logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre rico compra casa en ruinas por precio absurdamente alto y se lleva solo una caja de allí - Historia del día

Vanessa Guzmán
26 mar 2022
17:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre rico pagó una gran suma de dinero por una vieja casa en ruinas sorprendió a los asistentes en una subasta. Cuando finalmente llegó a la propiedad, solo tomó una caja que había dentro de ella.

Publicidad

Eugenio estaba sentado en una subasta de propiedades embargadas y abandonadas, esperando que ofrecieran un terreno en particular para imponerse con su mejor puja. Se trataba de un terreno con una vieja casa en ruinas.

Cuando llegó el momento de subastar ese terreno en particular, la mujer que estaba a su lado ofreció $20,000. De inmediato, él elevó las apuestas a una cifra irrazonable para los presentes. Nadie podía creer que había ofrecido 300 mil dólares.

Hubo silencio en toda la habitación, y nadie trató de superarlo. Cuando terminó la subasta, la dama a su lado, que se presentó como Sara, no pudo evitar preguntar: "¿Por qué subiste tanto la apuesta? Ni siquiera lo habría comprado por cincuenta mil".

Publicidad

"Hay algo dentro de esa casa, por lo que daría millones. Intenté ingresar a la propiedad muchas veces, pero estaba cerrada. Dijeron que solo podía ingresar si tenía el título de propiedad de la tierra", explicó Eugenio.

Al día siguiente, cuando resolvió el papeleo de la casa, condujo hasta la propiedad. Sara tenía curiosidad sobre lo que él sacaría del interior, así que se sentó en su auto al otro lado de la calle para observar los movimientos de Eugenio.

Hombre mayor triste. | Foto: Pexels

Hombre mayor triste. | Foto: Pexels

Cuando el portero autorizó a Eugenio a entrar, abrió la casa y la registró. Alguien le había dicho que el propietario anterior había dejado la casa tal como estaba hasta que murió, por lo que confiaba en que encontraría lo que buscaba.

Publicidad

Finalmente, después de buscar en las diferentes habitaciones, se encontró con una caja negra polvorienta en la sala de estar. La abrió y no pudo evitar llorar. Apretó la caja contra su pecho y salió de la propiedad con lágrimas en los ojos.

Cuando entró en su coche, respiró hondo antes de abrir la caja de nuevo. Allí sacó una foto antigua que, de lejos, Sara pensó que era un papel.

Al ver eso, caminó hacia él y abruptamente abrió la puerta de su auto. "¿Acabas de comprar esta casa por trescientos mil dólares para conseguir un papel?", preguntó sorprendida.

Lee también: Tras 44 años, una mujer finalmente encuentra a la hija que dio en adopción en 1975

Publicidad

“Esta es la única foto de mi hija que tuve la oportunidad de recuperar. Nunca la he visto en mi vida. Mi exesposa la tuvo cuando yo estaba en el ejército hace 37 años y la abandonó”, explicó.

"Mientras estaba en el ejército, ella me envió papeles de divorcio. Se enamoró de otro hombre y se fugaron. Dejaron a mi hija en un orfanato", reveló Eugenio.

"Lamento escuchar eso", dijo Sara, sintiéndose repentinamente culpable de seguir invadiendo el espacio personal del hombre. "¿Cómo se enteró de su hija?", preguntó.

"Estaba en una reunión de veteranos del ejército cuando me encontré con la esposa de uno de mis compañeros. Me preguntó cómo estaba mi hija, pero no tenía ni idea de lo que estaba hablando”, precisó.

Publicidad

“Rápidamente, se disculpó y dijo que no sabía que mi esposa y yo nos habíamos separado mientras estaba en el ejército", agregó Eugenio, mientras todavía sostenía la foto.

"Así que esa es mi triste historia", le dijo Eugenio a Sara. "Mi exesposa se había topado con esa mujer mientras estaba embarazada, y años después, descubro que en realidad tengo una hija”.

“Contraté a un investigador privado para que me ayudara, pero solo pudo ayudar hasta el punto de indicarme esta casa".

Sara se quedó sin habla, todavía de pie junto a la puerta del coche de Eugenio. Aunque quería irse para darle un poco de espacio, se dio cuenta de que él estaba buscando a alguien que escuchara su historia.

Hombre sentando en un banco leyendo el periódico. | Foto: Pexels

Hombre sentando en un banco leyendo el periódico. | Foto: Pexels

Publicidad

Eugenio continuó diciendo: "El investigador me dijo que mi exesposa y su marido vivían aquí y que nunca tuvieron hijos propios. Cuando la propiedad pasó a manos del estado después de que murieron, estaba en la lista de contenidos que había una foto de una niña y una caja de juguetes para bebés".

"Me alegro de que haya encontrado una foto de su hija. Desearía poder hacer algo más para ayudar", comentó Sara.

"Sé que probablemente nunca la volveré a ver. Si necesitas esta casa, puedes quedarte aquí. Tengo lo que necesitaba de todos modos", dijo Eugenio.

"¿En verdad?", expresó Sara, completamente sorprendida.

Publicidad

Eugenio asintió con la cabeza. "Claro, por qué no”, dijo antes de entregarle las llaves a Sarah.

Cuando Eugenio se alejó, Sara no podía creer lo que acababa de suceder. Entró a la propiedad para mirar dentro, tomando notas mentales sobre lo que necesitaba reparaciones.

Días después, cuando comenzó con las reparaciones, notó una tabla de madera tambaleante en el piso. Decidió levantarla con algunas herramientas y descubrió una caja llena de documentos polvorientos.

Cuando se dio cuenta de qué se trataban los documentos, rápidamente llamó a Eugenio. "Tienes que venir aquí. Rápido", le dijo una vez que contestó el teléfono.

Publicidad

Curioso, Eugenio condujo hasta la propiedad, a quince minutos de su casa. Sara ya estaba esperando afuera con una caja en sus brazos cuando él llegó.

"¿Qué es?", preguntó él.

"Encontré documentos que tienen la información completa de la familia que adoptó a su hija. ¡Aquí está! El nombre de su hija es Clara López", dijo Sara, emocionada.

"¿Qué?", dijo Eugenio, tomando una carpeta de la caja que sostenía Sara. No podía creer lo que veía. De hecho, tenía la oportunidad de encontrar a su hija.

"¡Gracias, Sara! Necesito irme ahora. Voy a llamar a mi investigador privado para que me ayude a localizarlos", dijo Eugenio, abrazando a Sara antes de volver corriendo a su auto.

Publicidad
Hombre conduciendo un vehículo. | Foto: Pexels

Hombre conduciendo un vehículo. | Foto: Pexels

Después de un par de días, el investigador privado de Eugenio localizó a Clara y su familia adoptiva. Cuando Eugenio se presentó, Clara estaba muy feliz de conocerlo. Después de encontrarse, comenzaron a compartir y recuperar el tiempo perdido.

Publicidad

Eugenio le explicó lo que había sucedido: cómo estaba en el ejército y no sabía que su exesposa estaba embarazada, y cómo descubrió accidentalmente que tenía una hija a través de un encuentro casual con una conocida.

"El tiempo de Dios nunca falla, papá", le respondió Clara después de que él mismo se explicara. "Me alegro de que nos encontráramos antes de que fuera demasiado tarde", dijo, abrazando a Eugenio.

Al darse cuenta de que su padre estaba envejeciendo y vivía solo, decidió acogerlo. Le aseguró que era una decisión que su esposo y sus dos hijos adolescentes conocían y estaban felices.

Al final, Eugenio aceptó esta oferta e incluso construyó una casa más grande para Clara y su familia. Pasaron momentos felices, disfrutando comidas, noches de juegos y noches de cine juntos en la casa que construyó el veterano de guerra para ellos.

Publicidad

Lee también: Hombre rico se acerca a pobre mujer sin hogar: le entrega flores y anillo de compromiso - Historia del día

Mientras tanto, Eugenio agradeció a Sara por conectarlo con su hija al transferir el título de la casa que compró a su nombre. Él le dijo que se mudaría a otra ciudad para estar con Clara y sus nietos, por lo que quería que Sara se quedara con la propiedad.

Padre e hija compartiendo. | Foto: Pexels

Padre e hija compartiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo: Eugenio pensó que era demasiado tarde para encontrar a su hija, pero con la ayuda de una persona que acababa de conocer, pudo encontrarla e incluso pasar el resto de sus días con ella.

Sé amable al recorrer tu camino: Aunque Sara inicialmente no entendió las intenciones de Eugenio de comprar la casa en ruinas, escuchar su historia reconfortó su corazón. Tuvo la oportunidad de ayudarlo y por eso recibió una recompensa. Gracias a su amabilidad, Eugenio le dejó la casa a ella.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Millonario echa al prometido pobre de su hija: se encuentran accidentalmente años después - Historia del día

18 de marzo de 2022

Taxista nota a mujer solitaria en la niebla: "Ayuda, mi hija está en el bosque", gritó - Historia del día

15 de marzo de 2022

Niño encuentra un auto abandonado en el bosque y nota una caja vieja adentro - Historia del día

28 de febrero de 2022

En el funeral de un amigo, millonaria ve una tumba con la foto de una mujer idéntica a ella - Historia del día

25 de abril de 2022