logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Maestro mayor es despedido tras pelea con madre de estudiante: ella le ruega que regrese 1 mes después - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La madre de un estudiante estaba indignada porque sentía que uno de los maestros era demasiado exigente con su hijo. El docente fue despedido, pero ella luego vio las calificaciones del chico.

Publicidad

Margarita Yáñez estaba furiosa. Miró las notas garabateadas en el margen de la última prueba de ciencias de su hijo Marcos y se mordió los labios.

“Tienes que pensar bien tus respuestas”, decía una nota. Otra declaraba: “¡Puedes hacerlo mejor que eso!”. La calificación final de su hijo fue una C+.

Un niño observando los peces en un acuario. | Foto: Unsplash

Un niño observando los peces en un acuario. | Foto: Unsplash

Publicidad

¡No era exactamente un resultado brillante, especialmente considerando lo mucho que lo había visto estudiar para el examen! ¡Pero Margarita iba a arreglar eso, aunque fuera lo último que hiciera!

Llamó a la escuela y pidió hacer una cita con el maestro de ciencias de Marcos. Todavía no lo conocía, pues su hijo había comenzado en su clase recientemente, pero no pensaba mucho en sus métodos o sus resultados.

Todos los días, el chico tenía una gran cantidad de tareas de ciencias y revisiones, algunas de ellas de los últimos dos años. “¿Qué es esto, Marcos?”, le preguntó ella.

Lee más: Cada día niño llega a casa del colegio llorando hasta que su padre se presenta en el salón de clase - Historia del día

Publicidad

El jovencito parecía avergonzado. “El Sr. Andrade dice que me faltan algunos principios básicos de los grados 8º y 7º, y que a menos que me ponga al día...”.

“¡Honestamente, Marcos!”, dijo Margarita. “¡Te fue muy bien el año pasado con la Sra. Celis! ¡Eras un estudiante B+!”.

Entonces, cuando la madre fue a la escuela tres días después para su reunión con el Sr. Andrade, estaba en pie de guerra. El docente resultó ser un hombre alto y delgado de unos sesenta años con una cara amable.

Un niño estudiando frente a una computadora. | Foto: Unsplash

Un niño estudiando frente a una computadora. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Buenas tardes”, dijo él. “Usted debe ser la mamá de Marcos”.

Margarita alargó la mano con rigidez y dijo: “Y usted es el Sr. Andrade, el profesor de ciencias de mi hijo. Tengo que decirle que no me gustan sus métodos”.

El docente enarcó las cejas. “¿Mis métodos?”, preguntó, desconcertado. “¡No entiendo a qué se refiere!”.

La madre sacó un fajo de papeles y lo agitó indignada bajo la nariz del Sr. Andrade. “¡Mire esto! ¡Mi hijo está pasando HORAS estudiando libros de texto de 7° y 8° grado y haciendo ejercicios!”.

“¡Él está en 9° grado! ¡También tiene que hacer las tareas de ese grado, además de los deportes! Y no es que esté obteniendo buenas calificaciones. ¿Se esfuerza mucho y solo obtiene una C+?”.

Publicidad

“Entonces, ¿cómo es que todo el trabajo que le está dando ha afectado sus calificaciones? ¡HONESTAMENTE!”.

El Sr. Andrade estaba negando con la cabeza. “Sra. Yáñez”, dijo con calma. “Usted no lo entiende. Aprender ciencias es como construir una pirámide”.

“Si los bloques en la base no son sólidos, es probable que cada ladrillo que coloque en la parte superior simplemente se derrumbe. Eso es lo que le está sucediendo a Marcos. Él es un chico brillante, trabajador, y sé que quiere ser biólogo marino”.

Una mujer histérica. | Foto: Unsplash

Una mujer histérica. | Foto: Unsplash

Publicidad

“La ciencia es esencial. Donde se está quedando corto en su trabajo de noveno grado es en conceptos que debería haber dominado hace dos años. Eso es con lo que estoy tratando de ayudarlo”.

“¡Eso es una tontería!”, exclamó Margarita. “Vi los resultados de sus exámenes de los últimos dos años. Obtenía B y B+ porque la Sra. Celis era una gran maestra. ¡Él está obteniendo peores resultados ahora porque usted no es un buen maestro!”.

El Sr. Andrade negó con la cabeza nuevamente. “Mire, Sra. Yáñez”, dijo. “Algunos maestros hacen que los niños se aprendan los libros de texto de memoria”.

“Al hacer eso pareciera que lo están haciendo bien, pero solo están repitiendo como loros. No entienden los conceptos subyacentes, así que cuando necesitan aplicarlos en un diferente contexto, no pueden”.

Publicidad

“¿Entonces dice que la Sra. Celis no hizo su trabajo?”, gritó la madre. “¿Todos los demás son pésimos maestros y usted es el mejor?”.

“No”, exclamó el Sr. Andrade. “Sra. Yáñez...”.

“¡Debería jubilarse!”, gritó Margarita, “¡Usted es viejo y obsoleto, al igual que sus métodos de enseñanza! ¡Voy a ir a la oficina del director y haré que lo despidan!”.

Un hombre mayor con rostro relajado. | Foto: Unsplash

Un hombre mayor con rostro relajado. | Foto: Unsplash

Publicidad

La tarde siguiente, el docente fue llamado a la oficina del director para una reunión. "Bernardo", dijo el director al Sr. Andrade. “Tuve una queja de la Sra. Yáñez”.

El docente suspiró. “Ella habló conmigo”, dijo. “Dice que le doy demasiadas tareas a su hijo”.

El director limpió sus lentes. “Bernardo, este no es el primer padre de un alumno en presentar este tipo de quejas sobre ti...”.

“Lo sé”, dijo el Sr. Andrade. “¡Pero sabes lo que les va a pasar a estos chicos! ¡No aprenderán lo necesario!”.

Lee también: Maestro descubre que los niños se burlan de un alumno por el suéter que le tejió su abuela - Historia del día

Publicidad

“Creo que es hora de que te jubiles, Bernardo”, dijo el director. “Los tiempos han cambiado. Antes, lo académico lo era todo. Ahora los niños tienen que practicar deportes, ser socialmente activos...”.

“Y los muy brillantes se encargarán de todo”, dijo el Sr. Andrade. “Aunque los chicos buenos, pero con fallas, como Marcos no lo harán. Necesitan más ayuda, tienen que trabajar más duro”.

El director simplemente negó con la cabeza. “Es hora, Bernardo. Jubílate, disfruta tu vida”, dijo. Así que el docente, a quien le encantaba enseñar, se jubiló.

Dos hombres conversando en una oficina. | Foto: Pexels

Dos hombres conversando en una oficina. | Foto: Pexels

Publicidad

Una semana después, el director contrató a un nuevo profesor de ciencias, el Sr. Tovar. Él era joven, fresco y divertido.

Marcos y todos sus amigos amaban al nuevo maestro, pero cuando salieron los resultados del semestre, Margarita no estaba nada contenta.

“¿Una D?”, dijo impactada. “¿Obtuviste una D? Pero estudiaste, ¡te vi! ¿Qué salió mal?”.

Marcos tenía lágrimas en los ojos. “Me quedé en blanco, mamá”, susurró. “El Sr. Andrade siempre repasaba conmigo después de clase, así que lo entendía, pero el Sr. Tovar no”.

“Algunas de las cosas viejas las sabía, pero las cosas nuevas que nos enseñó el Sr. Tovar no las sabía”.

Publicidad

“¿El Sr. Andrade?”, susurró Margaret. “Pero él te daba mucha tarea...”

“Él sabía que necesitaba estudiar más”, dijo Marcos. “Me ayudaba mucho. Lo extraño mucho...”.

Al día siguiente, Margarita llamó al director y él muy fríamente le dijo que no tenía nada que ver con los métodos del Sr. Tovar y que ELLA no había estado contenta con el excelente Sr. Andrade”.

Un grupo de alumnos en un salón de clases. | Foto: Unsplash

Un grupo de alumnos en un salón de clases. | Foto: Unsplash

Publicidad

El director señaló que, si él se había ido, ¡ella solo podía culparse a sí misma! Entonces la madre pidió humildemente la información de contacto del Sr. Andrade.

Un mes después de que hizo que lo despidieran, Margarita apareció en la casa del Sr. Andrade con un gran ramo de flores y una expresión de disculpa en su rostro. “Sr. Andrade”, dijo. “Le debo una disculpa...”.

“Bueno”, dijo el docente. “¡Tengo que agradecerle! Mi esposa y yo nos iremos en un crucero alrededor del mundo”.

“Pero, por favor”, exclamó Margarita. “¡Por favor, regrese a la escuela! ¡Marcos lo necesita!”.

Publicidad

“Sra. Yáñez”, dijo el hombre mayor con amabilidad. “Debería haber pensado en eso antes de forzarme a jubilarme. Ahora descubrí que en realidad disfruto ser un hombre independiente y pasar tiempo con mi esposa”.

“Su hijo es un chico bueno y trabajador, pero necesita un poco de ayuda. Yo le aconsejaría que lo traslade a una escuela con un mejor departamento de ciencias y contrate a un tutor”.

Y eso fue exactamente lo que Margarita hizo. Inscribió a su hijo en una escuela nueva. Además, contrató a un tutor de matemáticas y ciencias. Después de eso, a Marcos le fue muy bien. La madre nunca olvidó la lección que aprendió del Sr. Andrade.

Publicidad
Una mujer dictando clases a un chico. | Foto: Pexels

Una mujer dictando clases a un chico. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Piensa antes de actuar. Margarita estaba irritada porque el Sr. Andrade le daba tarea adicional a Marcos e inmediatamente exigió que el director lo despidiera, un acto del que se arrepintió amargamente.

Publicidad

Trabaja duro y podrás hacer todo lo que te propongas. El Sr. Andrade le enseñó a Marcos que si se esforzaba lo suficiente podría lograr su sueño de convertirse en biólogo marino.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Maestra nota cambio en el comportamiento de un niño y luego halla una nota pidiéndole ayuda - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Estudiantes se enteran de que su profesor de música favorito fue despedido: luego lo ven enfermo cerca de la basura - Historia del día

28 de mayo de 2022

Hijo de conserje ayuda a su madre a trapear el piso: el gerente la despide y una mujer rica interviene - Historia del día

19 de junio de 2022

Señora renuncia a su trabajo tras pelea con el director: él se presenta en su puerta 1 mes después - Historia del día

04 de mayo de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022