolores había escuchado rumores de que Bob era alcohólico y estaba desempleado, y que su esposa lo había dejado. El hombre había estado viviendo solo en su casa desde entonces, y bebía todo el día o deambulaba por el vecindario, deleitando sus ojos con otras mujeres.

La viuda ignoró a Bob al principio porque sabía que era un bicho raro. Sin embargo, al día siguiente, lo atrapó mirándola. Estaba sentada en su balcón leyendo un libro, y cuando estaba a punto de pasar al siguiente capítulo, notó que él la miraba a través de la ventana de su habitación.

Lee también: Anciana da refugio a chica sin hogar y ladrones se meten en su casa esa noche - Historia del día

Publicidad

Le asustó la forma en que él la miraba fijamente, así que entró y cerró la puerta de su balcón. Más tarde, cuando miró por la ventana para ver si todavía estaba allí y notó que Bob había desaparecido.

La mujer mayor tenía la sospecha de que algo no andaba bien desde ese día. Como resultado, era extremadamente cautelosa y con frecuencia cerraba todas las puertas y ventanas.

Hombre observando algo. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, una noche, mientras iba a la cocina a preparar un poco de té, escuchó un ruido extraño en su patio trasero. Trató de mantener la calma, aunque estaba asustada.

Cogió una sartén y poco a poco abrió la puerta trasera. Su casa era bastante antigua, por lo que la puerta crujió cuando se abrió. Al salir, vio que Bob y otro hombre saltaban la cerca de madera del patio trasero y se marchaban.

"¡Llamaré a la policía si no te vas! ¿Qué diablos estás haciendo aquí?". Dolores les gritó al verlos salir de un arbusto, pero huyeron sin decir nada. Cuando Dolores revisó su patio trasero, descubrió varias botellas de cerveza tiradas allí.

Publicidad

La viuda no pudo dormir tranquila esa noche. Cada vez que cerraba los ojos, su mente volvía a pensar en la posibilidad de que Bob y su cómplice hubieran intentado hacerle daño. “¿Y si no hubieran escapado? ¿Qué pasa si algo sale mal?”.

Sabía que las cosas se estaban poniendo peligrosas y que necesitaba hacer algo. Pero ni siquiera podía decírselo a la policía hasta que tuviera pruebas sólidas contra Bob. Dolores razonó que la única opción que tenía era permanecer alerta.

Entonces, al día siguiente, contrató personal de mantenimiento para que instalara nuevas cerraduras y cámaras en toda su casa y en el patio trasero. Decidió vigilar lo que sucedía alrededor de su hogar para evitar que Bob o cualquier otra persona intentara entrar de nuevo.

Publicidad

Dolores pasó todo el día viendo las imágenes de la cámara de seguridad y no notó nada fuera de lo común. Se fue a la cama esa noche, aliviada, pensando que Bob se asustaría después de su advertencia anterior.

Sin embargo, un fuerte ruido en el patio trasero la despertó sobresaltada alrededor de la medianoche. “¡Lo primero que me vino a la mente fue que podría haber sido Bob otra vez!”.

Mujer mayor enojada. | Foto: Pexels

Publicidad

Corrió a la sala de estar y encendió el monitor para ver las cámaras de vigilancia, pero las cámaras del patio trasero estaban rotas, lo que alertó a Dolores del hecho de que alguien había entrado a su propiedad.

Se acercó de puntillas a la ventana de la cocina, permaneciendo tranquila y sin inmutarse. Levantó ligeramente la persiana de la ventana y notó dos personas vestidas de negro deambulando por su casa.

Dolores no pudo reconocerlos porque sus rostros estaban ocultos. Sin embargo, los escuchó discutiendo el robo de su casa. Decidió que tenía que idear una estrategia para salvarse antes de que fuera demasiado tarde.

Publicidad

Dolores inmediatamente llamó al 911 y les informó que alguien había irrumpido en el patio trasero de su casa. El despachador le aseguró que la policía llegaría pronto y le aconsejó que no entrara en pánico.

Fue a la cocina con el retrato de su esposo después de colgar el teléfono, decidida a atrapar a los ladrones que habían intentado entrar. "¡Oh, Víctor!", dijo en voz alta desde la cocina como si estuviera hablando con su difunto esposo. "¡Te extraño mucho, cariño! ¿Por qué me dejaste así?".

Mientras decía eso, notó las siluetas de los dos intrusos acercándose a la puerta del patio trasero que tenía una delgada cortina blanca que los hacía visibles para ella.

Publicidad

"¡Cariño, todavía no he tocado las antigüedades que dejaste en el garaje!", ella continuó. "El viejo reloj de oro de tu abuelo, así como la antigua flauta de plata que tu bisabuelo nos regaló para nuestra boda, están guardados de forma segura en el garaje”.

“Prometiste que abriríamos una pequeña tienda en nuestra casa. Esas antigüedades valen miles de dólares ¡y te han estado esperando todo el tiempo!".

La viuda notó que las sombras se volvían más y más claras mientras mencionaba el valor de las antigüedades, y luego desaparecieron por completo. Corrió a la sala de estar para ver las imágenes de la cámara y vio a uno de los intrusos rompiendo la cámara en su garaje. ¡Dolores sabía que era hora de atraparlos!

Publicidad

Agarró el bate de béisbol de Víctor, el rociador de gas y un candado, y en silencio abrió la puerta del patio trasero. Caminó hasta que llegó al garaje, y cuando vio a los dos hombres, les echó gas pimienta en la cara y cerró las puertas antes de que los ladrones pudieran huir.

Cámaras de vigilancia. | Foto: Unsplash

Publicidad

También trató de cerrarla desde afuera, pero los dos ladrones forcejearon para abrir las puertas. Afortunadamente, los policías llegaron a ese punto, y cuando vieron a la anciana luchando, corrieron a ayudarla y de inmediato arrestaron a los ladrones.

Uno de los oficiales, Luis Rodríguez, les quitó las máscaras a los intrusos, ¡y Dolores no se sorprendió cuando vio que uno de ellos era Bob! ¡Sus sospechas eran correctas! "¡Lo sabía!", comentó.

El oficial miró a Dolores, perplejo. "¿Sabe quién es, señora?".

"¡Sí, oficial!", respondió la viuda. "Vive en este vecindario. Lo vi a él junto a otro hombre en mi patio trasero hace unos días".

Publicidad

"Bueno, señora, no tiene que preocuparse ahora", la tranquilizó el policía. "Me aseguraré de que nunca más se los vea en el vecindario. ¿Vive sola, señora?".

"Sí, oficial. Mi esposo murió hace dos meses y mi hijo vive en el exterior. Rara vez me visita porque está muy ocupado con su trabajo".

"Bueno, señora", dijo el oficial Rodríguez. "Los delitos aumentan cada día y es peligroso vivir solo. Por cierto, hizo un buen trabajo tratando de encerrarlos en el garaje".

"Oh", Dolores se sonrojó. "Fingí estar hablando con mi difunto esposo y tener algunas antigüedades en el garaje. Sabía que podían escucharme desde la cocina, así que el plan funcionó".

Publicidad

"Estoy bastante impresionado, señora. ¡Me alegro de que no se haya asustado y los haya atrapado! Por favor, manténgase a salvo".

"Claro, oficial", respondió Dolores, mientras los policías se retiraban del lugar.

Lee también: Policías responden llamado y hallan anciana en una casa fría usando su horno para calentarse - Historia del día

La mujer mayor siguió el consejo de Rodríguez y le contó a su hijo todo lo que pasó. Braulio estaba muy preocupado y le dijo a Dolores que se mudara con él.

Dolores no quería mudarse porque ella y Víctor tenían muchos recuerdos en su antigua casa. Entonces Braulio se mudó con su familia al pueblo de su madre después de solicitar un traslado en su trabajo.

Publicidad

Dolores y Claire, la esposa de Carlos, ahora administran juntas la tienda de Víctor. Lo rebautizaron llamándola: "La casa del tesoro de Dolores y Víctor".

Tienda de antigüedades. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Mantente alerta para evitar cualquier peligro: Dolores tomó todas las medidas de precaución después de notar actividades extrañas a su alrededor. Eso la ayudó a deshacerse de Bob y salvarse.

Si haces algo mal, serás castigado tarde o temprano: Bob intentó irrumpir en la casa de Dolores y finalmente fue detenido.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad