logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño se niega a ayudar a su abuela con su celular hasta que él depende de la señora para usarlo - Historia del día

Georgimar Coronil
17 jun 2022
15:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Gina recibió un teléfono como regalo, le pidió a su nieto, Joshua, que le enseñara a usarlo. Sin embargo, él siempre estaba ocupado. Ella siguió pidiéndole ayuda y él siguió negándose, hasta que ocurrió un imprevisto y tuvo que recurrir a Gina, quien lo sorprendió.

Publicidad

"Joshua, tu abuelo me ha comprado este teléfono y no tengo ni idea de cómo utilizarlo. Mi amiga, la señora Cáceres, me dijo que leía unas historias increíbles que encontraba en el Facebook. Pero no sé cómo abrir el Facebook. ¿Puedes ayudarme?", le rogó Gina a su nieto, que era la única persona en casa ese día.

Su marido le había comprado un teléfono inteligente por su cumpleaños, pero no tenía ni idea de cómo usarlo, así que Gina fue a casa de su hija, que vivía justo al lado. Joshua era la única persona en casa ese día y, naturalmente, le preguntó.

"Lo siento, abuela. Tengo que irme al béisbol ahora mismo. No puedo", respondió Joshua desde el sofá, con los ojos fijos en su propio teléfono. Luego se levantó, tomó su bolsa de béisbol y se fue.

Publicidad
Mujer con su teléfono. | Foto: Pexels

Mujer con su teléfono. | Foto: Pexels

"Está bien, cariño. Tal vez, más tarde", le dijo Gina, y Joshua se despidió con la mano mientras salía para llegar a su práctica.

Publicidad

Durante los días siguientes, Gina fue a ver a Joshua varias veces, esperando que por fin tuviera tiempo para ayudarla. Sin embargo, el chico siempre tenía algo que hacer.

"Lo siento, abuela. Tengo deberes".

"Lo siento, abuela. Me voy al cine".

"Lo siento, abuela. No estoy de humor ahora mismo".

Lee más: Hombre deja a su anciana suegra con pandilleros: regresa más tarde y no reconoce su casa - Historia del día

Finalmente, parecía que Joshua estaba molesto con ella. "Abuela, puedes buscar en Google cómo hacerlo, o preguntarle a mamá. No puedo hacerlo ahora mismo. Déjame en paz!", le dijo enérgicamente, y Gina finalmente entendió la indirecta.

Publicidad

Dejó de preguntarle y trató de hacer todo lo posible para aprender a usar el teléfono. Recurrió a Google tal y como él le había sugerido, y le pidió a unos chicos del barrio que le enseñaran cómo descargar la aplicación de Facebook, para así empezar a seguir las páginas que le interesaban.

Fue más sencillo de lo que imaginaba; pronto se conectó con amigos con los que no había hablado en años. “¡Qué maravilla la tecnología!”, decía Gina, quien además disfrutaba leyendo breves historias inspiradoras de una página en particular.

"Sinceramente, cariño, si no me cuido, podría pasarme horas con ese teléfono", le dijo la mujer un día a su hija, Ana, mientras la visitaba. Estaban en el salón de su casa y Joshua estaba preparando la cena de esa noche.

Publicidad
Mujer usando una tableta. | Foto: Pexels

Mujer usando una tableta. | Foto: Pexels

"¡Vaya, mamá! ¡Eres más moderna que yo! Ni siquiera paso tiempo en mi teléfono. Tal vez deberías enseñarme qué hacer", se rio Ana con su madre. Siguieron hablando hasta que escucharon un fuerte estruendo en la cocina, y de repente, Joshua estaba gritando.

Publicidad

"¡MAMÁ!".

Ana se levantó rápidamente, como solo lo haría una mamá que sabe que su hijo está en problemas. Gina la siguió y descubrió que Joshua se había quemado accidentalmente las dos manos tratando de colar el agua de la pasta hirviendo para la cena.

"¡Oh, Dios!", exclamó Gina.

Lee más: Padres viajan y dejan a hija adolescente bajo el cuidado de abuela: se porta mal y la anciana le toma fotos - Historia del día

"Mamá, creo que tenemos que ir a urgencias. Estas quemaduras tienen muy mala pinta", dijo Ana, cogiendo un poco de hielo, poniéndolo en un paño de cocina limpio, y cubriendo las manos de Joshua.

Publicidad

"Sí, yo conduzco", respondió Gina.

El médico dijo que Joshua estaría bien después de unos días, pero su mano estaría vendada hasta entonces. También le aconsejaron a Joshua que no fuera a la escuela ni a los entrenamientos de béisbol durante un tiempo para que pudiera descansar y mejorar más rápido.

Ana hizo que el mejor amigo de Joshua le pasara sus tareas para que no se perdiera nada durante su ausencia de la escuela. Sin embargo, el amigo de Joshua le enviaba los deberes a través de correos electrónicos y mensajes de texto y Joshua no podía manejar su teléfono. Fue entonces cuando se dio cuenta de algo irónico. Tenía que pedirle a su abuela que le ayudara.

Publicidad
Médico con gasas. | Foto: Pexels

Médico con gasas. | Foto: Pexels

Se preguntó si ella le diría que no porque él había sido tan mezquino y despectivo cuando le pidió ayuda. ¿Sería lo suficientemente indulgente como para ayudarle, o se vengaría de él con el mismo trato?

Publicidad

"Abuela", empezó a decir él, vacilante. Gina había ido a prepararle la comida porque se suponía que no podía usar las manos, y se dio la vuelta desde la encimera de la cocina, mirándole expectante. "¿Puedes ayudarme a revisar mis correos electrónicos?".

"Oh", Gina dudó, y Joshua se preparó para su inminente rechazo. Pero ella se limpió las manos en un paño de cocina y se acercó a él. "Por supuesto. Tienes que buscar tus tareas, ¿verdad? Vamos a ver".

Gina agarró su teléfono y empezó a buscar. Fue a su aplicación de correo electrónico y con unas pocas indicaciones descargó todo lo que él necesitaba para completar sus asignaciones. Luego tomó su portátil y empezaron a trabajar juntos en sus deberes. Comieron sándwiches durante el proceso, y su tarde pasó rápidamente.

Publicidad

Cuando terminaron, Joshua miró a su abuela molesto consigo mismo. "Abuela, gracias por ayudarme con esto. Antes he sido muy malo. Debería haberte ayudado con tu teléfono cuando me lo pediste", se disculpó.

Gina le miró con adoración y le alborotó el pelo. "Sí, deberías haberlo hecho, cariño. Pero soy tu abuela. Siempre estaré aquí para ayudarte", comenzó y le dirigió una mirada interrogativa. "Ahora, ¿puedes ayudarme a hacer un vídeo de TikTok?".

Joshua se rio, y esa noche grabaron varios vídeos que tuvieron cientos de “me gusta”.

Teléfono en un trípode. | Foto: Pexels

Teléfono en un trípode. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Siempre hay que ayudar a la familia, porque probablemente algún día también necesitarás de ellos: Se supone que la familia debe estar ahí para los demás y ayudarse mutuamente. Joshua se dio cuenta de su error cuando comprendió que también necesitaba de su abuela.

Los abuelos siempre serán más comprensivos con sus nietos: Joshua esperaba que su abuela se negara a ayudarle porque él le había hecho eso. Pero le sorprendió su reacción y aprendió una valiosa lección.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre de 87 años regresa a casa del hospital y ve que sus cosas han sido sacadas a la calle - Historia del día

01 de junio de 2022

Tras enviar a su madre al ancianato, mujer encuentra su viejo cofre con el mensaje: "Nunca lo vendas" - Historia del día

05 de mayo de 2022

Hombre en avión recoge foto que dejó caer el pasajero a su lado y reconoce a la esposa que perdió hace 17 años - Historia del día

03 de junio de 2022

Niño ofrece sopa a señora que vende flores y recibe $350.000 de ella para el tratamiento de su mamá días después - Historia del día

22 de abril de 2022