logo
Twitter.com/andreasilenzi - Facebook.com/danishapiro
Fuente: Twitter.com/andreasilenzi - Facebook.com/danishapiro

Niña sufre crueles bromas por su parecido con su familia: se hace una prueba de ADN décadas después

Vanessa Guzmán
06 may 2022
04:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

En un intrigante giro de los acontecimientos, una niña siempre se sintió diferente a todos los que la rodeaban. Su sentido de otredad se intensificó a medida que envejecía. Décadas después, cuando se hizo una prueba de ADN inesperada, alteró todo lo que sabía sobre ella y su familia.

Publicidad

Las personas pueden pasar gran parte de sus vidas tratando de descubrirse a sí mismas y el propósito de estar vivas. Enfrentarse contra preguntas persistentes sobre la identidad y desarrollar nuestra autoestima a veces puede llevar años de arduo trabajo, coraje y determinación.

Por el contrario, alguien con un sentido firme de sí mismo podría experimentar dudas después de darse cuenta de que lo que conocía sobre sí misma y su linaje no era más que una mentira. Lamentablemente, una joven se enfrentó a una situación similar que la dejó completamente destrozada y confundida.

Publicidad

UNA EXTRAÑA EXPERIENCIA INFANTIL

Dani Shapiro estuvo ajena a detalles sobre su existencia durante mucho tiempo. Había una serie de verdades desgarradoras que desconocía por completo, cuyas sombras siempre la habían perseguido. De niña siempre se sintió diferente a las demás.

A fines de la década de 1960, Dani estaba en una congregación ortodoxa en su ciudad natal de Hillside, Nueva Jersey en Estados Unidos, cuando tuvo una experiencia sorprendente. Una amiga de la familia, la Sra. Kushner, sobreviviente del Holocausto y futura abuela de Jared Kusher, la llevó a un lado y le dijo:

"Podríamos haberte usado en el gueto, pequeña rubita. Podrías habernos conseguido pan de los nazis".

Publicidad

El comentario de la mujer dejó una impresión duradera en la mente de Dani, destacando su creciente sentido de alienación y falta de pertenencia. La niña de cabello rubio y ojos azules sobresalía entre todos los de su entorno. En su comunidad predominaban judíos Ashkenazi de Europa del Este.

Lee también: Mujer se hace prueba de ADN y descubre que el hombre que la crio no es su padre biológico

Al crecer, su sentido de otredad y desconexión se hizo aún más poderoso cuando los extraños cuestionaron sus orígenes judíos. Algunas personas incluso comentaron que ella era fruto del romance de su madre de cabello oscuro con un lechero sueco.

Publicidad
Publicidad

LA PRUEBA QUE LE CAMBIÓ LA VIDA

Varias décadas después, en 2016, Dani descubrió por qué no se parecía a su familia. Para entonces, se había convertido en una novelista, autora y escritora de memorias muy aclamada, y sus padres ya no vivían.

Ese verano, su esposo, Michael Maren, decidió hacerse una prueba de ADN por curiosidad sobre sus orígenes, y Dani también se unió a él por capricho. Pero cuando los resultados llegaron semanas después, fueron francamente alucinantes para la pareja.

Según la prueba de ADN, ella era solo un 52% de Askenazi de Europa del Este, y el resto un poco de irlandés, inglés, francés y alemán. Además, los resultados revelaron que el hombre que la crio no era su padre biológico. "Dio un vuelco a mi mundo", recordó.

Publicidad

La consumada autora siempre había asumido que su padre era Paul Shapiro, un corredor de bolsa de Wall Street que murió en un accidente automovilístico en 1986. Durante toda su vida, desvió los comentarios sobre no parecer judía, pero no tenía motivos para cuestionar su vínculo familiar.

Publicidad

CONECTANDO LOS PUNTOS

Pero después de los espantosos resultados del ADN, Dani recordó que su madre, Irene Shapiro, había compartido algo hace años en el segundo aniversario de la muerte de Paul. Irene le dijo a su hija que vio a un especialista después de tener problemas para concebir.

Como resultado, la pareja fue al ahora desaparecido Farris Institute for Parenthood en Filadelfia, donde se mezcló el esperma de Paul con el de un donante anónimo y se usó para inseminar a Irene.

Durante mucho tiempo, Dani luchó con un sinfín de emociones, esperando que sus padres, especialmente su papá, no supieran de la posibilidad de otro donante.

Publicidad

"Lo que quería: la confirmación de alguien, un experto, de que era posible, no, más que posible, probable, no, más que probable, absolutamente cierto, que mis padres no sabían nada. Los había engañado", precisó.

Irónicamente, el método se denominó "inseminación artificial confusa" y la idea era que nadie sabría qué esperma creó el embrión. La razón detrás de mantener el anonimato era proteger el ego del futuro padre porque la infertilidad se consideraba una debilidad.

Publicidad

LA NIÑA DE PAPÁ

Dani compartió una conexión profunda con Paul, y fue una parte integral de su infancia. Ella siempre había recibido calidez y amor de él y apreciaba el tiempo que pasaba con él en la sinagoga. La autora se sintió particularmente conmovida por su devoción a la religión.

Dani siempre se había sentido orgullosa de su origen judío ortodoxo y siempre había visto a sus padres como su base. Sin embargo, las dudas que albergaba se reflejaron en sus primeras cuatro memorias: "Reloj de arena", "Todavía escribiendo", "Devoción" y "Cámara lenta". Ella también divulgó:

"Pasé toda mi vida lidiando con la identidad, tratando de armar el rompecabezas de mi padre. Creo que hay una razón por la cual, en mi trabajo, la ficción y las memorias, siguen gravitando hacia los secretos familiares. Nunca soñé que yo era el secreto”.

Publicidad
Publicidad

UNA MEMORIA INSPIRADA EN SUS EXPERIENCIAS

Los resultados del ADN de la escritora apuntaron a otra información conmovedora: su media hermana mayor, Suzie, que era la hija de Paul de un matrimonio anterior, no estaba relacionada con ella en absoluto.

Los resultados también vincularon a Dani con un primo hermano del que nunca había oído hablar. A pesar de la gravedad de la situación, Dani estaba decidida a desvelar el misterio, por lo que buscó la ayuda de su marido, Michael, y encontró a su prima hermana en Facebook.

Luego descubrió un obituario en línea de la madre de la prima, que también mencionaba al hermano de la mujer. El hombre era un médico jubilado de Portland, Oregón, y el padre biológico de Dani.

Publicidad

En su libro titulado "Herencia: una memoria de genealogía, paternidad y amor", Dani habló sobre el extraño parecido que compartió con el hombre después de ver su conferencia en YouTube.

Publicidad

REUNIDOS POR FIN

Todo, desde cómo sostenía sus manos hasta sus sutiles gestos y expresiones, era similar a cómo se comportaba Dani. Inmediatamente, Dani buscó un acercamiento con él, pero tardó casi dos meses en responder.

Luego le dijo que cuando era estudiante de medicina en la Universidad de Pensilvania y donó esperma al Instituto Farris para la paternidad en 1961. El dúo de padre e hija, perdido hace mucho tiempo, se reunió para almorzar en Nueva Jersey en octubre de 2016.

Con el tiempo, forjaron una relación amistosa y cálida cuando él le presentó a Dani a sus otros dos hijos. Sin embargo, solicitó no participar en las memorias de Dani y el libro no reveló su nombre real.

Publicidad
Irene Shapiro, Paul Shapiro, y Dani Shapiro. | Foto: Youtube.com/CBS Mornings

Irene Shapiro, Paul Shapiro, y Dani Shapiro. | Foto: Youtube.com/CBS Mornings

HABLÁNDOLE A SU HIJO

En su libro, Dani reveló cómo luchó para compartir la información con su hijo adolescente, Jacob. Ella recordó que cuando su hijo tuvo un trastorno convulsivo cuando era un bebé, les dijo a los médicos que no tenían antecedentes familiares de convulsiones.

Publicidad

Pero solo se le ocurrió más tarde que tal vez su padre biológico había pasado por algo similar. Sin embargo, para su alivio, la reacción de Jacob la animó, y su única preocupación era si terminaría calvo o no, como Paul.

Si bien el descubrimiento fue suficiente para sacudirla hasta la médula, Dani compartió que se sintió más aliviada después de descubrir toda la verdad porque la ayudó a reconstruirse. Ella también agregó:

"Siempre había algún tipo de desconexión dentro de mí, algo por lo que me sentía un poco obsesionada. Eso realmente parece haber desaparecido".

Publicidad

La escritora de memorias más vendida reveló que nunca habría sabido la verdad completa si no se hubiera hecho la prueba de ADN por capricho.

Cuando se le preguntó cómo la hizo sentir la nueva información sobre el hombre que creció conociendo como su padre, explicó: "Estoy enormemente agradecido de haber encontrado esta parte faltante de mi identidad, pero mi padre Paul me crio. Él es la persona que me amó".

Lee también: Años después de la muerte de sus padres, niña descubre que mamá adoptiva es su madre biológica - Historia del día

Sin duda, Dani sobrevivió a una dura prueba para desentrañar el secreto de su familia. Sin embargo, eso la ayudo a inspirarse y escribir sus historias. Ella demostró su capacidad de recuperación como mujer fuerte.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre le hace pruebas de ADN a todos sus hijos tras ver el resultado de la prueba de su hija mayor

11 de mayo de 2022

Papá echa a esposa y a uno de sus hijos pensando que es producto de infidelidad: el chico repite la prueba de ADN

17 de abril de 2022

Hombre se hace prueba de ADN 8 años después del nacimiento de sus gemelas, luego encuentra al padre biológico

28 de marzo de 2022

Mujer sospecha que la esposa de su hijo oculta su pasado y le hace prueba de ADN a su nieto en secreto

10 de mayo de 2022