logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mamá vende carriola vieja para alimentar a sus 4 hijos: la ve en la puerta de su casa al día siguiente con una nota - Historia del día

Mayra Pérez
19 jun 2022
04:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una madre de tres, y esperando su cuarto hijo, necesita vender su cochecito para alimentar a sus hijos después de que su esposo los abandonó.

Publicidad

Anna Santana se sentó en el piso de su cocina y lloró. Era pasada la medianoche y era el único momento en que podía permitirse mostrar su dolor, cuando sus tres hijos dormían.

Sintió que el bebé en su vientre se movía y puso su mano sobre él. “Lo siento”, le susurró a su hijo por nacer. “Estoy haciendo lo mejor que puedo, pero no parece ser suficiente”.

Una mujer con un embarazo avanzado. | Foto: Unsplash

Una mujer con un embarazo avanzado. | Foto: Unsplash

Publicidad

Dos meses atrás, Anna era una esposa y madre feliz, que esperaba con ansias el nacimiento de su cuarto hijo al lado de su amado esposo. Esa mujer ya no existía.

Denis había llegado a casa una noche y le dijo que se iba, sin más. “¿Pero por qué?”, preguntó Ana. “¡No entiendo, pensé que éramos felices!”.

“¡Tú eras feliz!”, exclamó Denis. “¡Yo no! Todo lo que hiciste fue tener bebés y preocuparte por ellos, ¡ahora hay uno más en camino!”.

“¡Pero tú QUERÍAS hijos!”, protestó Anna. “Eras feliz cada vez que estaba embarazada…”.

“¿Contento?”, gritó Denis. “¿Feliz de que hayas dado todo tu amor y atención a los niños? ¡Me convertí en un simple proveedor! ¡Bueno, eso se ACABÓ!”.

Publicidad

Entonces, tres meses después de que Anna anunciara su cuarto embarazo, Denis se había ido. Ella había encontrado un trabajo de medio tiempo en una tienda de comestibles local.

El propietario habría estado dispuesto a darle un trabajo de tiempo completo, pero para eso, Anna habría tenido que pagar una niñera para sus tres hijos y eso habría consumido la mayor parte de su salario. Y el cheque de manutención que enviaba Denis no era suficiente.

Anna comenzó a vender la porcelana antigua que había heredado de su abuela y con eso pagó los servicios durante unos meses. Luego vendió un juego de cepillo y espejo de plata que tenía desde que era una niña, y con eso pagó la comida.

Publicidad
Hombre grita enfurecido. | Foto: Unsplash

Hombre grita enfurecido. | Foto: Unsplash

Poco a poco, a medida que su barriga crecía, Anna fue vendiendo sus tesoros para mantener segura y alimentada a su familia, hasta que todo se terminó.

Publicidad

Entonces, miró el viejo cochecito que estaba guardado en el sótano. Había sido suyo cuando era un bebé y lo había usado en cada uno de sus hijos. Era muy viejo, pero estaba en perfecto estado.

Pasó la mano por las rosas pintadas en el lateral y se tragó las lágrimas. Lo necesitaba para el nuevo bebé, pero necesitaba aún más el dinero. Pensó en conseguir un buen precio en el mercado de pulgas. Los artículos antiguos siempre fueron populares.

Así que lo llevó y uno de los comerciantes le dio $ 50 por él. No era mucho, pero cada centavo ayudaba. Anna se alejó, segura de que nunca volvería a ver el cochecito, pero estaba equivocada. ¡Dos días después, abrió la puerta principal y vio la carriola en el porche!

Publicidad

Había un sobre dentro y Anna lo abrió y leyó: “Por favor, llámame”. El mensaje fue seguido por un número de teléfono. Anna llamó al número y una mujer le contestó.

“¿Hola?”, dijo Ana. “¿Eres la persona que dejó el cochecito? ¿Cómo supiste a quién pertenecía y dónde vivo?”.

“Denis me lo dijo”, dijo la mujer del otro lado. “Soy Gracia Rondón. Creo que deberíamos conocernos”.

Una hora después, Gracia estaba sentada en el sofá tomando té. Era una mujer bonita, seis o siete años más joven que Anna, y parecía muy infeliz. Su piel lucía pálida y sus ojos estaban hinchados como si hubiera estado llorando.

Publicidad
Mujer joven llora detrás de la ventana de un vehículo. | Foto: Unsplash

Mujer joven llora detrás de la ventana de un vehículo. | Foto: Unsplash

“¿Cómo conoces a Denis?”, preguntó Anna, aunque en su corazón ya sabía la respuesta.

“Yo era su novia”, dijo Gracia.

Publicidad

“¿Eras?”, preguntó Ana. “¿Rompieron?”.

“Hoy, de hecho”, dijo Gracia y comenzó a llorar. “No sabía... No sabía de ti, ni de los niños, ni del bebé... Descubrí que estaba embarazada, y no sabía cómo decírselo…”.

“Así que fui al mercado de pulgas con una amiga y vi este hermoso cochecito y lo compré. Lo puse en el medio del salón y le até globos con el mensaje: ‘¡Hola papá!’”.

“Pero él no estaba feliz. Empezó a gritar y a preguntarme dónde había conseguido el cochecito y si su estúpida esposa me lo había dado. Me preguntó si era una broma”.

“Me dijo que no quería saber nada de tu bebé. Así que le dije: ‘Es para NUESTRO bebé’, y ahí fue cuando se volvió loco”.

Publicidad

Lee también: Marido se burla de viejo sofá que esposa compró en mercado de pulgas: nota una cremallera minutos después - Historia del día

“Me acusó de querer atraparlo y dijo que ya tenía tres mocosos contigo y uno más en camino, y que no quería otro bebé”.

“Lo siento mucho, no sabía de tu existencia, ¡supongo que no lo conocía en absoluto!”.

Dos mujeres lloran. | Foto: Unsplash

Dos mujeres lloran. | Foto: Unsplash

Publicidad

Anna se levantó y puso su brazo alrededor de la joven que lloraba. “Está bien. Va a estar bien, ya verás”.

“Me ha echado”, dijo Gracia en voz baja. “No tengo familia aquí ni adónde ir. Tengo un trabajo, pero con los alquileres en esta ciudad, no puedo permitirme vivir sola, ¿Y quién va a querer una compañera de cuarto embarazada?”.

“¡Pues yo!”, dijo Anna con firmeza. “Necesito un inquilino porque lo que gano no es suficiente y no puedo trabajar a tiempo completo porque no puedo pagar una niñera para después de la escuela”.

El rostro de Gracia se iluminó. “¡Trabajo en línea! Puedo cuidar a los niños después de la escuela. ¡Me encantan los niños!”.

Publicidad

“¿Entonces puedo tomar un trabajo de tiempo completo?”, preguntó Ana, encantada. “El dueño de la tienda de comestibles quiere que la administre por él. ¡Con tu ayuda, puedo! Y no tienes que preocuparte por cosas para el bebé. Después de tres hijos, tengo suficiente para un ejército”.

Gracia sonrió a través de sus lágrimas. “Y también tenemos el cochecito…”, señaló ella. “¿Estás segura? Es el bebé de Denis…”.

“No”, Anna negó con la cabeza. “Es TU bebé y el hermano de mis hijos, eso es todo lo que importa”.

Las dos mujeres se establecieron en una nueva vida juntas, y cuando nació el bebé de Anna, Gracia estaba allí. Cuando fue su turno cuatro meses después, Anna la acompañó en todo momento. Se convirtieron en una verdadera familia y criaron a sus cinco hijos juntas.

Publicidad
Cinco niños mirando por una escalera. | Foto: Unsplash

Cinco niños mirando por una escalera. | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Si trabajamos juntos, podemos superar cualquier problema. Anna y Gracia no podían sobrevivir solas, pero juntas formaban un equipo imbatible.

Publicidad

Una familia se construye sobre la comprensión y el respeto mutuo. Anna y Gracia forjaron una familia a partir de su amistad y apoyo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Bebé llora cada vez que está en viejo cochecito hasta que abuela halla capa oculta bajo el asiento - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022

Hombre deja a esposa que adoptó a una anciana de una residencia: ella recibe una carta cuando la señora muere - Historia del día

08 de junio de 2022

Hombre destroza el auto de su vecino con un bate: luego usan ese mismo auto para salvar a su esposa - Historia del día

18 de mayo de 2022

Después de que la esposa abandona su familia, hombre cría solo a su niña: la mujer contacta a la hija 20 años después - Historia del día

23 de febrero de 2022