logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer se pierde de noche: se acerca a casa con la luz encendida y ve una foto suya allí - Historia del día

Vanessa Guzmán
25 feb 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El auto de una mujer se descompone y ella se pierde buscando ayuda. Se acerca a una casa y, mirando por una ventana, ve una foto suya adentro.

Publicidad

Sara había jurado que nunca volvería a la pequeña ciudad donde había nacido, pero allí estaba, conduciendo su auto alquilado a través de la nieve, y tenía la sensación de que estaba perdida.

Llegó a otra intersección y las ráfagas de nieve golpeaban su parabrisas. No había señales, pero a poca distancia de la carretera pudo ver las luces de una pequeña casa.

Casa en medio de zona llena de nieve. | Foto: Shutterstock

Casa en medio de zona llena de nieve. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sara suspiró, condujo lo más cerca que pudo de la casa, luego se detuvo y salió del auto. Con suerte, los residentes de la casa podrían indicarle la dirección correcta para llegar a la ciudad antes de que terminaran las horas de visita en el hospital.

Caminó por la nieve y subió los escalones hasta el porche. Llamó a la puerta y esperó, y esperó... Aunque todas las luces estaban encendidas, nadie salió a atenderla.

Se acercó a la ventana más cercana y miró hacia el interior. Era un lugar pequeño y acogedor, hermosamente amueblado y de buen gusto. Un alegre fuego ardía en la chimenea.

Pero una cosa sorprendió a Sara. En el lugar de la repisa, justo al lado de un viejo reloj de madera antiguo, ¡había una foto de ella misma! Sara quedó impactada. ¡No lo podía creer! Pero entonces la puerta principal se abrió y un hombre se asomó.

Publicidad

Cuando vio a Sara, se quedó boquiabierto y un millón de recuerdos volvieron a su mente. La última vez que ella había visto a Carlos había sido hace 20 años, antes de dejar su pueblo para mudarse a una gran ciudad.

Sarah y Carlos habían sido novios en la secundaria, pero ella siempre había tenido grandes sueños. Desde que podía recordar, había estado cantando y bailando. Era la estrella del poblado, cantaba en todos los eventos y era la protagonista de todos los musicales.

Sabía que lo único que le impedía alcanzar el estrellato era el pueblito en el que había nacido, así que hizo sus planes. El día después de la graduación, tomó un autobús y emprendió su viaje en busca de fama.

Publicidad

Lee también: Al leer historia en línea, mujer reconoce su historia de amor de hace 40 años y le escribe al editor - Historia del día

Carlos le había propuesto matrimonio la noche del baile de graduación y se había sentido devastado cuando ella lo rechazó. "Quiero más para mi vida", le dijo. ¡Más que estar casada con un hombre de pueblo, tener media docena de hijos y envejecer antes de tiempo!”.

Paisaje con montaña nevada de fondo. | Foto: Unsplash

Paisaje con montaña nevada de fondo. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Yo también quiero más de mi vida, Sara", le había dicho Carlos. "Pero quiero hacer una vida contigo".

"¡Bueno, quiero ser una estrella!", gritó enojada. "Quiero ir a un lugar donde la gente no me conozca. Quiero reinventarme, hacer realidad mis sueños, ¡y no puedo hacer eso contigo acompañándome!".

"Ya veo", contestó Carlos, y Sara pudo ver que estaba herido. Nunca habían vuelto a hablar hasta el día antes de que ella se marchara. Quería despedirse y había traído una foto brillante de Sara con él.

Se la dio y le pidió que la firmara, dedicándosela a su mayor fan. "Te amo, Sara", dijo. "Espero que tus sueños se hagan realidad, pero no olvides que el mío siempre serás tú".

Publicidad

Sara había pensado en sus ojos tristes durante todo el camino a su nuevo destino, pero luego se sumergió en la emoción del futuro que la esperaba. Comenzó a ir a audiciones y trató de encontrar un agente, e insistió en los estudios de grabación en busca de su gran oportunidad.

Pero había millones de esperanzados. Había mil cantantes mejores que Sara. Le tomó tres años darse cuenta de que no lo lograría.

Para entonces, había gastado sus ahorros y comenzó a trabajar como camarera en un elegante restaurante. Le enviaba a su madre una carta ocasional diciéndole que estaba bien.

Ella nunca volvió a casa. No iba a enfrentarse a todas esas personas que esperaban que triunfara y admitir que no era lo suficientemente buena, especialmente a Carlos, a quien todavía recordaba con sus ojos tristes.

Publicidad

Y ahora, veinte años después, estaba de pie en su porche, mirándolo a los ojos... Sara sintió que se sonrojaba de vergüenza. "Carlos…" dijo ella. "¡Guau! Mucho tiempo sin verte..."

Autobús en área solitaria y con nieve. | Foto: Unsplash

Autobús en área solitaria y con nieve. | Foto: Unsplash

Publicidad

Carlos la miraba con ojos brillantes y sonreía con esa dulce sonrisa especial que había guardado solo para ella. "¡Sara! ¡Te ves tan hermosa! ¡No has cambiado nada!".

Él se acercó y le dio un gran abrazo. Sara había olvidado lo bien que siempre se sentían los brazos de Carlos. Ella le devolvió el abrazo. "Sara", dijo, retumbando en su oído. "He estado esperando el momento en que vendrías a llamar a mi puerta..."

Sara dio un paso atrás. "¿Pensaste que volvería arrastrándome?", preguntó enojada.

Carlos negó con la cabeza. "No, pensé que te darías cuenta, al igual que yo, de que somos el uno para el otro".

Publicidad

Carlos llevó a Sara al hospital para visitar a su madre y luego la llevó a cenar. Le contó sobre sus últimos veinte años y ella le confesó que no había hecho realidad su sueño.

Lee también: Anciana regresa a su ciudad natal y ve a una amiga que la traicionó 40 años atrás - Historia del día

Terminó quedándose una semana más, luego otra... Y cuando Carlos le propuso matrimonio de nuevo con el mismo dulce anillo que le había ofrecido veinte años atrás, Sara aceptó. Mientras la besaba, ella se dio cuenta de que los sueños cambian.

Pareja bailando. | Foto: Unsplash

Pareja bailando. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El orgullo puede hacer que nos aferremos a malas decisiones: Sara no quería que nadie supiera que había fracasado, así que se mantuvo alejada de su ciudad natal y de las personas que amaba.

Puede tomar un poco más de tiempo, pero el amor gana al final: Carlos esperó 20 años, pero nunca dejó de creer en el amor y su sueño se hizo realidad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Cada día, anciana ve a trillizas solas y descalzas pescando en un estanque y las sigue - Historia del día

20 de abril de 2022

Familia con 1 solo hijo adopta trillizos: los niños van al mar a esperar a padres biológicos cada día - Historia del día

07 de abril de 2022

Mesera nota a hombre con un niño en el restaurante: el chico luce pálido y no quiere comer - Historia del día

11 de abril de 2022

Mujer ve que señor de 89 años compra rosas rojas en su tienda cada día y decide seguirlo - Historia del día

17 de marzo de 2022