logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer acusa a su vecina de arruinar su jardín: a la mañana siguiente se despierta con el sonido de una ambulancia - Historia del día

Vanessa Guzmán
24 may 2022
23:05
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Ágata vio que sus raros rosales importados estaban muriendo, acusó a su vecina Aby y amenazó con llamar a la policía. Pero al día siguiente, Ágata se congeló después de despertarse con la sirena de una ambulancia afuera de su casa.

Publicidad

Después de retirarse de su carrera docente, Ágata albergaba un profundo amor por las plantas. Mientras su esposo Martín estaba en el trabajo, ella se quedaba en casa con su gato y sus perros. Decidió utilizar su tiempo libre para hacer algo que valiera la pena y optó por la jardinería.

El patio delantero de su casa estaba lleno de varias plantas de colores. Las personas que pasaban por el frente de la casa de Ágata envidiaban el follaje, los helechos y las flores de su jardín.

Mujer haciendo jardinería. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella siempre trató con mucho cariño sus plantas. Su jardín era su símbolo de orgullo y quería agregarle una hermosa rareza. Entonces, cuando se encontró con unas bellas y raras rosas en una venta de flores por Internet: no pudo resistirse.

"Hola señora, estamos llamando desde... ¡Sí, tiene razón!", habló un repartidor. "Claro, lo entregaremos en las próximas dos horas".

Ágata estaba emocionada mientras esperaba ansiosamente ver los hermosos y raros rosales que había pedido en línea. Las plantas no eran fáciles de encontrar y ella había estado buscando rosas de calidad de importación durante mucho tiempo.

Estaba preparando el espacio afuera para sus rosales cuando una camioneta de reparto tocó la bocina al pasar.

Publicidad

"Oh, Dios mío... ¡Finalmente!", exclamó mientras corría hacia el camión.

El repartidor descargó los rosales de Ágata y sus ojos brillaban de emoción mientras contaba las plantas. Rápidamente firmó el recibo y corrió al garaje para buscar sus herramientas.

Pasó mucho tiempo plantando los rosales, fertilizándolos y regándolos, y asegurándose de que fueran visibles en todo el vecindario.

"¡Qué adorable!", suspiró y se tomó varias selfies con las rosas de fondo. No podía dejar de admirar las plantas y se sentía orgullosa de su hermoso jardín.

Lee también: Viuda halla un pedazo de metal sucio en el jardín: cree que es un regalo de su difunto esposo después de inspeccionarlo

Publicidad

Esa noche, Ágata estaba preparando el té cuando escuchó fuertes golpes en la puerta. Ella pensó que era Martín, pero su vecina Aby estaba de pie en el umbral, mirando las rosas.

Rosales llenos de flores. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Sí! ¿Cómo puedo ayudarle?", preguntó Ágata a Aby, con tono de sospecha. Aunque quería que sus vecinos envidiaran su rara colección de rosas, no le gustó la mirada en los ojos de Aby.

"¡Me gustaría saber dónde conseguiste estas hermosas rosas!", le preguntó Aby a su vecina.

Ágata estaba feliz y orgullosa. Recorrió a Aby por el jardín de rosas y le explicó cada arbusto como si fueran antigüedades en un museo. "Y este, es de Bulgaria... y el de aquí es de Portland", se jactó.

Aby estaba asombrada por la dulce fragancia y la fascinante belleza que se extendía por el jardín de Ágata. Luego le pidió a su vecina que le diera los datos de contacto del vendedor. "¡Me encantaría tenerlas en mi jardín también!”, exclamo.

Publicidad

Pero Ágata no estaba dispuesta a compartir los detalles. Rechazó la solicitud de Aby y dijo que quería que su jardín fuera único. Aby se sorprendió y se fue sin discutir. Pero a la mañana siguiente, Ágata estaba furiosa cuando vio su jardín...

"¿Qué diablos ha pasado con mis rosas?", Ágata lloró después de ver sus plantas secas cuando la noche anterior estaban floreciendo.

Las rosas sin vida estaban esparcidas por el césped. Los pétalos de color rojo brillante, rosa y naranja estaban quemados y marrones. Ágata estaba furiosa al recordar la solicitud de Aby el día anterior y sospechaba que había envenenado a sus amadas rosas.

Publicidad

"Tú, monstruo sin gloria... ¿Cómo te atreves a destruir mis rosas?", gritó Ágata. Estaba segura de que Aby había destruido su jardín por despecho. Estaba hirviendo de rabia cuando golpeó la puerta de Aby.

Momentos después, Aby abrió la puerta y se sorprendió al ver a Ágata de pie en el porche.

Jardín lleno de rosas. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿CÓMO TE ATREVES A HACER ESTO A MIS ROSAS?", gritó Ágata. "¡Será mejor que te expliques, o llamo a la policía!".

Aby se puso pálida porque no entendía de qué estaba hablando su vecina. Ágata le mostró las rosas quemadas desde lejos y exigió una explicación.

“Yo no lo hice. Por favor, créeme... yo no lo hice", le rogó Aby a Ágata. "¿Por qué destruiría algo que amo?".

Pero Ágata estaba furiosa e impasible. Acusó a Aby de destruir su jardín y la amenazó. La llamó por sus nombres y no dejaba de gritar.

"NO TE ATREVAS VOLVER A ACERCARTE A MI CASA NI A MI JARDÍN... LO ENTIENDES???", le gritó a Aby y se fue.

Publicidad

Ágata pasó toda la noche buscando los mismos rosales en línea. Lamentablemente, estaban agotados. Martín la consoló y prometió comprarle nuevas plantas de rosas.

Después de eso, se calmó y se durmió, solo para despertarse con las fuertes sirenas de la ambulancia a la mañana siguiente. Encontró una ambulancia que salía de su calle después de que trasladaran a Aby en una camilla.

Ella se sorprendió y salió corriendo para averiguar qué sucedía. Luego vio a un oficial de policía en la calle y se acercó.

"¿Qué pasa, oficial?", preguntó ansiosamente.

Rosas muertas. | Foto: Unsplash

Publicidad

El policía le informó que la mujer que estaba siendo trasladada de urgencia al hospital estaba inconsciente fuera de su jardín después de plantar rosales toda la noche. Ágata no podía creer lo que veía.

Momentos después, los especialistas acudieron a las afueras del jardín de Ágata y examinaron el lugar. Eventualmente, descubrieron que una tubería de gas debajo del lecho de rosas había estallado hace unos días. Ágata ahora se dio cuenta de por qué sus rosas se estaban muriendo.

"El gas la dejó inconsciente... Afortunadamente, el repartidor de periódicos la encontró", explicó el oficial.

Ágata se sintió culpable por acusar a la pobre Aby de envenenar sus rosas cuando fue la fuga de gas subterránea, lo que destruyó sus plantas. También se quedó sin palabras cuando se dio cuenta de que Aby había sembrado nuevas rosas para demostrar que era inocente.

Publicidad

Esa tarde, Ágata fue a visitar a Aby al hospital. Estaba nerviosa y se preguntaba si Aby le daría la bienvenida.

"¡Oye!", Ágata saludó al entrar en la habitación de Aby. "Espero que estés bien ahora".

Aby le sonrió a Ágata y la saludó. No podía creer lo que veía porque pensó que ella le pediría que saliera. Colocó un gran ramo de rosas rojas sobre la mesa y se disculpó con Aby.

"No quise decir eso, y lo siento mucho, Aby", dijo. "¡Tal vez podríamos tener un gran jardín hermoso juntas!".

Lee también: Piden a una madre destruir el jardín que hizo como altar por la muerte de su hijo de 16 años

Publicidad

Aby pensó que era una idea fantástica y estuvo de acuerdo, Ágata se alegró y se fue del hospital sonriendo. Pero antes de irse, le dejó a Aby una nota con los detalles del vendedor en línea que vendió los hermosos rosales.

Hermoso jardín. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No culpes a nadie sin verificar los hechos: Cuando Ágata vio sus rosas envenenadas, concluyó que Aby las había destruido. Sin embargo, más tarde se dio cuenta de que estaba equivocada, al enterarse de la fuga de gas que había debajo de dónde tenía sus plantas.

Busque formas de disculparse en lugar de solo palabras: Además de disculparse con Aby, Ágata la sorprendió al compartir los datos de contacto del vendedor para que Aby también pudiera tener hermosas rosas. También invitó a Aby a hacer un jardín con ella.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son sólo para fines ilustrativos. Por favor comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad