logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijo de un millonario echa a su esposa y a su bebé al frío: al día siguiente pierde la herencia - Historia del día

Mayra Pérez
27 feb 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando los padres de Lucas le dieron un ultimátum, decidió casarse con una empleada doméstica. Pero luego de una brutal discusión, él echó a ella y a su bebé a la calle. Fue entonces cuando una persona sorprendente apareció en el ático de su casa.

Publicidad

“¡Lucas, ya no puedo lidiar con esto! ¡No puedes salir todas las noches! ¡Tenemos un bebé!”, le gritó Alicia a su esposo, quien salía de fiesta todas las noches a pesar de tener un recién nacido en la casa.

“¡Por ​​favor, cállate ya! ¿De verdad piensas que me casé contigo por amor?”, le gritó Lucas con desdén. “¡Estás loca!”.

Fachada de una gran mansión. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“¿De qué estás hablando? Nos casamos porque nos amábamos”, refutó Alicia, confundida por las palabras de su esposo.

“¡Alicia! ¿Eres estúpida? ¡Eras la doméstica de mi casa! ¿Creíste que me enamoraría de la empleada de limpieza?”, le gritó Lucas, con gestos ampulosos.

“¿Y por qué, entonces? ¿Por qué nos casamos?”.

“Porque NO TUVE REMEDIO, ¡no tuve remedio!”, exclamó él. “Mis padres dijeron que tenía que sentar cabeza y tener un hijo, o dejarían de darme dinero”, dijo con cruel sinceridad.

Dos años atrás, los padres de Lucas, lo habían invitado a hablar seriamente. Estaban cansados ​​de la actitud fiestera de su hijo. Ya tenía 32 años y no había trabajado ni un día de su vida.

Publicidad

Tenía un puesto importante en su compañía, pero no hacía nada ahí. El Sr. García estaba envejeciendo y necesitaba un verdadero heredero, y la Sra. García deseaba tener nietos.

Mientras tanto, Alicia había estado trabajando en la casa de los García por años y se sentía muy enamorada de Lucas. Ella se esforzaba por ocultarlo, pero era evidente para todos, incluido él.

Durante la conversación con Lucas, los García le dieron un ultimátum. Tenía que casarse dentro de un año y formar una familia, o perdería su puesto en la empresa y sus padres lo echarían del gran ático en el que vivía.

Una joven mujer limpia los pisos con un cepillo. | Foto: Pexels

Publicidad

Lucas estaba en un aprieto. No conocía a nadie con quien pudiera casarse tan rápidamente, excepto quizás la doméstica de la casa. Era tranquila, dócil y estaba completamente enamorada de él. No cuestionaría sus verdaderas intenciones.

Alicia se sintió deslumbrada por su repentina atención y pronto comenzaron a salir. Los García se mostraron escépticos sobre la relación, pero estaban felices de que Lucas estuviese madurando y encauzando su vida.

Él le propuso matrimonio a Alicia solo tres meses después y se casaron de inmediato. Ahora tenían un hijo, y sus padres estaban muy felices. Incluso le compraron una casa grande para su nueva familia.

Publicidad

Y la dulce chica estaba tan concentrada en el bebé, no se daba cuenta de lo que estaba pasando ante sus ojos. Lucas nunca cambió su conducta. Seguía siendo un mujeriego, pero un poco más discreto. Lo único que a ella le incomodaba era su ausencia casi todas las noches y decidió confrontarlo. Y ahora que él le había dicho la impactante verdad sobre su relación, no sabía a dónde ir.

“¡Esa es la verdad! Nací en cuna de oro y he estado rodeado de las mujeres más hermosas del mundo. ¿Pensaste que miraría a la doméstica de la casa de mis padres? ¿Eres realmente así de estúpida? ¡Fuiste la solución más fácil al problema! Además, no he estado en ‘viajes de negocios’”, dijo, usando sus dedos para citar al aire la última parte.

Publicidad

“Estuve en Dubái, St. Barts, Fiji y en todos lados con modelos de Victoria’s Secret”, dijo con prepotencia. Las lágrimas cayeron de los ojos de Alicia en ese momento, y Lucas la miró con total desprecio.

“Ay no, y ahora lloras. ¡Dios! ¿Sabes qué? Mira, me he cansado de ti. ¡Vete ya mismo de mi casa!”, ordenó.

“¡Como quieras!”, gritó ella, con los ojos llenos de lágrimas. “Pero me llevo al niño conmigo”.

Hombre joven sonría mientras le caen confetis encima. | Foto: Pexels

Publicidad

Alicia empacó una pequeña maleta, un bolso de bebé y se marchó. Pero no tenía ningún lugar adonde ir. Ella había crecido en un orfanato y no tenía más familia que los García, así que no tuvo más remedio que ir a su casa. La madre de Lucas la saludó con cariño. Alicia le contó que ella y Lucas habían discutido, pero no le quiso dar los detalles.

“No te preocupes, Alicia. Mañana vamos a tu casa y hacemos que Lucas entre en razón”, dijo la señora García durante la cena. Estaba encantada de pasar tiempo con su nieto.

“Alicia, sé que ustedes pelearon, pero las parejas casadas hacen eso todo el tiempo. Vamos, abre la puerta y entremos”, insistió la Sra. García al día siguiente, mientras esperaban en la puerta principal del ático.

Publicidad

La joven madre no quería entrar, pero no tenía elección. El Sr. García también estaba allí e iban a conversar con su hijo por la pelea, aunque no tenía idea de lo que había sucedido. Finalmente, abrió la puerta solo para descubrir a Lucas hablando con un hombre de su edad. Cuando se dio la vuelta, le pareció que había algo familiar en él.

Lucas habló en un tono incómodo. “Jorge, esta es mi esposa, Alicia, y mi hijo. Por supuesto, ya conoces a mi padre”.

“¡Jorge Flores, muchacho! ¿Cómo estás?”. El Sr. García saludó al extraño con mucha efusividad. “Cariño, déjame presentarte al hijo de Henry Flores”.

“¡Por supuesto! Encantada de conocerte”, dijo la mujer mayor.

Publicidad

Mujer joven. | Foto: Pexels

Alicia no le había quitado los ojos a su marido. Estaba sudando y actuaba torpemente. Al principio, pensó que podría ser por la presencia de sus padres, pero luego sintió que era algo más. Estaba preocupado por la presencia de esa persona en su casa.

Publicidad

“También es un placer conocerla, señora García, y un gusto volver a verlo señor García. Mi padre siempre me habla de usted con respeto y cariño”, dijo Jorge con una sonrisa amable, mientras dirigía su mirada hacia Alicia.

“Naturalmente, tu padre es uno de mis amigos más antiguos. Pero, ¿qué estás haciendo aquí?” preguntó el Sr. García.

“En realidad, estoy aquí para ver a Alicia”, reveló Jorge, y ella frunció el ceño.

“¿A mí?”, preguntó Alicia, al tiempo que mecía a su bebé.

“Hola, mi nombre es Jorge y te he estado buscando toda mi vida”, le dijo, extendiéndole la mano. Alrededor, todos estaban sorprendidos.

Publicidad

“¿Por qué?”, preguntó ella desconcertada.

“Porque eres mi hermana. Cuando eras pequeña, un conductor en nuestra casa te robó y la policía nunca pudo encontrarte. Te buscamos durante años, inclusive contratamos detectives privados y tampoco pudieron encontrarte”.

Hombre joven. | Foto: Pexels

Publicidad

“No fue hasta que vi una foto tuya en el periódico cuando anunciaron el nacimiento del bebé que supe que te había encontrado. Te ves exactamente como mi madre... nuestra madre”, reveló, mientras miraba a Alicia con cariño.

“Jorge, ¿hablas en serio? ¿Quieres decirme que mi nuera es la hija de mi buen amigo? ¡Es una noticia maravillosa!”. El Sr. García vitoreó y sonrió. Pero Lucas no sonrió y parecía más nervioso que nunca.

Alicia se dio cuenta en ese momento de que los Flores debían ser tanto o más poderosos que los García. Si eran buenos amigos, posiblemente también eran socios comerciales y parte de la alta sociedad de la ciudad. Lucas tenía miedo de lo que ella haría ahora.

Publicidad

“En realidad no son buenas noticias, Sr. García. Estuve aquí anoche, y lo que escuché... bueno, eso fue lo más terrible que he escuchado. Y no puedo creer lo que su hijo ha hecho pasar a mi hermanita”, continuó Jorge, mirando solemnemente al Sr. García.

“¿Qué quieres decir? Ella solo nos dijo que habían tenido una pelea”, intervino la Sra. García, pero el Sr. García se giró hacia Lucas, que estaba casi escondido en la esquina.

Lee también: Mujer mayor ayuda a hombres sin hogar en su vecindario: años después ellos llegan a su casa en auto de lujo - Historia del día

“¿No les contaste lo que tu esposo te dijo anoche, Alicia?”, preguntó Jorge directamente.

Publicidad

“No, en realidad no quise hacerlo. Estaba tratando de asimilar sus palabras, y ahora, estoy impactada con lo que me acabas de decir. ¿Es verdad? ¿Soy tu hermana?”, preguntó Alicia, encantada y al mismo tiempo desconcertada ante la idea de tener una familia.

Mujer joven muy sorprendida. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Qué le dijiste a Alicia, Lucas?”, preguntó con severidad el Sr. García a su hijo. Lucas negó con la cabeza y Jorge decidió contar lo que había escuchado. Cuando terminó, los García estaban sin habla. La mujer mayor comenzó a llorar.

“Los escuché gritar desde afuera de la puerta principal, y siento que no puedo permitir que mi hermanita viva más en este entorno. ¿Te gustaría conocer a nuestros padres, Alicia? Puedo ayudarte a divorciarte de este perdedor. Nuestro padre no va a estar muy contento cuando sepa lo que has tenido que vivir a su lado”, afirmó Jorge

El Sr. García frunció los labios con ira, y dirigió a su hijo una mirada llena de decepción. Lucas no había dicho ni una palabra, y Alicia no podía creer que fuera tan cobarde. Decidió hacerse cargo por completo de su vida a partir de ese momento.

Publicidad

“Me encantaría conocer a nuestros padres. Espero que se enamoren de su nieto”.

Jorge sonrió y asintió. “Lo van a amar, al igual que a ti”.

Con su bebé en brazos, Alicia siguió a Jorge, y se despidió con algo de torpeza de sus suegros. El reencuentro con sus padres fue agridulce, pero se sentía encantada por tener personas que la quisieran en su vida.

Como lo predijo Jorge, el Sr. Flores se enfureció cuando supo la razón por la que Lucas se había casado con Alicia. Llegó a amenazar con cortar los lazos comerciales con ellos para siempre. Pero Alicia lo disuadió porque los García habían sido muy buenos con ella.

Publicidad

Una madre y su hijo pequeño comparten un momento feliz. | Foto: Pexels

Unas semanas más tarde, Alicia solicitó el divorcio y la custodia total de su hijo. Lucas no puso ningún obstáculo, por lo que le fue concedida. A los abuelos del niño se les permitió formar parte de la vida del pequeño, al que adoraban.

Publicidad

La relación entre los Flores y los García se restableció eventualmente. Más adelante se enteraron de que Lucas había sido despedido de la empresa y ya no estaba recibiendo ayuda económica de sus padres.

Alicia encontró un nuevo tipo de felicidad al lado de su nueva familia. Con el tiempo, logró superar la dura experiencia que le tocó sufrir cuando el padre de su hijo le reveló la verdad de su matrimonio y pudo seguir adelante con su vida junto a su hermoso hijo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor puede hacer que no seamos capaces de ver la realidad. Alicia no debió haber confiado en Lucas tan rápido cuando comenzaron a salir. Pero su amor era tan intenso que se engañó a sí misma pensando que era correspondida.

Publicidad

La mejor venganza es seguir adelante y ser feliz. Alicia siguió adelante con su nueva vida y su nueva familia y solo así logró superar su fracaso matrimonial y olvidar las palabras hirientes de Lucas.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Adolescentes llaman "pobretón" al hijo de un conductor de bus y 10 años después casi no lo reconocen en la reunión de egresados - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad