logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Maestra nota cambio en el comportamiento de un niño y luego halla una nota pidiéndole ayuda - Historia del día

Vanessa Guzmán
26 feb 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Raquel era maestra de niños con necesidades especiales y un día notó que uno de sus alumnos actuaba de manera extraña.

Publicidad

Un hombre corpulento comenzó a dejarlo y recogerlo todos los días en la escuela, y la educadora empezó a sospechar que algo andaba mal. Finalmente, Roberto dejó una carta en su escritorio un día y el mensaje la hizo correr en busca de ayuda.

“Buenos días a todos”, dijo Raquel al comenzar su clase. También usó sus manos para enviar su saludo, pues algunos de sus alumnos eran sordos. Amaba su trabajo y a sus chicos, por eso estaba alerta ante lo que les sucedía.

Niño recostando su cabeza sobre sus rodillas. | Foto: Shutterstock

Niño recostando su cabeza sobre sus rodillas. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Uno de sus estudiantes, Roberto, estaba actuando de forma extraña y un hombre desconocido lo había estado llevando a clases, algo que era aún más raro para ella.

Como todos sus niños tenían necesidades especiales, conocía a todas las madres y a algunos de los padres y, por lo que sabía, la madre de Robert era soltera.

Este hombre tenía que ser un nuevo novio, y debía saber si era bueno con Robert. Sin embargo, notó que el chico no respondió a sus buenos días y permaneció callado durante el resto de la jornada.

El hombre lo recogió después de la escuela. Llevaba una sudadera con capucha levantada y una expresión amarga que despertó todas las alarmas de Raquel. Trató de hablar con él antes de que se fuera con el niño.

Publicidad

"¡Señor! Lamento que no nos hayamos conocido antes. ¿Eres el padre de Roberto?”, dijo en el tono más alegre posible.

El hombre levantó la vista por un segundo y refunfuñó: “Sí, lo soy. Lo siento, tengo que irme". Y arrastró a Roberto hacia el auto rápidamente.

Raquel no podía seguirlos en ese momento, pero iba a llegar al fondo del asunto. Intentó llamar a la madre de Roberto, Sara, esa tarde, pero no contestó su teléfono ni el teléfono fijo de su casa. Algo estaba pasando.

Era una madre involucrada y nunca perdía la oportunidad de hablar con Raquel sobre el progreso de Roberto. Tenía algunas discapacidades de aprendizaje que lo llevaron a su clase, pero no era tonto. Era bastante inteligente y Raquel sabía que él le diría si algo andaba mal en casa.

Publicidad

Lee también: "Estoy viendo dibujitos, pa": niña graba el abuso de su papá a su mamá para denunciarlo

Pero ella tuvo que esperar. El mismo hombre dejó a Roberto en la escuela al día siguiente y no miró a Raquel cuando ella trató de sonreírle.

Hombre ocultando su rostro debajo de la capucha de un suéter. | Foto: Pexels

Hombre ocultando su rostro debajo de la capucha de un suéter. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero decidió acercarse al niño antes de comenzar su clase, mientras el resto de los niños seguían llegando. Se inclinó sobre su escritorio y se aseguró de que él la mirara directamente.

“Hola, Roberto. Sabes que puedes decirme cualquier cosa, ¿verdad? Cualquier cosa sobre tu día, cualquier cosa sobre la escuela o tus amigos, e incluso cosas sobre tu casa. Estoy aquí para escuchar, ¿de acuerdo?”, manifestó Raquel con una sonrisa y gran seguridad al chico.

Roberto solo asintió levemente y Raquel no pudo hacer nada más. Tendría que investigar por su cuenta. Era hora de comenzar su clase.

Cuando el hombre corpulento apareció una vez más, Roberto se acercó a su escritorio para darle la última tarea del día. Se suponía que debían dibujar lo que quisieran, pero el niño no dibujó nada. Ella miró fijamente el mensaje que él había escrito con su torpe letra que parecía garabatos.

Publicidad

“El hombre es mi padre. Pero él es malo. ¡Ayúdanos!".

Los ojos de Raquel se abrieron y cuando levantó la vista, Roberto y el hombre ya se habían ido. Sabía que tenía que actuar de inmediato, así que decidió ir a su casa y ver qué estaba pasando.

Pero de repente, Andrés Rivas, otro profesor, la detuvo. “Hola, Raquel. ¿Adónde vas? Pareces preocupada”, le preguntó.

“Andrés, algo está pasando en la casa de uno de mis estudiantes. Tengo que averiguar qué es”, respondió la maestra y trató de irse, pero André continuó.

“¿Estás hablando de Roberto y ese hombre corpulento? Los otros maestros lo notaron ayer y estaban hablando de su extraña actitud”.

Publicidad

"¡Sí! ¡Ese es exactamente! ¡Tengo que ir!".

Galpón hecho en madera. | Foto: Pexels

Galpón hecho en madera. | Foto: Pexels

"¿Estás loca? Ese hombre parece peligroso. Por lo menos, voy contigo”, insistió Andrés y la invitó a ir en su auto.

Publicidad

"Bien. ¿Pero qué vas a hacer?", preguntó Raquel desde el asiento del pasajero.

"No sé. Tenemos que intentar escuchar algo, pero espero que la madre de Roberto también esté allí. ¿La conoces?".

"Sí. Es encantadora, y en realidad traté de llamarla toda la tarde ayer. Ella nunca respondió. Estoy tan preocupada ahora”, dijo algo nerviosa.

"No te preocupes. Solo sígueme la corriente”, respondió Andrés con confianza, mientras conducía.

Llegaron a la casa de Roberto. Era un complejo urbano para familias de bajos recursos. El niño vivía en un edificio, específicamente en el tercer piso y, afortunadamente, cualquiera podía entrar y salir cuando quisiera.

Publicidad

Ambos maestros fueron directamente a la puerta, pero Andrés habló justo antes de tocar para darle instrucciones a Raquel.

"Mantente a un lado para que nadie te vea", le dijo.

"¿Por qué?".

Mujer en pijama descansando en un sofá. | Foto: Pexels

Mujer en pijama descansando en un sofá. | Foto: Pexels

Publicidad

“Voy a decir que soy un vecino. Veamos qué sucede. Confía en mí”, agregó Andrés, y Raquel asintió.

Se hizo a un lado y Andrés respiró hondo antes de llamar. Por suerte, la puerta se abrió de tal manera que Raquel quedó cubierta por completo. El hombre fornido atendió de mala gana a Andrés, pero él comenzó a hablar.

“Hola, soy tu vecino de abajo. Hay una gran fuga proveniente del techo de mi baño, y no hay nada malo de mi lado. ¿Podemos revisar el tuyo, por favor?”.

“Aquí no pasa nada”, gruñó el hombre antes de intentar cerrar la puerta, pero Andrés insistió.

Publicidad

"Por favor, señor. Si está de su parte y no lo detectamos pronto, podría dañar nuestros dos apartamentos. La plomería costaría miles de dólares”, continuó el maestro, y el hombre finalmente accedió.

“Está bien, pero vamos a comprobarlo rápidamente. No he notado nada”, dijo y le hizo un gesto a Andrés para que lo siguiera rápidamente. Fue entonces cuando Raquel asomó la cabeza lentamente dentro del apartamento, pero se quedó afuera.

Andrés siguió al hombre, mirando a su alrededor furtivamente. Entonces vio a Sara acurrucada con Roberto en uno de los dormitorios. Se dio la vuelta y le indicó a Raquel que llamara a la policía. Afortunadamente, el hombre no lo vio y la maestra rápidamente llamó al número de emergencias.

Publicidad

Fingió mirar alrededor del baño y habló. “Supongo que está de mi lado. Lamento haberte molestado con tu esposa y tu hijo”, expresó Andrés, buscando información.

"Ella es mi novia, pero sí, lo que sea, no dejes que vuelva a suceder", gruñó el hombre una vez más.

"Oh espera. Creo que la he conocido antes. Hola señorita. Soy tu vecino”, Andrés saludó desde el pasillo, y parecía que Sara lo reconoció de la escuela de Roberto. Intentó pronunciar algo, pero Andrés no lo entendió.

Hombre corriendo. | Foto: Pexels

Hombre corriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

De repente, escucharon las sirenas afuera, y el maestro respiró aliviado. El hombre miró a su alrededor y finalmente vio a Raquel afuera.

"¿Qué está sucediendo? ¡¿QUÉ HICISTE?!", gruñó y casi se lanzó contra Raquel, pero Andrés estaba allí para bloquearlo y evitar que la docente fuera agredida.

"Por favor cálmate. Si no pasa nada, no le importará que la policía registre la casa”, precisó Andrés con tono tranquilizador.

Lee también: Maestra abnegada les lee a sus alumnos un cuento por día tras someterse a una cirugía de cerebro

El hombre musculoso gritó y miró hacia el dormitorio, aparentemente pensando en qué hacer. Pero empujó a los maestros a un lado y comenzó a huir. Los policías finalmente llegaron al tercer piso, y Andrés señaló hacia donde se había escapado el sujeto.

Publicidad

Otro oficial entró en la casa y habló con Roberto y su madre. Sara salió de la habitación con su hijo y miró directamente a Raquel.

“¡Maestra! ¡Gracias! ¡Muchas gracias!", dijo la mujer y abrazó fuertemente a Raquel. Cuando se alejaron, ella se inclinó y miró a Roberto.

“Hiciste lo correcto, chico. Eres muy inteligente y protegiste a tu mamá”, felicitó al temeroso niño, quien finalmente sonrió y pronunció un pequeño agradecimiento a la maestra.

Sara les dijo que el hombre era su exnovio. Se separaron y ella nunca le contó sobre el embarazo. Incluso se alejó de él para evitar cualquier encuentro. Pero el malvado hombre la encontró. Supo de la existencia de Roberto y comenzó a vivir con ellos.

Publicidad

Era un hombre terrible y tenía algunas órdenes de arresto en su contra. Cuando la policía finalmente lo atrapó, lo acusaron de varios robos, huir de la ley y acosar a Sara y Roberto. Incluso, la madre y su hijo consiguieron una orden de alejamiento contra él.

Andrés la ayudó a conseguir una nueva vivienda para que no estuvieran en peligro, y Raquel se alegró de que Roberto estuviera a salvo una vez más.

Hombre esposado. | Foto: Pexels

Hombre esposado. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Seguir sus instintos puede salvar la vida de alguien: Raquel supo que algo andaba mal cuando Roberto comenzó a actuar de manera extraña y el hombre musculoso comenzó a dejarlo en la escuela. Ella siguió sus instintos y los rescató.

Busca ayuda antes de hacer algo drástico: Afortunadamente, Andrés impidió que Raquel fuera sola a la casa de Roberto. Ella debió haber pedido ayuda.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Si eres víctima de maltrato y necesitas ayuda, o conoces a alguien que sufre violencia de género y requiere asistencia, llama a la línea de atención especializada que corresponda a tu país. Consulta aquí el número que debes marcar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Niña siempre se encuentra con su hermano cuando él llega de la escuela: un día él no se baja del bus - Historia del día

16 de mayo de 2022

Papá se encuentra accidentalmente con desconocido que se parece a su hija y decide hacer prueba de ADN - Historia del día

12 de marzo de 2022

El día de San Valentín, señora que casi no reconoce a sus hijos se encuentra con el hombre que perdió hace 56 años - Historia del día

06 de marzo de 2022

Conserje camina 2,5 horas a diario para llegar al trabajo hasta que sus colegas se enteran - Historia del día

02 de mayo de 2022