logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pobre hombre no puede ver a su madre tras perder boleto de avión: un niño amable le devuelve la esperanza - Historia del día

Mayra Pérez
06 mar 2022
18:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Lucas Briceño estaba a punto de irse de viaje con su familia cuando encontró a un hombre en el aeropuerto que lucía triste y derrotado. Le devolvió la esperanza con su generoso acto de bondad.

Publicidad

Lucas Briceño era un niño de 12 años amable e inteligente cuya familia es muy adinerada. A ellos les gustaba viajar juntos y en una oportunidad planearon un viaje a la India, para aprender sobre esa cultura única.

Les gustaba hacer todo con anticipación, por lo que la familia Briceño decidió llegar al aeropuerto horas antes de su vuelo programado. Así se evitaban las grandes colas de aquellos tiempos en que no había internet.

Para pasar el tiempo, los padres de Lucas fueron a las tiendas mientras el pequeño se quedó con las maletas. Se sentó en silencio esperando, hasta que se dio cuenta de que el hombre a su lado estaba llorando.

Publicidad

“Hola, señor. ¿Está bien?”, preguntó el chico. Al principio, el hombre lo miró y no respondió. “¿Adónde va?”, preguntó de nuevo. Finalmente, el hombre habló.

“Se supone que debo volar a mi hogar en la India. Le prometí a mi madre que volvería a casa para su cumpleaños número 65, pero perdí mi boleto de avión”, dijo.

“Había estado ahorrando para este boleto durante mucho tiempo. Trabajo como conserje en un restaurante de comida rápida y no puedo permitirme comprar otro boleto”, suspiró.

Lucas sintió pena por el hombre. Parecía muy triste. Minutos después vio a sus padres regresar de las tiendas, y eso significaba que irían al control de pasaportes. Rápidamente, se puso de pie y antes de que pudieran acercarse, se inclinó hacia el hombre y le dijo:

Publicidad

“Revise debajo de su asiento. ¿No es un boleto? Tal vez pueda pedirle al personal de tierra que lo cambie a su nombre”.

Varias personas se desplazan por las corredores de un aeropuerto. | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre, Sinan, se sintió confundido. Pero cuando Lucas se fue, buscó debajo de su asiento y vio un boleto tirado allí. No era el suyo, pero estaba desesperado, así que hizo lo que el niño había sugerido. Se acercó a la caja para solicitar un cambio de nombre.

Le entregó el boleto a la mujer del mostrador y, mientras esperaba, vio que sus padres regañaban a Lucas. “¿Cómo pudiste ser tan descuidado y perder tu boleto?” gritó su padre.

Sinan se dio cuenta de que el boleto debajo de su asiento le pertenecía al niño. Pero justo en ese momento, la mujer del mostrador llamó su atención. “Disculpe señor, creo que este es el boleto que perdió ese chico”, dijo señalando a Lucas.

Publicidad

Al escuchar las palabras de la mujer, el padre de Lucas se volvió hacia Sinan y dijo: “¡Eres un ladrón! ¿Por qué tienes el boleto de mi hijo? ¡Voy a llamar a la policía!”.

Pero antes de que las cosas pudieran escalar, intervino Lucas. “¡Papá, espera! ¡No te enojes con él! ¡Mentí! No perdí mi boleto. Lo dejé deliberadamente en el piso para que este hombre pudiera usarlo para ir a su casa a la India y estar con su madre en su cumpleaños número 65”.

“Él perdió su boleto y no puede permitirse comprar otro, pero nosotros sí. Así que, por favor, papá, ¡no lo denuncies!”, le rogó.

Sorprendida, la madre de Lucas sonrió y se volvió hacia su esposo. “Lucas estaba tratando de hacer una buena obra”, dijo, tocando el brazo de su esposo. “Vamos a comprar otro boleto”, sugirió.

Publicidad

Personas abordando un avión. | Foto: Pexels

“¿Es cierta esa historia?”, preguntó el padre de Lucas a Sinan, quien estaba temblando de los nervios.

Publicidad

“Sí, señor. Le prometí a mi madre que estaría con ella en su cumpleaños. Soy inmigrante, trabajo como conserje en un restaurante de comida rápida. De alguna manera, mientras corría hacia el aeropuerto, perdí mi boleto. Dijeron que no podían darme otro, y no tengo dinero para comprar uno nuevo”, dijo.

El padre de Lucas suspiró, sintiéndose repentinamente mal por Sinan. “Voy a tomar el boleto de mi hijo”, dijo, quitándoselo de la mano a la mujer en el mostrador.

Sinan inclinó la cabeza, listo para regresar a su dormitorio. Pero entonces el padre de Lucas volvió a hablar. “Voy a comprarte tu propio boleto para que puedas ver a tu madre en su cumpleaños. Nuestro vuelo no sale hasta dentro de una hora. Puedes tomar ese mismo vuelo si hay un asiento disponible”, dijo.

Publicidad

El hombre no pudo evitar llorar. Se sentía abrumado. Había estado a punto de ser arrestado y perder su trabajo por supuestamente robar un boleto. En cambio, le estaban dando una segunda oportunidad de ver a su madre en su día especial.

“Gracias, señor. Muchas gracias. Nunca olvidaré su amabilidad”, dijo, mientras el padre de Lucas le pedía al personal de tierra que le emitiera un nuevo boleto.

Lee también: Anciano millonario finge ser ciego para decidir quién heredará su fortuna - Historia del día

Cuando llegaron a la India, Sinan les dio su dirección y número de teléfono a los Briceño. “Mi madre celebrará su cumpleaños en tres días. Si todavía están aquí, son más que bienvenidos a unirse a nosotros. Por favor, nos encantaría recibirlos”, dijo con una sonrisa en su rostro.

Publicidad

Una celebración India. | Foto: Pexels

“Gracias por la invitación, Sinan. Haremos todo lo posible para estar allí”, dijo la madre de Lucas, mientras tomaba la nota con los datos.

Publicidad

Rápidamente, pasaron los tres días y los Briceño habían recorrido gran parte de la ciudad. Como tenían tiempo de sobra, decidieron asistir a la fiesta de cumpleaños de la madre de Sinan. Resultó ser el día más genial y divertido de sus vacaciones.

“Vinimos a la India para aprender más sobre la cultura, ¡y esta ha sido la mejor manera de hacerlo! Muchas gracias por recibirnos, Sinan”, dijo con sinceridad el padre de Lucas.

“Me alegro de haberlo conocido”, dijo Lucas. “Espero que podamos volver a vernos”.

“Oh, lo haremos, dulce niño. Gracias a ti, estoy aquí para el día especial de mi madre. Visítame en el trabajo en cualquier momento y te invitaré a comer hamburguesas y papas fritas”, respondió Sinan.

Publicidad

Cuando regresaron a su país, Lucas y Sinan se hicieron buenos amigos. Los Briceño se hicieron asiduos comensales del restaurante de comida rápida donde trabajaba.

Después de que el padre de Lucas hablara con el jefe de Sinan, fue ascendido de cargo. Trabajó en la caja y empezó a ganar mejor. Esto le permitió volver a la India de vez en cuando para poder pasar tiempo con su madre y el resto de su familia.

Un plato con una hamburguesa y papas fritas. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No debemos apresurarnos a juzgar a los demás. El padre de Lucas pensó que Sinan se había robado el boleto de Lucas antes de escuchar lo que en realidad había ocurrido.

Se cosecha lo que se siembra. Después de que los Briceño ayudaron a Sinan, él los invitó al cumpleaños de su madre, donde disfrutaron de la amabilidad de todos los presentes y se establecieron lazos de amistad que perduraron en el tiempo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Mujer nota que su esposo desaparece por la noche y regresa en la mañana - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad