logo
youtube.com/El País
Fuente: youtube.com/El País

Mujer que tuvo mellizos a los 64 años debe renunciar a ellos por ser considerada inhabilitada para cuidarlos

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La maternidad es algo increíble, y la mayoría de las mujeres tienen como objetivo proteger a sus hijos, pero a veces puede haber barreras. Aun así, nunca es un impedimento para algunas.

Publicidad

Independientemente de la raza, el color de la piel, los antecedentes familiares, el estatus social o las creencias religiosas, la mayoría de las mujeres desean tener una familia, ser madres y tener hijos a quienes amar.

Desafortunadamente, no siempre es tan fácil como se espera. A veces ciertas circunstancias pueden limitar las posibilidades de las mujeres de convertirse en madres.

Mauricia Ibáñez hablando de sus mellizos. | Foto: El Pais

Publicidad

EL ANHELO DE QUEDAR EMBARAZADA

Algunas mujeres ya han llegado a la menopausia cuando finalmente están listas para ser madres. De alguna manera, ha habido disposiciones para que esas mujeres tengan hijos.

Una de las maneras de satisfacer las ansias de convertirse en madre es la adopción. Sin embargo, muchas anhelan quedar embarazadas.

Lee más: Mamá soltera de 53 años da a luz a hermana gemela de niño que tuvo 2 años antes gracias a la FIV

Afortunadamente, la ciencia y un poco de suerte han ayudado a muchas familias a lo largo de los años. Las mujeres ahora pueden congelar sus óvulos y usar un vientre sustituto cuando estén listas o pasar por la FIV si aún tienen la intención de llevar a su bebé en el vientre.

Publicidad

Para Mauricia Ibáñez, una mujer del norte de Burgos, España, la edad era una limitación y, sin embargo, siempre intentaba ser madre. Cuando finalmente quedó embarazada por primera vez a los 58 años, anhelaba repetir el proceso, sin importarle su salud.

Publicidad

SE CONVIRTIÓ EN MADRE

Mauricia, quien se desempeñaba como funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores, apareció en los titulares de su país en 2011. Los medios españoles informaron que dio a luz a una niña a los 58 años. Le puso por nombre Blanca.

Al explicar haber dado a luz a esa edad, Ibáñez culpó a su trabajo y agregó que se mudó mucho y solo se comprometió a tener una familia dos décadas antes.

Desafortunadamente, esto fue después de su despido del trabajo debido a un problema mental. Le habían diagnosticado un trastorno de personalidad paranoide.

Publicidad

Aun así, sin trabajo y con un trastorno mental, la mujer persistió en su búsqueda de la maternidad. Sin embargo, su primera oportunidad de ser madre no fue satisfactoria.

Mauricia Ibáñez con sus mellizos en el hospital. | Foto: El Pais

Publicidad

Según el gobierno regional de Castilla y León, tras una investigación, se concluyó que su primera hija no estaba recibiendo la atención adecuada de su madre. Ellas vivían en un pequeño pueblo llamado Palacios de la Sierra.

UN MOMENTO DEVASTADOR

Los funcionarios sostuvieron que el lugar estaba sucio y que la pequeña estaba mayormente abandonada. Ibáñez luchó por quedarse con su hija, pero finalmente, Blanca fue entregada a un familiar en Canadá en 2014.

Fue un momento devastador separarse de la niña que la había convertido en madre. Entonces, en lugar de aceptar la derrota, quiso intentar tener hijos nuevamente, a pesar de su edad.

Publicidad

Mauricia Ibáñez cargando a sus mellizos. | Foto: El Pais

Ella dijo: “Decidí ser madre porque la experiencia de tener a Blanca, mi primera hija, fue fantástica: me preguntaba si realmente podría tener otro bebé”.

Publicidad

Y

agregó

: “No me preocupa para nada mi edad. Soy vieja, pero me ha sido posible quedar embarazada: la ciencia y la medicina son la última oportunidad que tenemos los mayores”.

No importaba lo que pensaran las autoridades, Ibáñez nunca dejó de intentarlo, incluso si eso significaba visitas frecuentes a los Estados Unidos para sus inyecciones de fertilidad. Se sentía cómoda viajando al extranjero porque el sistema no discriminaba por edad.

QUERÍA DECLARARLA INCAPAZ

Esta situación alarmó a su hermana, quien recurrió a la justicia para que declarara a Ibáñez “totalmente incapaz”.

Mauricia Ibáñez viendo a sus mellizos. | Foto: El Pais

Publicidad

Esto tenía como objetivo detener sus visitas regulares a Estados Unidos. La hermana de la mujer quería que le retiraran el pasaporte.

Sin embargo, el juez rechazó la solicitud después de que los psicólogos afirmaran que la salud de la mujer no le impediría cuidar de sí misma ni de un niño.

Lee también: Mujer afirma que dio a luz a su primer hijo a los 70 después de que los médicos le dijeron que no podía concebir

En 2017, Ibáñez se convirtió nuevamente en mamá tras el nacimiento de sus mellizos. Esta noticia provocó un debate interminable en toda España. Algunos aprobaron los beneficios de tales procedimientos científicos en una mujer mayor, mientras que otros lo condenaron.

Publicidad

Independientemente de las opiniones y juicios emitidos, la mujer se sintió abrumada por el nacimiento de su hijo Gabriel y su hija María de la Cruz, el 14 de febrero de 2017. Ella tenía 64 años en aquel entonces.

Publicidad

Después del parto, quedó ingresada en el hospital durante más de un mes. Siguiendo un precedente, la nueva mamá firmó un convenio con los servicios sociales comprometiéndose a contratar una ayuda que le brindaría atención las 24 horas.

El Gobierno regional apoyó la moción de tener un asistente. Sin embargo, diez días después de que ella llegara a casa con los mellizos, revocaron su decisión y concluyeron que los bebés estaban “en riesgo”.

Tras su regreso a casa, los servicios sociales la visitaban con frecuencia para observar su evolución. Un portavoz del grupo explicó más tarde que lo mejor para los niños era tener padres adoptivos y que Ibáñez podría reunirse con ellos en el futuro.

Publicidad

Esto fue traumatizante para la madre, quien confesó poco después del parto que sintió que podrían llevarse a los mellizos.

Publicidad

SE LLEVARON A SUS HIJOS

Eventualmente, los bebés fueron llevados y puestos en dos hogares de acogida. Como prometió, la mujer mayor, los ha estado visitando. Sin embargo, siente resentimiento hacia los servicios sociales, a los que calificó de “servicios antisociales”.

La madre de tres confesó que todavía no ha podido contactar a su primera hija y agregó que los servicios sociales tenían envidia de sus partos porque ocurrieron en una edad “imposible”.

LUCHA POR RECUPERAR A SUS BEBÉS

Durante más de tres años, Ibáñez se mantuvo firme en intentar recuperar a sus mellizos. Pero en 2020, el Tribunal Supremo de España dictaminó que los niños deberían permanecer en hogares de acogida.

Publicidad

Esto no le cayó nada bien a la madre, quien reveló que apelaría la decisión judicial y nunca aceptaría perder la custodia de sus hijos. La mujer agregó: “Lucharé como una leona”.

A pesar de la historia ofrecida por los servicios sociales, Ibáñez es una figura inspiradora que se ha mantenido firme, luchando contra los desafíos que le han intentado impedir, no solo convertirse en madre, sino disfrutar de su maternidad.

Lee más: Mujer da a luz a su primer hijo a los 50 tras luchar contra la infertilidad durante años

Sin duda, esto provocó un debate en todo el país, pero saca a la luz las luchas que enfrentan muchas mujeres que quieren vivir la maternidad.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.