logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pobre señor que limpia aeropuertos ve un bolso roto en avión abandonado: halla dinero y una nota adentro - Historia del día

Vanessa Guzmán
22 abr 2022
23:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un pobre viejo que limpiaba aeropuertos estaba haciendo su trabajo en la sección del museo aeronáutico. De pronto se encontró un bolso escondido dentro de un viejo avión que no había volado en treinta años.

Publicidad

Jacobo Duarte había sido soldado una vez, pero ahora era limpiador en el aeropuerto. No era un mal trabajo. Había una cierta satisfacción por el trabajo bien hecho que era muy gratificante.

De todos los deberes de Jacobo, su favorito era el mantenimiento de los aviones viejos de los años 40, 50 y 60 que componían el diminuto museo del aeropuerto. La mejor parte eran las visitas de las escuelas locales, a las que Jacobo atendía con frecuencia.

El superior de Jacobo le había advertido que algunos niños de una escuela local visitarían los viejos aviones, por lo que decidió comenzar a trabajar en ellos unos días antes. Esta sería la primera visita desde el invierno y se había acumulado mucho polvo dentro de los aviones.

Publicidad

A Jacobo no le molestaba el trabajo extra. Tenía mucho tiempo libre: no tenía familia y nunca había querido tener una. Primero, abordó un viejo transportador de tropas C-47 de gran tamaño de la Segunda Guerra Mundial.

"¡Hola, viejo!", dijo Jacobo, acariciando la pesada estructura de metal del avión. "¡Pronto te tendremos impecable!".

El siguiente fue un viejo Spitfire que había luchado en la guerra. Este avión en particular había sido volado en una misión audaz por un piloto voluntario, y en su honor, la Fuerza Aérea había regalado el avión a su ciudad natal.

Incluso tenía algunos agujeros de bala en un ala y siempre eran el centro de atención de todos los niños. Además, los niños se sentaban en la cabina. “Este pequeño Museo Aeronáutico es un tesoro, y nadie lo apreciaba más que los niños”, pensó Jacobo.

Publicidad

La última parada de Jacobo siempre era el Boeing 707 que había transportado innumerables soldados en los años 60 y 70. El pobrecito no había aguantado tan bien como los otros aviones.

En el interior, el avión estaba medio destrozado por vándalos y sucio. Jacobo suspiró y comenzó a arreglarlo, quitando el polvo y barriendo los estrechos pasillos entre los antiguos asientos de los pasajeros.

Mientras intentaba barrer debajo de uno de los asientos, la punta de su escoba golpeó uno de los compartimentos superiores. Para disgusto de Jacob, se abrió de golpe y un pesado fardo de polvo y cuero cayó sobre su cabeza.

Jacobo estornudó y miró el objeto a sus pies. Al principio, pensó que era basura. "¿Qué diablos?", exclamó. Luego se agachó y abrió los pesados ​​cierres de un antiguo bolso viajero.

Publicidad

Lee también: Anciana cumple el sueño de un niño que la ayudó a recoger sus comestibles del piso en la tienda - Historia del día

Dentro había paquetes de lo que parecían periódicos, pero una vez que Jacob los abrió, ¡se quedó atónito al ver que era dinero en efectivo! Eran fajos gruesos de billetes de $20 y $10. ¡Había miles en el bolso!

Mujer caminando en un aeropuerto. | Foto: Unsplash

Mujer caminando en un aeropuerto. | Foto: Unsplash

Publicidad

Al principio, Jacobo pensó que la bolsa podría pertenecer a algunos delincuentes que habían estado usando el viejo avión como escondite, pero luego se dio cuenta de que las primeras fechas en los billetes eran de los años treinta y la mayoría de los cuarenta.

En el fondo de la bolsa, encontró un sobre marrón sellado y una gorra de capitán. Emocionado, Jacobo abrió el sobre y sacó una nota.

Decía: "He pasado toda mi vida en el aire. Primero luché en la guerra, luego llevé a la gente a sus destinos. Lamentablemente, nunca encontré algo mejor para hacer que volar. Por eso, he sido un solitario hombre”.

"No tengo familia, nadie me extrañará cuando me haya ido, y todo el dinero y las propiedades que acumulé no beneficiarán a nadie. Los médicos me han dicho que la visión borrosa es algo mucho peor que el avance de la mediana edad”.

Publicidad

"Tengo un tumor en el cerebro y, a medida que crezca, me robará la vida, así que antes de que eso suceda, quiero poner mis asuntos en orden. Quiero que quien encuentre esta bolsa use ese dinero para vivir, vivir de verdad".

"Si estás leyendo esto, no cometas el error que yo cometí. Deja que el amor entre en tu vida, dale una oportunidad a las personas. Dale un buen uso a este dinero. Ayuda a otros a alcanzar sus sueños”:

"En cuanto a mí, hay cielos azules arriba y ángeles volando para escoltarme a casa. Este es el capitán John Merton, cambio y fuera".

Al terminar de leer, los ojos de Jacobo estaban llenos de lágrimas. Recogió la gorra del piloto con reverencia. Estaba decidido a hacer algo para fomentar el legado del capitán Merton. Todavía no sabía qué, pero lo haría.

Publicidad

Jacobo terminó de limpiar el viejo avión y, cuando se fue, se llevó el viejo bolso de viaje a casa. Para su sorpresa, la bolsa contenía más de $200.000 en efectivo.

Avión de guerra. | Foto: Unsplash

Avión de guerra. | Foto: Unsplash

Publicidad

Él sabía que algunos de los billetes eran tan viejos que se trataba de artículos de colección. Los $200.000 del Capitán Merton podrían valer mucho más, tal vez hasta 10 veces su valor.

Jacobo se fue a la cama esa noche con la cabeza dando vueltas. ¿Qué hacer con el dinero? Sobre todo, una frase de la carta de Merton resonaba una y otra vez en su mente: "No cometas el error que yo cometí. Deja que el amor entre en tu vida, arriésgate a la gente".

Tal vez no creas en el karma, la serendipia o la sincronicidad, pero al día siguiente, Kevin Briceño entró en la vida de Jacobo.

Kevin era parte del grupo de alumnos de quinto grado que estaban allí para recorrer el Museo Aeronáutico. Jacobo notó a Kevin porque se veía muy solo en medio del ruidoso y bullicioso grupo de estudiantes.

Publicidad

También era el que estaba atento a todo y a cada historia de los aviones. Los otros niños notaron la fascinación de Kevin.

"Oye, cuatro ojos", gritó uno de los chicos. "No sirve de nada que pienses en eso. ¡Nunca serás piloto, no con esos lentes gruesos!". Kevin encorvó los hombros y las lágrimas llenaron sus ojos.

El piloto escuchó el tajo del acosador y respondió: "Es posible que necesites una visión 20/20 para volar un avión, pero para que la gente despegue, para desarrollar nuevas tecnologías que nos permitan volar más rápido, necesitas un gran cerebro. ¡Apuesto a que tienes un gran cerebro!”.

"¡Apuesto a que eres el mejor en ciencias y matemáticas!", interrumpió Jacobo. El niño asintió tímidamente y Jacobo agregó: "Si quieres, puedes crear la próxima generación de aviones, ¡tal vez incluso naves que nos lleven a Marte!".

Publicidad
Bolso de viaje. | Foto: Unsplash

Bolso de viaje. | Foto: Unsplash

El maestro de Kevin lanzó una mirada agradecida a Jacobo y al piloto, pero uno de los chicos se burló. "¡No puede permitirse ir a la universidad! ¡Su abuela es POBRE!".

Publicidad

¡Fue entonces cuando Jacob supo para qué era el dinero! Le preguntó a la maestra por el contacto de la abuela de Kevin y arregló una visita a la familia. Se sorprendió al descubrir que, aunque la abuela de Kevin tenía más o menos su edad, era una mujer hermosa.

Jacobo se sentó y les contó todo sobre la nota del capitán Merton y su bolso de viaje lleno de dinero. "Estaba pensando que tal vez podría honrar su legado estableciendo becas para enviar a los niños a la universidad para estudiar ingeniería aeronáutica”.

"Chicos que construirán mejores aviones, tal vez incluso aviones que nos llevarán a todos a Marte, y quiero que tú seas el primero, Kevin".

Publicidad

La abuela de Kevin, Ruth, se quedó atónita, pero advirtió: "Sr. Duarte, creo que, a los 11 años, Kevin todavía es demasiado pequeño para tomar una decisión tan trascendental sobre su futuro".

"¡No! ¡No lo soy!", gritó Kevin indignado. Luego Jacobo asintió con la cabeza.

"Tu abuela tiene razón, Kevin", dijo. "Pero no es demasiado pronto para que realmente te dediques a tus estudios para que estés listo para tomar esa decisión cuando llegue el momento".

"Me encantaría diseñar aviones, señor Duarte", confesó Kevin. "Pero me encantaría volarlos también. Y eso es imposible".

Publicidad

"¡No sé nada de eso!", exclamó Jacobo. "Puede que no te conviertas en piloto de guerra o piloto comercial, pero cuando tengas 17 años, podrás obtener tu licencia de piloto de avión privado. Puedes volar Kevin, y yo te ayudaré".

Niño con gafas de aviador. | Foto: Unsplash

Niño con gafas de aviador. | Foto: Unsplash

Publicidad

Kevin estaba sonriendo de oreja a oreja. Se emocionó aún más cuando Jacobo prometió hablar con uno de sus amigos que era mecánico de aviones. El niño podría ir al hangar todas las semanas y empezar a aprender cómo funcionaban los motores.

Mientras tanto, Jacobo comenzó a inventar excusas para ir a la casa de Kevin al menos una vez a la semana y, después de esforzarse durante meses, invitó a salir a Ruth. Los dos se hicieron muy cercanos, y un año después, Jacobo le propuso matrimonio.

Ruth caminó hasta el altar y Kevin entregó a la feliz novia. Después de toda una vida solo, Jacobo tenía una esposa encantadora y amorosa y un nieto al que adoraba. Las cosas simplemente no podrían mejorar, ¿o sí?

Publicidad

Cuando Kevin tenía diecisiete años, obtuvo su licencia de piloto la misma semana en que recibió su carta de aceptación en una prestigiosa universidad. Finalmente, todos sus sueños se estaban haciendo realidad.

Se subió al avión de doble hélice que volaría solo por primera vez y sonrió a sus abuelos que lo miraban. Luego se agachó y se colocó en la cabeza la vieja gorra de piloto del capitán Morillo.

"¿Recuerdas lo que escribió el Capitán Merton, abuelo?", preguntó Kevin. "¡Él está volando con alas de ángel, y sé que él también me cuidará!".

Jacobo y Ruth observaron con comprensible aprensión cómo Kevin y su instructor despegaban. El pequeño avión pronto fue una pequeña mancha en el cielo y Ruth comenzó a llorar.

Publicidad

"Oh, Jacobo", susurró ella. "Mi pequeño ya creció y me está dejando atrás".

Jacobo abrazó a Ruth. "Escucha", dijo con ternura. "Le hemos dado a Kevin alas para volar, ahora debemos tener el coraje de liberarlo. Necesitamos concentrarnos el uno en el otro. Tenemos la oportunidad de ser felices en un momento de la vida que la mayoría de la gente ha renunciado".

Pareja frente al mar | Foto: Unsplash

Pareja frente al mar | Foto: Unsplash

Publicidad

"Seamos felices, hoy, Ruth. Mañana podemos empezar a ver las nuevas solicitudes para la beca Capitán John Merton. Está esta chica que tiene buenas notas y quiere cambiar el mundo".

Cuando esa vieja y polvorienta bolsa de viaje cayó a sus pies, Jacobo nunca imaginó que su vida se transformaría, que encontraría un nuevo propósito, una mujer a quien amar y un niño que criar.

Había cumplido todos los sueños del capitán Merton y, al mismo tiempo, estaba dando a tantos jóvenes la oportunidad de seguir sus propios destinos. Ese sería su legado, y el del Capitán Merton, y ninguno de ellos sería olvidado jamás.

Lee también: Niña de 4 años le pide un abrazo a anciano viudo en el supermercado: lo salva de la soledad

Publicidad

En cuanto a Kevin, se graduó con honores y aceptó un puesto en la NASA. Ahora está trabajando en un nuevo y revolucionario concepto de motor que es tan secreto que ni siquiera puede decírselo a Jacobo y a Ruth. Tampoco lo saben su esposa y su pequeño hijo, Juan Jacobo.

Monumento de la NASA. | Foto: Unsplash

Monumento de la NASA. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las buenas obras traen su propia recompensa: Jacobo ayudó a Kevin a cumplir su sueño y terminó encontrando su propia felicidad cuando se enamoró de su abuela.

El dinero no lo es todo: Deja que el amor entre en tu vida, arriésgate con las personas y quizás descubra que la felicidad está a su alcance.

Los niños son nuestro futuro: Los niños crean el futuro y merecen las mejores oportunidades que podamos brindarles.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Días después de la muerte de su madre, mujer halla pequeña puerta detrás del armario de su casa vieja - Historia del día

26 de febrero de 2022

Anciano ve a mujer sin hogar y reconoce a enfermera que años atrás se quedó junto a él durante 27 meses - Historia del día

15 de marzo de 2022

20 años después de dar en adopción a su hijo recién nacido, mujer recibe e-mail del padre adoptivo - Historia del día

05 de marzo de 2022

Anciana es retirada de asilo para ancianos por un hombre al que no ha visto en 56 años - Historia del día

04 de mayo de 2022