logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Mariska Hargitay adoptó a niños de distintas razas, uno de los cuales "cayó del cielo" tras un proceso doloroso

Georgimar Coronil
05 mar 2022
01:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

A los 42 años, Mariska Hargitay tuvo su primer hijo biológico y tras varios intentos para tener otro, supo que la adopción era la forma de tener la familia numerosa que ella y su marido deseaban. Conoce toda la historia.

Publicidad

Mariska nació el 23 de enero de 1964 y se especializó en teatro. Actuó por primera vez en "Ghoulies" en 1984. Tuvo un papel recurrente en "ER" antes de conseguir el de la detective Olivia Benson en "Law & Order: Special Victims Unit" en 1999.

Con mucho esfuerzo y dedicación se convirtió en la actriz mejor pagada de la televisión. Ganó premios Emmy y Globo de Oro por su excelente interpretación.

Publicidad

Hargitay también protagonizó "Plain Truth" en 2004 y se convirtió en activista. Para ayudar a los supervivientes de la violencia doméstica, el abuso infantil y las agresiones sexuales, fundó una organización sin ánimo de lucro llamada "Joyful Heart Foundation".

Dirigió el episodio número 400 de "Law & Order: Special Victims Unit" y batió el récord de interpretar consecutivamente al mismo personaje, Olivia Benson, durante más temporadas.

SE CONVIRTIÓ EN MADRE A LOS 42 AÑOS

Mariska, que se casó en 2004 con Peter Hermann, le dio la bienvenida a su primer hijo a los 42 años. August nació por cesárea en 2006.

Publicidad

"¡August lo ha cambiado todo! Creo que como me convertí en madre tarde, todo en la vida significa más. Cada día es más profundo, más rico y más conmovedor", expresó.

Peter Hermann y Mariska Hargitay en el estreno de "The Music Man", el 10 de febrero de 2022. | Foto: Getty Images

Publicidad

PRIMER INTENTO DE ADOPCIÓN

Después de que la actriz tuviera su primer bebé, volver a quedarse embarazada a su edad no era fácil, y su hijo quería tener hermanos.

Hermann y Hargitay siempre supieron que adoptarían niños. La famosa, que perdió a su madre a una edad temprana, aprendió que una mamá no tenía que ser necesariamente biológica.

Mariska y su marido se pusieron en contacto con una "increíble" e intuitiva abogada de adopciones y comenzaron el proceso.

La pareja tuvo esperanzas cuando conoció a una joven embarazada que iba a tener una niña. Quedaron con ella tras varios procesos de selección y Hargitay estaba encantada.

Publicidad

Lee también: Mariska Hargitay y su esposo han estado felizmente casados por 17 años aunque él la hizo llorar en su primera cita

Mariska y la madre biológica hablaron durante un mes, y cuando llegó el momento del parto, la mamá biológica llamó a la artista. Cuando Hargitay llegó al hospital, le entregaron al recién nacido.

Ella y Hermann establecieron un vínculo con el bebé durante dos dichosos días e incluso le pusieron nombre antes de que la madre biológica cambiara de opinión. Fue devastador para Mariska.

"Pero... esto es lo que he llegado a comprender sobre la vida: probablemente fue el mejor y más feliz final. Quiero decir, fue muy doloroso para nosotros, pero fue profundamente alegre y correcto para ella", aseguró.

Publicidad

Mariska Hargitay y August Miklos Friedrich Hermann en el partido de los Cleveland Cavaliers contra los New York Knicks el 13 de noviembre de 2017. | Foto: Getty Images

SEGUNDO INTENTO DE ADOPCIÓN

A pesar de lo desgarrador que resultó su primer intento, la pareja buscó otra oportunidad. Querían adoptar una niña porque su hijo, August, anhelaba tener una hermana.

Publicidad

La pareja conoció a otra mujer que esperaba un bebé. Cuando finalmente llegaron a un acuerdo, Hargitay sintió que el momento era demasiado bueno para ser verdad.

La madre biológica era una mujer afroamericana, pero su raza no era un factor para la pareja ni para la madre, a quien no le importaba que personas blancas adoptaran a su bebé.

En un principio, los informes médicos indicaban que la madre biológica tendría un niño, pero resultó ser un error, ya que se trataba de una niña. Mariska no solo estuvo en la sala de partos, sino que también ayudó en el nacimiento.

Antes de que naciera el bebé, la pareja decidió que quería que tuviera las mismas iniciales que August, y eligieron el nombre de Amaya, que significa "princesa", "guerrera" y "lluvia nocturna" en varios idiomas.

Publicidad

Lee también: Pareja adopta a 2 niñas con síndrome de Down a pesar de que amigos dijeron que arruinaría su familia

A LA TERCERA VA LA VENCIDA

No planearon la llegada de su tercer hijo. Después de adoptar a Amaya, August quería un hermano, y Hargitay dijo: "Ocurrió un milagro y nuestro hijo Andrew cayó del cielo a nuestra casa".

Justo cuando se estaban adaptando a tener un nuevo miembro en su familia, perdieron a un querido amigo que se llamaba Andrew y, poco después, su abogado les llamó para informarles de un bebé prematuro y muy frágil de dos meses.

Acababan de dar el alta al niño de la unidad de cuidados intensivos neonatales y era adoptable. La pareja fue al hospital y conoció a la madre biológica, que había sufrido mucho.

Publicidad

Toda la experiencia fue rápida y en solo dos días un miembro más se ha unido a su familia. Hermann y Hargitay llamaron al niño Andrew en honor a su amigo fallecido.

Publicidad

LE ENCANTA CRIAR NIÑOS DIFERENTES

La actriz con un hogar diverso dice que sus hijos son diferentes y no responden a las mismas cosas. Andrew tomó clases de "músculos grandes" porque nació prematuramente.

La clase le ayudó con el equilibrio y el desarrollo. A Amaya le encanta la música; se anima y se pone a bailar cuando empieza la música y los tambores.

Sin embargo, todos fueron a clases de natación porque el agua es un temor para todos los padres, y Hargitay necesitaba saber que todos sus hijos sabían qué hacer en el agua. También le encanta consentirlos y apoyarlos.

Publicidad

"Lo que me ha hecho mejor madre son mis hijos porque me han enseñado a escuchar de verdad. Mi marido es mi estrella del norte, y mis hijos son mis maestros", dijo.

A pesar de las dificultades a las que se enfrentaron en sus primeros años de intento de adopción, Mariska cree que no lo habría querido de otra manera, porque para ella, su familia es perfecta

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad