logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mamá se entera de que su hijo no ha ido al colegio en 1 semana: lo ve con un cochecito al lado de su casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
03 jun 2022
04:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una madre se preocupa cuando descubre que su hijo no ha asistido a la escuela durante una semana y decide investigar por qué. Pero antes de que pueda hacerlo, el chico llega a casa con un cochecito y le confiesa algo que la deja impactada.

Publicidad

Emma Sotillo era una madre soltera que criaba sola a su hijo, Teodoro, después de que su esposo, Carlos, muriera de neumonía dos años antes. Teo tenía diez años cuando todo sucedió, y Emma, ​​que era ama de casa en ese entonces, estuvo meses buscando un trabajo.

Dos años después de esto, cuando Teodoro tenía 12, insistió en que Emma lo dejara ir solo a la escuela. Ella no quería hacer eso porque sentía que su hijo todavía era demasiado pequeño para andar sin compañía de un adulto. Pero como la escuela estaba cerca, cedió y le dio un teléfono en caso de emergencia.

Madre e hijo. | Foto: Unsplash

Madre e hijo. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pasaron algunos meses y Emma estaba demasiado preocupada con su trabajo para ver cómo estaba Teo y cómo iban las cosas en su escuela. Un día, mientras empacaba su mochila, de repente se encontró con su boleta de calificaciones y descubrió que estaban en su punto más bajo.

Emma estaba atónita, por decir lo menos. Ella lo confrontó al respecto, pero en respuesta, Teodoro comenzó a arremeter contra ella. "¡Mamá, deja de actuar así! ¡No soy un niño y no tienes derecho a revisar mis cosas sin mi permiso!", le gritó mientras tomaba su bolso y se iba a la escuela.

La mujer estaba sorprendida y no podía creer que su hijo estuviera actuando así. Al mismo tiempo, le preocupaba que él no prestara atención a sus estudios. Por eso, decidió discutirlo durante el fin de semana cuando ambos estuvieran libres. Pero el viernes, recibió una llamada que la estremeció.

Publicidad

"Hola, señora Sotillo. ¿Está todo bien en casa? Ha pasado una semana y Teodoro no ha aparecido en la escuela. Me preguntaba si estaba enfermo", reveló su maestra, la señora Duarte, por teléfono.

Emma estaba desconcertada y casi deja caer el teléfono. "¿Qué? Pero él va a la escuela todos los días. ¡No lo entiendo!".

"Es extraño, señora Sotillo. No ha aparecido en toda esta semana. Probablemente, sea hora de prestar atención a lo que está haciendo... Ya sabe con qué facilidad los niños pueden descarriarse en estos días", le advirtió la educadora y colgó.

El corazón de Emma estaba acelerado. ¡Las calificaciones de Teo estaban cayendo y no se presentaba en la escuela! ¿A dónde iba todo este tiempo desde que salía de casa? Inmediatamente, lo llamó para saber dónde estaba, pero él no respondió. Sin embargo, ella no se rendiría.

Publicidad

Lee también: Su hija se escapaba de la escuela y ella decidió pasar un día de clases a su lado

Ella siguió llamándolo, y después de varios intentos, finalmente contestó. "¡Teo! ¿Qué diablos te pasó? ¿Y por qué no estás en la escuela? ¡Tu maestra me llamó hace unos minutos para preguntar por tus ausencias!", reclamó Emma.

Mujer hablando por celular desde su oficina. | Foto: Pexels

Mujer hablando por celular desde su oficina. | Foto: Pexels

Publicidad

"Estoy…" Teodoro estaba a punto de decir algo cuando Emma escuchó a un bebé llorar de fondo.

“Teo, ¿dónde estás?”, preguntó ella desesperadamente. "Oigo el llanto de un bebé en el fondo y..." Emma se sorprendió y enfureció cuando Teodoro le colgó abruptamente la llamada antes de que pudiera terminar.

De camino a casa esa noche, los únicos pensamientos de Emma eran el llanto del bebé y la ausencia de su hijo en la escuela. Había decidido sentarlo tan pronto como llegara a casa.

Para su sorpresa, cuando se acercaba a su casa, vio a Teodoro con un cochecito. Pisó los frenos en estado de shock y corrió hacia él, incapaz de creer lo que veía. Dentro del cochecito había una niña envuelta en una toalla.

Publicidad

"¿DE DÓNDE SACASTE EL COCHECITO, TEO? ¿DE QUIÉN ES ESTE BEBÉ?", preguntó con firmeza.

Teodoro ni siquiera miró a Emma a los ojos. Se quedó sin habla, con la cabeza gacha y su agarre firme en el mango del cochecito.

Emma pensó que ser rígida con Teo podría no ser el mejor método para obtener una respuesta de él. Así que se calmó y se repitió. "¿Dónde conseguiste al bebé, cariño? ¿Y por qué no has ido a la escuela en toda una semana?".

Después de un breve silencio, el chico habló. "Lo siento, mamá. No podía dejar sola a Anita. Debemos mantenerla a salvo".

Publicidad

"¿Mantenerla a salvo? ¿Dónde la encontraste y por qué está aquí?", preguntó Emma, confundida.

Niño solitario con celular en sus manos. | Foto: Pexels

Niño solitario con celular en sus manos. | Foto: Pexels

Teodoro sabía que no tenía salida, por lo que finalmente divulgó toda la historia, lo que horrorizó a Emma.

Publicidad

Resulta que Teo se dirigía a la escuela cuando vio a la bebé Anita dormida en un cochecito junto a una tienda con varios mendigos. Se dio cuenta de lo mismo al día siguiente y al siguiente.

Entonces, un día, mientras cruzaba la calle, escuchó a los mendigos y descubrió que Anita había sido secuestrada por ellos.

También dijeron que querían evitar la atención de la policía y huir después de tener algo de dinero. El chico asumió que Anita estaba en peligro y robó el cochecito con la bebé adentro.

Llevó a Anita a un garaje abandonado cercano y comenzó a pasar tiempo con ella allí. Con el dinero que Emma le daba para el almuerzo, le compraba pañales y leche. Luego, por la noche, se escabullía de la casa para estar con la niña y regresaba al amanecer cuando Emma todavía dormía.

Publicidad

Cuando Emma llamó para preguntar sobre su ausencia de la escuela, se dio cuenta de que no podía ocultar la verdad y llevó el cochecito a casa.

"¡Lo siento, mamá! Tenía miedo de que me regañaras, así que no te dije la verdad", confesó. "No podía dejarla. Y cómo no sabía su nombre, le puse Anita. ¿Podemos quedárnosla?".

Emma sacudió la cabeza con incredulidad. Estaba sorprendida de que Teo hubiera estado haciendo tantas cosas a sus espaldas y no tenía ni idea. Sin embargo, en el fondo, estaba orgullosa de él por haber salvado la vida de un bebé.

Bebé llorando dentro de su cochecito. | Foto: Pexels

Bebé llorando dentro de su cochecito. | Foto: Pexels

Publicidad

"Teo", dijo ella suavemente. "Me alegro de que hayas salvado a Anita, pero estoy furiosa porque me mentiste. Mentir no es algo bueno, cariño".

"Lo siento, mamá", respondió, bajando la cabeza. "No quería mentir, pero no podía dejar a Anita en peligro. ¿Puede quedarse con nosotros?".

"No, Teodoro. No podemos quedarnos así con la hija de otra persona, pero si llamo a la policía y les digo la verdad, podemos ayudar a Anita a encontrar a sus padres".

"Pero, ¿y si los oficiales no los encuentran?", preguntó Teo con tristeza.

"¡Entonces tal vez podamos quedárnosla si las autoridades están de acuerdo!".

Publicidad

"¿De verdad?". Sus ojos se iluminaron.

"¡Sí, cariño! ¡Ya ves, la honestidad es siempre la mejor política! ¿Prometes ser siempre sincero conmigo de ahora en adelante?".

"¡Sí, mami! ¡Lo prometo! ¡Ahora llamemos a la policía y hablemos de Anita!", dijo alegremente.

"Está bien, entonces..." Emma llamó a los oficiales y les contó sobre la situación. También le preguntó a la policía si podía quedarse con la bebé hasta que encontraran a sus padres y, afortunadamente, aceptaron después de la verificación de documentos.

Mujer sosteniendo pies de un bebé. | Foto: Pexels

Mujer sosteniendo pies de un bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras Anita se quedaba con Emma y Teo, los detectives rastrearon y arrestaron a los mendigos que la habían secuestrado en un pueblo cercano. También localizaron a su madre, Julia. Ella era una madre soltera como Emma y reveló que el verdadero nombre de la bebé era Lily.

Lee también: Mamá va a la escuela y no encuentra a su hija: la chica vuelve a casa por la noche con un bebé en brazos - Historia del día

Julia estaba llorando cuando recuperó a Lily. No podía dejar de agradecer a Emma por mantenerla a salvo y cuidarla. Emma y Julia han sido amigas íntimas desde ese día, y a menudo se ven los fines de semana para que Lily y Teo puedan pasar tiempo juntos.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No importa cuán ocupado estés, asegúrate de comunicarse con tus hijos regularmente: Si Emma le hubiera prestado más atención a Teo, él no le habría mentido y habrían podido ayudar a Lily mucho antes.

Confía en tus hijos: Emma sospechó que Teodoro estaba tramando algo malo cuando se enteró de que faltaba a la escuela, pero en realidad, solo estaba ayudando a un bebé.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Anciana solitaria recibe regalos de desconocido cada día: el último fue una casa nueva - Historia del día

17 de marzo de 2022

Niña le agarra la mano a un indigente sucio y lo lleva a su casa - Historia del día

12 de abril de 2022

Mamá regaña a su hijo por faltar a clases: al otro día una señora se presenta en su casa para hablar de eso - Historia del día

01 de mayo de 2022

Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

23 de febrero de 2022