logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer se niega a aceptar a su hijastra hasta que ve una foto que su padre guardó por 42 años - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 may 2022
06:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer se negaba a tratar a su hijastra como si fuera su hija. Pero su padre decidió revelar una foto que había escondido por más de 42 años y se dio cuenta de que sus historias no eran tan diferentes entre sí.

Publicidad

Cindy estaba felizmente casada con Javier, con quien tuvo un hijo llamado Michael. También tenían una hija llamada Jeni, un año y seis meses mayor que el niño de seis.

Era evidente que Cindy siempre pondría a Michael primero que a su hijastra en todo. Ella le permitía jugar videojuegos cuando llegaba a casa de la escuela mientras Jeni se ocupaba de las tareas del hogar, como lavar los platos y ordenar la ropa.

Jeni nunca entendió por qué su madre la trataba diferente, pero lo aceptó. Sin embargo, llegó un punto en que otras personas comenzaron a notar la diferencia.

Durante el cumpleaños del papá de Cindy, a Jeni se le prohibió unirse a la fiesta hasta que se hubieran terminado todas las tareas del hogar.

Publicidad

Mientras Jeni limpiaba su habitación y los baños de la casa, la fiesta estaba en pleno apogeo. Abajo, Cindy le dio a su padre un collage de fotos bellamente enmarcado que contenía gráficas de diferentes etapas de su vida.

"Te amo, papá. Estoy orgullosa de ti por trabajar tan duro y tengo la suerte de ser tu hija", dijo, abrazándolo.

En las imágenes, había una en la que salían caminando y otra donde andaban en patineta. Eran fotos de un pasado lejano y algunas muy recientes que había impreso como regalo.

Mientras tanto, Javier estaba preocupado por su hija Jeni y decidió ir a verla. "¿Estás bien aquí, cariño?", le preguntó.

Publicidad

Jeni asintió y dijo que había terminado todas las tareas que Cindy le había pedido que hiciera. Javier se sintió mal porque su hija se perdió la fiesta por estar limpiando, pero optó por guardar silencio al respecto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

En cambio, tomó su mano y la llevó a la fiesta, donde abrazó a su abuelo y le entregó una flor. Cindy vio eso y se enojó al darse cuenta de que la niña había sacado una flor de una de las macetas del jardín. Sin embargo, optó por no decir nada, ya que había invitados en su casa.

Lee también: "Gracias por ser la mamá que necesitaba": Mujer de 21 años le pide a su madrastra que la adopte

Al darse cuenta de que mucha gente estaba mirando, Cindy le ofreció a Jeni un pedazo de pastel. Al percatarse de que quedaba muy poco, cortó un trozo muy grande para Michael antes de darle las sobras a Jeni.

"De todos modos, las chicas no comen tanto como los chicos", Cindy se encogió de hombros mientras le pasaba el plato a Jeni.

Publicidad

Jeni estaba molesta. Era su pastel favorito. La rebanada que le dieron era tan pequeña que podía comerla en tres bocados. "Papi, Cindy me engañó otra vez", se quejó.

Después de escuchar esto, el propio Javier se molestó, pero no por lo que había sucedido. "Jeni", le dijo. "¿Con qué frecuencia tengo que decirte que llames a Cindy, mamá?".

"¡Pero ella no es mi mamá!", gritó Jeni. Cindy la escuchó y le ordenó a su hija que se fuera a la cama. La fiesta pasó de ser divertida a un desastre total.

Javier y Cindy subieron las escaleras y pelearon. "¿Por qué siempre pones a Michael sobre Jeni?", le preguntó a ella.

Publicidad

"¿No es obvio? Michael es mi hijo biológico. Jeni es mi hijastra. Ella no es mi hija. Es tuya", respondió Cindy.

"¿Cómo puedes decir eso, Cindy? Jeni es tanto tu hija como mía. ¡La criamos juntos! Cuando nos casamos, prometimos estar juntos a través de lo que fuera. Nuestros hijos son parte de eso", precisó Javier, acusándola.

"¿Cómo puedo aceptar a una niña que me recuerda a tu exmujer? ¿Cómo crees que me hace sentir eso? Todos los días, recuerdo que antes de mí, había otra mujer de la que estabas perdidamente enamorado, ¡y ustedes dos tuvieron una hija!", gritó Cindy.

"Tú sabías que tenía a Jeni antes de que aceptaras mi propuesta de matrimonio. Ella no es negociable para mí. ¿Cómo funcionará este matrimonio si no puedes aceptarla como tu hija?", dijo Javier y se marchó dando un portazo.

Publicidad

Cindy estaba irritada, la había dejado sola en el pasillo. Volvió a bajar, donde vio a su padre sentado solo en la mesa con una taza de café en la mano.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella se sentó frente a él y dijo: "¿Por qué debería tratar a una niña que no es mía, como si fuera mi hija?".

"También deberías tratar a Jeni como a tu hija", le dijo su padre, Peter.

"No lo entiendes, papá. Nunca has tenido una hijastra", respondió ella.

De repente, el padre de Cindy suspiró. "En realidad, sé lo que es criar a alguien que no es de mi propia sangre", admitió.

Luego, el hombre mayor caminó hacia la sala de estar y abrió el cofre frente al televisor. Sacó una foto antigua de una pareja joven. "He guardado esta fotografía aquí durante más de 42 años. Creo que ya es hora de que les diga la verdad", dijo, entregándole la foto a Cindy.

Publicidad

En este punto, Cindy estaba confundida. Era hija única y estaba empezando a pensar que tenía un hermano después de lo que acababa de decirle su padre.

"La verdad, Cindy, no soy tu padre biológico. Verás, salí con esta mujer cuando tenía veinte años. Ya estaba embarazada y, sin embargo, la amaba tanto que la aceptaba por todo lo que era", explicó.

"Un día, esa mujer enfermó. Sucumbió a su enfermedad y murió. Esa mujer era tu madre, Cindy", admitió Pedro. "Cuando ella murió, ya había estado cuidándote durante tres años. Ya te amaba mucho y prometí cuidarte mientras viviera", confesó, mirando a Cindy a los ojos.

"Quería que crecieras con amor y cuidado, así que te crie como padre soltero. Trabajé día y noche para darte un futuro brillante y me alegro de verte feliz y exitosa. Lamento no haberte dicho la verdad. Simplemente, no tuve el corazón para hacerlo", reveló Pedro.

Publicidad

Cindy estaba llorando. Nunca supo que la persona que la crio no era su pariente consanguíneo y, sin embargo, nunca se sintió como una extraña con él. "Tú eres mi familia, papá", le dijo Cindy. "Gracias por elegir criarme y gracias por amarme", lloró.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cindy y Pedro compartieron un cálido abrazo después de esa conversación. Entonces Cindy se dio cuenta de que necesitaba disculparse con alguien después de que su padre le hizo darse cuenta de que ser hijo de alguien no necesariamente significa ser pariente consanguíneo.

Subió a la habitación de Jeni y la vio leyendo tranquilamente un libro en la cama. "Lamento cómo te he tratado en los últimos dos años, Jeni", lloró Cindy.

Jeni miró a Cindy, curiosa de por qué de repente había cambiado de opinión. "Está bien", le dijo a su madrastra. "Entiendo por qué le das prioridad a Michael. Es porque no soy tu verdadera hija".

Publicidad

"No, esa es la cuestión. Dejé que el odio en mi corazón me impidiera ser una buena madre para ti. Pero eres mi hija, Jeni. Eres mi hija, y te prometo que, a partir de este día en adelante, podrás contar conmigo como tu mamá y como tu amiga", dijo, abrazando a la pequeña.

Al día siguiente, Cindy llevó a Jeni a la panadería. "¿Por qué estamos aquí, Cindy?", preguntó Jeni cortésmente.

"¡Estamos aquí para comprarte el pastel más grande que quieras!", respondió Cindy sonriendo. "Adelante, elige, cariño. Además, ya no es Cindy. Es mamá", le sonrió a su hija.

Lee también: Carta de una mujer que creció con su madrastra: "Me está enseñando a amar a mi hija"

Publicidad

Jeni sonrió de alegría. Corrió por la panadería, mirando todos los hermosos pasteles que tenían en exhibición. Después de elegir, le dio a Cindy un gran abrazo. "¡Gracias mamá!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Familia no siempre significa tener la misma sangre: A veces, experimentamos más amor de personas que no son nuestros parientes consanguíneos. No importa si las personas que vemos como familia están o no relacionadas biológicamente. Lo que más importa es el amor, el cuidado y el apoyo.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre le hace RCP a mujer sin hogar: días después se despierta siendo millonario - Historia del día

03 de abril de 2022

Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

22 de febrero de 2022

Mujer demanda a su marido para recibir compensación: su hija apoya a su padrastro, no a ella - Historia del día

15 de mayo de 2022

Militar regresa a casa y encuentra a su hija durmiendo en el piso mientras su esposa e hijastros no están - Historia del día

04 de mayo de 2022