logo
facebook.com/GirlBehindTheFace
Fuente: facebook.com/GirlBehindTheFace

Pareja adopta a bebé de piel roja abandonada que se espera muera joven: la crían y se convierte en una mujer exitosa

Mayra Pérez
21 jun 2022
16:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando nació, su madre biológica la abandonó por su apariencia. La bebé tenía una rara afección de la piel y los médicos dijeron que no sobreviviría. A pesar de esto, una pareja vio algo especial en ella.

Publicidad

Tratar al prójimo con respeto y consideración debería ser la norma. Las personas sufren muchas condiciones visibles e invisibles, y sus luchas empeoran con comentarios desagradables y desconsiderados.

La explosión de las redes sociales ha aumentado significativamente el riesgo de bullying, y una mujer joven enfrentó un dolor inimaginable a manos de acosadores tras su teclado. Esta es su historia inspiradora.

Publicidad

UNA BEBÉ ESPECIAL

Mui nació en China, y sus padres biológicos rápidamente la descartaron y no querían tener nada que ver con ella. Sin embargo, en 1994, Tina y Rog Thomas decidieron acoger a la niña de piel roja que necesitaba un hogar.

Esperaban que la bebé solo estuviera bajo su cuidado por un corto tiempo porque los médicos les habían dicho que no viviría mucho tiempo. Otro profesional de la salud le propuso a Tina que se olvidara de la bebé y formara una familia con su marido.

Las posibilidades de supervivencia de Mui eran escasas debido a la afección de su piel, la ictiosis arlequín. Esto afecta su apariencia, y muchas personas la miran de soslayo.

Publicidad

Los expertos médicos predijeron que fallecería durante los primeros años de su vida, por lo que Tina y Rog quisieron brindarle un hogar amoroso durante el tiempo que necesitara.

“Ella entró en la habitación y pude ver este espíritu. Pude ver que quería divertirse. Quería seguir adelante”, dijo Tina al recordar la primera vez que vio a la pequeña.

Publicidad

ELIGIERON ADOPTARLA

Mui tenía un año y medio cuando la pareja la acogió y se sorprendieron al verla crecer y prosperar. Cuando tenía tres años, decidieron adoptar a la niña que habían llegado a conocer y amar.

“La conocimos en un hospital y mi esposa nos dijo que la cuidaríamos durante un fin de semana. Eso fue hace 20 años, así que ha sido un fin de semana muy largo”, compartió Roger.

Lee también: Mujer que dio a su bebé en adopción recibe una llamada 22 años después: "Él trabaja contigo"

Lamentablemente, la pareja enfrentó un juicio social inmenso, una oposición violenta e insultos por su decisión de adoptar. Tina y Rog podían concebir un bebé de forma natural y planeaban hacer crecer a su familia, pero el destino tenía otros planes.

Publicidad

Ellos eran voluntarios y su plan era visitar Mui durante unas semanas ese verano antes de comenzar su nueva vida y formar su familia en Australia. Pero todo cambió cuando se convirtió en su hija y formaron la mejor familia a su lado.

Publicidad

DURO ACOSO EN LAS REDES

Tina, Rog y Mui se convirtieron en una familia perfecta. Ellos ayudaron a la niña a manejar bien su condición, y a seguir adelante. Sin embargo, no fue fácil y se tuvo que enfrentar al inmenso odio de quienes la rodeaban.

Durante sus años de escuela secundaria, los acosadores decían: “Ella no debería haber nacido”, según recoge CNN, y las constantes burlas hacían que Mui se sintiera destrozada y lista para rendirse.

También sufrió de un acoso constante en las redes sociales, y la joven luchó por seguir adelante. Uno de sus acosadores en línea conocía detalles personales sobre su vida, y ella estaba convencida de que el acosador tenía que ser un conocido..

Publicidad

“Ser acosado cibernéticamente fue una experiencia horrible, estaba en shock ante la idea de que alguien quisiera hacerme esto... esos comentarios realmente me hirieron hasta los huesos”, compartió.

Eso le dificultaba poder confiar en las personas en su vida y solo encontró consuelo cuando las autoridades localizaron a su acosador. Ella recordó el momento en que descubrió la identidad del acosador.

“Era un amigo que conocía desde la escuela primaria. Cuando llegué a casa, encontré a mi padre en el estudio de arriba. Lloré en sus brazos... pero mis lágrimas ese día también incluyeron algo de alivio”, expresó.

Mui ya no debía preocuparse por su entorno y estaba agradecida de que sus padres la ayudaran a sanar las cicatrices emocionales. Y no fue la única ayuda que le dieron.

Publicidad
Publicidad

ENCONTRANDO SU MEJOR LUGAR

Mui abandonó la escuela, pero eso no le impidió hacer algo increíble. A pesar del dolor, decidió cambiar su vida y le dio crédito a sus padres por permanecer a su lado y brindarle el apoyo que necesitaba.

La joven encontró aceptación en un lugar inesperado: “Encontré algo que era a la vez inclusivo y acogedor. Descubrí el rugby”.

A su padre le encantaba el rugby y Mui decidió que quería practicar este deporte. Sin embargo, Rog le advirtió que nadie querría derribar a alguien con su condición de piel. Sabía que él tenía razón, pero no se dio por vencida.

Publicidad

Con el apoyo de su padre, Mui se involucró en el deporte. Pasó de anotar puntos a servir como árbitro de rugby, un esfuerzo que le permitió olvidarse de la condición de su piel. Ahora, si las personas le gritan, sabe que solo se están quejando de su decisión.

Publicidad

SONREÍR ES LA RESPUESTA

Mui está creando conciencia en nombre de las personas con diferencias visibles y su historia ha inspirado a muchos. Cuando la familia decidió compartir su experiencia después de 20 años de silencio, se sorprendieron por la respuesta y el apoyo.

La página de Mui, The Girl Behind the Face, ha proporcionado una plataforma para alentar y apoyar a otros. Las personas que luchan con sus propias condiciones encuentran consuelo al escuchar su valiente historia y expresan su gratitud por su positividad.

El amor brindado por los padres adoptivos de Mui la ha llevado a superar las adversidades. Ella es una sobreviviente y espera que la gente aprenda algo de sus experiencias.

Publicidad

“Conoce gente, haz conexiones, ten una red de apoyo realmente sólida y también sé abierto. Si tienes dificultades, está bien hablar y sonreír; sonreír ayuda mucho”, dijo, con alegría escrita en su rostro.

Las personas con esa afección de piel no tienen una esperanza de vida alta y, en 2015, la persona de mayor edad tenía 31 años. Mui es la cuarta mayor y sus padres tienen grandes esperanzas de que su hija siga gozando de buena salud.

Te puede interesar: Mamá da en adopción a su única hija para salvarla de la pobreza: la vuelve a abrazar en su cumpleaños 98

Publicidad