logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer vende la casa de su madre y la deja sin hogar: se presenta 10 años después - Historia del día

Vanessa Guzmán
25 mar 2022
17:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Margarita Portillo crio a su hija Helena para que fuera fuerte y decidida. Pero a medida que crecía, la madre se dio cuenta de que su niña a menudo era agresiva. Se preocupaba constantemente por ella, pero nunca pensó que causaría un daño devastador.

Publicidad

Margarita era una mujer amable y generosa. Crio a Helena en el mismo pueblo en el que creció. Cuando los padres de Margarita murieron, estaban felices de dejarle su casa porque sabían que ella se encargaría de la propiedad.

La casa de Margarita era grande y una de las más hermosas del pueblo. Ella la cuidó bien y nunca se comportó de manera arrogante con otras personas. Era muy querida en el pueblo, pero a los lugareños no les gustaba Helena.

Fachada de casa de campo. | Foto: Shutterstock

Fachada de casa de campo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Helena era una joven obstinada. Su madre la crio para que siempre estuviera decidida a cumplir sus sueños, pero nunca para que fuera agresiva y, a menudo, violenta con las personas que no hacían lo que ella quería.

Margarita no sabía cómo enseñarle a Helena a ser más amable, así que esperaba que finalmente se ablandara y fuera una persona más considerada.

Cuando Helena cumplió 18 años y se mudó fuera del país para estudiar en una universidad, los aldeanos se sintieron aliviados. “Esperemos que nunca regrese”, dijo Paula, una de las vecinas.

"O tal vez sea una persona más amable cuando regrese", opinó otro vecino.

Publicidad

Margarita vivía sola desde que su hija se había ido a estudiar en el extranjero. Nunca venía a visitarla, pero madre e hija hablaban por teléfono con bastante frecuencia.

La madre de Helena se dio cuenta de que su hija solo se estaba volviendo peor persona mientras estaba en la universidad, pero trataba de no pensar en eso. Cinco años después, Helena regresó al pueblo.

La gente se sorprendió al verla. "¿Qué te hizo decidir regresar?", preguntó un vecino. "Estoy aquí para cuidar de mi madre; ella es mayor, así que ahora me necesita más", respondió. Pero a los pobladores les resultó difícil creerle. Ella no se preocupaba por nadie, ni siquiera por su mamá.

Publicidad

Lee también: Historia del día: un hombre deja a su madre sin hogar, pero ella encuentra una familia mejor

Una semana después de su regreso, un automóvil de lujo se detuvo frente a la casa de Margarita. Los vecinos escucharon algunos gritos desde el interior de la casa, pero antes de descubrir lo sucedido, vieron a Margarita siendo expulsada de su casa por un hombre fornido.

Mujer mayor tapando su rostro con sus manos. | Foto: Shutterstock

Mujer mayor tapando su rostro con sus manos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Helena lo siguió y colocó una caja junto a su madre. Cerró la puerta con llave y se metió en el coche con el hombre grande, y se marcharon.

Paula y otros vecinos que vieron la conmoción se apresuraron a ayudar a Margarita. La llevaron hasta la casa de Paula para que se calmara.

"Margarita, ¿qué pasó?", preguntaron. La consolaron y le prepararon un té dulce para ayudarla a relajarse porque estaba muy tensa y angustiada. Margarita finalmente se calmó y estuvo lista para explicar lo que había sucedido.

“Mi hija volvió a amenazarme y chantajearme, me obligó a vender la casa y consiguió que ese grandullón, su novio, me echara. Me dijo que no merecía vivir aquí porque al igual que mis padres me dieron la casa, ella se merecía que se la diera también", reveló Margarita.

Publicidad

Todos los vecinos se sorprendieron. Sabían que Helena era mala persona, pero nunca imaginaron que echaría a su madre de la casa. "¿A dónde fue ella ahora?", preguntó Paula.

“Me dijo que se iba a vivir al extranjero con su novio, me dijo que me mudara a un hogar para ancianos y que nunca más la molestara”, manifestó llorando la mujer mayor.

Los vecinos apoyaron a Margarita y la ayudaron a comenzar una nueva vida. Paula le permitió vivir en una pequeña cabaña en la parte trasera de su casa durante el tiempo que fuera necesario. Era mucho más pequeña que su casa, pero estaba agradecida por la amabilidad de todos.

Mujer joven abrazando a mujer mayor. | Foto: Shutterstock

Mujer joven abrazando a mujer mayor. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Después de que Helena se fue, Margarita recompuso lentamente su vida. Empezó un pequeño negocio de venta de vegetales frescos en el pueblo y ahorró la mayor parte de ese dinero.

Sus vecinos recaudaron fondos para ayudarla a comprar una casa nueva. Fue un proceso lento porque la gente no tenía mucho para gastar. Pero amaban a Margarita y estaban dispuestos a hacer algunos sacrificios por ella.

Cinco años más tarde, Margarita y sus vecinos habían reunido suficiente dinero para comprar una pequeña casa de dos dormitorios en el pueblo.

Era acogedora y estaba decorada con regalos de sus amigos. Margarita vendía productos frescos de su casa, por lo que la gente venía a comprarle y ver cómo estaba.

Publicidad

La mujer mayor se despertó un día pensando que habían pasado casi 10 años desde que Helena arruinó su vida. Lloró al notar que su hija no la había llamado ni una vez y tampoco había venido a pedirle perdón.

En ese momento, Margarita decidió fingir que su hija había muerto. "Prefiero fingir que está muerta, que pasar mis días esperando que algún día regrese", le dijo Margarita a Paula.

Paula se sintió triste por su amiga; pronto la puso en contacto con Marcos, otro amigo que se había divorciado recientemente. Ambos formaron una hermosa pareja. Se interesaron en la vida del otro y se cuidaron mutuamente.

Vegetales frescos. | Foto: Shutterstock

Vegetales frescos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Marcos era muy amable como Margarita y a los lugareños les encantaba compartir con la pareja y escuchar sus historias.

La pareja había estado junta durante cinco años cuando escucharon que tocaron la puerta muy temprano una mañana. Cuando Margarita abrió, se sorprendió al ver a Helena parada allí luciendo desaliñada. "¿Cómo supiste dónde vivo?", preguntó Margarita.

"Le pregunté a un granjero cercano que me dijo que te proporciona vegetales frescos para vender", respondió Helena.

"¿Estás aquí para quitarme esta casa? Trabajé duro por ella y no me la quitarás como lo hiciste con la casa de mis padres hace 10 años", gritó Margarita.

Publicidad

Antes de que Helena respondiera, llamó a Marcos para que bajara. Ella le pidió que dejara a Helena esperando en la puerta mientras escribía una breve nota para dársela a su hija.

Marcos accedió y pasó 20 minutos teniendo una conversación ligera con la hija de Margarita, de quien había oído hablar mucho.

Lee también: Joven hereda la casa de sus abuelos y echa a su madre, luego se arrepiente - Historia del día

Poco tiempo después, Margarita caminó hacia Helena y le entregó una nota; rápidamente le pidió a Marcos que sacara a su hija de su casa. "Esa nota contiene todo lo que me duele mucho decirte personalmente", dijo mientras se alejaba. Marcos la sacó de la propiedad.

Publicidad

Cuando Helena abrió la carta, decía:

"Querida Helena, traté de darte todo lo que pude. Sin embargo, nunca fue suficiente para ti y decidiste quitarme incluso mi casa. La casa donde creciste y donde siempre fuiste bienvenida”.

“Me dejaste sin un centavo y te fuiste para enfrentar tu destino. En todos estos años, ni siquiera escribiste. No puedo perdonarte, y espero no volver a verte nunca más".

Mujer tocando la puerta de una casa. | Foto: Shutterstock

Mujer tocando la puerta de una casa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Podemos lograr cosas asombrosas con el apoyo adecuado: La comunidad cuidó a Margarita. Todos los vecinos fueron amables y serviciales en el momento en la Helena echó a su madre de su casa. Gracias a sus amigos pudo reconstruir su vida. Le brindaron mucho amor y apoyo.

Algunas acciones son imperdonables: Helena volvió con su madre muchos años después, y aunque Margarita había sanado y mejorado su vida, no podía perdonar a su hija por todo el dolor que le había causado.

Por favor comparte esta historia con tus amigos; podría inspirar a las personas a compartir sus propias historias o ayudar a alguien más.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer pasa todos los días junto a mendiga con una bebé: reconoce el rostro de su hija fallecida - Historia del día

26 de febrero de 2022

El día de San Valentín, señora que casi no reconoce a sus hijos se encuentra con el hombre que perdió hace 56 años - Historia del día

06 de marzo de 2022

Mujer nota que su esposo desaparece en el garaje cada día: se cuela dentro y halla puerta oculta - Historia del día

13 de mayo de 2022

Dueño de cafetería finge no tener hogar para poner a prueba a sus amigos: todos lo ignoraron excepto un hombre pobre - Historia del día

03 de marzo de 2022