logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Comisario ve a su hijo arrestado en la estación de policía: decide encargarse del caso él mismo - Historia del día

Vanessa Guzmán
16 may 2022
04:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El jefe de policía se sorprendió cuando llevaron a su hijo esposado a la comisaría. Sin embargo, mantuvo a un lado sus sentimientos paternales y decidió continuar con el caso para enseñarle al chico una valiosa lección.

Publicidad

El jefe de policía, Mateo Briceño y su esposa Carolina, siempre fueron muy indulgentes con su hijo, Andrés. Le dejaron pasar muchas cosas hasta que llegó al límite.

A medida que Andrés creció, comenzó a dar por sentado el amor y la preocupación de sus padres, como si fuera un permiso para que él hiciera lo que quisiera. Ciertamente, hubo momentos en los que fue criticado por malas calificaciones o salir a escondidas de la casa, pero eso se limitó a regaños menores.

Joven conduciendo un auto. | Foto: Pexels

Publicidad

Andrés pensó que, si pretendía ser un hijo "ideal", no tendría que enfrentarse a ningún problema, ni siquiera a regaños, por parte de sus padres. Entonces comenzó a actuar como un buen hijo frente a ellos mientras cometía todo tipo de fechorías a sus espaldas, como violar la ley.

Hubo varios casos en los que el muchacho de 17 años violó las reglas de tránsito desde que consiguió su propio automóvil para su cumpleaños número 17.

Sin embargo, Andrés siempre se salía con la suya. Su padre era el jefe de policía del pueblo. En el peor de los casos, sus padres cubrían los gastos de las reparaciones por los daños ocasionados.

Publicidad

Un día, Andrés regresaba de una fiesta con su amigo Fredy cuando comenzó a exceder la velocidad. Fredy le advirtió que no fuera tan rápido, pero Andrés lo ignoró.

"¡Deja de ser aburrido, Fredy!", gritó. "¡Mira el camino! ¡Es nuestro esta noche!".

La irresponsabilidad de Andrés preocupó a Freddie, quien se agarró con fuerza a su asiento mientras Andrés zigzagueaba entre carriles.

Le pidió una vez más que redujera la velocidad, y cuando no lo hizo, él mismo agarró el volante. Eso provocó que el automóvil se saliera de la carretera y chocara contra un árbol al costado.

Publicidad

"¡Maldita sea!". Andrés se quejó mientras levantaba la cabeza del volante. "¡Al diablo contigo, Fredy! ¡Sal de mi auto! ¡Conduzco solo!".

Lee también: El hijo de un policía se burla de un niño por ser hijo de un hombre encarcelado y recibe una lección - Historia del día

"Hombre, ¿estás loco? ¡Conducías como un maníaco! ¡Podríamos haber terminado en una situación mucho peor si no hubiera intervenido!".

Accidente de tránsito. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Pero no lo hicimos! Si tienes miedo, puedes tomar un taxi de regreso a casa. No hay ninguna necesidad…" Antes de que Andrés pudiera terminar su oración, escucharon la sirena de una patrulla detrás de ellos. El automóvil se detuvo frente a ellos y un oficial de policía se acercó a su coche.

"¡Tengo ganas de matarte, Fredy! ¡Lo juro!". Adam se quejó mientras bajaba la ventanilla.

"Parece que tenemos un pequeño problema aquí, muchachos", dijo el policía. "He estado siguiendo el auto por un tiempo, y me temo que tendré que detener al chófer y llevarlo a la estación por exceso de velocidad... sin mencionar el hedor a alcohol que hay dentro del auto. ¿Me das tu licencia de conducir?", pidió el funcionario.

Publicidad

Fredy estaba asustado. "¿Estación de policía? ¡Qué… pero yo no hice nada!".

"Fredy cálmate, hombre", dijo Andrés con voz pausada antes de mirar al oficial. "Quiere decir que NOSOTROS no hicimos nada, señor. Mi amigo solo está un poco nervioso. Pero no se preocupe. Estamos bien. No creo que sea necesario ir a la estación. Soy el hijo del jefe Mateo Briceño”.

"Buen truco, chico. ¡No voy a caer en eso! Si no tienes tu licencia, tu problema solo se hará más grande".

Andrés sonrió. "Aquí está mi licencia de conducir, señor", dijo, ofreciéndosela al oficial. "En cuanto a la prueba de que soy el hijo del jefe de policía, aquí está". Andrés mostró su foto con su padre. "Tengo muchas en mi celular porque él es mi padre. Espero que no quiera ver más de ellas”.

Publicidad

La expresión del oficial se hundió, y dejó que Andrés se fuera con solo una amonestación y una multa para que fácilmente pudiera arreglar lo ocurrido.

Oficial de policía. | Foto: Pexels

Publicidad

"Buenas noches, señor", dijo Andrés mientras se alejaba.

Sin embargo, esa noche, cuando fue a su casa y Carolina notó la abolladura justo en la parte delantera del auto, se enojó. "¿Cómo lo explicas, Andrés?", exigió.

"Mamá, Fredy y yo acabamos de tener un pequeño accidente. No es gran cosa. ¡También había un oficial, y nos dejó ir con una multa por arreglarlo!".

"¿Y el dinero crece en los árboles? ¿Ves mi teléfono?", gritó, señalando su viejo celular. "Necesito uno nuevo, Andrés, pero he estado tratando de ahorrar durante meses para comprarlo. ¡Y esta es la tercera vez que vienes a casa con multas! ¡Darte ese auto fue la peor decisión!".

Publicidad

"Pero mama…"

"¡No, Andrés!", lo interrumpió su padre. "Tu madre tiene razón. Te dejamos resbalar las dos primeras veces, pero no podemos volver a hacerlo. ¡Ve a tu habitación ahora mismo! ¡No podrás volver a conducir ese auto sin nuestra aprobación!".

Andrés fue a su habitación, pero claramente no iba a escuchar a sus padres. Tres noches después, mientras Carolina y Mateo dormían, Andrés agarró las llaves del auto y se dirigió en secreto a la fiesta de cumpleaños de un amigo.

Iba a exceso de velocidad porque llegaba tarde, y cuando llegó a una intersección, no se dio cuenta de la luz roja ni de la anciana que se acercaba por el costado. Pisó los frenos tan pronto como la vio, pero el auto aún la golpeó y ella cayó a la carretera.

Publicidad

"¡Maldita sea!". Andrés salió de su auto y corrió hacia la mujer. No parecía estar gravemente herida y se disponía a llamar a una ambulancia cuando un coche de policía que patrullaba el vecindario se detuvo. Andrés fue arrestado después de que la anciana les informara de lo ocurrido.

Llaves de un auto. | Foto: Pexels

Publicidad

Andrés trató de explicar que era el hijo del jefe de policía, pero los policías le hicieron oídos sordos. Lo llevaron a la estación, y cuando Andrés entró, se sorprendió de ver a su padre allí. Lo habían llamado a la comisaría por un caso urgente.

"¿Andrés?". Su padre lo miró fijamente, atónito. "¿Qué haces con las manos esposadas?".

"Papá, yo, yo solo estaba..." Andrés tenía miedo de que si le decía a su padre que se había escabullido con el coche se molestaría muchísimo. Se quedó allí sin palabras, y un policía que lo acompañaba informó al jefe de policía sobre el suceso, después de notar la tensión entre el padre y su hijo.

Publicidad

Mateo no podía creer que Andrés estuviera involucrado en un accidente en el que atropelló a alguien. Lo miró y luego ordenó a los policías con voz rígida. "Llévalo a mi oficina. ¡Me encargaré del caso yo solo!".

Andrés sabía que estaba en problemas. Comenzó a suplicarle a su padre y a repetir que él no era culpable. "¡No fue mi culpa, papá! Esa mujer... no se dio cuenta de la señal. Yo la estaba ayudando. ¡No la atropellé! ¡Me está incriminando sin razón!".

"Sé lo que es correcto, hijo", dijo Briceño, dándose la vuelta. "Discutámoslo en detalle en mi oficina".

En este punto, Andrés pensó que su padre le hablaría de su caso en privado y que se saldría con la suya como siempre. Pero cuando entró a la oficina de su padre, el jefe de policía llamó a dos oficiales más adentro.

Publicidad

"Bueno, Andrés", dijo Mateo al entrar en la oficina. "Si crees que te vas a salir con la tuya, estás equivocado. Pasarás la noche aquí en una celda, así que entrega tu teléfono y las llaves del auto", dijo antes de marcharse.

“Además, prepárate para la corte. ¡Estos oficiales cuidarán de ti hasta entonces!".

Andrés finalmente dijo la verdad, rogó a su padre que lo dejara ir y prometió no repetir el mismo error, pero Mateo no lo dejaría escapar esta vez. Quería que su hijo fuera a juicio y le impusieran una fuerte multa.

Joven esposado. | Foto: Pexels

Publicidad

Le dijeron a Andrés que él mismo tendría que ganar dinero para pagar la multa y que también tendría que disculparse con la mujer mayor.

Al final, Andrés tuvo que trabajar medio tiempo para pagar la multa y también se ofreció como voluntario para cuidar a la anciana los fines de semana. Resultó que había sufrido una fractura en la pierna a causa del accidente.

Lee también: Un padre rico quiere enseñar a su hijo lo que significa ser pobre, pero termina recibiendo una lección - Historia del día

Cuando el joven finalmente fue liberado de la multa, no dejó de trabajar. Después de trabajar duro por el dinero, se dio cuenta de lo difícil que era ganarlo y hacer algo de forma independiente.

Publicidad

Con sus salarios posteriores, compró un teléfono nuevo para su madre. También devolvió el dinero que había tomado para reparaciones de automóviles en el pasado y prometió a sus padres que siempre los obedecería.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

A veces necesitas ser estricto con tus hijos para darles una lección: Mateo Briceño no dejó que Andrés saliera airoso cuando estuvo involucrado en un accidente con la anciana. Esa experiencia lo cambió y lo hizo mejor persona.

El karma no te deja ir tan rápido: Andrés tuvo que pagar por sus errores, sin importar cuánto intentara evitarlo.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad