Sobre AM
Entretenimiento

10 de septiembre de 2021

Joven hereda la casa de sus abuelos y echa a su madre, luego se arrepiente - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

A los padres de una mujer no les agradaba su segundo marido, así que pusieron su casa a nombre de su nieto pensando que sería lo mejor. Pero a veces la vida da vueltas.

Marisela Espósito era la única hija sobreviviente de sus padres, y ellos la adoraban. Pero desafortunadamente, no estaban de acuerdo con su gusto por los maridos. El primero había sido un inútil que la había abandonado a ella y a su hijo Ricky, cuando éste solo tenía tres años.

Diez años después, Marisela se había casado con Rafael y, aunque parecía un hombre agradable y trabajador, había algo en él que al señor y la señora Espósito simplemente no les gustaba. Es por esto que decidieron tomar precauciones para proteger a su hija.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Los Espósito eran de clase alta, y su pertenencia más importante era una casa familiar con 12 habitaciones, un enorme jardín y una piscina, en una de las zonas más codiciadas de la ciudad.

Cargando...

Publicidad

El padre de Marisela se enfermó, y él y su mujer decidieron poner sus asuntos en orden. Por consiguiente, pusieron la casa a nombre de su nieto Ricky, y les explicaron a Marisela y al niño que su intención era proteger la propiedad frente a un divorcio de Rafael.

Resultó que el Sr. Espósito falleció unos meses después, y su esposa lo siguió rápidamente hasta la tumba. Dos años después, se demostró que tenían razón respecto a su percepción sobre Rafael.

Cargando...

Publicidad

Marisela descubrió que Rafael la había estado engañando durante años con una de sus amigas, y el divorcio fue realmente costoso. Rafael reclamó la mitad o todo lo que tenía Marisela, incluido el dinero que le habían dejado sus padres.

Afortunadamente, no pudo tocar la casa que estaba a nombre de Ricky. Marisela agradeció la planificación previsora ​​de sus padres. Después del divorcio, Marisela y Ricky se mudaron a la gran casa.

El adolescente tenía ahora 15 años y el abogado de Marisela le aconsejó que volviera a poner la casa a su nombre antes de que él cumpliera los 18, pero ella se negó. "¡Confío en mi hijo!", le dijo al abogado indignada. "¡No quiero que él piense que no lo hago!"

Cargando...

Publicidad

"Mari", dijo el abogado con suavidad. "Sabes que el Ricky de hoy no será el mismo Ricky del futuro, cuando sea un hombre”.

Pero la madre fue inflexible. Ella confiaba en que su hijo cumpliría los deseos de sus abuelos, y eso fue todo.

Cargando...

Publicidad

Cuando Ricky terminó la escuela secundaria, se fue a la universidad. Quería convertirse en psicólogo y Marisela lo apoyó durante sus estudios, pagando su matrícula y sus gastos de manutención.

Marisela no quería que su hijo estuviera cargado de deudas cuando terminara sus estudios, por lo que la mayor parte del dinero que le quedaba de su herencia la gastó en él. Al principio, parecía que su fe y confianza estaban justificadas.

Ricky comenzó a trabajar como psicólogo y pronto tuvo una próspera práctica, una novia y planes para casarse. Marisela estaba encantada. A ella le agradaba Luisa, que era terapeuta como Ricky, además de que parecía dedicada a él.

Cargando...

Publicidad

Pero luego, de repente, las cosas se vinieron abajo. Ricky la llamó una noche llorando. "¡Ella me dejó, mamá, la amo y ella me dejó!".

Marisela, sorprendida, escuchó la versión de Ricky de la historia: Luisa había decidido de repente que no lo quería. Ahora se mudaría de regreso a su ciudad natal, dejándolo a él con el corazón roto.

Cargando...

Publicidad

Enfadada por el dolor de su hijo, Marisela se subió a su auto y condujo hasta el apartamento de su exnuera.

La joven abrió la puerta y Marisela pudo ver que había estado llorando. "Sra. Mari, siento mucho que la hayamos arrastrado a esto..."

"Cariño, ¿qué está pasando? Hace una semana estábamos planeando una boda y ¿ahora te vas?", preguntó Marisela.

Luisa asintió con lágrimas en los ojos. "Señora Marisela, le di a Ricky una opción. Él sabía lo que estaba en juego".

"¿De qué estás hablando, Luisa? ¿Qué es esto? ¿Hubo un tercero?", preguntó Marisela, exasperada.

Cargando...

Publicidad

"No, señora Marisela", dijo Luisa con tristeza. "Ricky comenzó a consumir drogas hace unos meses y le pedí que dejara de hacerlo. No lo ha hecho y no creo que quiera hacerlo. No me quedaré para verlo autodestruirse".

"¿¡Drogas!?”, jadeó Marisela. "¡No puede ser!"

Marisela condujo directamente al apartamento de su hijo y se enfrentó a él. Ricky lloró en sus brazos y admitió que estaba consumiendo drogas. Iba a detenerse, se lo prometió a su madre y se propuso recuperar a Luisa.

Cargando...

Publicidad

Marisela le creyó a su hijo y después de una larga conversación sincera, lo inscribió en un programa de rehabilitación que se decía que era uno de los mejores del país.

Cargando...

Publicidad

Durante los siguientes seis meses, Ricky pareció tener una recuperación ejemplar, pero luego, lentamente, comenzaron a aparecer signos preocupantes. Al poco tiempo, Marisela estuvo segura de que su hijo había vuelto a consumir drogas.

Ricky llegó a casa y una semana después había un agente de bienes raíces colocando un letrero de SE VENDE en el jardín. "¡Ricky!", Marisela jadeó. "¿Qué pasa?"

"Voy a vender la casa, mamá", le dijo. "Necesito el dinero."

"¡Pero es MI casa! Escuchaste lo que dijeron tus abuelos", protestó Marisela.

"La casa está a mi nombre, así que legalmente es mía para hacer lo que me plazca", le dijo el chico, con frialdad. "Así que, por favor, múdate antes del fin de semana".

Cargando...

Publicidad

Una Marisela devastada se mudó y luego se enteró de que Ricky había vendido la casa a $ 500,000 por debajo del valor de mercado. La enorme suma que obtuvo de la venta de la casa le duró un año.

Marisela ahora vivía en una pequeña y bonita cabaña que había logrado comprar con el resto de su herencia y sus ahorros. La última persona que esperaba encontrar parada en su puerta era Ricky.

Cargando...

Publicidad

"Mamá", dijo, con lágrimas corriendo por sus mejillas. "¡Por favor mamá, ayúdame!"

Marisela vio que Ricky estaba delgado, mal vestido y sucio. "¿Cómo puedo ayudarte, Ricky?", preguntó Marisela, su corazón se había encogido al ver a su niño en tal aprieto.

"Por favor, mamá", se quejó Ricky. "¿Puedo vivir contigo? Solo hasta que me recupere... ¡Estoy sobrio, mamá, lo juro!"

Marisela negó con la cabeza lentamente. "No, hijo mío", dijo con tristeza, "te he dado todo lo que tenía toda mi vida, y tú me engañaste y me robaste. No puedo darte la oportunidad de hacerlo todo de nuevo".

Cargando...

Publicidad

"Pero mamá, lo juro”, dijo Ricky, pero su madre ya había cerrado la puerta. Ella sabía que no importaba lo que hiciera, cambiar su vida era algo que Ricky tendría que hacer solo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Sé cuidadoso en quien confías. Creemos que conocemos a las personas, pero no sabemos en quién se pueden convertir. Marisela aprendió por las malas que las drogas transformaron a su hijo.

Una vez que hayas perdido tu buen nombre, nadie te volverá a creer. Ricky mintió y estafó a su propia madre, así que cuando buscó ayuda, no estaba preparada para arriesgarse con él.

Cargando...

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad