logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Viudo pobre vende finca para dejarle herencia a su hijo: desaparece sin dejar rastro al día siguiente - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 jun 2022
04:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un campesino viudo vende la finca que ha pertenecido a su familia durante generaciones para permitir que su único hijo siga sus sueños y al día siguiente desaparece.

Publicidad

Andrés Durán amaba la tierra. Estaba en su sangre, en su ADN. A lo largo de generaciones y gracias a sus antepasados, su familia se dedicó a labrar la tierra. Tenían una finca que hicieron productiva y que los enraizaba emocionalmente.

Cuando tuvo a su hijo Pedro en sus brazos por primera vez, Andrés sonrió. La continuación de la tradición familiar estaba ahora asegurada. Un día, el legado del agricultor pasaría a su hijo.

Fotografía antigua de un hombre cargando a su bebé. | Foto: Unsplash

Fotografía antigua de un hombre cargando a su bebé. | Foto: Unsplash

Publicidad

Nunca se le ocurrió que su hijo podría tener sus propios sueños y muy diferentes a los de su padre y el resto de su familia.

La vida de un agricultor es dura. Es una vocación, no un trabajo, como le decía Andrés a su hijo, y si el clima no coopera y la cosecha falla, las recompensas son pocas.

Aun así, a Andrés le encantó y algunos de los primeros recuerdos de Pedro eran de cabalgar sobre los hombros de su padre mientras caminaba por los altos campos de maíz. Fue entonces cuando Pedro escuchó la música por primera vez.

Cuando tenía nueve años, su madre, Ana, falleció. Había salido de compras con una amiga en un pueblo y repentinamente le dio un derrame cerebral.

Publicidad

Más tarde, los médicos le dijeron a Andrés que probablemente Ana había llevado ese aneurisma en el cerebro toda su vida, como una granada sin explotar. La vida tranquila de Andrés se vino abajo.

Ana había sido su suelo, ahora tenía que continuar solo y criar a su hijo lo mejor que pudiera. No fue fácil, pero poco a poco, Andrés y Pedro construyeron una nueva vida a partir de las ruinas de la anterior.

Durante los siguientes diez años, las cosas cambiaron mucho. Los agricultores alrededor de Andrés comenzaron a comprar semillas transgénicas y sus cultivos crecieron más rápido y fueron más abundantes.

Pero Andrés se negó a comprar la semilla modificada para no usar aerosoles químicos. Respetó la tierra, las viejas costumbres y los ritmos de las estaciones. Desafortunadamente, la finca comenzó a ser cada vez menos rentable.

Publicidad

Lee también: Hijo de mexicanos inmigrantes los honra en la granja donde trabajaron al graduarse de médico

Cuando Pedro estaba en el último año de la escuela secundaria, Andrés apenas sobrevivía. Le dijo a su hijo: "Estaba pensando, podría vender algunos de los campos periféricos y podrías ir a la universidad”.

Padre e hijo en el ocaso. | Foto: Pixabay

Padre e hijo en el ocaso. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Consíguete un título en agricultura, para que puedas trabajar en el campo mejor que nunca. Sé que puedes cambiar esto".

Pedro, que estaba cenando, levantó la cabeza y suspiró. Miró a su papá a los ojos y le dijo: "Papá, sabes que te amo y amo esta tierra, pero no quiero ser agricultor".

Andrés estaba atónito. "¿Y qué?", preguntó. "¿Qué es lo que quieres hacer?".

Pedro se sonrojó. "Sabes que me encanta tocar la guitarra y cantar... Eso es lo que quiero intentar hacer, papá", explicó. "Quiero cantar y escribir música, trabajar con músicos".

"Pero, ¿qué pasa con la tierra?", preguntó Andrés. "Nuestra familia siempre ha estado aquí, Pedro. ¡Siempre!"

Publicidad

Pedro tenía lágrimas en los ojos. "Te amo papá, y amo esta finca, pero quiero seguir mi sueño, y ser agricultor no es mi sueño".

Esa noche, Andrés no pudo dormir. Siguió dando vueltas y vueltas. Nunca había querido trabajar en otra cosa que no sea la tierra. ¿Qué habría hecho su padre si hubiera tenido otro sueño? ¿Qué haría Ana?

Cuando Pedro se despertó a la mañana siguiente, Andrés se había ido y también su camioneta. Andrés fue a su iglesia y le confió su problema a su pastor y la respuesta del pastor confirmó tristemente su propia conclusión.

"No podemos decidir el destino de nuestros hijos, Andrés", dijo el pastor suavemente. "Tienen que seguir su propio camino, y es nuestro deber liberarlos y darles alas para volar".

Publicidad
Tractor arando pasto. | Foto: Unsplash

Tractor arando pasto. | Foto: Unsplash

Esa noche, Andrés le preguntó a Pedro qué pensaba hacer para hacer realidad su sueño. Él explicó emocionado que ya tenía trabajo como compositor.

Publicidad

"Tengo algunas canciones que le envié a un productor, y él se las mostró a algunos cantantes… quiere que me mude a Miami por un tiempo, conseguir algunas conexiones. Cree que podría ser un compositor de canciones muy exitoso".

"¿Y cómo vas a vivir, Pedro?", preguntó Andrés.

El joven sonrió. "¡Haré lo que cualquier otro cantante de country esperanzado hace!", dijo. "¡Me convertiré en mesero!".

Esa fue otra noche de insomnio para Andrés, pero cuando salió el sol, tenía un plan. Condujo hasta la ciudad e hizo sus arreglos. Iba a darle a Pedro sus alas.

Una semana después, Andrés llegó a casa y le dio a Pedro un sobre. Dentro había un cheque por $450.000. "Vendí la finca, Pedro", dijo Andrés. "Mi padre me la dio para asegurar mi futuro, ahora quiero asegurar el tuyo".

Publicidad

Antes de que Pedro pudiera reaccionar, Andrés le dio la espalda y subió a su habitación. Se sentó con la foto de su abuelo en las manos y Pedro lo escuchó susurrar: "Lo siento, abuelo, pero tuve que vender nuestras tierras, tuve que liberar a mi hijo".

A la mañana siguiente, Pedro vio que la vieja camioneta de su padre no estaba. Subió a la habitación de Andrés y vio que la ropa de su padre no estaba, junto con el retrato de su madre.

¡Su padre se había ido! Fue entonces cuando Pedro notó el sobre en la cama. Lo abrió y encontró una carta dentro. "Mi querido Pedro", leyó. “El sentido de mi vida se ha ido. Me mudaré a la vieja cabaña del abuelo. Sé feliz, hijo mío. Haz tu sueño realidad".

Publicidad
Joven tocando guitarra. | Foto: Unsplash

Joven tocando guitarra. | Foto: Unsplash

Pedro estaba atónito. Tenía que arreglar esto. ¿Pero cómo? Tomó el cheque y condujo hasta la ciudad. Tres días después, llamó a la puerta de la vieja cabaña del abuelo.

Publicidad

Andrés abrió la puerta y suspiró: "¡PEDRO! ¿Qué haces aquí? Pensé que te ibas a Miami”.

"Me iré", dijo Pedro. "Y volverás a la finca. Recuperé el dinero y convencí al comprador de anular la venta. También es mi tierra, papá, y mis raíces son tan profundas como las tuyas. Necesito volver a casa contigo y al campo. Necesito saber que estás allí, no importa lo lejos que vaya".

Andrés regresó a sus tierras y Pedro se mudó a la metrópoli norteamericana. Después de investigar un poco, Andrés decidió probar suerte en el cultivo de vegetales orgánicos y fue un esfuerzo muy rentable.

La granja se volvió aún más rentable cuando Pedro decidió organizar un festival de música country allí y convenció a todos sus grandes amigos para que actuaran.

Publicidad

Lee también: Padre soltero tiene que vender lapiceras en la calle en el calor agobiante para alimentar a su hija

La antigua finca que Andrés había creído que estaba fallando se convirtió en un éxito rotundo y en el lugar de celebración de uno de los festivales de música más populares. ¿Y quién sabe? Quizás algún día el hijo de Pedro quiera ser agricultor.

Persona tomando tierra con sus manos. | Foto: Unsplash

Persona tomando tierra con sus manos. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los padres no deben decidir el destino de sus hijos: Andrés pensó que Pedro seguiría sus pasos y se sorprendió cuando reveló que tenía un sueño muy diferente.

Donde hay voluntad hay un camino: Pedro rechazó el sacrificio de su padre y encontró una manera de contribuir al éxito de la granja a través de la profesión que eligió.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chica pobre vende reliquia familiar para cirugía de abuela: la ve en la puerta de su casa días después - Historia del día

11 de marzo de 2022

Hijo humillado por su familia adoptiva encuentra cartas que le escondieron – Historia del día

29 de marzo de 2022

Hijo que no visitó a su madre durante años llega y ve su casa destruida - Historia del día

06 de marzo de 2022

Hombre que echó a su hija con su bebé la busca por 5 días: ve su cochecito bajo un puente - Historia del día

11 de mayo de 2022