logo
Una joven sin hogar sentada en el suelo | Shutterstock
Una joven sin hogar sentada en el suelo | Shutterstock

Anciana da refugio a chica sin hogar y ladrones se meten en su casa esa noche - Historia del día

Cuando Rosa vio que la nieve comenzaba a caer, se llevó a una joven sin hogar, Sara, a casa para que pasara la noche. Más tarde, la mujer mayor se despertó con algunos ruidos.

Publicidad

“Vamos niña. Pronto va a empezar a nevar bastante fuerte. Ven conmigo”, insistió la Sra. Rosa Valverde, ayudando a la joven sin hogar a que se levantara del piso afuera de la panadería local. “No puedo dejar que una niña se quede a la intemperie”, dijo la mujer mayor.

“No soy exactamente una niña, señora. Ya tengo 18 años”, respondió la chica con una sonrisa torcida mientras se levantaba para seguir a la anciana.

Una joven sin hogar sentada en el suelo cubierta con una manta. | Foto: Shutterstock

Una joven sin hogar sentada en el suelo cubierta con una manta. | Foto: Shutterstock

“Por favor, niña. Puede que tengas 18, pero cuando eres tan mayor como yo, ves a todos los menores de 20 como niños. Aunque, definitivamente te ves mucho menor de 18 años”.

“Ahora, hablemos mientras caminamos hacia mi casa. Soy Rosa Valverde. ¿Cómo te llamas?”, preguntó la mujer mayor con severidad mientras continuaba caminando con su bastón.

Publicidad

“Soy Sara, Sra. Valverde, y usted realmente no tiene que hacer esto. Puedo volver al refugio...”, calló repentinamente la joven.

“¿Qué pasó en el refugio?”.

“Digamos que hay gente mala ahí, y los que lo dirigen tampoco son mejores”, le reveló Sara a la anciana.

“¿Ves? Esa es la cosa. Vendrás a casa conmigo esta noche y veremos qué podemos hacer mañana”, consoló la Sra. Valverde a la chica.

Parte frontal de una casa con muchas decoraciones navideñas. | Foto: Unsplash

Parte frontal de una casa con muchas decoraciones navideñas. | Foto: Unsplash

Finalmente llegaron a su casa, que se encontraba en un área suburbana de Jackson, Wyoming. Sara miró el lugar con asombro, pues parecía sacado de una película navideña con toneladas de decoraciones y un toque hogareño.

Publicidad

“Tendrás que perdonarme. Amo la Navidad, y he coleccionado toneladas de adornos en mi larga vida desde que me mudé a este país”, dijo la Sra. Valverde con humor mientras abría la puerta y hacía pasar a la chica.

“Está bien, Sra. Valverde. Yo también amo la Navidad. No la he disfrutado en mucho tiempo desde que murió mi madre”, respondió Sara. Rosa la miró con ternura e insistió en traerle una taza de chocolate caliente y sus galletas navideñas recién horneadas.

La jovencita tomó un sorbo de la taza y se comió sus galletas con deleite. También hablaron de su dura vida. La madre de la joven había muerto cuando ella tenía 14 años y había tenido que mudarse con su tía, que era una persona terrible.

“Traté de alejarme de esa casa tanto como pude. Llevo más de un año en la calle y no me queda familia”, explicó mientras todavía comía las galletas.

Mientras tanto, Rosa le contó sobre su vida, que había sido muy diferente. Tuvo una familia maravillosa mientras crecía en México.

Una mujer mayor conversando con una joven. | Foto: Pexels

Una mujer mayor conversando con una joven. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de varias relaciones fallidas, decidió que el matrimonio no era para ella. Entonces decidió mudarse a Estados Unidos para trabajar y construirse una carrera. También trabajó como voluntaria en varias organizaciones benéficas.

“Ahora, solo estoy tratando de disfrutar la vida porque ya no puedo trabajar. El envejecimiento es una molestia. Ni siquiera puedo ser voluntaria como lo hacía antes porque tengo este estúpido bastón”.

“Pero todavía me siento como si tuviera 20 años. ¿No es gracioso? Rosa se rio y Sarah se le unió. Continuaron charlando hasta que la anciana sacó una cómoda manta cuando llegó la hora de acostarse”.

Sara dormiría en el sofá esa noche porque su habitación libre no tenía muebles. “Lo siento, no tengo una cama adicional. He usado la habitación de invitados como cuarto de almacenamiento durante años”.

“Recientemente vendí un montón de cosas y estaba planeando convertirla en una sala de manualidades. Tal vez ahora sea un dormitorio de invitados”, dijo la mujer mayor mientras arreglaba todo en el sofá de la sala de estar.

Publicidad

Sara decidió ayudar cuando vio que a Rosa le estaba costando arreglarlo y le agradeció por todo antes de decir buenas noches.

Una joven que refleja miedo en su rostro. | Foto: Pexels

Una joven que refleja miedo en su rostro. | Foto: Pexels

La mujer mayor se fue a dormir con una sonrisa en su rostro y los débiles sonidos de la televisión mientras la chica la miraba.

Sin embargo, un fuerte golpe la despertó unas horas más tarde, y hubo una especie de refriega proveniente de la sala de estar.“¿Cometí un error al invitar a Sara a mi casa? ¿Me está robando?”, se preguntó Rosa mientras se levantaba y se ponía una bata sobre su pijama.

Finalmente, escuchó la puerta principal cerrarse con un fuerte golpe y fue lo suficientemente valiente como para aventurarse en la sala de estar.

Publicidad

Una vez allí, Rosa vio a Sara en el suelo con la espalda apoyada en la puerta principal. Estaba temblando y sosteniendo una sartén de hierro fundido en una mano.

“¡Sara! ¡Dios mío! ¿Qué pasó?”, gritó la anciana tratando de correr hacia ella con su bastón.

“¡Sra. Valverde! ¡Lo siento mucho! ¡No debería haber venido aquí!”, dijo Sara llorando y temblando.

“¿Qué? Cálmate. Dime qué pasó”, preguntó la mujer mayor, mirando a la chica porque no podía arrodillarse.

“Algunas mujeres intentaron irrumpir en la casa. Abrieron la puerta de su casa como si nada. Pero le pegué a una de ellas con su sartén. Espero que esté bien”, explicó Sara entre lágrimas, levantando la sartén de hierro fundido para expresar su punto de vista.

Una mujer mayor con rostro sonriente. | Foto: Pexels

Una mujer mayor con rostro sonriente. | Foto: Pexels

Publicidad

“Bueno, eso está bien. Pero esa sartén es bastante resistente. No es de extrañar que las hayas asustado”, comentó Rosa y se rio. Una cosa buena de ser mayor es que no se perturba mucho. Podía encontrar humor en todo.

“No es gracioso, Sra. Valverde. Esto fue mi culpa. Creo que me siguieron y esperaron hasta que estuviéramos dormidas para robarse algo. Esas son solo algunas de las personas malas en el refugio”, contó la joven, secándose las lágrimas y levantándose del suelo.

Rosa la tomó del brazo y la llevó de regreso al sofá. Consoló a la joven asegurándole que no era su culpa.

“De hecho, me protegiste a mí ya mi casa de cualquier daño. Eres mi heroína. De todas formas deberíamos llamar al 911, y puedes decirles todo lo que sabes”, agregó Rosa una vez que se sentaron.

Los oficiales aparecieron unos minutos después y Sara explicó todo lo sucedido, describiendo a las mujeres que intentaron entrar. Al día siguiente, la anciana le dijo que podía quedarse en su casa de forma permanente para recompensar su valentía.

Pero realmente lo hacía porque disfrutaba de la compañía de la chica. También encontró un trabajo con paga decente para la joven y luego la ayudó para seguir sus estudios.

Publicidad

Sara vivió con ella después de graduarse y se convirtió en la nieta que la Sra. Valverde nunca había tenido.

Una anciana sentada junto a una joven en el banquillo de un parque. | Foto: Pexels

Una anciana sentada junto a una joven en el banquillo de un parque. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Un gesto amable puede cambiar la vida de alguien. Rosa salvó a Sara de estar en las calles y la ayudó.

Un extraño puede convertirse fácilmente en tu familia en un abrir y cerrar de ojos. Rosa y Sara se convirtieron en familia más rápido de lo que esperaban después de un gesto amable y un intento de robo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

No entendía por qué mis facturas eran más altas de lo normal hasta que bajé al sótano - Historia del día

04 de julio de 2024

Mi hijo adolescente fue muy grosero con una mujer de la limpieza del restaurante - Le enseñé una valiosa lección

21 de junio de 2024

Huérfana encuentra viejas cartas de amor en tienda de antigüedades, se da cuenta de que conoce a los remitentes - Historia del día

26 de junio de 2024

La traición de mi hijo fue simplemente un cuchillo oxidado en mi espalda

10 de abril de 2024

Mi novia me dijo que mi hija había muerto, luego descubrí que mentía - Historia del día

19 de abril de 2024

Tras la muerte de su madre, sus hijos encuentran una vieja puerta oxidada detrás de su armario - Historia del día

26 de junio de 2024

3 historias impredecibles en las que la gente descubre la sorprendente verdad sobre sus vecinos

22 de abril de 2024

Eché a mi padre viudo y a su esposa embarazada tras descubrir lo que ella le hizo a mi hermana pequeña

13 de mayo de 2024

Huérfano salva a anciana en hogar de ancianos y, una semana después, encuentra una nueva familia - Historia del día

18 de junio de 2024

Hijos se enteran de que su madre de 62 años sale con un hombre más joven y los excluye de su testamento - Historia del día

20 de junio de 2024

Una mujer se da cuenta de que un hombre de 89 años compra rosas rojas en su tienda todos los días y decide seguirlo - Historia del día

13 de junio de 2024

Hombre rico excluye a 7 hijos de su testamento, anciana indigente hereda toda su propiedad - Historia del día

26 de junio de 2024

La esposa embarazada de un papá viudo echa a su hija de casa - La hermana mayor se entera y ataca de vuelta

29 de marzo de 2024

Anciana se divorcia de esposo durante 54 años tras ver un video de él - Historia del día

08 de junio de 2024