logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tras accidente fatal, el oficial Legarreta encuentra a un niño en el asiento trasero - Historia del día

Vanessa Guzmán
29 ene 2022
18:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Nadie esperaba encontrar un sobreviviente cuando el oficial Legarreta y su equipo fueron enviados a investigar un accidente automovilístico fatal. Pero había uno: un niño de cuatro años que lloraba desconsoladamente en el asiento trasero del automóvil.

Publicidad

Eran alrededor de las 3:00 p. m. cuando el oficial Martín Legarreta recibió una llamada de que se había producido un grave accidente automovilístico en una transitada avenida de su ciudad.

Los lugareños que presenciaron el suceso culparon al chófer del automóvil por conducir de manera imprudente a pesar de la luz roja del semáforo. Según la magnitud de los daños, confiaban en que nadie podría haber sobrevivido al siniestro vial.

Patrulla de policía. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El coche estaba casi destrozado y salía humo del capó. Nadie se acercó al vehículo porque temían que explotara pronto, pero llamaron al 911.

Cuando el oficial Martín y su equipo llegaron a la escena, rompieron la puerta de un auto y sacaron a una pareja fuera del vehículo desde los asientos delanteros. Lamentablemente, ya no estaban vivos.

Luego fueron a revisar el asiento trasero y un sollozo los detuvo en seco. El oficial Legarreta miró por la ventana y vio a un niño adentro, agachado en el piso, sangrando por la cabeza y llorando.

"¡Hay un niño aquí! ¡Todavía está vivo! ¡Avisen a los paramédicos!", le gritó Martín a su compañero Benjamín y abrió la puerta de golpe para sacar al niño. Además de la cabeza, el niño presentaba lesiones en el brazo derecho y partes de la cara.

Publicidad

El oficial Martín llevó al niño en brazos a su patrulla y le puso un pañuelo en la herida de la cabeza para detener el flujo de sangre. Sin embargo, el niño no dejaba de llorar, por lo que el Legarreta comenzó a hablarle para consolarlo.

"Está bien, chiquito", dijo Legarreta, acariciándole el pelo. "Estás a salvo. ¡Los doctores llegarán de un momento a otro!".

Las palabras del oficial, sin embargo, no hicieron que el niño se sintiera mejor. Seguía llorando y gritando "¡Mamá, Mami! ¡Papi!".

Lee también: Policía adopta a la bebé de una adicta sin hogar tras conocerla mientras patrullaba las calles

Publicidad

Martín y Benjamín intercambiaron una mirada rápida, ambos sospecharon que la pareja en el asiento delantero eran los padres del niño y que ahora era huérfano.

Niño llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

Legarreta suspiró y le preguntó al niño: "¿Dónde están tus padres? ¿Están en casa?".

"¡No!", el joven negó con la cabeza, limpiándose la nariz que moqueaba. "Están en el auto. ¡Por favor, ayúdenlos!".

Los ojos del oficial Legarreta se llenaron de lágrimas en ese momento. Él también era huérfano y temía que, si el niño no tenía parientes, crecería en un orfanato.

Era muy consciente de que esos lugares no eran los mejores para criarse. Se convertía en un desafío el formarse como una buena persona en el transcurso de la vida.

Afortunadamente, había conocido a Kathy después de dejar el orfanato. Se casaron poco después de que comenzaron a salir y construyeron juntos la casa de sus sueños. Cuando no pudieron tener hijos, adoptaron a una niña llamada Julia.

Publicidad

Sin embargo, Kathy quería tener otro hijo, por lo que decidieron adoptar de nuevo. Pero comenzaron a buscar, se enamoraron de un par de trillizos recién nacidos y terminaron adoptando tres bebés en lugar de uno.

Mientras Martín se preguntaba sobre el destino del niño, sus pensamientos fueron interrumpidos por los paramédicos que habían llegado a la escena. Llevaron al pequeño a primeros auxilios, pero el oficial no pudo apartar la mirada de él cuando lo vio alejarse.

Esa noche no pudo dormir. Su mente estaba constantemente ocupada por los pensamientos sobre el niño.

Sabía que estaba a salvo con la policía e intentaban rastrear a sus familiares, pero le preocupaba que, si nadie accedía a acoger al niño, terminaría en un orfanato. Así que decidió hablar con Kathy sobre la adopción del niño durante el desayuno a la mañana siguiente.

Publicidad

Niños felices. | Foto: Pexels

"Cariño. Sé que puede parecerte extraño, pero ayer conocí a un niño durante un accidente, y no puedo dejar de pensar en él. Sus padres murieron y no ha aparecido ningún pariente. Han tratado de hablar con él, pero todavía está traumatizado por lo ocurrido y no se ha querido comunicar", dijo.

Publicidad

"Oh, eso es terrible", dijo Kathy mientras colocaba una tostada en su plato. "¿Qué edad tiene el niño?".

"No creo que tenga más de cuatro años, cariño", dijo Martín. "Estaba pensando en adoptarlo. ¿Qué te parece?".

"Bueno, Martin", vaciló Kathy. "Sé que te sientes unida a él, pero es demasiado pronto, cariño. ¿Qué pasa si su familia lo reclama? Esperemos un poco y luego decidamos. En cualquier caso, si quieres que seamos sus padres, nunca diría que no".

"Gracias, cariño", respondió el oficial, contento de que el niño pudiera tener al menos un hogar lleno de amor.

Publicidad

Después de casi una semana, ningún familiar se presentó para reclamar al chiquillo, cuyo nombre era Arturo. Ni siquiera la policía había podido localizar a algún pariente.

El oficial Legarreta y Kathy decidieron adoptarlo en ese momento. Sin embargo, cuando comenzaron el proceso, Benjamín les informó que los familiares de Arturo finalmente habían sido localizados en Santa Fe.

Resultó que eran la tía y el tío del niño y que querían cuidarlo. Martín y su esposa, por otro lado, se enamoraron de la inocencia de Arturo y decidieron hablar con ellos sobre la adopción.

Para su sorpresa, los familiares parecían estar interesados ​​en el niño porque querían la casa que sus padres le habían dejado. "¡No te daremos el niño a toda costa!", revelaron. "¡Él es nuestro, y la casa que le dejaron sus padres también!".

Publicidad

Padres jugando con su hijo. | Foto: Pexels

Así que el oficial Legarreta les dijo que podían quedarse con la casa si querían, pero él y su esposa estaban muy interesados ​​en adoptar a su sobrino. Para su sorpresa, la pareja aceptó la oferta sin dudarlo y gustosamente intercambiaron a Arturo por la propiedad.

Publicidad

En este punto, Martín estaba encantado porque había salvado al niño de una vida de miseria con sus codiciosos parientes.

Cuando finalizó la adopción, Arturo llegó a la casa de los Legarreta. Allí comenzó a sentir curiosidad por sus padres. Debido a que solo tenía cuatro años y no podía comprender lo que les había sucedido, ni Martín ni Kathy le contaron toda la historia.

En cambio, le escribieron cartas todos los meses, haciéndose pasar por sus padres, y decidieron decirle la verdad cuando fuera mayor. Y lo hicieron cuando Arturo se convirtió en un adolescente. Al principio, el niño luchó por aceptar la verdad, pero finalmente la entendió.

Publicidad

Lee también: Policía adopta a niño maltratado que rescató en un caso: 5 años después, el chico habla sobre su nueva vida

Años más tarde, cuando se graduó de la universidad y comenzó a trabajar, recibió una carta de sus tíos. En la carta lo declaraban heredero de todo lo que tenían porque no tenían hijos.

Arturo no tenía idea de que tenía algún pariente. Llamó a sus padres y les preguntó si la carta tenía algún sentido. Fue entonces cuando descubrió que la casa de sus padres había sido ocupada por sus tíos, pero no habían estado tan interesados ​​​​en acogerlo.

Arthur se entristeció al saber que sus familiares no lo aceptaron, por lo que rechazó la herencia. Sin embargo, recuperó la casa de sus padres y se mudó allí. Conoció a una mujer maravillosa llamada Carolina y se casaron poco después de entablar su romance.

Publicidad

Dieron la bienvenida a dos hermosas hijas, pero luego decidieron adoptar a tres niños más porque Arturo sabía que no había nada mejor que criarse en una gran familia llena de amor y calidez. El oficial Legarreta y su esposa estaban encantados de ser los orgullosos abuelos de los hermosos niños.

Sobre cerrado. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia se forma a través del amor, no necesariamente a través de la sangre: La aceptación del pequeño Arturo en la familia por parte de Martin y Kathy es un hermoso ejemplo de esto.

Nuestro destino es algo que no podemos cambiar: Arturo estaba destinado a crecer en una familia amorosa, y eso sucedió a pesar de que perdió a sus padres a una edad temprana.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad