logo
facebook.com/Love What Matters
facebook.com/Love What Matters

Adolescente da a su bebé en adopción y recibe carta 18 años después: "Soy tu hija. ¿Puedes reunirte conmigo?"

Vanessa Guzmán
22 mar 2022
20:40

Amy era demasiado joven para cuidar a un bebé y no tuvo otra opción que entregar a su hija en una adopción cerrada. Se sintió triste sabiendo que probablemente nunca volvería a verla, pero eso cambió 18 años después cuando recibió una carta.

Publicidad

En 1995, Amy Erickson tenía solo 17 años cuando dio en adopción a su bebita. Una decisión que resultó ser muy difícil de tomar, pero que era muy vital.

La joven había pasado algunos meses en conflicto al pensar qué le depararía el futuro. En medio de su confusión descubrió que estaba embarazada y su debate interior acerca de su destino se intensificó.

[Izquierda] Amy Erickson sosteniendo a su hija en brazos después del parto; [Derecha] Amy Erickson y su hija sonriendo en una selfie. | Foto: Facebook.com/Ama lo que importa

[Izquierda] Amy Erickson sosteniendo a su hija en brazos después del parto; [Derecha] Amy Erickson y su hija sonriendo en una selfie. | Foto: Facebook.com/Ama lo que importa

LA CONFIRMACIÓN

Después de semanas de negación, Amy acudió a un centro de embarazo en crisis y fue atendida por un consejero. Allí le confirmaron que tenía 11 semanas de embarazo.

Posteriormente, dejó el centro para informar a sus padres y a su novio, pero la adolescente sabía que las semanas que le esperaban serían difíciles.

Publicidad

Amy, que todavía estaba estudiando, trató de vivir su vida con normalidad. Iba a clases y trabajaba para mantenerse ocupada, pero tuvo que lidiar con náuseas matutinas y el crecimiento de su vientre.

Inicialmente, su novio abordó el tema del matrimonio, pero en realidad eran demasiado jóvenes para ser padres. La idea de tener y cuidar un bebé los aterrorizaba a ambos.

Publicidad

SE SINTIÓ AVERGONZADA

Caminar con su panza abultada hizo que Amy se sintiera avergonzada con sus compañeros. Ellos la miraban de reojo y veían cómo aumentaba el tamaño de su barriga.

También le dijeron que ocultara su embarazo en la iglesia y le prohibieron participar en actividades con su grupo.

El seguro de los padres de Amy no podía cubrir un embarazo adolescente. Por tal motivo, tuvo que soportar el terrible y vergonzoso trato de médicos y enfermeras que hacían juicios sobre su vida. Aunque sus padres y su novio la apoyaban, Amy se sentía triste y sola por su situación.

A medida que pasaban los meses, muchas personas, incluidos sus padres y su pastor, le aconsejaron que considerara dar a su bebé en adopción. Sin embargo, Amy insistió en que no lo haría.

Publicidad

LA ADOPCIÓN

Después de unos seis meses de embarazo, se dio cuenta de que la idea de cuidar al bebé no era algo que pudiera hacer. Fue entonces cuando Amy se puso en contacto con una agencia de adopción y decidió que iba a renunciar a su bebé.

Se consoló con la idea de que le daría un bebé a una familia que lo deseaba desesperadamente y que lo amarían y cuidarían. Amy también podía ver cómo sería su futuro si no tuviera que preocuparse por cuidar a un niño pequeño.

En abril de 1995, después de 20 horas de trabajo de parto, Amy dio a luz a una niña. Durante los siguientes dos días, trató de pasar el mayor tiempo posible con su hija antes de que la agencia se la llevara.

Luego, firmó el documento cediendo sus derechos de paternidad y vio con tristeza cómo le quitaban a su bebé. Pasó las siguientes dos semanas con un agujero en el corazón.

La adopción cerrada significaba que no habría contacto entre ella y la niña más allá de algunas fotos y cartas hasta que la niña cumpliera un año. Esto, según explicó, le permitiría seguir adelante con su vida.

Durante los siguientes 18 años, Amy fue a la universidad, tuvo citas, se casó dos veces y tuvo cuatro hijos más. Trató de no pensar en su bebé durante todo ese tiempo, pero el vacío nunca desapareció. No creyó que volvería a ver a su hija hasta que llegó una carta que cambió todo para ella.

Publicidad

MADRE E HIJA REUNIDAS

Publicidad

La hija de Amy estaba a días de cumplir 18 años cuando envió una carta a su madre biológica y le pidió que se vieran. Cuatro meses después, Amy condujo durante cinco horas para ver a su hija por segunda vez. Explicó que la experiencia fue aterradora pero asombrosa.

Pasaron el fin de semana hablando y riendo, y Amy se dio cuenta de cuánto se parecía su hija a ella y de lo que había echado de menos no estar en su vida. Estaba agradecida con la familia que la adoptó, pero triste por no haber visto crecer a su niña.

Después de esa semana, continuaron comunicándose, y Amy incluso llevó a sus hijos a conocer a su hermana, pero a medida que las cosas se calmaron, luchó por seguir adelante. Amy sintió una profunda tristeza que no sabía cómo controlar.

Publicidad

Decidió buscar opciones de apoyo y una búsqueda en Google la llevó a una institución llamada Tied at the Heart, que organizaba retiros de fin de semana para madres biológicas.

Asistió a su retiro donde conoció a unas 20 madres que también tenían experiencias como la suya y, aunque todas tenían sus diferencias, sabían cómo se sentía Amy.

Saber que no estaba sola y que sus sentimientos eran válidos le dio mucho alivio a Amy y le dio la oportunidad de sanar de su tristeza. Encontró paz al poder compartir sus sentimientos con otras mujeres que sabían lo que era estar en sus zapatos.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Creía que me habían contratado como niñera, pero pronto me pidieron mucho más - Historia del día

25 de junio de 2024

Hombre rico deja atrás mansión de 300 millones de dólares mientras su hija duerme en el suelo con mucho frío - Historia del día

11 de junio de 2024

5 inolvidables historias reales sobre pruebas de paternidad con giros inesperados

25 de marzo de 2024

4 historias reales de abuelas que tienen que elegir entre cuidar a sus nietos o tener tiempo para ellas

11 de abril de 2024

Años después de la muerte de sus padres, una niña descubre que su madre adoptiva es en realidad su madre biológica - Historia del día

27 de junio de 2024

Mis hijastras le hicieron la vida imposible a mi hija mientras yo estaba de viaje de negocios - Devolví el ataque por mi pequeña

20 de marzo de 2024

Pasajeros ignoran el llanto de una recién nacida hasta que el conductor se da cuenta de que los padres de la niña no están en el autobús - Historia del día

20 de junio de 2024

Mi marido convirtió nuestra noche de bodas en una catástrofe - Historia del día

07 de marzo de 2024

Padre soltero adopta a un niño con síndrome de Down que nadie quería, y años después se entera de que el niño ha heredado 1,2 millones de dólares - Historia del día

24 de junio de 2024

Me enfurecí por el regalo de cumpleaños de mi hija a mi esposa - ¿Estaba justificado mi castigo?

05 de abril de 2024

Mi suegra de 51 años me suplicó que adoptara a sus gemelos recién nacidos tras su muerte - Historia del día

06 de junio de 2024

Estoy embarazada de 8 meses y las comidas nocturnas de mi esposo me dejan hambrienta constantemente

10 de junio de 2024

Mi marido no quería cuidar a nuestro recién nacido para yo poder ducharme, así que ideé un plan para darle una lección

11 de marzo de 2024

Mi esposa despidió a la niñera en la que confiamos por años después de que salvara la vida de nuestro hijo

12 de marzo de 2024